Jesús Castillo

Jesús Castillo

Jesús Castillo García. Periodista con 30 años de trayectoria; Premio Estatal de periodismo 2010 y 2012. Premio Nacional de Periodismo 2013.
Martes, 28 Julio 2020 05:56

Mercado electoral

En el futbol se llama “Draft” o “Mercado de Piernas” y es la etapa previa al inicio de un campeonato. Consiste en que los representantes de todos los equipos venden y compran jugadores, pero para saber si lo hicieron correctamente tienen que esperar a que termine el torneo y ver en qué lugar de la tabla quedaron, o si fueron campeones.

Lo mismo ocurre en estos momentos en Morelos y en todos los estados donde habrá elecciones en junio del 2021. Los franquiciatarios de los partidos ya comenzaron a salir —a pesar de la pandemia—en busca de aquellos candidatos que les resulten más redituables.

Tanto en términos futbolísticos como electorales, una buena adquisición es aquel elemento en el que se gasta lo menos posible y la ganancia es muy superior. Un jovencito “canterano” que casi paga para jugar en primera división y que se conforma con verse en las primeras planas de los periódicos, pero que resulta el campeón de goleo, es una verdadera joya para los que se dedican al negocio del futbol.

En cambio, si contratas a un jugador con mucho renombre, pero resulta que por la edad ya no da el ancho, o que incluso a media temporada se lesiona, es una pésima adquisición.

Tanto en el draft deportivo como en el mercado electoral existe una figura singular. En los deportes se llama “agente” en tanto que en la política se llama “operador”, y generalmente es quien se lleva la mayor ganancia en este tipo de transacciones. También les llaman “coyotes” cuando sus formas de trabajo no soy muy ortodoxas.

Y es que este tipo de personajes, cuando carecen de escrúpulos suelen hacer algunas trampas para beneficiarse de la venta de un jugador. Son como los corredores de bienes raíces o los “brokers” en las casas de Bolsa.

Algo que ocurre con mucha frecuencia en el “mercado de piernas” es que el intermediario “infla” intencionalmente al jugador que está ofreciendo para obtener así un precio más alto. Una portada en una revista especializada o una entrevista en televisión; o un hashtag en redes sociales donde se diga que “ha nacido el nuevo Pelé”, es perfecto para impresionar a los dueños de los grandes equipos y que suelten la dolariza.

En la política pasa exactamente igual. Lo peor es que los partidos políticos se dan cuenta de ello hasta que se dan las elecciones y se dan cuenta que su candidato no ganó ni en su colonia.

Y de la misma manera que en el futbol todos quieren “ser fichados” por el equipo que ganó el campeonato anterior, en la política todos quisieran ser candidatos del partido político que arrasó en las pasadas elecciones, lo que no siempre significa que en esta ocasión vaya a arrasar en las urnas.

En ese caso está el partido político denominado Movimiento de Regeneración Nacional (Morena), el cual ganó hasta sin candidatos o con candidatos presos en el 2018. Todos sabemos que esa ola (o más bien tsunami) la provocó el candidato a la presidencia de la República, Andrés Manuel López Obrador, y que difícilmente se mantendrá en las elecciones del próximo año.

Sin embargo, Morena se está dando el lujo de “darse a desear”, y no acepta candidatos que no hayan hecho méritos para ello. Van a estar muy peleados esos lugares y hasta podría haber zafarranchos con tal de obtener el derecho a competir por una presidencia municipal o una diputación, ya sea local o federal.

Con el resto de los partidos sucede al revés. Todos andan buscando “candidatos redituables” que les garanticen un buen número de votos que les permita mantener el registro y proveerles de regidurías y diputaciones plurinominales.

El instituto político que ya tomó la delantera en el proceso de selección de candidatos fue el PT. El pasado miércoles estuvo en Morelos el dirigente nacional del Partido del Trabajo, Alberto Anaya Gutiérrez, quien  sostuvo una reunión de trabajo con la estructura de la militancia petista, donde hizo entrega de reconocimientos a los coordinadores de afiliación municipal.

Durante el encuentro, el Comisionado Político Nacional del PT, Alberto Anaya manifestó su respaldo al trabajo de la Comisionada Política Nacional del PT en Morelos, Tania Valentina Rodríguez Ruíz y señaló que en Morelos la estructura del Partido del Trabajo se fortalece con hombres y mujeres comprometidos con las causas sociales. No podía ser de otra manera.
Señaló que el Partido del Trabajo seguirá trabajando de la mano del presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, como lo ha hecho durante 18 años, y juntos lograr la cuarta transformación del país. No podía ser de otra manera, si se sueltan de Morena dejan de existir.
En este mismo evento quedó fincada la alianza política con el Movimiento Nacional por la Esperanza, donde tomaron protesta los coordinadores (y posibles candidatos para el próximo año) Paty Torres Rosales, de Cuernavaca, Agustín Alonso de Yautepec; Raúl Tadeo Nava, Arturo Abúndez y Félix Sánchez, entre otros.

Unos días después comenzó a moverse en el escenario político el dirigente del PRI en Morelos, Jonathan Márquez, quien “placeó” a la secretaria general de la CNOP Cristina Ruiz Sandoval.

La dirigente del sector popular del PRI aseguró que la popularidad del presidente Andrés Manuel López Obrador ha caído en más del 20 por ciento, y lejos de atender la pandemia para recuperar la aceptación del electorado ha emprendido una campaña contra el PRI basada en supuestas filtraciones del ex director de Pemex, Emilio Lozoya.

Por su parte, y siguiendo la línea del PRI a nivel nacional, Jonathan Márquez no descartó que se conforme una alianza de partidos para lograr una mayoría opositora en la próxima legislatura, que acote el poder que actualmente tiene el gobierno estatal. 

Veremos cuáles partidos salen al escenario político en los próximos días en busca de buenos “fichajes”, y seguramente también tendremos la aparición de personajes que solamente vemos cada tres años, y que presumen tener arrastre sin importar el partido político que representen. Son los mercenarios de la política, que no tienen una ideología definida y sólo buscan las prerrogativas de los partidos.

A esos, tanto en el futbol como en la política se les llama “cartuchos quemados”.

HASTA MAÑANA.

 

Lunes, 27 Julio 2020 05:59

La PIBA o la Cueva de Alí Babá

Tradicionalmente la Policía Industrial Bancaria y Auxiliar (PIBA) ha sido manejada como una empresa particular, pues su operación se asemeja a cualquier compañía de seguridad privada al cobrar por sus servicios, con la salvedad de que las pérdidas las absorbe el erario, de tal manera que nunca quiebra. 

Para los empresarios de la seguridad privada “la PIBA” representa una competencia desleal, pues es la única empresa que cuenta con un permiso para que sus elementos puedan portar armas. Las demás sólo pueden portar toletes y gas lacrimógeno, lo que resulta irrisorio para enfrentar a la delincuencia.

Cualquier persona puede contratar a un policía armado por tarifas que van desde 524 pesos diarios hasta mil 612 según el grado de peligrosidad que se determine, de tal manera que hay empresas que pagan hasta 100 mil pesos mensuales por seguridad intramuros o de escoltas.

¿Cuánto ingresa a las arcas del gobierno estatal por el pago de los servicios de seguridad que brinda la PIBA? ¿A qué se destina ese dinero? Nadie sabe y también a nadie le importa, pues cualquiera que sea la cantidad no se compara con los más de dos mil millones de pesos que la Comisión Estatal de Seguridad Pública maneja de presupuesto.

Por lo anterior, esa área de la CES es donde mayor margen de corrupción se puede dar (sin contemplar a Reinserción Social, que “se cuece aparte”) debido a que sus medidas de fiscalización son muy vulnerables. 

