Máximo Cerdio

Máximo Cerdio

Lunes, 06 Abril 2020 01:20

¡Vamos, vamos, compañeros viejos…!

Transcriben por primera vez al castellano los parlamentos de la Danza de los Tecuanes.

Zacatepec.- Pablo Paredes Ocampo, pitero y coordinador de Los Tecuanes de Tetelpa, reveló que está traduciendo del náhuatl al castellano los parlamentos o diálogos de la Danza de los Tecuanes de Tetelpa que él dirige.

Explicó que desde que hace más de treinta y cinco años que se formó este grupo escuchó los parlamentos que se originaron muchas décadas atrás y que habían permanecido sólo en la tradición oral, pero que con la anuencia del grupo de tecuanes que coordina decidió traducirlos al castellano y darlos a conocer al público, para que las personas, en particular las de Tetelpa, se interesen por el idioma náhuatl y que se conozca este pensamiento prehispánico, que es más antiguo y más rico que el pensamiento occidental que trajeron los españoles.

Los parlamentos son parte de la danza de Los Tecuanes de Tetelpa y en ellos hay elementos de la trilogía simbólica del pensamiento náhuatl, que supone que el ser humano está constituido por tres entidades: hombre, fiera y espíritu; una forma de concebir el mundo por los antiguos pobladores de esa zona, antes de la llegada de los españoles, dijo el músico.

Los diálogos en náhuatl han pasado de generación en generación por medio de la tradición oral y es la primera vez que, parte de ellos, se dan a conocer al público de manera escrita en un programa informático para procesar textos (Word), con su respetiva traducción al castellano.

Según Paredes Ocampo la escritura y pronunciación de estos parlamentos debe ser apegada a la variante del náhuatl de Tetelpa:

“Es importante pronunciar correctamente las palabras en náhuatl porque de lo contrario se puede decir una cosa por otra. Como todo, en la concepción prehispánica, los pasos de la danza del tecuán tienen uno o varios sentidos, y las palabras también; son especies de llaves que abren puertas o dimensiones de pensamientos, sentimientos y emociones; no es nada más moverse por moverse o hablar por hablar y hablarlo mal”, abundó el pitero y director de grupo.

La versión final será terminada en dos o tres semanas y se dará a conocer en su momento dónde y en qué soporte o plataforma se publicarán para que se pueda adquirir. Por ahora compartió un avance.

 

PABLO, EL NÁHUATL Y EL NAHUAL

En su domicilio en el pueblo indígena de Tetelpa, municipio de Zacatepec, Morelos, Pablo Paredes Ocampo nos concedió una entrevista previa al inicio de la traducción de los diálogos o parlamentos.

Frente a un espacio habilitado como aula en donde imparte clases gratuitas de náhuatl, nos contó que es originario de ese pueblo indígena, que es pitero y director de la Danza de Tecuanes de Tetelpa, grupo que se formó hace más de 35 años.

También nos explicó que él es nahuahablante y la variante del náhuatl que se habla en Tetelpa es la del pueblo vecino de Xoxocotla, pero con los modismos de su comunidad.

“Nosotros nos hemos apegado a la estructura, vamos a llamarle estructura, a la forma de estandarizar el idioma, pero sin separarnos de nuestra forma de hablar originalmente, que recibimos, vaya, de nuestra variante dialectal propia y del pueblo de Tetelpa. Anteriormente yo pensaba que teníamos que apegarnos a la variante dialectal de Xoxocotla, y sí, efectivamente esa es la que nosotros asumimos hace mucho tiempo, pero de acuerdo con los modismos, Tetelpa tiene su propia variante dialectal. Por ejemplo: Xiualakanikan, que significa ven aquí; y se deriva de xiuala o que vengas, y kanikan estar aquí. Pero en Tetelpa nosotros decimos sólo xiualani, que significa tranquilízate o cálmate”.

De acuerdo con Pablo Paredes, el idioma náhuatl es aglutinante, poético. Con el náhuatl no solamente dices lo que esas palabras expresan, van más allá; los parlamentos de la danza del tecuán son metafóricos y forman parte de un contexto.

“Yo he visto que muchos bailan (con) trajes lujosos y todo lo que tú quieras pero no entienden la esencia. Piensan o creen que todo es espectacularidad, porque así se les ha enseñado, que todo es baile, y es bueno porque parte de las danzas es también manifestar tus destrezas para el baile, tus habilidades, tu forma de expresarte, es muy bueno todo eso pero también se necesita saber la esencia, saber la raíz, el fundamento de lo que estás haciendo, de qué se trata. En ocasiones han preguntado qué significa esto que lo que los danzantes están bailando o diciendo y he tenido por respuesta: ‘es un tigre que se ha estado comiendo los becerros y lo vamos a matar’”.

