Máximo Cerdio

Máximo Cerdio

Miércoles, 19 Septiembre 2018 05:14

La Torre Latino

Desde el último piso de la Torre Latino se divisa el lugar donde vivo: la orilla de la barranca. También se puede observar el Puente 2000, que el 19 de septiembre de 2017 tronó como la columna vertebral de una culebra gigante ante los 7.1 grados Richter, a las 13:14 horas. También se puede observar la torre de la catedral de esta ciudad: rota, sin la cruz.

Los obreros rompen el cemento y cortan los fierros que aún están como dedos de una mano epiléptica: cuatro pisos se vinieron abajo y a un año del siniestro sólo la mitad de los desechos ha sido removida, parte por falta de dinero y parte por desinterés de las autoridades del Ayuntamiento, según nos cuenta José Antonio Gómez Vieyra, tesorero de la mesa directiva y administrador del edificio.

En las habitaciones aún quedan muebles, papeles, trastes, fotografías y cuadros rotos. Una muñeca de alguna niña que no se ha movido en casi 12 meses, un teléfono con la caja por un lado y el auricular por el otro.

Esto es inhabitable, pero, momentos antes del sismo, aquí vivían 62 familias, aquí en este colchón dormían personas, confiadas en que estaban bajo un lugar seguro.

Los obreros arrojan trozos enormes de cemento y vigas. Y las cosas en su descenso rompen con todo y hacen un ruido muy parecido a una queja, pero no de humano sino de cosas.

En estos pisos, el 19 de septiembre, estaba Ámbar, la hija de un amigo, una chica de 18 años. Pudieron sacarla con vida. La llevaban acostada en la camilla, ensangrentada y cubierta de polvo, y pasaba sobre las cabezas, de mano en mano, hasta una ambulancia que la esperaba. Ámbar se salvó de milagro.

También se pudo rescatar a la mujer que quedó atrapada en el autobús que aplastó la barda de la parte baja de este inmueble. La sacaron los ciudadanos, los obreros que en ese momento trabajaban en el edificio que se localiza a unos metros y que hoy está acabado.

Los obreros hienden la barreta de metal sobre un pedazo de cemento y varilla, luego empujan y el cemento cede y rechina y el fierro suelta chispas. Ahora no huele a gas, pero el día del terremoto el olor era penetrante, la muerte andaba en el aire.

Desde la parte más alta que quedó de la Torre Latino la mirada desciende hacia el escombro. Todo se derrumba, la tristeza, el sudor de los voluntarios que salvaron a las personas, el llanto, la sangre que aun pintan algunas piedras y muebles; todo se sigue derrumbando, también nuestra memoria, por el mal tiempo y por todas las vidas y las esperanzas que aquí quedaron sepultadas.

 

 

 

 

 

 

Cumplió 75 años ininterrumpidos la representación que realizan pobladores de Tetelpa, municipio de Zacatepec, de la  Toma de la Alhóndiga de Granaditas, que se escenifica desde 1943.

La original Toma de la Alhóndiga de Granaditas fue una acción bélica realizada en Guanajuato, el 28 de septiembre de 1810, entre los soldados realistas de la provincia y los insurgentes comandados por Miguel Hidalgo e Ignacio Allende.

Este año en Tetelpa una de las principales novedades fue la sustitución del narrador. El profesor Arturo Noguerón fue relevado por Sergio Mañón, quien hizo la crónica de la jornada en el sonido local.

La representación terminó con saldo blanco y con la participación, por primera vez, de mujeres soldaderas.

 

 

Durante el foro “Desafíos de una agenda legislativa para los mexicanos en el exterior”, celebrado el 5 de septiembre en la Cámara de Diputados, los legisladores se comprometieron a hacer trabajo de cabildeo con coordinadores de bancadas de los diferentes partidos para que los migrantes puedan tener diputados y senadores en el Congreso de la Unión.