Pero además, cuando se han tenido indicios de corrupción la dependencia ha contado con la protección y complicidad del área de asuntos internos de la Comisión Estatal de Seguridad Pública.

Lo que vamos a presentar a continuación es la denuncia de un policía raso de nombre Raúl Alberto García Carrillo:

Siendo aproximadamente las 09:33 horas del día 22 de enero del 2019, a bordo de la unidad oficial sin balizar, marca NISSAN, modelo ARMADA, de color gris plata, con placas: PXN 1390 del Estado de Morelos, asignada a la Policía Industrial Bancaria y Auxiliar del Estado, en específico a las funciones operativas del Sector Tres, ingresamos a la gasolinera conocida como Servicio Diez ubicado sobre la autopista México - Acapulco, como conductor y responsable el policía raso, Supervisor del sector tres del Turno B, Juan Manuel Salgado López, lo acompañábamos otros cinco elementos de la Policía Industrial, Bancaria y Auxiliar, ya que tres íbamos a ser implementados en diferentes servicios y dos más se le llevaría a las oficinas de la Policía Industrial, Bancaria y Auxiliar en C-3, en ese momento que estamos en la gasolinera antes mencionada arriba un vehículo marca Chevrolet modelo Meriva color plata, placas 396 YCA del Distrito Federal (SIC) el cual conducía el elemento de la Policía Industrial, Bancaria y Auxiliar Adrián Espinoza Gaspar, quien desciende del vehículo Chevrolet, se acerca a la ventanilla del lado del conductor de la camioneta Nissan y dirigiéndose al Supervisor del sector tres del Turno B, Juan Manuel Salgado López le indica que primero pasa él a cargar y después pase la camioneta a cargar, acto seguido aborda Adrián Espinoza Gaspar el vehículo Chevrolet y lo acerca a la última bomba de la gasolinera, donde es atendido por una empleada mujer joven, de estatura baja, pelo rubio y tez clara, quien le comienza a despachar gasolina en la unidad Chevrolet, una vez que abasteció esta unidad, arranca y el Supervisor del sector tres del Turno B, Juan Manuel Salgado López acerca la unidad NISSAN, en ese momento me percato que la empleada mantiene en su mano la manguera despachadora de gasolina, en ningún momento reinicia el ciclo para despachar de la bomba, solo conecta el despachador al tanque de gasolina de la camioneta NISSAN y observo que sigue corriendo el indicador de la bomba de gasolina, desde la cantidad de cuatrocientos hasta completar un total de mil, así mismo observo como le da el ticket de consumo al Supervisor del sector tres del Turno B, Juan Manuel Salgado López y este lo firma por el total de mil pesos y procedemos a retirarnos. Por terceras personas tengo de conocimiento que el vehículo marca Chevrolet modelo Meriva color plata, placas 396 YCA  el cual conducía el elemento de la Policía Industrial, Bancaria y Auxiliar Adrián Espinoza Gaspar, es propiedad de Director Operativo de la Policía Industrial Bancaria y Auxiliar del Estado de nombre Fidencio Pérez Morales, así mismo que este tipo de situaciones que presencié y relato es algo que ya tiene semanas sucediendo”.

Dicha denuncia fue presentada ante la Fiscalía Anticorrupción, pero en represalia el mismo director operativo al que denunció le inició un procedimiento administrativo en la Dirección General de Asuntos Internos que culminó con la remoción del cargo previa determinación de la Comisión de Honor y Justicia de la propia CES.

A la fecha, la Fiscalía Anticorrupción que encabeza Juan Salazar Núñez tiene dos denuncias interpuestas por este elemento de la Policía Morelos, la primera que quedó radicada con el número FECC/011/2019-02 y ratificada el 5 de febrero del 2019, señalando al director operativo de la Policía Industrial Bancaria y Auxiliar de Morelos, Fidencio Torres Morales, por robo de combustible de uso oficial; y una segunda con el número FECC/305/2019 contra la titular de Asuntos Internos, Merary Pimentel Laynez, el director general jurídico, Oscar González Marín y el propio titular Antonio Ortíz Guarneros.

En esta última, el denunciante señala que la funcionaria incurre en el delito de ejercicio ilícito del servicio público al haber aceptado el nombramiento sin cumplir con los requisitos que establece la Ley de Seguridad Pública, como es el tener más de cinco años de residencia en el Estado o Municipio, según sea el caso, al día de la designación; tener experiencia en procesos jurisdiccionales de por lo menos tres años anteriores a la designación y acreditar los requisitos de ingreso y permanencia para el personal de seguridad pública.

Raúl Alberto García Carrillo considera que si el nombramiento está firmado por el comisionado Antonio Ortíz Guarneros, también es responsable no solamente del ejercicio ilícito, sino también de coalición, por lo que involucra a Óscar González Marín, director general jurídico de la institución, pues de acuerdo al artículo 273 del Código Penal para el Estado de Morelos, “cometen el delito de coalición de servidores públicos, los que teniendo tal carácter se coaliguen para tomar medidas contrarias a una ley, reglamento u otras disposiciones de carácter general, impedir su ejecución o para hacer dimisión de sus puestos con el fin de impedir o suspender la administración pública en cualquiera de sus ramas”.

Es un tema controversial en el que el policía raso se enfrenta contra todo el sistema y lleva las de perder, pero también puede ser un ejemplo de que quien persevera alcanza y que la justicia tarda, pero llega.

HASTA MAÑANA.

 

 

Viernes, 24 Julio 2020 05:23

Alcaldes en problemas

Más de la mitad de las presidentas y los presidentes municipales de Morelos han optado por el recorte de personal para hacer frente a la crisis financiera que se agudizó con la pandemia del covid-19 y ante el nulo respaldo de los gobiernos federal y estatal, es la noticia publicada en el espacio de Carmen Aristegui a nivel nacional, que "prende los focos rojos" de que algo grave está sucediendo en Morelos. 

"Actualmente esta entidad se conforma por 36 municipios, los cuatro de más reciente creación son municipios indígenas", explica la nota enviada por su corresponsal en Morelos, Estrella Pedroza, quien cita como fuente al Instituto de Desarrollo y Fomento Municipal (Idefomm). 

“Las cosas están muy críticas y en efecto más de la mitad de los presidentes municipales ya dijeron que van a empezar a hacer despido de personal”, declaró Adrián Cázares González, presidente de la Junta de Gobierno de dicho organismo que aglutina a todos los alcaldes de Morelos. 

Detalló que la decisión la tomaron a partir del 15 de junio, cuando les hicieron efectivo el recorte de participaciones federales y tras más de tres meses de no recibir apoyo del gobierno estatal. 

Entre las municipalidades donde han iniciado o están por iniciar los despidos son Cuernavaca, Hutzilac, Jojutla, Puente de Ixtla,  Cuautla,     Tlayacapan,  Atlatlahucan, Tlalnepantla, Tepoztlán, Yecapixtla, Jantetelco y  Yautepec, pero a medida que avanza la pandemia y no se ve por ninguna parte que se esté domando, como dice el presidente López Obrador.

Algunos alcaldes, antes de dar el paso de despedir a su gente, están buscando alternativas. En Jojutla, por ejemplo, el edil Juan Ángel Flores Bustamante ofreció a sus empleados la posibilidad de pagar solo el 50 por ciento del sueldo por una temporada.

Para quienes no vean conveniente esa opción y prefieran dejar la plaza en el Ayuntamiento, se les garantizará el pago de su aguinaldo al 100 por ciento y la opción de poder reincorporarse en unos meses.

En tanto en Zacualpan de Amilpas, a cargo del propio Adrián Cázares González, se plantea tener trabajo y sueldo escalonado, es decir, trabajar una semana si y otra no, con el pago correspondiente solo al periodo trabajado.

Entre los municipios que ya han anunciado el despido, figura Cuernavaca. Antonio Villalobos Adán admitió que la gruesa nómina es la generadora de la situación financiera.