En un sentido general, como lo entienden algunos grupos de Morelos, Guerrero, del Estado de México, de Puebla, de Veracruz, la danza del tecuán representa la cacería y captura del tecuán, que se robaba el ganado de un hacendado, quien contrató a un caporal que se encargaría de buscar a varias personas para cazarlo. Pero para nosotros, en Tetelpa, detrás de la danza, de los sones, de los trajes y de los parlamentos está la trilogía simbólica del pensamiento náhuatl.

Tecuani está formada por dos vocablos: “te”: significa alguien o a alguien; “cua”: comer, y “ni”: persona o animal que ejecuta una acción. El significado de la palabra náhuatl “tecuani” es persona o animal que come, asegura Pablo Paredes.

Para el grupo de Pablo Paredes esta danza tiene varias connotaciones: es un ritual compuesto por rituales internos. La caracterización de cada personaje, los diálogos, las acciones, los movimientos, los sones, todo tiene uno o varios sentidos.

No hay parlamentos o diálogos sin danza y no hay danza sin personajes; todo es una unidad, todo está entrelazado en la danza del tecuán.

Hay, a saber, 15 personajes. Sergio Mañón de la Rosa, director del Museo Comunitario de Tetelpa, y habitante de Tetelpa, quien ha participado en la danza, dijo que ésta tiene varios personajes: Salvadorchi, que es el terrateniente muy adinerado; Mayeso, que es el capataz o subalterno de Salvadorchi; el Tigre o Jaguar, animal de uña que ataca y devora a los animales de Salvadorchi; la Perra (representada como una dálmata), animal que acompaña al rastrero para encontrar y "torear" al tigre; Viejo rastrero (rastreador), especialista en seguir rastros de animales; Juan tirador, cazador de gran habilidad, famoso por su rifle de un tiro; Hierbero, especialista en la fabricación de cebos para carnada, tiene gran conocimiento sobre el uso de las hierbas del campo; Lancero, campesino que utiliza para diversas labores del campo una lanza; Flechero, hombre que se gana la vida cazando animales con arco y flecha; Trampero, especialista en creación de trampas; dos doctores que curan a los heridos; Venado sirve para carnada del Tigre; Zopilote, animal de carroña; el Varañado (o Envarañado, que se refiere al ermitaño que tiene el cabello largo como varas amontonadas), risueño o viejo Gervasio o ermitaño, que vive en el campo y hombre clave que puede localizar el escondite del Tigre. Y Pablo Paredes agrega a Pitero, como personaje, que es quien lleva el ritmo con su flauta (pito) y tamborcillo.

De acuerdo con Paredes Ocampo, en la danza los personajes tienen jerarquías. Por ejemplo, en la temática central de la danza habla de un patrón, de un encargado de los peones y de los peones en sí. Obviamente el patrón es el que manda, es el que habla con autoridad, el otro es el que obedece al patrón, que viene siendo Mayeso, el encargado de los peones. Muchos dicen que Mayeso no tiene significado. La palabra original es “maiso” que se refiere al encargado de los peones. En algunas ocasiones han llegado a escuchar cuando llegan a una obra de albañiles y preguntan quién es el mero maistro. En este caso no se están refiriendo a la palabra maestro, sino a maiso, que en náhuatl significa “el encargado de los peones”.

Cada personaje tiene un modo de ser y tiene una virtud. El yerbero es una persona que tiene conocimientos sobre él poder de las plantas. Algunas, como la ruda, son buenas para neutralizar; la albahaca, la jarilla, entre otras tienen cada una su poder. Esas hierbas que sirven para curar el espíritu o para alejar los malos espíritus. Ese personaje, el Yerbero, se llama Pascasio y conoce los efectos de las hierbas que potencian o que neutralizan los poderes del nahual.

En este modo de pensamiento antiguo, todo tiene una razón de ser. El ixtle era ofrendado también a los dioses. Se creía que el ixtle, como la ruda, la albahaca, entre otras, tenía poderes neutralizadores de los malos aires. Por eso en la daza del tecuán se teje una trampa con la fibra de ixtle y también hacen una reata. El hierbero conoce los poderes de estos elementos y los usa para atrapar al tecuán.