Y esto beneficiaría a todos los estados que tienen migrantes en Estados Unidos, entre ellos Morelos, quien tiene en la Unión Americana a más de 250 mil connacionales.

En esta reunión en donde participaron migrantes mexicanos y diferentes agrupaciones y organizaciones relacionadas con el tema migratorio, se concluyó que el ejercicio pleno de los migrantes de votar y ser votados no podría esperar a la instalación de la nueva legislatura y debía ser un tema que se debe atender de inmediato.

El diputado petista Benjamín Robles Montoya consideró viable la propuesta de Jorge Mújica Murias, integrante de la Coalición de Migrantes Mexicanos, que pidió 25 diputaciones y cinco senadurías, todos migrantes.

"No queremos que ustedes nos representen, queremos elegir a nuestros representantes migrantes", insistió en su participación y dijo que para ello cuentan con 15 millones de mexicanos que viven en Estados Unidos y tienen derecho a elegir quién haga valer su voluntad en el Congreso.

Otro de los temas que llamó la atención de los asistentes fue el de las deportaciones, ya que de acuerdo con Ana Laura López, del colectivo “Deportados Unidos en la Lucha”, quien vivió en Chicago 16 años y fue deportada hace dos años, se están realizando 600 deportaciones todos los días y para el primero de diciembre serían 18 mil deportaciones, por lo que urgió a esta legislatura que no espere a que la próxima entre en funciones y tomé cartas en el asunto.

Los asistentes al foro llamaron “de manera enfática que el enjaulamiento de las familias se detenga y se acelere el proceso de reunificación en Estados Unidos”.

Los migrantes exigieron que un porcentaje de las remesas que envían de Estados Unidos a los diferentes lugares del territorio mexicano donde viven sus familias, se destinen a programas sociales en favor de los migrantes y sus familias: “Nos descuentan en Estados Unidos y en México, pero nunca vemos un peso de esas remesas que mandamos”, aseguraron.

Estuvieron presentes legisladores federales de diferentes partidos como Maribel Martínez Ruiz, Clementina Martha Bécquer Gómez, Maricruz Robledo Gordillo, Brenda Fabiola Gutiérrez, Margarita García, Claudia Domínguez Vázquez, Ana Carina Rojo Pimentel, Santiago González Soto y Benjamín Robles Montoya del Partido del Trabajo. Además de Saraí Núñez Cerón, Janet Melanie Murillo Chávez y María Eugenia Leticia Espinoza Rivas del Partido Acción Nacional; Graciela Sánchez Ortiz de Movimiento de Regeneración Nacional, entre otros.

Los diputados que asistieron al foro coincidieron en hacer suyos los temas de los migrantes e incluirlos en sus agendas.

Al final los asistentes invitaron a los legisladores de todos los partidos a que acudan al foro que se realizará en los Ángeles California el 20 de octubre,

En la declaratoria del foro, los legisladores y demás asistentes acordaron reunirse cada dos meses y a unir esfuerzos para que los mexicanos en el exterior cuenten con una sexta circunscripción electoral, así como tener una representación en el Congreso de la Unión; buscar que la reunificación familiar sea una realidad en México construyendo las condiciones para que este país los pueda reintegrar; luchar porque las familias no sean tratadas como criminales por haber migrado, entre otras.

Alfonso Seiva García, vicepresidente de la Federación de Clubes Morelenses en Chicago, Illinois, Estados Unidos, dio a conocer que en el foro “Desafíos de una agenda legislativa para los mexicanos en el exterior”, que se realizará en la Cámara de Diputados de la Ciudad de México este 5 de septiembre, en el que se abordarán temas que tienen consecuencias para el estado de Morelos y para los morelenses que viven en México y en Estados Unidos.