Para el presidente de la Junta del Gobierno del Instituto de Desarrollo y Fomento Municipal de Morelos (Idefomm) la opción del despido no es la más adecuada porque eso implicaría más problemas al enfrentar posibles demandas y posteriormente laudos.

Por ello, llamó a sus homólogos y homólogas para que ponderen los derechos de los trabajadores y le apuesten al diálogo.

El problema que explica el alcalde de Zacualpan es muy grave y pondrá a prueba la habilidad de los ediles, pero sobre todo habrá de demostrar su liderazgo. No es nada fácil decirle a un trabajador que está despedido o que si quiere puede seguir trabajando pero con la mitad del salario. 

En Temixco, por ejemplo, hubo airadas reacciones por parte del personal, y no tanto porque no entiendan la situación de contingencia que afecta a todo el país, sino porque -según los afectados- la alcaldesa Jazmín Solano se puso de acuerdo con los líderes sindicales y juntos armaron la lista de despedidos, dejando a salvo a los incondicionales. 

Sobre este mismo tema, en el Congreso local también se están tomando medidas para paliar este problema que se evidenció recientemente en Cuernavaca pero que se podría repetir pronto en otras municipalidades, pues no son suficientes los recursos públicos, debido a dos situaciones principalmente, la primera es por los efectos de la pandemia sobre la economía, que ha obligado a parar el motor económico de México, y la caída de los precios del petróleo, situaciones que han repercutido en la caída de la recaudación de impuestos.

Para ayudar a solventar esta difícil situación económica, el gobierno del estado remitió al Congreso el pasado 29 de junio la iniciativa para que se autorice al gobernador a participar en el “Esquema de Potencialización del Fondo de Estabilización de los Ingresos de las Entidades Federativas (FEIEF)” que nace del acuerdo CCCXXVIII de la Comisión Permanente de Funcionarios Fiscales, celebrada el pasado 01 de abril de 2020, en la modalidad de videoconferencia, dentro del punto de la agenda “Medidas ante la Contingencia Sanitaria”, los miembros de la Comisión, con fundamento en los artículos 16, fracción II, 20 y 21 de la Ley de Coordinación Fiscal, aprobaron por unanimidad el siguiente:

 “Acuerdo: “328/2.- Con el objetivo de garantizar los recursos de los gobiernos de las entidades federativas y los municipios, ante una eventual disminución de los fondos de participaciones referenciados a la Recaudación Federal Participable, derivado de la reducción en los precios internacionales del petróleo, así como por los efectos que está generando la pandemia del COVID-19, se acuerda solicitar a la Secretaría de Hacienda y Crédito Público que diseñe un mecanismo de potenciación de los recursos del Fondo de Estabilización de los Ingresos de las Entidades Federativas (FEIEF)”.

No cabe duda que esta contingencia económica nos está poniendo a prueba a todos y sólo saldrán avantes aquellos que demuestren tener la capacidad y la creatividad necesarias para enfrentar este tipo de retos. Después de la pandemia (además de ver cuántas personas fallecieron físicamente) se podrá hacer también un recuento de aquellas que -políticamente hablando- quedaron sepultados por no haber sabido enfrentar adecuadamente el problema, en tanto que algunos saldrán fortalecidos en su imagen ante la sociedad. 

HASTA EL LUNES 

 

 

Tiene razón el presidente de la República, Andrés Manuel López Obrador, cuando dice que en las pasadas administraciones se crearon muchos organismos que tienen como objetivo resolver prácticamente todos los problemas del país, pero que en la práctica se convirtieron en entes burocráticos muy costosos con poca efectividad.

En una de sus conferencias mañaneras, López Obrador puso como ejemplo un caso ficticio: La creación de un instituto para atender el problema de los niños de la calle, que es una acción totalmente justificada, pero que implica la creación de una nueva dependencia que necesita oficinas, sueldo para el titular, dos asistentes, una secretaria, un chofer y tres asesores.

Entonces –dice el presidente- resulta que del dinero que se iba a destinar a los niños de la calle ya no llega porque se fue quedando en la conformación de la burocracia destinada a ese fin.

El ejemplo más claro fue el programa “Cruzada contra el hambre”, que no le sació el hambre a nadie y sí hizo millonarios a muchos.

Una de esas dependencias nuevas es la Comisión Nacional de Búsqueda, dependiente de la Secretaría de Gobernación. Todos sabemos que con la “guerra de Calderón” miles de personas fueron asesinadas y sus cadáveres enterrados en todo el país (61,637 mil al 31 de diciembre de 2019, según datos de la SEGOB), por lo que hay cientos de miles de mexicanas y mexicanos buscando a sus hijos, padres y/o hermanos. 

El gobierno de Enrique Peña Nieto trató de resolver todo creando dependencias de gobierno con sus respectivas leyes. Así, en 2017 se promulgó la Ley General en Materia de Desaparición Forzada de Personas, Desaparición Cometida por Particulares y del Sistema Nacional de Búsqueda de Personas, que implica el nacimiento de la Comisión Ejecutiva de Atención a Víctimas; la Comisión Nacional de Búsqueda: a la Comisión Nacional de Búsqueda de Personas con su respectivo Consejo Ciudadano.

Pero además, en el decreto que se crean dichas instituciones se establece la obligatoriedad de que cada uno de los estados cuente con organismos similares. Así nace la Comisión de Búsqueda de Morelos, dependiente de la Secretaría de Gobierno. Nace sin presupuesto, sin sede, sin equipo, sin nada, como todas las oficinas de nueva creación.

Pero todavía más preocupante es que todas estas instituciones no deberían existir si las que ya existen cumplieran a cabalidad con sus funciones. Me explico: una Comisión de Derechos Humanos no tendría razón de ser si no existieran violaciones a los derechos humanos por parte de las corporaciones policiacas. Y si no existiera la CEDH tampoco tendría por qué haber una Dirección de Atención a Derechos Humanos en la Secretaría de Gobierno.

La desaparición de persona es un delito, por lo tanto le corresponde al Ministerio Público investigarlo, resolverlo y sancionarlo. Pero como no lo hace, entonces tiene que surgir una instancia burocrática que le ayude.

Aquí es donde surge la duda: ¿cuál es la función de la Comisión Nacional de Búsqueda y sus similares en los estados de la República?

Seguramente me dirán que sus facultades están en las leyes, y si revisamos la Ley General en Materia de Desaparición Forzada de Personas, Desaparición Cometida por Particulares y del Sistema Nacional de Búsqueda de Personas encontraremos una serie de buenas intenciones como las siguientes:

I.Efectividad y exhaustividad: todas las diligencias que se realicen para la búsqueda de la Persona Desaparecida o No Localizada se harán de manera inmediata, oportuna, transparente, con base en información útil y científica, encaminadas a la localización y, en su caso, identificación, atendiendo a todas las posibles líneas de investigación.

  1. Debida diligencia: todas las autoridades deben utilizar los medios necesarios para realizar con prontitud aquellas actuaciones esenciales y oportunas dentro de un plazo razonable para lograr el objeto de esta Ley, en especial la búsqueda de la Persona Desaparecida o No Localizada; así como la ayuda, atención, asistencia, derecho a la verdad, justicia y reparación integral a fin de que la víctima sea tratada y considerada como titular de derechos.

III. Enfoque diferencial y especializado: al aplicar esta Ley, las autoridades deben tener en cuenta la existencia de grupos de población con características particulares o con mayor situación de vulnerabilidad en razón de su origen étnico o nacional, idioma o lengua, religión, edad, género, preferencia u orientación sexual, identidad de género, condición de discapacidad, condición social, económica, histórica y cultural, así como otras circunstancias diferenciadoras y que requieran de una atención especializada que responda a las particularidades y grado de vulnerabilidad de las Víctimas.