Uno de los personajes centrales de la danza es el Viejo Gervasio o el Varañado o Envarañado o ermitaño. Él vive en el monte, por eso es que anda todo desaliñado, por eso se ve muy barbudo, muy greñudo; es una persona que está completamente conectada con la naturaleza, conoce todo los secretos de la naturaleza, tanto así que el bastón está vivo, todo el tiempo lo trae en la mano y todo el tiempo camina con el bastón pegado a la tierra. Por eso es que los carrizos que vemos arriba del bastón, en forma de camita, son retoños del mismo bastón, y las iguanitas que vemos pegadas son animales que viven ahí en el carrizo.

Entonces es una persona, pero también es un animal, y también es una planta y también es una piedra.

Uno de los momentos más significativos ocurre cuando se enfrentan el felino y el viejo. Éste le pide al caporal que lo deje solo con la bestia. El viejo ermitaño vence a la bestia porque la conoce, sabe que éste no es sólo un animal, sabe que alguien lo está dominando para que vaya a cazar y a robar el ganado, conoce quién es el que está dominando al animal; entonces, por medio de algunos pases, lo vence, es decir, expulsa a la entidad que poseía a la bestia y la bestia ahora sí queda sin protección para que pueda ser atrapada y cazada.

¿Quién era el nahual que se había metido en la bestia? El propio viejo ermitaño. Por eso nadie podía capturar a la bestia porque no era sólo un animal, estaba poseído.

En la antigüedad se hablaba de nahualismo, es decir, de personas que tenían la capacidad de convertirse en animales o de meterse en los animales o en las plantas o en las cosas. Como el Viejo Gervasio.

La pregunta es ésta: ¿es posible que con toda esta connotación de los personajes, de los diálogos o parlamentos se pueda seguir diciendo y pensando que la danza del tecuán sólo consiste en la cacería de un tigre?

La respuesta es no.

 

LOS PARLAMENTOS O DIÁLOGOS

Los inicios de la transcripción de estos parlamentos comenzaron los días 20 y 29 de marzo de 2020 en Tetelpa, con la ayuda de la reportera Yesenia Daniel, quien reprodujo en una laptop los diálogos y su correspondiente significado en español dictados por Pablo Paredes Ocampo.

Según Pablo Paredes, la danza consta de 12 diálogos y siete sones, e inicia con un son llamado el “amarre”.

El día 5 de noviembre de cada año hay una reunión de danzantes, denominada “Día de la formación”, en donde cada uno se presenta (se “forma”) y se selecciona qué papel representará. Después se efectúa una oración de consagración para agradecer por la oportunidad de volverse a “formar” para participar en la danza.

En seguida se da el “Primer amarre”. El pitero inicia con tres series de dos golpes, y luego siete golpes continuos, en el octavo golpe entra la flauta y así se continúa con el son, hasta completar cinco sones, en donde los danzantes realizan “amarres”, “corral” y cambios.

En el quinto son se realiza el “Son del corral grande”, que es una formación de los danzantes en un círculo grande.

En seguida cesa la música, los danzantes forman dos líneas y Salvadorchi da el grito de inicio, con lo cual comienzan los parlamentos o diálogos:

-“Xihua, xihua, viejos huehuestiquis que yen pahues tigre”

Vamos, vamos compañeros viejos, que ya empezó a hacer daño el tigre.

Y todos le contestan:

-“Quema Salvadorchi”

Sí Salvadorchi, o de acuerdo o sí.

En seguida, el pitero comienza a tocar el son del Rastrero, con el cual éste comienza a buscar el rastro del tigre.

El rastrero se hace acompañar de sus perras y durante su búsqueda se encuentra con Juan Tirador, quien también va a acompañado por sus perras, y le dice:

 

-“Tlin tiqui nequi Juan Tirador”

¿Qué quieres Juan Tirador?

 

Y Juan Tirador contesta:

-“Que axcan mi compañero, shi qui tati Don Gervacio”

Ahora qué, mi compañero; buscando a Don Gervacio.

 

Y entonces salen los dos, cada uno por su lado, en la primera búsqueda del tigre.

En esta primera búsqueda, el tigre se les escapa. Entonces los personajes sueltan a un venado de carnada.

Momentos después, El Trastero y Juan Tirador observan a lo lejos un círculo de zopilotes en el aire, que señala el sitio donde el tigre está comiendo al venado que mató. Los dos buscan al tigre donde los zopilotes lo refieren, pero no logran atrapar a tigre y se les vuelve a escapar.

Entonces, con un son de avance de fondo, tocado por el pitero, Salvadorchi ordena a Mayeso que se encargue personalmente de matar al tigre:

-¡Mayeso!