En entrevista, expuso que este foro -que da continuidad al foro “Agenda Migrante en Movimiento”, realizado en Chicago los días 18 y 19 de agosto- participaron la Coalición de Migrantes Mexicanos y otras agrupaciones y organizaciones relacionados con el tema migratorio, así como los legisladores Maribel Martínez, Claudia Domínguez y Benjamín Robles por el Partido del Trabajo, Clemente Castañeda, Patricia Mercado, Pilar Lozano y Libier González por el Movimiento Ciudadano al igual que Irán Moreno representando al Partido de la Revolución Democrática.

En el foro revisarán temas de suma importancia para los morelenses y, en general, para todos los mexicanos que trabajan en Estados Unidos y sus familias: “Consulados como defensoría”, “Identidad y retorno como factor de reunificación Familiar”, “Los retos de la Sexta Circunscripción”, y “Una agenda legislativa común aquí y allá”, y serán expuestos, entre otros especialistas, por Salvador Mora y Roselia Suárez, integrantes de la Coalición de Migrantes Mexicanos, Bernardo Méndez, de la organización América sin Muros, Ana Laura López, de Deportados Unidos en Lucha, Leni Álvarez de Hola Code, Jorge Mujica, y Sergio Infanzón de Southeast Leadership Network.

Seiva García, quien también es presidente de la Coalición de Migrantes, explicó que en Estados Unidos hay más de 12 millones de migrantes; 250 mil son migrantes morelenses. Cada año, por remesas, mandan más de quinientos millones de pesos, y eso supera el presupuesto que tiene el estado de Morelos.

“Pagamos desde dieciséis a treinta y dos por ciento, eso nos descuentan de lo que les mandamos a nuestros familiares, en cambio nosotros no recibimos ningún porcentaje de las remesas que pagamos. Por ello estamos proponiendo al gobierno federal que nos regresen sólo ocho por ciento de lo que enviamos, para que esto se invierta en programas que beneficien a los mexicanos y sus familias, aquí en Estados Unidos, y allá en Morelos”, expuso.

Explicó que entre otros temas que están dentro de la agenda está la mujer migrante, a quien se le ha dado poca atención y que es constantemente discriminada.

“En el aspecto de la educación, nuestros hijos están perdiendo la conexión con nuestra cultura morelense, y es necesario establecer programas permanentes de vinculación; no hacer eventos de vez en cuando sino dar continuidad”.

Alfonso Seiva puso énfasis en que en la actualidad ya no se trata de regionalizar los problemas:

“Es importante que la gente entienda que no tenemos migrantes, paisanos, parientes, indocumentados, que no somos una explosión, somos mexicanos en el exterior, somos mexicanos que estamos trabajando, que exigimos nuestros derechos como cualquier ciudadano que viven en México. En un panorama más amplio, se busca beneficiar a todos los latinoamericanos, no sólo a los connacionales”.

Por último, dijo que se tienen muchas expectativas sobre estos foros y que se van a realizar en varias partes de la Unión Americana para seguir enriqueciendo la propuesta de mexicanos; el próximo es en Los Ángeles, California, el 21 y 22 de septiembre.

 

Zacatepec.- Armando Rubio Escobar es uno de los criadores más grandes de pez en el estado: su granja produce de un millón y medio a dos millones de crías de pez masculinizado al año.

Los peces de diferentes tamaños los vende a otras unidades de producción en Morelos, Puebla, Guerrero, Hidalgo y Oaxaca.

En el terreno de más de tres mil metros localizado en Zacatepec tiene varias piscinas poco profundas en donde se clasifican las crías: las más pequeñas de una pulgada y un costo de 51 centavos, los de pulgada y media cuestan 72 centavos y las de dos pulgadas cuestan 92 centavos. También tiene otros estanques en donde están los peces productores y algunos que van creciendo y se convertirán en productores.

De la granja Rubio salen estos pececitos a las unidades de producción de engorda y éstas las venderán a restaurantes, pescaderías o el consumidor final.