Ahora vamos a la realidad:

Según Rafael Idiáquez, ex vocero de la Comisión de Derechos Humanos y actual Subdirector de Acciones de Búsqueda de la Comisión local, en el reciente hallazgo de restos humanos en el municipio de Puente de Ixtla, hubo un trabajo coordinado entre autoridades y familiares, y ya cuando ubicaron el lugar, pidieron la intervención de la Fiscalía General del Estado de Morelos.

Lo anterior por que –como se lo comentamos personalmente a Rafa- él no es Ministerio Público ni tampoco tiene el equipo necesario para buscar gente bajo la tierra.

“Al iniciar el segundo día, las familias manifestaron su interés de verificar los trabajos que se supone habría realizado Servicios Periciales en el campo el salado, por ello nos trasladamos para allá donde se constató que el área no estaba acordonada, la excavación expuesta al clima; los restos encontrados ya habían sido retirado sin escarbar más para verificar si el cuerpo estaba completo; en fin, una serie de omisiones que están fuera de protocolo”.

Directo y sin rodeos como ha sido siempre, Rafa Idiáquez afirmó:

“Sí hay coordinación entre autoridades y familiares. Quienes no se quieren sumar a esta dinámica son aquellas adscritas a la Fiscalía General del Estado cuyo titular ha manifestado su intención de colaborar, sin embargo creo que la Fiscalía Especializada en Desaparición Forzada de Personas no le quiere hacer caso a su Fiscal General”.

HASTA MAÑANA.

 

Miércoles, 22 Julio 2020 04:51

¿Cuánto cuesta una magistratura?

Ingenuamente han comenzado a circular listas de los abogados “que suenan” para ocupar las magistraturas que están quedando vacantes derivado de la resolución de la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN) que limita a 14 años el periodo de duración de estos servidores públicos. No se trata de que suenen o no, sino que estén en posibilidades de obtener el número suficiente de votos en el Congreso local, ya sea por influencias o mediante el pago de jugosas cantidades a personajes del Poder Legislativo.

¿Las magistraturas se compran? Por supuesto. Sabemos de magistrados que invirtieron todo su patrimonio para cubrir la cuota que les impusieron desde el edificio de Matamoros (cuando el Congreso se ubicaba en esa calle), en pagos sin firma de recibido y a través de terceras personas.

No siempre ha sido así. En algún tiempo el gobernador en turno mandaba la lista de profesionistas del derecho que debían ocupar los espacios en el Pleno del Tribunal Superior de Justicia e incluso los que debían ser contratados como jueces de primera instancia. No era para nada extraño que los abogados que se veían en los eventos del candidato priísta, al ganar las elecciones y después de que el gobernador tomara protesta, automáticamente pasaban a ocupar la titularidad de algún juzgado.

Eran los tiempos en que la división de poderes era una inalcanzable utopía. El gobernador en turno hacía y deshacía en el Ejecutivo, el Legislativo y el Judicial. Las magistraturas eran “conquistas alcanzadas en campaña” y no se tomaba en cuenta ningún otro mérito que no fuera la cercanía con el gobernador. 

Suponemos que la última vez que ocurrió así fue en 1994, cuando las elecciones las ganó el general Jorge Carrillo Olea y el Tribunal Superior de Justicia se llenó de personajes desconocidos que tenían como característica común el haber pertenecido al Poder Judicial Federal. Eran “los amigos de Carlos Peredo Merlo”, cerebro jurídico del entonces mandatario estatal, quien de esa manera pagó favores recibidos con anterioridad en los tribunales federales.

Al frente de ese grupo conocido como “los federales”, Carrillo Olea puso a un abogado muy conocido y reconocido en la entidad morelense: don Jesús Bello Espíritu.

En aquellos años era impensable ver los debates que se arman ahora al interior del Pleno, ni las votaciones reñidas que por un voto se decide quién gana la presidencia. ¿Paridad de género? ¿Carrera judicial? Por favor! Nada de eso importaba. Bastaba con que trajera “la bendición” del gobernador.

Prueba de ello es que don Jesús Bello Espíritu fue electo presidente del TSJ sin haber sido magistrado. De la dirección de la Facultad de Derecho de la UAEM saltó al TSJ por determinación del Congreso y de ahí en automático a la presidencia del órgano colegiado. De la misma manera, después de que hizo enojar al general, al otro día los magistrados sesionaron y determinaron separarlo del cargo para poner en su lugar a Jesús Vallejo, quien se mantuvo disciplinado de principio a fin.

Con la llamada “alternancia en el poder” que se inició en el año 2000, el mecanismo para conformar el Pleno del TSJ cambió. Ahora cada partido político representado en el Congreso ponía a sus magistrados, y ya comenzaron a tomar en cuenta que los elegidos tuvieran algo de carrera judicial y que fuera una que otra mujer. Pero ya era un avance.

Los últimos años se volvió un desgarriate. Los magistrados fueron entrando por cualquiera de las vías: en reconocimiento a su trayectoria al interior del Poder Judicial; por recomendación de un partido, o mediante la compra de votos.

Suponemos que así va a darse la designación de las magistradas y magistrados que habrán de sustituir a Carmen Cuevas, Miguel Ángel Falcón, Rocío Bahena y Valentín González.

Primero se tendrá que cumplir con la cuota de género. Actualmente son ocho magistradas y una más (Guillermina Jiménez) en espera de que se resuelva su situación legal, así que seguramente quienes sustituyan a Rocío y a Carmen serán también mujeres.

Muy probablemente serán jueces, cumpliendo así con la paridad de género. Los otros dos espacios quedan libres, y en virtud de que ninguno de los partidos políticos representados en el Congreso tiene el control absoluto del mismo, tendrá que definirse por el método más antiguo de la humanidad: el dinero.

Sin embargo, antes se tendrá que cumplir con la parafernalia de las declaraciones de las diputadas y los diputados diciendo que se va a privilegiar la honradez y los conocimientos jurídicos de los aspirantes, a quienes someterán a ensayos por escrito e interrogatorios (será patético ver a doctores en Derecho humillándose ante diputad@s con secundaria trunca) para que al final se elijan a los peores.

Y es que hay varios diputados y diputadas que ya perdieron toda pizca de dignidad y se han convertido en auténticos mercenarios. Ya hasta perdieron la cuenta del número de veces que han cambiado de camiseta, ya no saben si son de izquierda o de derecha, gobiernistas o antigobiernistas, el chiste es agarrar todo lo que puedan de aquí a que termine el presente trienio, pues saben que –aunque exista la figura de la reelección- nadie volverá a creer en ellos.

Ell@s podrían ser fiel de la balanza a la hora de elegir a los responsables de impartir justicia en el más alto órgano jurisdiccional de esta entidad. Es una pena pero así es.

HASTA MAÑANA.

 

 

 

Martes, 21 Julio 2020 06:08

¿Qué busca Arturo Ortiz?

Primero lo vimos en la parte trasera de los camiones como cualquier campaña publicitaria de una estación de radio, pero ya cuando apareció también en anuncios espectaculares estratégicamente ubicados sobre el libramiento de la autopista caímos en la cuenta: “Ese Arturo va por una diputación”.

Seguramente lo ha visto. Es el locutor Arturo Ortíz, aparece de traje frente a un micrófono con su nombre en letras grandes, demasiado grandes como para que a la gente no se le olvide. En la radio ya es muy conocido por su similitud física con el cantante Erasmo Catarino. Y es que sí se parece, sólo que más cachetón.

Conocemos a Arturo desde que ambos cursábamos la preparatoria nocturna en la “Bernabé L. de Elías” a finales de los ochentas. Inconfundible con su peinado de copete a un lado y sus “Top Sailers” sin calcetines, porque así era la moda. En el tercer año del Bachillerato se inició como “milusos” en una estación de radio, y aunque estudió Administración en la UAEM, su sueño siempre fue ser locutor. Y lo logró.