Y Mayeso contesta:

-“Tlinti quinequi, Salvadorchi”

Qué quieres, Salvadorchi?

 

Salvadorchi se dirige a Mayeso:

-“Que de mi tierra son de melani, buen Mayeso”

Que de mi tierra eres de verdad buen Mayeso; algo así como “tú eres el bueno de aquí, Mayeso”.

Y Mayeso le responde:

-“De melani bueno”

De verdad bueno.

Y Salvadorchi le dice:

-“Que niguin zapan peñas pamvarañales, pan zacatales, pan peñascales hasta pan vereda, ya ni tlamia se rastro para tlamayauas tigre”

Que por aquí por las peñas, por los zacatales, por las veredas, ya se terminó un rastro para encontrar al tigre’.

 

 

 

Elementos del H. Cuerpo de Bomberos capitalino, a bordo de la unidad BOM-079, sofocaron un incendio que ocurrió debajo del puente Cuernavaca, la tarde del domingo.

Con dicho incendio, el cual se registró a la altura de la barranca de San Antón, suman tres que el personal de la unidad BOM-079 sofoca hoy.

De igual modo, otras unidades de Bomberos Cuernavaca han acudido a apagar las llamas en más siniestros ocurridos este día.

En la comunidad de Chamilpa, más de cien personas recibieron despensas con productos de la canasta básica obsequiadas por familias donantes de esta ciudad, con la finalidad de que los grupos vulnerables, principalmente, puedan ayudarse en este momento de contingencia por el Covit-19.

Carlos Montoya, integrante de la Cooperativa El Remo, dio a conocer que las despensas provienen de familias solidarias que quieren compartir lo que tienen, en coordinación con algunos colectivos como Ecolana, Reto Cero Basura, Bicho Verde, Bazar el acopio y Fundación Zamá

“Sabemos que en esta comunidad mucha gente vive del reciclado y algunos venden en el tianguis y han mermado sus ingresos porque el tianguis que abre los miércoles y los domingos está cerrado desde hace dos semanas; de ahí que se haya elegido a estas personas para entregarles una despensa que tiene nopales, café, piloncillo, arroz, frijol, entre otros productos, todos de Morelos y basadas en economías sustentables”, afirmó.

Carlos Montoya también dijo que en días anteriores se han repartido más despensas en otras comunidades y que la entrega de éstas no tiene fines políticos, no están siendo entregados por partidos o por ningún gobierno, sino por familias solidarias que saben de los problemas por lo que las persona vulnerables pasan, principalmente en esta contingencia.

En Chamilpa, población vulnerable recibió despensa donadas por familias, para que se ayuden en esta contingencia del Covid-19, ya que muchas familias viven de la venta en el tianguis y éste no ha abierto sus puertas

 

Martes, 31 Marzo 2020 05:18

BATALLA PRENSA CONTRA COVID-19

Comunicadores y camarógrafos aplican medidas de seguridad en grupos.

Conforme las autoridades federales, estatales y municipales han intensificado las medidas preventivas contra el Covit19, las reporteras, fotoperiodistas y camarógrafos han desarrollado y aplicado sus medidas de seguridad en grupos.

Entre los reporteros de “a pie”, como se denomina en el gremio a quienes todos los días salen a las calles a realizar coberturas, hay prácticas preventivas que se han ido generalizando desde la fase 1 hasta la fase 2, en la que Morelos se encuentra hasta hoy.

Por ejemplo, a los entrevistados se les pide que guarden la “sana distancia”, es decir, la separación entre personas de entre un 1.50 y dos metros, y que no saluden de beso, abrazos o estrechamiento de manos.

Una vez que se efectúa la entrevista, los celulares son desinfectados con antivirales.

Es bastante complicado aplicar la sana distancia entre los propios reporteros, pero poco a poco esta práctica va siendo más aceptada.

La protección con cubreboca durante la labor periodística es también frecuente, y aunque la Organización Mundial de la Salud (OMS) sugiere que sólo se lleve la mascarilla si se tiene tos o estornudos y que éstas sólo son eficaces si se combinan con el lavado frecuente de manos con una solución hidroalcohólica o con agua y jabón, varios grupos de reportera y reportaros la usan por el simple hábito: “sabemos para qué sirve, pero la usamos porque nos da una especie de ‘seguridad’”, dijo una reportera.

Algunas reporteras tienen todo un kit preventivo: cubrebocas, gel antiviral, gel antibacterial, alcohol, guantes de látex, etc.