Armando Rubio -representante no gubernamental del comité sistema producto Tilapia en Morelos-y el presidente de la asociación civil de productores de peces y especies acuícolas para consumo del estado de Morelos, relató que antes la tilapia se sexaba, es decir, se separaban machos y hembras, y eran los machos los que engordaban porque si dejaban juntos machos y hembras se reproducían y había una densidad de población extrema y no crecían las mojarras de buen tamaño, pero ahora se masculinizan con el uso de una hormona por 30 días, y ya de ahí se llevan a la engorda, con lo que se ahorra trabajo a los productores.

También explicó que esta hormona con la cual se alimenta a los peces no es dañina: a los tres meses ya no hay rastro de ella y no hay riesgo para el consumo humano, “cosa que no se puede decir lo mismo en la carne de res con el clembuterol, o el pollo”.

La producción de tilapia fue uno de los proyectos que impulsó en su momento el gobernador Lauro Ortega (1982-1988), que logró que en varios ejidos del estado se hicieran estanques de tierra, algunos de los cuales siguen subsistiendo hasta nuestros días, pero ahora se trabaja con tecnologías.

En Morelos, en la actualidad, la producción piscícola está apenas en crecimiento porque nuestra entidad no es un lugar de vocación para la pesca.

En la granja Rubio la especie que hay es la mojarra tilapia, oreochromisniloticus, o mojarra del río Nilo. Es nativa de África y se introdujo en México y en Morelos porque es un pez grande que tiene buena carne y que se puede producir en aguas interiores.

Armando Rubio Escobar se dedica a la cría de tilapia desde hace más de nueve años, su terreno de más de tres mil metros era muy pequeño para sembrar caña de azúcar o arroz, como lo hace la mayoría de los productores agrícolas en la zona sur, por lo que decidió construir estanques y “sembrar” peces.

Relató que en septiembre pasado el sismo afectó a la granja: ocho estanques se fracturaron y, aunque los han sellado, no han quedado del todo bien y algunos quedaron inservibles.

“Se baja el nivel de agua de los estanques y tenemos que pasar los peces a otros estanques para volver a sellar porque apoyo del gobierno no hubo nada, nada. Tampoco vinieron, ni nada; los únicos que vinieron pertenecen a sanidad animal, pero sólo fue una visita para conocer la situación, no para otra cosa”, explicó Armando Rubio.

El productor aprovechó la ocasión para aclarar que derivado del sismo y la fractura de los estanques, no hubo peces que se pudieran “colar” hasta los ríos, apantles o canales, causando con ello invasión de especies nocivas para las endémicas, ya que los peces que hubieran podido colarse por las grietas, murieron.

 

También lamentó que los gobiernos no apoyen o incentiven a las unidades de producción de peces, que además ofrecen a la población un alimento saludable para su dieta diaria.

 

 

 

 

 

 

Dos gallos de acero pelean en las alturas, uno de ellos arroja la navaja amarrada en su espolón derecho al cuello de su contrincante, que espera el ataque y prepara el filo de su pata derecha. La muerte espera en un silencio eterno.

En otro banco hay un águila como de medio metro. Baleros, tuercas, tijeras, cucharas y tenedores, entre otros cientos de piezas que dan forman al cuerpo. Su mirada de acero no tiene fondo, sus garras aprietan un soporte y sus alas extendidas se equilibran entre un ascenso o un descenso indeciso.

En el taller que comparte con su padre, Javier -maestro de inglés y escultor en metales- tiene una montaña de tuercas, tornillos, autopartes, piezas de motores de algunos electrodomésticos, llaves y demás herramientas mecánicas, todo está amontonado; visto así, es fierro que sólo podría venderse por kilo a los recicladores.

Quien no conoce a Javier, no creería que de ese montón de metal va a hacer que emerja un auto de carreras, una guitarra, un camión antiguo, un caballo.

Estas piezas las consigue de desechos de los talleres mecánicos, en los centros de acopio o en deshuesaderos. Algunas se las regalan, otras las compra porque son parte de una escultura que está en proceso y es justamente el tamaño y forma de ella la que se necesita.