Si mal no recuerdo, vivía en alguna de las unidades habitacionales de Jiutepec, La Rosa o la Campestre; era, como dijera Luis Donaldo Colosio, “de la cultura del esfuerzo” como todos los que acudíamos a la prepa nocturna. Los “fifís” (Julio Aranda, Tlaulli Preciado, Miguel Ángel Isidro, Isidro Calderón…) iban en el turno matutino.

Arturo fue “chalán” de Víctor Hugo Salgado Granados durante muchos años hasta que pudo volar por sí mismo. Fue creador del concepto “Minuto 57” que consistía en usar los últimos tres minutos de cada hora para dar a conocer lo más importante de la información en todas las estaciones de radio.

También fue fundador en Morelos del concepto radiofónico donde hay un conductor serio y otro que le pone “la sal y la pimienta”; lo inició con Juan José Arrese, luego con Jorge Mora (el popular “Bob Marlin”) y últimamente con personajes de la diversidad sexual.

De manera paralela, Arturo ha sido estratega de varios políticos, algunos públicamente pero otros “tras bambalinas”. De hecho, pocos saben que fue uno de los encargados del Marketing Político del hoy gobernador Cuauhtémoc Blanco Bravo, cuando éste contendió para la presidencia municipal de Cuernavaca, lo que le valió salir en la portada de la revista especializada “Campaigns & Elections”.

Como podemos darnos cuenta, el comunicador Arturo Ortíz sabe más de campañas políticas que muchos políticos, así que no sería descabellado que en esta ocasión esté pensando en ser el comunity manager de sí mismo.

A los partidos políticos les conviene, pues si se busca que un candidato sea muy conocido Arturo cumple perfectamente con ese perfil.

No sería la primera vez que un comunicador salte de la radio o la televisión a la cámara de diputados. Cada vez que hablo de este tema me recuerdan que el primer periodista que se hizo político fue Trinidad Padilla Barragán, que de la subdirección de El Nacional propiedad de don Ernesto Pacheco Cedillo saltó a la presidencia municipal de Temixco y de ahí a la diputación local. Pero eso fue hace mucho, y creo que su paso por el periodismo fue más bien circunstancial.

El caso más reciente lo tenemos en el conductor del noticiero de Televisa Morelos, Omar Guerra, quien contendió para la diputación local bajo las siglas del Partido Revolucionario Institucional y derrotó por amplio margen a la panista Adriana Rebeca Vieyra Olivares, en el 2009.

Y más cerca todavía fue la incursión del también comunicador Alberto Mojica Linares, quien en el 2015  ganó “por una nariz”  a la candidata de la alianza PRI-PVEM. 

Desde nuestro punto de vista, ambos comunicadores tuvieron un buen desempeño individual, pero se vieron perjudicados por el descrédito que ha afectado a las últimas legislaturas.  De hecho, todos los legisladores llegan con mucho ímpetu, pero poco a poco la inercia política los va cambiando. 

Lo mismo parece estarle ocurriendo a la diputada Alejandra Flores, quien es comunicóloga de profesión y actualmente presidenta de la Junta Política del Congreso, a expensas de que la Suprema Corte de Justicia la revoque o confirme.

Otros comunicadores que han intentado incursionar en la política son Pablo Rubén Villalobos Adán en Cuernavaca y Armando Basaldúa en Cuautla. Adriana Aguirre en Emiliano Zapata y Héctor Parra en Cuernavaca y Huitzilac. Ray Cárdenas también incursionó en la política pero se retiró decepcionado porque sólo le ofrecían una regiduría en Movimiento Ciudadano.

La actual regidora por Cuernavaca, Anayeli Rodríguez, orgullosamente ex reportera de La Unión de Morelos y muy probablemente candidata a una diputación local.

Hasta ahora el comunicador Arturo Ortíz “no se ha destapado” como aspirante a ningún cargo de elección popular, pero resulta muy sospechoso que su campaña promocional se dé precisamente a unas semanas de que comience la efervescencia política con miras al proceso electoral del 2021 donde “la caballada está muy flaca” y los partidos políticos tendrán que buscar nuevas opciones, caras nuevas e ideas frescas si quieren seguir en la preferencia de los votantes.

HASTA MAÑANA. 

 

 

Lunes, 20 Julio 2020 05:12

Los partidos que vienen

A contrapelo con el sentir del presidente Andrés Manuel López Obrador (quien recientemente declaró que “lo ideal es que haya sólo dos partidos: el liberal y el conservador”) en Morelos el Instituto Morelense de Procesos Electorales y Participación Ciudadana (Impepac) analiza la posibilidad de incorporar a 35 organizaciones políticas que aspiran a llevarse una tajada de los 24 millones que el Congreso autorizó para ser repartidos entre los institutos políticos que cumplan con los requisitos, lo que se sabrá el próximo 31 de agosto.

Increíble, pero en tiempos en que suponíamos que los partidos políticos habían perdido toda credibilidad, e incluso se esperaba un “boom” con los llamados candidatos independientes, nos encontramos con la noticia de que son muchos, quizás demasiados, los que todavía aspiran a ser “franquicitario” de uno, que le permita iniciarse en el negocio de las elecciones en Morelos.

Resulta interesante analizar la lista de las 35 organizaciones que solicitaron formalmente ser tomados en cuenta para el próximo proceso electoral, pero todavía más la lista de las 11 que están en la recta final. Hay nombres conocidos, otros desconocidos y algunos más que —según nos comentan nuestras fuentes— están a trasmano por si pueden jugarla por dos lados al mismo tiempo.

Por ejemplo, el Partido Auténtico Zapatista que encabezan Jorge Zapata González, Manuel Gómez Vázquez, Erika Belem García Rodríguez y Andrea Duque Sámano. Ya en otras ocasiones se ha puesto en duda el parentesco de don Jorge con el general revolucionario, por lo que todo parece indicar que es un caso más en el que se usa el nombre de Emiliano Zapata para ganar adeptos, pero que no pasó de la primera etapa.

Futuro, Por un Morelos para Todos “Fuerza, Trabajo y Unidad por el Rescate Oportuno de Morelos”, así dice el registro de esta organización en el Impepac en el que aparecen como representantes legales Fidel Demédicis Hidalgo y Federico Macías Latorre. Recordemos que Fidel es un “viejo lobo” de la política y ha ido conformando una red con la gente que ha apoyado en sus diferentes cargos que ha desempeñado bajo las siglas del PRD. Es de los que seguramente veremos en las boletas.

Movimiento Alternativa Social (MAS) es la agrupación en la que aparecen como representantes  Enrique Paredes Sotelo, Isaac Pimentel Rivas y Ana Bertha Haro Sánchez. El primero de ellos abogado litigante y ex secretario del Ayuntamiento de Cuernavaca con el priísta Jorge Morales Barud; el segundo es cacique de Ayala y la señora fue presidenta municipal de Tetela del Volcán.

Llama la atención “Podemos (Por la Democracia de Morelos)” cuya representante es Yuriana Lázaro Landa, abogada de profesión; fue síndico de Temixco en el trienio de Miguel Ángel Colin y algún tiempo anduvo muy cercana al polémico Manuel Martínez Garrigós. Hoy hace labor social a través de la fundación Integración Social mientras espera a que el Impepac le otorgue el registro como partido político para contender –seguramente—a la presidencia municipal de Temixco.

Un partido político que se llamaría simplemente “Somos”, y que encabezan Juan Isaías Vargas Gutiérrez, Carlos Marcos Vargas Gutiérrez, Martha Salgado Toledo y Celia Alvarado Morales, todos ellos desconocidos para quien esto escribe (salvo el primero, que coincide en nombres y apellidos con un ex director de la Policía Ministerial) pero que ya están muy cerca de conseguir el registro.