Uno de los reporteros que da coberturas en Cuernavaca y en sur de Morelos afirmó que en la capital del estado es donde las reporteras y reporteros han aplicado de manera más disciplinada estas medidas, pero en algunos municipios de la zona sur no.

“Nosotros tenemos la información que se genera de primera mano y como garantes del derecho a la información debemos actuar con profesionalismo y responsabilidad, proveyendo a la sociedad de una información objetiva y verás. Aquí es cuando más cuidado debemos tener con lo que documentamos y mandamos a las redacciones. La gente cree en nosotros. Y por otro lado debemos ser muy responsables de nosotros mismos, de nuestra salud y de la salud de nuestros compañeros y aplicar rigurosamente las medidas preventivas, no solo como cualquier ciudadano, porque nosotros no estamos dentro de nuestras casas. De por sí esta es una profesión de riesgo y ahora con la pandemia se vuelve peligrosa, por eso debemos cuidarnos más, afirmó.

 

 

 

 

 

 

 

  

—Fotonota—

Al mediodía de este viernes, habitantes del poblado de Ahuatepec, en el municipio de Cuernavaca, reportaron que se registra un incendio en un cerro en Villa Santiago.

Lunes, 23 Marzo 2020 05:18

Domador del sonido

Desde hace más de 13 años, Josafath Barrera Flores se dedica a la factura artesanal de guitarras de todo tipo y otros instrumentos de cuerda, como el bajo, el bajosexto y violines.

Temixco. Una de las miles de cosas que la gente o los músicos ignoran es que el sonido de las guitarras no sólo sale por la boca. Como insectos invisibles y ciegos, las ondas sonoras avanzan por la madera y “salen” por todos los poros.

Mucha gente también ignora que sesenta o setenta por ciento del sonido que produce una guitarra se concentra en la tapa.

Josafath Barrera Flores es un laudero de 35 años, originario de Paracho, Michoacán, con más de trece años dedicados a la factura artesanal de guitarras de todo tipo y otros instrumentos de cuerda, como el bajo, el bajosexto, violines, etcétera.

En Temixco, dentro del local donde está el taller de su familia, Josafath explica que tienen más de ocho años en ese lugar y han fabricado guitarras para toda la república mexicana y para otros países, de muy diferentes precios. Todo depende del material con que se fabrique el instrumento.

El laudero, que originalmente estudio Filosofía en el Claustro de Sor Juana, revela que la tapa de la guitarra es la parte más laboriosa porque ahí se concentra el sonido. Según el tipo de madera se puede producir un sonido de más calidad o más agudo o grave, dependiendo del presupuesto y gusto del cliente.

 

MADERA DEL MUNDO

La madera que usa en el taller es en su mayoría de importación. Por ejemplo, hay diferentes clases de cedro: canadiense, americano, estadounidense o europeo. Una de las más caras es el cedro alemán; su color es oscuro, rojizo, y los hilos de la veta son muchísimo más cerrados. Además, la madera tiene cien años o más almacenada, lo que permite un secado total. Hay maderas americanas, por ejemplo, que llevan añejadas diez años o más, pero no son tan finas. El sonido del cedro alemán es de mucho mayor calidad, además de que cuando se barniza se pueden observar las vetas y tonos de una belleza superior.

“Nosotros compramos madera legal de importación y la almacenamos para que se seque totalmente. Una madera que tiene agua tiene un sonido apagado, lo sabemos nosotros por el olor, por el sonido y a simple vista, por eso la dejamos secar más tiempo. La madera que no está añejada el tiempo suficiente se pandea, se abre, eso lo podemos constatar nosotros cuando nos traen instrumento a reparar. También sabemos que una madera reacciona ante la humedad del lugar en donde se use para fabricar la guitarra”.

En Casa Barrera se fabrican guitarras a mano, al gusto del cliente y de acuerdo con su presupuesto. Se asesora al comprador para que tenga un instrumento de calidad.

 

PROCESO

El proceso comienza con la selección de la madera, que puede ser de gran calidad o de menor calidad, y en cada una de las piezas se utiliza un tipo de madera distinta: cedro, paloescrito, palosanto, jaboncillo, ébano, arce, encino, nogal, palo de rosa, cocobolo, etcétera. El corte de las partes de una guitarra se debe hacer con mucha precisión porque el material es muy caro y no se debe desperdiciar nada; el ensamblado es milimétrico, cualquier error demerita el sonido.