Un objeto le puede dar la imagen de la totalidad de la escultura, o muchas veces simplemente sirve como base y, conforme avanza, la escultura va tomando modo y del metal surge el camioncito o el coche o la motocicleta. También es probable que este escultor tenga ya en la mente la pieza acabada, y proceda a colocar los objetos como aparece en su imaginación.

 

Las cosas y su historia

La naturaleza de las cosas materiales es servir para fin en un tiempo y descomponerse y acabarse; después se van a la basura y se reemplazan por otras que van a cumplir la misma finalidad en el mismo tiempo o en menos o más, dependiendo de la calidad de su estructura.

Un bastidor de fierro, por ejemplo, puede servir para soportar ventanas; por más bien hecho que esté, por más bueno que sea el material que lo compone, el tiempo y el uso acabarán con él tarde o temprano y será sustituido por otro.

El motor de un auto cumple una función. Sus piezas con cambiadas hasta que del motor original quedan pocos accesorios o ninguno; y las piezas que lo sustituyeron se van a la basura.

Algo que se descompone deja de servir para lo que se creó, llegó a su fin, cumplió el objetivo y el tiempo de vida en uso efectivo para lo que fue creado.

 

El estilo

Javier Dircio -nacido en Zacatepec el 29 de octubre de 1982 y radicado desde hace muchos años en Tehuixtla- prolonga los objetos más allá de su vida útil, edifica algo que va a continuar estando en el mundo, ahora convertido en otra cosa, ya sea completa o en algo que forma parte de ella.

Él descubre en los elementos que forman las totalidades un uso diverso y útil: por ejemplo, una tuerca que vivió apasionadamente atravesada por su tornillo, ahora es el faro de un camioncito de metal hecho de otras partes de automotor o artículos eléctricos.

Javier no es sólo una persona que construye piezas con objetos metálicos de desecho. Las formas en las que integra las partes (que pertenecieron a muy diferentes objetos) en la pieza total sorprende.

También impresionan los detalles finos de la escultura acabada; estos elementos forman un estilo y hacen del trabajo de Dircio piezas únicas, pensadas y elaboradas por él, con su sello personal: muebles, autos, camiones, trascabos, accesorios para autos, guitarras decorativas, esculturas de animales, robots…

 

Para Javier nada se compara con ver terminado, tocar, palpar, algo que estaba en su mente:

“Hay veces que al terminar una pieza me sorprende, me maravilla y me enamora tanto que quisiera conservarlas para siempre conmigo, pero los clientes, el trabajo, la necesidad a veces nos llevan a deshacernos de ellas por más enamorado que esté”.

 

El oficio

Dircio Jiménez aprendió a soldar cuando tenía 17 años, bajo la tutela de su padre Ausencio Dircio Torres, quien le sigue enseñando lo que sabe.

“No adopté la herrería como oficio, ya que en ese entonces cuando empecé a soldar yo apenas había abandonado la universidad y me dolió mucho dejarla por razones económicas. Decidí emigrar a Chicago, Estados Unidos, en donde estuve siete años residiendo. Al regresar a Morelos mi meta fue convertirme en profesor de Inglés y comencé con una carrera técnica en la materia y al mismo tiempo comencé a trabajar en una escuela. La herrería se fue a segundo plano.

Su primera pieza fue una camioneta pickup: “la conserve por mucho tiempo, aunque después la vendí; un cliente quería comprarme tres piezas y entre ellas la camioneta, y si no le vendía mi camionetita no me compraría las otras dos piezas, así que tuve que vendérsela”.

Al principio elaboraba sus obras sólo para satisfacción personal, el trabajo lo relajaba. Cada que llegaba del trabajo de la escuela se metía al taller, no exhibía sus piezas, pero con el tiempo comenzó a ponerlas a la vista del público y vio que se las compraban. En la actualidad trabaja para hacer pedidos de sus clientes de Morelos, de México y algunos de Estados Unidos.