También en la recta final está el aspirante a partido político “Morelos Progresa” cuyo representante legal es el abogado Miguel Ángel López Arellano, quien ha trabajado en el Congreso local y en infinidad de ayuntamientos, ya sea como servidor público o como asesor externo. No hay que perderlo de vista.

Vemos que hubo un intento por revivir el Partido Civilista Morelense que hace algunos años hasta contó con un diputado local. Lo registraron Amadeo Urióstegui Urióstegui, José Luis Rabadán Beltrán, Nelly Burgos Herrera y Esaú González Luna, Otilio Fuerte Mendieta y Manuel Selbach Guerrero, sin embargo, ya no aparece en la lista de los 11 “finalistas” que dio a conocer el Impepac.

El que sí aparece es el Partido Bienestar Ciudadano teniendo como representantes legales a Marco Gustavo Álvarez Vilchis y Omar Jorge Méndez Trujillo. También, uno que pretende llamarse simplemente “Partido Popular”, y que está impulsando Carlos Eduardo Sotelo Vera, ex candidato de Movimiento Ciudadano.

En el camino se quedaron proyectos interesantes como el de los jóvenes José Arturo Domínguez Quiroz, Christian Iván Torres Villalobos y José Alberto Fernández Ortiz, quienes pretendían crear el Partido Movimiento Independiente Morelos; o el Partido que se denominaría Frente Amplio por Morelos que registró Apolinar Rodríguez, el popular “Cancún”, pero ambos no aparecen en la lista de los 11 “finalistas”.

¿Quiénes son Marco Gustavo Álvarez Vilchis y Omar Jorge Méndez Trujillo? Eso es lo que nos preguntamos todos los que hemos visto la lista de los que pasaron a la última etapa para el registro de partidos locales, pues ellos dicen tener 17 mil 765 personas afiliadas al Partido Bienestar Ciudadano en todo el estado de Morelos, más que cualquier otro de los aspirantes.

Ahora bien, ¿Quiénes están detrás de estos “cuasipartidos políticos”? Por simple lógica, hacer una organización política de tal envergadura no es fácil ni barato, así que suponemos que hay gente apoyándolos económicamente pero que se mantienen en el anonimato porque tienen otras aspiraciones y estos partiditos son como su “opción b”.

Suenan muchos nombres que no aparecen en los documentos oficiales del Impepac. Lucía Meza y Ricardo Robledo, Matías Nazario, Julio Espín, Enrique Lafitte, Manuel Martínez Garrigós, Diego Gómez, Antonio Albarrán Contreras, son tan sólo algunos de políticos conocidos que se rumora están atrás de estos proyectos.

Tendremos que esperar a que el Impepac dé a conocer la lista de aceptados para que los verdaderos dueños salgan a decir “esta boca es mía” y comiencen a operar la venta de candidaturas, pues ese ha sido y seguirá siendo el verdadero negocio de los partidos políticos en México.

HASTA MAÑANA.

 

 

 

 

Viernes, 17 Julio 2020 05:53

Alejandro Vera, la entrevista

La entrevista se desarrolló en un restaurante del centro de Cuernavaca en abril del 2018. Atrás quedaron los tiempos en que lo rodeaba un sequito de ayudantes, guaruras, gente de comunicación social y… abogados. Esta vez llegó únicamente acompañado de un par de colaboradores, y no se opone a responder ninguna pregunta, aún aquellas incómodas.

— Sus detractores afirman que la Universidad no está para financiar causas sociales como las fosas de Tetelcingo —fue la primera pregunta—. Que la Universidad no tenía por qué pagar gastos para apoyar a víctimas que buscaban a sus familiares en fosas comunes.

—Sí, creo que esa es una visión muy miope de gente que en realidad no conoce el mundo de la academia, que no se ha inmiscuido en el universo del conocimiento y sobre todo en la utilidad del conocimiento, es una discusión hueca, estéril, el tratar de justificar que los académicos y las universidades deben de vincularse al entorno y deben de dar cuenta de todo lo que tiene que ver con el ser humano, y en ese sentido yo estoy totalmente convencido que una de las funciones sustantivas de la Universidad es poner el conocimiento al servicio de la gente y en este caso de las familias que sufren por la desaparición de un ser querido.

—¿En qué etapa de su vida es donde le surge esta intención de trabajar por el prójimo? ¿Hay algún autor o maestro que le haya dejado marcado y que ahora lo lleva a buscar la gubernatura?

—Definitivamente es mi concepción religiosa, mi formación cristiana, en mi adolescencia yo participé en algunos programas de evangelización en comunidades muy marginadas no sólo en Morelos y el contacto con la gente más pobre, marginada, vulnerable, pues hizo que yo tuviera esta sensibilidad.  También la influencia de mi abuelo (Ángel Jiménez Tapia) que fue médico de pueblo, que hizo votos de pobreza, que asumió su profesión con mucha vocación de servicio como miembro de la Tercera Orden Franciscana pues también ejerció una influencia importante sobre mi conducta, pero por otro lado también la experiencia propia que yo viví con el secuestro de mi hermano pues hicieron que yo como muchos otros académicos y gente de ciencia, me aproximara ya al problema de la violencia.

—¿Que tanto influyó en esta decisión de ser candidato a la gubernatura su ya conocido enfrentamiento con el actual gobernador Graco Ramírez?

—No fue una confrontación que se haya dado de una manera fortuita, a capricho, sino que me parece que la negación al problema de la inseguridad, la negación a las graves violaciones que subyacen en las fosas de Tetelcingo y Jojutla, hicieron que yo asumiera una posición crítica frente al gobierno. Lamento que al Gobierno le haya incomodado y que a la actual administración no le haya gustado que evidenciáramos esta situación que es una realidad.

—¿Alguna vez se abrió la posibilidad de que Alejandro Vera pudiera ser el candidato del PRI a la Gubernatura de Morelos?

— Cuando estaba la alianza a nivel nacional sí se abrió la posibilidad de que yo fuera el candidato de la Coalición PRI-PVEM-PNA. Entiendo que después hubo situaciones que no permitieron y creo que por algunas diferencias entre los distintos actores políticos del PRI que impidieron que se diera mi candidatura. Siempre busqué acercarme a Nueva Alianza y desde ahí explorar la posibilidad y cuando se materializa el convenio me quedó claro que no era la opción y que no había la disposición y entonces tomé la decisión de no empujar mi postulación. Cuando se da la ruptura con el PRI me habla Luis Castro, dirigente nacional para ofrecerme la candidatura, yo estaba ya en acuerdos de registrarme por el Partido Humanista (que lamento no se haya podido materializar por cuestiones internas del partido) y bueno pues ahí se dio justo la coyuntura y ahí se da el registro con Nueva Alianza, lo cual me honra, creo que es una oportunidad de dar una respuesta ciudadana de cara a los comicios.

—Hay gente que considera que el partido idóneo para usted hubiese sido el de Morena…

—Sí, la verdad es que hubo un acercamiento al principio de mi mandato como rector, pero yo tenía muchos desafíos que resolver y consideré que en ese momento no era lo más adecuado pues la institución demandaba de mí una concentración total y agradecí en su momento la invitación pero no la consideré oportuna. Posteriormente, ya cuando había situaciones distintas pues ya estaba claramente definido que el coordinador y posible candidato iba a ser el senador Rabindranath Salazar, con quien tengo una excelente relación y a quien siempre le hice saber que yo no iba a competir contra él. 

—Y al final ni para usted ni para Rabín….

—Efectivamente, cuando se da la designación de Cuauhtémoc Blanco me doy cuenta que estuvo bien no haber aceptado porque nuestras propuestas son diferentes.