Josafath platica que la caja, por ejemplo, lleva tiras de madera colocadas en la tapa llamadas barras armónicas. No todas se sitúan en la misma posición ni todas son de la misma medida ni de la misma madera; cualquiera que la ve y no sabe de laudería supone que sirven para reforzar, pero no, su finalidad es transportar el sonido, el cual se controla con el tipo de madera que uno escoja. Hay unas que dan un sonido más agudo que otros, no es lo mismo el sonido de un requinto que el de una guitarra de acompañamiento. Con estas barras también se controla o equilibra el sonido calibrándolas, o los filos en las orillas, una barra sin filo no detiene las ondas sonoras. La regla general es que las maderas claras favorecen a los sonidos agudos, las maderas oscuras favorecen a los sonidos graves. Hay guitarras como las que se usan para flamenco que necesitan sonidos graves.

Los diseños de las barras armónicas varían, no siempre fueron así, este diseño se debe al español Antonio de Torres Jurado, considerado como el inventor de la guitarra flamenca y la clásica, equiparable a Antonio Stradivarius en el violín. Antes de él las guitarras tenían siete cuerdas y las hacían de una sola pieza, eran muy burdas, hasta que Torres comenzó a experimentar y llevó estos instrumentos al más alto nivel.

Josafath Barrera relata que hace dos años fue a un diplomado de acústica a la Ciudad de México. Los expertos le dieron fórmulas matemáticas para hacer una tapa de guitarra, la cual fabricaron con los parámetros solicitados. La tapa fue puesta en aparatos y sobre ella arenilla. Los aparatos hicieron vibrar la guitarra y la arenilla se iba sólo de un lado y se caía de la tapa. Luego los expertos les dijeron que fabricaran tapas como ellos sabían y también le pusieron arenilla: y la arenilla comenzó a formar los abanicos de las barras armónicas. Los científicos se sorprendieron. Un ingeniero dijo que la ciencia jamás va a superar lo hecho a mano, porque lo hecho a mano lleva alma, y la ciencia no, nada más números, si tienes un error en la ciencia va a ser el mismo error para todo, pero si es hecho a mano va a ser un error diferente en cada cosa.

 

BARNIZAR PERO PERMITIR QUE LA MADERA “RESPIRE”

Otro de los procesos importantes es el barnizado. Es muy importante no tapar los poros de la guitarra, porque por ahí viaja y sale el sonido, permitir que la guitarra “respire” y no se “ahogue”. La guitarra debe llevar barniz delgado, nitro celulosa, pero para guitarras más finas se usa goma laca con una mezcla especial, que es la resina de los árboles. Un barnizado puede tardar mes y medio o más, peor con goma laca, de tres a cinco meses, puro barnizado. Un buen brillo se obtiene con alrededor de dos semanas, pero cada mano implica diez manos. Una mano se compone de diez barnizadas, se deja secar, luego de nuevo viene la otra mano y así hasta llegar a total 120 manos.

La técnica de barnizado en goma laca de Casa Barrera es una herencia de la abuela de Josafath: Teresa Hernández, ya fallecida. En Paracho, Michoacán, el taller era casero, pero comenzaron a hacer más pedidos hasta que la abuela ya no pudo más y comenzó a enseñar la técnica del barnizado a mujeres para que pudieran producir más guitarras, y así paso de mujeres a hombres. En la actualidad Josafath emplea esa misma técnica que descubrió y empleó su abuela.

 

ADORNOS

Algunas guitarras llevan adornos o incrustaciones, muy elaboradas o sencillas, a gusto del cliente. En Casa Barrera tratan de no incorporar a las guitarras elementos extraños que le resten calidad al sonido. Hay incrustaciones de concha nácar, de hueso o de maderas finas, todas llevan su tiempo y tiene un grado de dificultad. La más sencilla puede llevar tres semanas.

 

COSTOS

La guitarra más económica que venden en Casa Barrera cuesta dos mil quinientos pesos.

Una de gama media baja cuesta 15 mil pesos y se puede hacer hasta en un mes y medio.

Una de gama media, por ejemplo, cuesta alrededor de 35 mil: tres meses de construcción y tres meses de barniz, sellador y laca, más el material y la mano de obra.

Barrera Flores platica de algunas guitarras especiales que ha fabricado:

“Hace cuatro años un cliente de Estados Unidos me encargó una guitarra de cincuenta mil pesos. La hice de palosanto, clásica. Una clásica de palosanto, para un cliente de Estados Unidos. Originalmente la cotice en treinta y cinco pero cuando fui a comprar el material, como es de importación, había subido, pero el cliente aceptó el precio nuevo. Recuerdo que en la roseta hice unos chinelos, porque el cliente es promotor de los chinelos en Estados Unidos. Antes de mandarla me la caló un guitarrista de la Ciudad de México, el maestro Julio César Oliva; una vez que la probó me dijo que esa guitarra valía más de setenta mil pesos.