Su maestro e influencia directa ha sido su padre (herrero y constructor de armas). Relató que ha visto en internet el trabajo de escultores en metal, algunos desconocidos muy buenos, que de cierta manera lo inspiran a mejorar cada vez más.

Javier Dircio Jiménez piensa en esculturas todo el tiempo, las sueña, imagina todas las piezas que puede utilizar para conseguir materializar su idea; su cabeza está llena de imágenes, piezas, resortes, metales, engranes. No se detiene en la forma de sus piezas, y ahora quiere construir figuras grandes para instalarlas en Morelos o en México:

“Va a ser como al inicio, voy a trabajar por gusto, por placer, y seguramente habrá alguien que me encargue trabajos grandes, cuando vea lo que surge de mi mente y de mis manos. Quiero que me conozcan por este amor al arte del metal y dedicarme a esto de por vida”.

Hace dos años y tres meses que Arturo Susano López Roldán estuvo a punto de perder la vida en su vulcanizadora, cuando un camión torton se estampó sobre su negocio, destruyéndolo todo; desde ese día a la fecha, no ha recibido un solo peso por la pérdida de herramientas, aparatos y materiales.

Arturo recuerda que fue un 27 de abril de 2016, cuando a eso de las 12:40 un camión que bajaba a gran velocidad se fue sobre la fachada de una vecindad, arrancó la fachada de un estacionamiento y parte de una tlapalería y destrozó la fachada, mercancía y herramientas de su negocio “Vulcanizadora López”.

Recordó que él y su ayudante se quedaban a trabajar hasta después de la dos de la madrugada o a guardar la herramienta y la mercancía cuando tenían mucho trabajo pendiente, pero afortunadamente ese día se fueron temprano a casa, y eso los salvó de una muerte segura.

López Roldán explica que después del accidente estuvo sin trabajar por tres semanas porque sus herramientas y mercancías se quedaron allí en la accesoria que rentó por más de treinta años, localizada en la colonia Carolina, entre la avenida Álvaro Obregón y Ricardo Linares (o Jorge Gánem Guerra, como ahora se llama oficialmente ese tramo de calle).

Después del accidente no se pudo sacar nada porque debían llegar los peritos a trabajar y hubo ahí un policía vigilando por más de tres semanas.

“La pérdida se calculó en más de doscientos mil pesos, y ese fue el reclamo que se hizo y hay una averiguación previa, entonces eso fue lo que calculó el seguro de la empresa propietaria del camión que chocó con la accesoria. Pero hasta estos momentos no ha habido movimiento en la averiguación previa y se está esperando documentos para ver si se me paga o no”.

Arturo contó que a partir del accidente ha tenido que pasar de una a otra accesoria en la misma colonia Carolina (en la actualidad se encuentra a unos 150 metros de donde ocurrió el accidente, sobre la avenida Álvaro Obregón), y que ha sido muy difícil recuperarse:

“Yo no entiendo a la autoridad. Yo estaba en la vulcanizadora, trabajando, y de pronto un camión de una empresa me destroza el negocio, la mercancía, los aparatos y herramientas. Deberían pagar inmediatamente porque uno vive a diario de lo que gana, mantiene uno a su familia y las familias de mis trabajadores con lo que ganamos diario, entonces, deberían pagar inmediatamente, pero ya pasaron más de dos años y no he recibido ni un peso, puras negativas y trámites”, explicó.

También denunció que en la Fiscalía no le han querido dar el nombre de la dueña del camión, sólo le han dicho que la Aseguradora Banorte es la que se ha hecho cargo del asunto, y es la que ha dilatado los dictámenes de los peritos porque no quiere pagar el daño que causó el torton.

Brenda Castrejón Hernández, vocal del Registro Federal de Electores llamó a los mexicanos radicados en el extranjero a que se credencialicen.