—A Cuauhtémoc y a usted los une que ambos fueron perseguidos por el gobierno de Graco Ramírez…

—La coincidencia es que Cuauhtémoc y yo representamos una oposición real y verdadera al proyecto de continuidad del actual gobierno a través de Rodrigo Gayosso, pero hay una diferencia abismal. Él está sumando el descontento en un sentido pero sin tener un proyecto claro y definido, cosa que yo sí estoy construyendo con distintos actores sociales pero también con académicos que se han ido sumando al proyecto y que creo serán una pieza muy importante para enfrentar este desafío.

—Se le acusa de haber llevado a la UAEM a la bancarrota doctor Vera.

—Ahí están los números: recibí una Universidad con 21 mil estudiantes, la entregué con casi 44 mil estudiantes; 100 mil metros cuadrados de espacios académicos la entregué con más de 180 mil metros cuadrados, ahí están las carreras que se abrieron, una matrícula reconocida por su buena calidad en más del 95 por ciento en los programas del Conacyt. Hasta el diario que siempre nos estuvo denostando y criticando mi gestión recientemente publicó que la UAEM está en séptimo lugar de todas las universidades, me dio mucho gusto ver la nota y que se reconociera aunque yo ya no esté en la rectoría.

—Doctor, viene a mi mente aquella plática que sostuvo usted con varios corresponsales a principios del 2017 en la que no descartaba la posibilidad de pisar la cárcel, incluso comentó que aprovecharía el encierro para escribir un libro. ¿En algún momento de los meses siguientes sintió usted que se haría realidad esa broma?

—Yo tenía claro que si tenía que quedarme como preso político en Atlacholoaya iba a iniciar un trabajo educativo en beneficio de los internos, pero siempre tuve muy claro que era una persecución política.

—Qué pasó por su mente aquella ocasión en que fue sacado del restaurante Iruña y subido a una camioneta en la que –en ese momento- no sabíamos a dónde lo llevarían.

—Una profunda indignación. Me sentí realmente indignado porque yo llevaba 10 amparos y me di cuenta que en 48 horas me habían fabricado otro delito en la Fiscalía Anticorrupción, lo habían judicializado y libraban orden de aprehensión por un delito que no lo ameritaba como es el abuso de confianza.

—¿No sintió miedo?

—No. Y ya sé por qué lo dices. Se manejó la versión de que por miedo había yo negociado con Rodrigo Gayosso para que se desistieran de los cargos y no pisara yo la cárcel, pero aquí te aseguro que nunca hubo negociación alguna ni la habrá. Esta es una oposición real.

—¿Hubo un complot para encarcelarlo?

—Está clarísimo. Sólo así se puede uno explicar que yo que denuncie los horrores de las fosas de Tetelcingo y a quienes ordenaron la inhumación de los cuerpos en Jojutla, en ese momento estaba detenido, y la responsable del entierro de decenas de cadáveres no solamente estaba libre, sino que hasta fue premiada con una candidatura al Senado de la República.

Opinión personal: no creo que el doctor Alejandro Vera Jiménez se haya robado los 239 millones que el Tribunal Federal de Justicia Administrativa resolvió que tienen que ser devueltos. Hay mucha gente que resultó beneficiada y que hoy guarda silencio.

HASTA EL LUNES.

 

Jueves, 16 Julio 2020 05:21

Los nuevos paradigmas de la política

La epidemia ya de todos conocida vino a cambiar nuestra vida cotidiana. “Clases vía zoom”, “conferencias webinar”, “transmisión Facebook Live” son términos que se están haciendo comunes en nuestra jornada diaria, y hasta los que no saben leer y escribir tuvieron que aprender a contestar una videollamada por “Whatsapp”.  Hemos optado por sustituir las compra-ventas físicas por adquisiciones “en línea” y pagos con transferencia electrónica.

Cuando analizamos todo lo anterior y vemos que algunas de esas herramientas tecnológicas pudimos haberlas utilizado desde mucho antes para ahorrarnos tiempo y dinero, surge una interrogante: ¿Y qué van a hacer los políticos ahora?

Y no nos referimos a los servidores públicos que hoy medio trabajan desde su casa y siguen ganando el mismo sueldo, sino a aquellos que ya están viendo que se acerca el proceso electoral y que tienen que buscar la forma de seguir pegados a la ubre gubernamental. Sí, esos que desde meses antes comienzan a visitar las colonias pobres para saludar gente, abrazar viejitas y cargar niños.

¿Qué van a hacer ellas y ellos ahora que ya están prohibido hasta los saludos de mano?

Deben estar muy preocupados. Recuerdo que varios candidatos medían su productividad en la jornada de campaña por el número de manos que habían estrechado, o el número de volantes que habían repartido. Doña Mariela Sánchez Cortés tenía la costumbre de regalar besos en la mejilla por igual a mujeres y hombres, y esa era su característica principal cuando andaba en campaña. No queremos pensar en la cantidad de bacterias que recolectaba en cada beso, pero ese gesto le sirvió muy bien para obtener votos.

Había candidatos que acostumbraban cambiarse la chamarra después de un día de campaña por aquello de los abrazos con palmada, así como lavarse vigorosamente las manos con mucho jabón para evitar una enfermedad.

Lo que no podía faltar era el reparto de productos utilitarios. Las cubetas, las playeras, las gorras, y últimamente hasta sombrillas, que era de lo más peleado. 

Hoy, si seguimos como vamos en la contingencia sanitaria, todo ese tipo de productos debe quedar prohibido ante la posibilidad de que el virus SARS COV 2 se cuele y provoque un brote en alguna comunidad.

En circunstancias normales, ahorita ya estuviéramos viendo recorridos por colonias por parte de ayudantes municipales con aspiraciones a regidores, regidores con aspiraciones a diputados, diputados que quieren ser alcaldes y viceversa. Pero no. La pandemia nos condenó a confinarnos so pena de pasar dos semanas hospitalizados o en el peor de los casos perder la vida.

Ahorita los aspirantes a cargos de elección popular están en sus “war rooms” rompiéndose la cabeza para idear una estrategia que tenga como resultado ganar las elecciones pero sin arriesgar su salud ni la de sus simpatizantes. Algunos ya han comenzado a repartir despensas con el pretexto del coronavirus, y lo han hecho ellos y ellas personalmente, pero ¿qué creen? El truco no tiene el mismo resultado porque lo tienen que hacer con medio rostro cubierto.

La estrategia tradicional era que la gente fuera identificando el nombre y rostro de su benefactor para que lo recordara a la hora de cruzar la boleta en la casilla electoral. Pero ahora ¿cómo lo va a recordar si llevaba una mascarilla que no le permitía ver si estaba sonriente o enojado?

¿Cuál es la solución a este terrible problema? Como en la mayoría de las actividades, en la “nueva normalidad” se tiene que inclinar por el uso de las tecnologías de la información y la comunicación (las famosas TICs), es decir, el uso de las redes sociales.

Sin embargo, si lo que va a buscar es una presidencia municipal o una diputación local, no tiene caso que use aplicaciones como Instagram, Twitter o algunas otras que hay por ahí. Lo recomendable es que base su campaña en Facebook y Whatsapp, así como Youtube. No pierda tiempo contratando esas empresas que por una cantidad de dinero mandan mensajes de texto como si fueran noticias, eso ya pasó de moda y nadie les hace caso, al igual que las llamadas por teléfono que fingen hacerle una encuesta pero en realidad hacen propaganda de un candidato. Cada vez menos gente contesta una llamada de un número que no conoce (gracias, extorsionadores que operan desde las cárceles).

La ventaja de Facebook es que es una red social muy barata, pero tiene como desventaja que permite la retroalimentación. Es decir, usted puede subir un video de su candidatura, pero si no tiene buena fama o su contrincante tiene más usuarios, entonces ahí mismo le sacaran sus “trapitos al sol” y le va a resultar contraproducente.