También recuerdo una de cocobolo, una madera nacional, muy sonora, que un tío llevó a Estados Unidos y estuvo unos días en el Guitar Center expuesta. Después me la compró el amigo de mi tío.

Josafath Barrera Flores afirma que en Casa Barrera no se fabrican guitarras que tengan mal sonido, tiene un gran respeto y amor por la tradición de las guitarras fabricadas a mano y honra con su trabajo a quienes le enseñaron, en Paracho, este oficio.

 

 

 

 

 

 

 

En la colonia Villa Santiago del poblado de Ahuatepec, hace cuatro meses, tres madres de familia fundaron una micro empresa de impresión personalizada de artículos como tazas, playeras, gorras, lapiceros, cubrebocas, etcétera.

La solución de un problema doméstico llevó a estas mujeres a tener la posibilidad de exportar su mercancía a mercados internacionales como el asiático.

Las tres tienen hijos pequeños, necesitaban laborar pero no les daban empleo porque no podían llevar a sus niños al trabajo, así que fundaron un pequeño negocio llamado Changuitos.

Diana Karen Salas, socia, relató que hace más de un mes su hija empezó con una tos:

“Hablé con el ingeniero Eduardo y le comenté que si me podía facilitar unos cubrebocas de la tienda Changuitos. A mi hija no le gustan los que venden en las farmacias, además de que la pelusita le causa alergia y empieza a estornudar. Le fabricamos uno con el diseño que ella eligió y lo llevó a la escuela. En el colegio los compañeritos de mi niña comenzaron a pedir cubrebocas como los de ella y le hice a varios niños los cubrebocas con dibujitos: a los pequeños en general no les gusta ponerse cubrebocas, pero las cosas cambian si van con dibujitos. La directora de la escuela nos avisó que había un pequeño contagio de influenza, que a los niños que se presentaran con gripa, con tos, con temperatura, no los dejaría pasar, pero muchas mamás seguían dejando a los pequeños en la escuela y los demás pequeños se contagiaban, ante esto le pedí que me donarán varios cubrebocas para los niños y me dieron veinte. Así, niño que se presentaba con tos, recibía de la maestra un cubrebocas. Hicimos de Pikachu, de Harley Quinn, de sonrisa de Guasón, y son los que tiene la directora.

Itzel Treviño, socia, explicó que el proyecto de los cubrebocas no empezó con el tema del coronavirus ni nada parecido:

“Nosotras ya hacíamos tapabocas personalizados desde que comenzamos en el negocio, pero el aumento de enfermedades respiratorias en los niños y el uso de cubrebocas, bordados, decorados con motivos infantiles, bonitos, reutilizables para los pequeños nos dio mucha promoción, pero no somos oportunistas como nos han dicho algunos periodistas”.

Karina Sedano, otra de las socias, dijo que en los últimos días los pedidos de estos cubrebocas se han extendido a otros municipios como Xochitepec, Tepoztlán y parte de Cuernavaca.

“También tenemos pedidos de Jalisco, Puebla, Veracruz, y Guerrero, de la Ciudad de México, en donde estamos negociando pedidos para Chile y para Argentina. En el Estado de México una empresa nos contactó para encargarnos cinco millones de piezas para China”, explicó Karina.

De acuerdo con las socias, el proceso de la factura de estos artículos empieza desde el taller, en donde personas de la tercera edad trabajan en los cortes y costura. Se hace el cubrebocas con la forma tradicional, en color blanco y en los colores que nos pidan. De ahí pasa al proceso de la sublimación, que es en una plancha que llega hasta los 220 grados y ahí se crea la imagen. “Es la tinta ya fundida en la tela, ya no se borra por más que tú lo laves, el diseño ya nunca más se va a borrar; también tenemos cubrebocas bordados con diferentes figuras y diseños que se crean en el mismo lugar en el que cortamos y costuramos los tapabocas”.

“Nuestros tapabocas se diferencian de los que venden en las farmacias porque éstos son desechables y los de Changuitos tienen color, son resistentes y reutilizables”, además del diseño impreso o bordado que les pidan.

En la actualidad la empresa cuenta con diez personas. Todas son mujeres y todas madres de familia.

 

 

 

 

La jornada se desarrolló el miércoles pasado, con el apoyo de la CES y de la Guardia Nacional, en diversos municipios.

En 2010 se contabilizaron 141 personas sin vivienda en 33 municipios de Morelos.