Sobre la crítica que hicieran los mexicanos radicados en Chicago, Illinois, Estados Unidos sobre la poca cantidad de personas que fueron “credencializadas” en ese estado de la unión americana, dijo que desconoce las causas y habría de revisar si existen reportes de inconvenientes en este proceso.

Recordó que la Secretaría de Relaciones Exteriores tiene un sistema para hacer el trámite para la credencial. Una vez que se entregan los documentos en las embajadas y consulados, se procede a entregar la credencial en el domicilio reportado, y es probable que haya habido fallas en la entrega de este documento, ya que se contrató a una empresa privada para poner en las manos del solicitante su credencial, pero si hubo errores, hasta estos momentos no se han reportado.

También explicó que si después de tres visitas al domicilio que manifestaron no se les puede entregar su credencial, ésta queda en una especie de oficina (“ocurre”), y se da un periodo de 30 días para que pase a recoger su credencial y si en ese periodo no se recoge la credencial, ésta se devuelve.

Brenda Castrejón dijo que estarán muy atentos a los ajustes que habrá a las leyes electorales y en materia de credencialización seguramente habrá cambios para hacer más eficiente el proceso.

En el caso de los residentes en el extranjero se les exhorta a que visiten la página de Instituto Federal Electoral y acudan a las embajadas y consultados, la Secretaría de Relaciones Exteriores les podrá dar los pormenores de estos cambios, para que puedan obtener su credencial y votar.

De acuerdo con el INE, en las pasadas elecciones hubo 98 mil 854 votos de mexicanos en el extranjero; 76 mil 440 fueron de connacionales que radican en Estados Unidos.

 

 

Héctor Javier García Chávez, coordinador de la bancada de Morena en la próxima legislatura, aseveró que los diputados de la LIII legislatura están haciendo muchas “cosas ya desesperadas y al vapor”, esto, luego de que se dio a conocer que los legisladores aprobaron la Ley de Protección a Periodistas y Defensores de Derechos Humanos y que no fue consensuada.

“Vamos a revertir lo que tengamos que revertir y si ellos aprueban la ley (de periodista), será motivo de revisión en su momento para consensuar directamente a los involucrados. No vamos a hacer ninguna reforma que no tenga el consenso generalizado, adecuado y responsable; vamos a revisar en qué términos la aprobaron y cómo la pudiéramos reformar, siempre buscando el aval de los interesados”, abundó.

Poco antes de las 15:00 horas, la ley -cuya impulsora fue Hortencia Figueroa Peralta- fue aprobada con 20 votos en favor y dos en contra; ello, a pesar de que antes de que se realizará la votación un grupo de reporteros fue atendido por la diputada perredista, quien confirmó a los comunicadores que la sesión extraordinaria de hoy era para escuchar el informe del fiscal y para la dictaminación de la ley para los periodistas; además culpó a éstos de que no participaron en la ley, “en seis meses no hubo ninguna aportación ni análisis”, dijo.

A las 11:10 horas, mientras se desarrollaba el parlamento juvenil, un grupo de reporteros había protestado frente al Congreso. Con cartulinas y gritando consignas, rechazaron la iniciativa de ley porque no fue consensuada.

En un comunicado al que dieron lectura, los periodistas explicaron que en Morelos la protección para periodistas y comunicadores se ha convertido en un tema de simulación, toda vez que el Mecanismo de Protección para Periodistas no sólo no operó, sino que además incurrió en constantes omisiones legales.

“Ahora, con sorpresa nos enteramos que este 17 de agosto en el Congreso del Estado se pretende votar una Ley de Protección a Periodistas y Defensores de Derechos Humanos del Estado de Morelos, impulsada por la perredista Hortencia Figueroa Peralta, la cual no tuvo consenso real y efectivo con las partes involucradas, es decir los periodistas y mucho menos los defensores”, denunciaron.