Y si usted cree que ya ganó la elección porque tiene miles de seguidores en sus tres o cuatro cuentas de Facebook que maneja mancomunadamente, se equivoca, pues bien dicen que creerse muy popular por el número de seguidores que tiene en una red social es como creerse millonario por tener muchos billetes y propiedades en un juego de Turista.

¿Será Tik Tok una herramienta de propaganda electoral? No lo sabemos pero el próximo proceso para votar nos permitirá evaluarlo.  ¿Serán los medios de comunicación tradicionales como la radio y la televisión el vehículo perfecto para llevar el mensaje de los candidatos a sus potenciales votantes? Es una incógnita que se despejará también en los meses venideros.

Y en este espacio, como su nombre lo dice, iremos analizando las ESTRATEGIAS de los diferentes partidos políticos y candidatos independientes que buscarán ganar las elecciones del 2021, un proceso electoral en el que los paradigmas de la política y la comunicación tendrán que renovarse o morir.

HASTA MAÑANA.

 

Miércoles, 15 Julio 2020 05:18

Agustin Alonso, “El Bronco”

La madrugada del 9 de febrero del 2017 en las instalaciones del Ministerio Público de Yautepec ocurrió un hecho nunca antes visto. El presidente municipal de esa localidad, Agustín Alonso Gutiérrez, se bajó de su camioneta, se acercó hasta la puerta de las oficinas y dijo en tono enérgico: “Vengo a que me entreguen a mis policías y no me voy a ir de aquí hasta lograrlo”.

El contexto en que se dio este acontecimiento fue el siguiente:

Durante el gobierno de Graco Ramírez Garrido inició lo que se denominó la “Policía del Mando Único”, que era (y sigue siendo) que el Ayuntamiento paga los sueldos pero operativamente sólo hay un jefe en todo el estado que recibe órdenes directas del jefe del Ejecutivo.

Muchos municipios firmaron un convenio, pero para quienes no lo aceptaron, el gobierno de Graco Ramírez emitió el decreto del 3 de enero del 2016, que es una determinación unilateral de que el gobierno estatal se encargue de la seguridad de todo el territorio morelense.

En algunos casos, los presidentes municipales intentaron mantener su Policía bajo otra denominación. En el municipio de Yautepec el presidente creó una “Dirección de Proximidad Social”, que según él era una especie de “Ángeles Verdes” que ayudan a la gente que tiene problemas en carretera.

Pero para el comisionado estatal de seguridad pública, Alberto Capella Ibarra, esa era una corporación que usurpaba las funciones de la Policía de Tránsito, que dependía del Mando Único, así que la noche del 8 de febrero de ese año elementos estatales interceptaron al director de Proximidad Social, Julio Cesar Núñez Hipólito, y a su chofer Fernando Bolaños Rosas, cuando circulaban sobre la carretera Oacalco-Tepoztlán, y los pusieron a disposición del Ministerio Público por el delito de Usurpación de Funciones.

Por la mañana, pobladores de Yautepec acudieron a apoyar a su alcalde, quien cumplía su promesa de no irse de las oficinas de la Procuraduría de Justicia si no era acompañado de los detenidos, aunque tuviera que bloquear la carretera federal Cuernavaca-Cuautla.

La mesa de diálogo se llevó a cabo en el interior de las oficinas de la Dirección de Impuesto Predial y Catastro, ubicadas a un costado de las instalaciones de la Secretaría de Seguridad Pública Municipal. Hasta ahí llegó alrededor del mediodía el secretario de Gobierno, Matías Quiroz Medina, quien le exigió a Agustín Alonso que permitiera que el proceso legal contra los falsos policías continuara.

Pero el alcalde defendió su posición de que no estaban cometiendo ningún delito, y exigió que se los entregaran. A una llamada suya, cerca de 300 personas y ocho camiones torton bloquearon la carretera federal Cuautla-Cuernavaca, a la altura de la avenida Revolución de la colonia Atlihuayán, durante 15 minutos.

Nadie sabe qué sucedió en esa reunión al interior de esas oficinas, ni como se resolvió jurídicamente, pero alrededor de las 13 horas salió el edil y tomó el altavoz para dirigirse a los manifestantes. 

“Esta pequeña lucha, que hoy hicimos en contra de una injusticia de la detención de dos de nuestros compañeros Julio y Fernando, gracias a Dios, se concluyó en buena forma y en buena manera y hoy también la remoción del Señor Secretario de Seguridad Pública.  Esto nos une y nos fortalece para seguir luchando en contra de las injusticias. Así que amigos y amigas, yo creo que, denme la oportunidad, vamos a desbloquear porque ya tenemos el acuerdo que estamos buscando, eran dos los acuerdos, uno, que estuvieran libres Julio y Fernando, ya los tenemos libres, ya los dejaron salir del ministerio público, donde los tenían detenidos y el otro que el Secretario de Seguridad fuera destituido y también ya se logró, así que ya se lograron los objetivos y vamos a disolver esta manifestación”, dijo.

El secretario de Gobierno, Matías Quiroz, se fue muy contento por haber desactivado un conflicto social sin que fueran bloqueadas las vías de comunicación. Pero la sonrisa se le borró cuando llegó a Cuernavaca y el gobernador Graco Ramírez le puso una regañiza por haber contraído compromisos que no le correspondían. No era la primera vez que cumplía cabalmente como “apagafuego”, y su jefe no respetaba los acuerdos.

Nunca se supo tampoco qué le dijo Graco Ramírez a Agustín Alonso Gutiérrez, quien llegó a la presidencia municipal bajo las siglas del Partido de la Revolución Democrática (PRD) que manejaba Rodrigo Gayosso, hijastro del gobernador.

El hecho es que al otro día tuvo que ofrecer una conferencia de prensa en palacio de Gobierno con el alcalde a su derecha y el comisionado Alberto Capella a su izquierda, para aclarar que el nombramiento que hizo Capella seguía intacto y que era el edil quien tendría que modificar su “Dirección de Proximidad Social” para que no contraviniera ni duplicara las labores de la Policía Estatal.

El comisionado Capella esbozaba una sonrisa burlona mientras que Agustín estaba “que trinaba”, como se dice coloquialmente.

Y esa cara no la habíamos vuelto a ver hasta hace unos días, cuando volvió a “explotar”, y nuevamente por uno de sus policías. Resulta que el pasado domingo 5 de julio fue asesinado un policía vecino de Yautepec cuando se dirigía a su trabajo a bordo de su vehículo.

El alcalde volvió a montar en cólera, pero ahora lo reflejó en su muro de Facebook:

“Estoy hasta la madre de que en esta lucha en la que estamos solos los municipios“, escribió.

Y agregó:

“En lo que va del año ya son más de 780 muertos por violencia, más los desaparecidos, más los secuestrados, más los asaltados, más los carros y motos robados, más los extorsionados, etc. Salgan y digan algo los responsables directos de la seguridad, para qué carajos querían el Mando Coordinado, ¿para administrar el dinero que llega a seguridad pública o para dar resultados?”, escribió molesto, mencionando además que sólo una vez se ha reunido con alcaldes el comisionado Antonio Ortíz Guarneros.

Las dos anécdotas anteriores nos pintan de cuerpo entero al alcalde de Yautepec. Es entrón, tozudo, perseverante, lo que para algunos son defectos, pero para otros cualidades que se requieren en la política.

Por cierto, a partir de su publicación en Facebook el almirante Ortíz Guarneros lo invitó a recorrer el C5 y al parecer habrá mayor seguridad en Yautepec.

HASTA MAÑANA.

 

 

logo
© 2018 La Unión de Morelos. Todos Los Derechos Reservados.