Ricardo Torres Carreto, delegado del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi) en Morelos, dio a conocer que en el operativo de detección de la población sin vivienda que realizaron encuestadores del Inegi en Morelos el día miércoles 11 de marzo de este año transcurrió sin incidencias y lo calificó como exitoso.

Torres Carreto mencionó que para ello se contó con el apoyo de la Comisión Estatal de Seguridad Pública (CES) y la Guardia Nacional (GN) que en todo momento estuvieron monitoreando la actividad de las cuadrillas de los encuestadores que se constituyeron en puntos de encuentro donde se reúnen las personas “en situación de calle” para pernoctar.

Los municipios donde las cuadrillas tuvieron presencia fueron: Cuernavaca, Cuautla, Yautepec, Jiutepec, Jojutla, y algunos otros lugares.

“Obtuvimos muy buena información. Muchos de los encuestados ya tenían conocimiento de que pasaríamos a verlos, porque los medios de comunicación se encargaron de informar y lo hicieron bien, y eso nos facilitó el trabajo.

Dijo que el operativo se realizó sólo por el día miércoles 11 de marzo, a nivel nacional, y que todos los datos se integran a las bases de datos nacionales, para dar a conocer la cobertura total.

Recordó que del 2 a 27 de marzo es el recorrido de mil 956 localidades en Morelos, más de 29 mil manzanas, y concluye hasta octubre o noviembre, fecha en que se darán a conocer los resultados preliminares del censo en general.

Hace diez años este operativo lo hicimos el 21 de junio, y tuvimos muy buenos resultados. Tuvimos un millón 77 mil 227 morelenses, dijo.

Precisó que en 2010 se contabilizaron 141 persona sin vivienda en los 33 municipios, y que ahora con 35 municipios, se verá si hubo aumento o disminución cuando se tengan y se puedan dar a conocer los resultados finales.

 

 

 

 

Entrevistadores del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI) iniciaron, la noche del miércoles, el censo de personas sin vivienda, en el primer cuadro de Cuernavaca.

Una cuadrilla comenzó en el parque Cri Cri y otra fue hacia la calle Degollado, en los alrededores del mercado Adolfo López Mateos y por la calle Guerrero.

Los entrevistadores piden el nombre, edad y el lugar del que proviene el encuestado; tienen programado concluir dicha labor a las 03:00 horas del jueves.

El activista exige a la Fiscalía General del Estado el esclarecimiento del feminicidio de su esposa Iris Janet Figueroa Flores.

Kim Erno, activista, ciudadano estadounidense, de Vermont, exigió a la Fiscalía General del Estado de Morelos el esclarecimiento del feminicidio de su esposa Iris Janet Figueroa Flores, asesinada en 2017.

En el marco del paro convocado por diversas organizaciones civiles y apoyado por las dependencias del gobierno del estado y por algunas empresas, Kim Erno se presentó en las puertas del Palacio de Gobierno, en el espacio que ocupa la “ofrenda” de víctimas, y dijo que ya han pasado más de dos años y aún no hay justicia en el caso de su esposa.

“Para mí, cada día que pasa en un día más sin ella”, afirmó.

El entrevistado llevaba un cuadro con una fotografía de su mujer en las manos y relató que ella era mexicana por nacimiento, de Cuernavaca, y estaba en proceso de negociar para poder trabajar como activista en derechos humanos en Estados Unidos para proteger los derechos de las mujeres mexicanas.

En 2017 fue a un bar aquí en Cuernavaca en donde le dieron una bebida adulterada que le provocó un derrame cerebral. Eso fue el 11 de octubre; con ese derrame la ingresaron a un hospital del Instituto de Seguridad y Servicios Sociales de los Trabajadores del Estado es (ISSSTE) donde sobrevivió tres semanas, pero en el mismo hospital, por negligencia del personal que la atendía, contrajo neumonía y otras infecciones.

Explicó que Iris Janet Figueroa Flores es de Cuernavaca Morelos y tiene en esta ciudad a toda su familia: padre, madre, hermanas y hermanos, que también demandan de las autoridades correspondientes el esclarecimiento del caso y el castigo a los culpables.

“Mi esposa tenía 35 años de edad, cuando la asesinaron, trabajaba en la tienda del ISSSTE de Cuauhtemotzin y ahí nos conocimos, nos hicimos novios y después nos casamos. Ella falleció el 2 de octubre de 2017, día de los muertos (sic)”, concluyó.

 

   

Página 1 de 55
logo
© 2018 La Unión de Morelos. Todos Los Derechos Reservados.