También dieron a conocer que hace un año, durante la presentación de dicha iniciativa, también hubo inconformidad y en respuesta Figueroa Peralta y la entonces presidenta del Congreso del Estado, Beatriz Vícera Alatriste, ofrecieron la realización de foros de consulta con los periodistas en Cuernavaca, Jojutla y Cuautla.

“Para su organización se realizaron mesas de trabajo, pero éstas se redujeron a nada porque se incumplió en las fechas de su realización y no se difundió ampliamente la convocatoria. Nunca se transparentó si hubo algún ejercicio similar con los defensores de derechos humanos. En el caso de los periodistas, tenemos testimonios de que los foros fueron meros actos de simulación en las tres regiones de la entidad, en algunos casos se dio por cumplimentada a pesar de la nula asistencia. Por ejemplo, en Cuernavaca se dio por realizada y consensuada con la presencia de sólo dos compañeros, que no representan ni el 1% de los periodistas de la capital”, explicaron.

Lunes, 13 Agosto 2018 05:23

La Diabólica

No es una llave de lucha libre, se trata de una cafetería instalada en un montacargas que pasó por la cabeza de un consultor de empresas llamado Sócrates Márquez.

El prototipo de La Diabólica Cafetería es un diablo de carga adaptado como cafetería móvil. Cuenta con soporte para una hornilla (con un bote de gas integrado), garrafón de agua, molino de café manual y se utilizan cafeteras italiana o tipo moka; también está equipado con cajoncitos para guardar trastes y condimentos. Todo es de color rojo.

El diseñador de este aparato platicó que la idea es que aún en la calle se pueda disfrutar de un rico café orgánico gourmet, de Morelos, recién preparado.

“Es un proyecto ecológico y sustentable, utilizamos vasos biodegradables y sustituimos el azúcar por estevia”, explicó.

Sócrates Márquez es autor del libro “Como darle en la madre en tu competencia de manera creativa”, en el cual desarrolla una metodología para generar ideas creativas y viables para innovar en todos los ámbitos de los negocios de diferentes tamaños y presupuestos. La Diabólica surgió como resultado de poner la teoría de ese libro.

Dentro de los procesos creativos, Márquez explica que uno de los principales es entender al cliente, conocerlo, saber sus necesidades, gustos, problemas, generar empatía. Después se procede a generar ideas para resolver esos problemas o necesidades. En seguida se pasa a elaborar un prototipo para satisfacer esas necesidades. Posteriormente se aprende de él enfrentando ese prototipo a la realidad. Hecho lo anterior, se está en condiciones para producir el definitivo.

“La Diabólica va en la etapa de un prototipo, y pronto vamos a sacarla a la luz, para probarla”, explicó el padre del artefacto.

Con base en el oficio del peluquero, que entretiene a su cliente con anécdotas y editoriales sobre las noticias más relevantes del momento, mientras prepara un aromático café, Sócrates platicará a su cliente todo lo que se debe saber sobre esta bebida que se obtiene a partir de los granos tostados y molidos de los frutos del cafeto, que se supone viene del norte de Etiopía, al oriente de África.

Una de los relatos más difundidos sobre los orígenes del café es el del pastor de Abisinia (así era el nombre de Etiopía en la antigüedad) llamado Kaldi, que observó el efecto tonificante que unos pequeños frutos rojos de unos arbustos habían tenido sobre las cabras que lo habían consumido; él probó esos frutos y tuvo efectos benéficos, por lo que llevó unas muestras de hojas y de frutos a un monasterio, donde los monjes probaron el brebaje preparado con los frutos y sus efectos les sirvieron para no quedarse dormidos en los oficios nocturnos.

El café que se preparará en La Diabólica podría tener un costo más bajo comparado con el de una cafetería del centro de la ciudad: “Quince pesos el café, es un precio tentativo, aunque estoy analizando la posibilidad de aceptar cosas o servicios; es decir, trueque o permuta”, aseveró Sócrates Márquez.

Página 1 de 40
logo
© 2018 La Unión de Morelos. Todos Los Derechos Reservados.