Daniel Alcaraz Gómez

Daniel Alcaraz Gómez

URL del sitio web: http://goo.gl/1lzdN8
Miércoles, 07 Febrero 2018 00:07

En alcaldías y diputaciones Duelos interesantes

Las primeras candidaturas a diputaciones federales y ayuntamientos, advierten de duelos interesantes que habrá que ir observando, porque seguramente atraerán buena parte de la atención de los ciudadanos. Algunos, porque llevan detrás un buen respaldo, sobre todo económico; otros porque tienen presencia y cercanía con la gente.

Entre esos territorios en disputa, se antoja que el del ex delegado estatal del ISSSTE, Guillermo del Valle Reyes, priista, contra el alcalde perredista de Cuautla que pronto pedirá licencia Raúl Tadeo Nava, por el distrito electoral federal número tres, será apretado. Existen algunas diferencias entre ambos, pero los dos son figuras muy conocidas en la mayor parte de la región oriente.

Del Valle, sin lugar a dudas, es un político de mayor carrera que Tadeo; lleva décadas como uno de los cuadros del tricolor, no sólo en aquella parte de la entidad sino en todo el estado; bueno, pues acaba de dejar la delegación del ISSSTE y eso da fe de su alcance. Su posible desventaja actual, es que ha estado un poco ausente de aquella zona por algún tiempo.

En contra parte, Tadeo Nava es vigente y el hecho de que esté al frente de la comuna cuautlense le da estatura como para ser un adversario de peso y por ello decimos que seguramente la mayor atención durante el proceso se concentrará en ellos dos, a menos que aparezca por ahí otro gallo de pelea de los partidos restantes.

Pero si eso se dará en la parte oriente de Morelos, en la surponiente hay otra dupla que igualmente promete darse un agarrón tremendo. Hablamos de los aspirantes a ese distrito federal Jorge Morales Barud y Julio Espín Navarrete, ambos de Puente de Ixtla; los dos fueron ya presidentes municipales en su oportunidad, lo mismo que legisladores locales.

Pero igual que en el caso de Tadeo y de Del Valle, Morales Barud trae mucha más experiencia y formación que el otro. Baste decir que fue quien sustituyó a Jorge Carrillo Olea como gobernador en 1998 y además ha sido secretario de despacho a nivel de gabinete; como secretario de Gobierno y de Desarrollo Agropecuario. Incluso, tiene estudios de doctorado en el extranjero.

Sin embargo, Espín es uno de los que maneja recursos económicos en la legislatura local y seguramente que llevará todo el soporte estructural oficial como para tratar de vencer a quien se antoja, con un paso adelante, porque la familia Morales es una de las más conocidas en toda esa parte del territorio zapatista.

Reiteramos, son las primeras candidaturas que se vienen haciendo oficiales, hay que esperar si desde otras trincheras surgen cuadros competentes que también tengan posibilidades de triunfo, pero por ahora, diríamos que a menos que algo muy extraño pase, entre esos cuatro saldrán dos legisladores hacia el Congreso de la Unión.

Pero en lo referente a la contienda por presidencias municipales, existen algunas batallas que serán de trascendencia y uno de dichos espacios es Cuernavaca. En la capital ya están perfiladas dos fórmulas que pelearán palmo a palmo cada voto y ésas son las que encabezan por la vía independiente José Luis Urióstegui Salgado y por el otro Javier Bolaños Aguilar, legislador federal panista.

Hay quienes advierten que uno que también dará lata es Gerardo Becerra Chávez Hita, que iría encabezando al Movimiento de Regeneración Nacional (Morena), pero primero tendrá que amarrar la candidatura porque aún no se define interiormente el asunto.

Pero estimamos que los otros dos ya están prácticamente definidos, se van a repartir mucho el sufragio y a decir verdad, si en manos de uno de ellos dos queda la comuna, la administración municipal mejoraría mucho porque conocen perfectamente lo que a la ciudad le duele y además están conscientes de la responsabilidad que tendrían a cargo.

Urióstegui además de haber desempeñado dos o tres cargos a nivel de secretario de despacho en gobierno estatal, fue titular de la Secretaría de Seguridad Pública precisamente de la capital. En lo referente a Bolaños, muchos recordarán que fue el director general del SAPAC, cuando Sergio Estrada Cajigal fue el alcalde.

De ahí, siguió acompañando a Sergio en la gubernatura, como secretario ejecutivo de lo que fuera la Comisión Estatal del Agua y del Medio Ambiente (CEAMA). Posteriormente se fue a una diputación federal y la actual es una repetición en la Cámara baja.

Para acabar pronto, no son improvisados en el quehacer público y administrativo. Uno es un abogado bastante prestigiado, el otro es un ingeniero que ha trabajado para la metrópoli, de tal manera que nos atrevemos a sostener que harían un papel bastante decoroso si alcanzan el sueño. Claro, sólo puede ser uno, no los dos.

Y a nivel de gubernatura, vemos un PRD bastante anticipado, con un precandidato que ya le ha dado dos o tres vueltas al estado y que por lo tanto tiene que tener ciertas ventajas; pero por ahí aparece la figura del famoso deportista Cuauhtémoc Blanco Bravo que con su popularidad mete miedo a sus adversarios y personalmente está confiado en que eso le tiene unos pasos delante de los demás.

Ya saltó a la cancha el abanderado priista Jorge Meade Ocaranza, que si pone a funcionar las estructuras de su partido igual y se mete en la pelea. Ya sectores y organizaciones se le sumaron. Claro, como que ahí no hay otra opción, es instrucción superior y la deben acatar, sólo que si le echan ganas puede haber avances.

Particularmente el tricolor seguramente aprovechará el Día Internacional del Trabajo, primero de mayo, para sacar a la calle a miles de obreros, a fin de mostrar músculo. Del lado de los panistas, que van aliados con Movimiento Ciudadano, hoy miércoles se inscribe como precandidato el diputado local Víctor Manuel Caballero Solano, pero a pesar de que es un buen hombre, las cosas no están dadas como para que tenga mayores logros.

Por eso sentimos que hay que seguirle los pasos a los aspirantes del PRD, Morena, PRI y aliados, porque es por acá por donde surgirá quien gobierne el estado de Morelos durante los siguientes seis años. Como que las cosas cobran cierto interés, así sea por regiones y zonas.

 

 

 

 

Muy distinto a procesos de elección anteriores, la contienda actual no ofrece definiciones claras en los electores, más bien abunda la confusión, porque ahora en una misma fórmula pueden ir como candidatos figuras históricamente opuestas, que provocan toda clase de dudas en los ciudadanos.

Esas alianzas entre polos opuestos han venido a golpear duramente la ideología partidista que era un factor fundamental en la toma de decisiones y distinguía a unos militantes de otros; además de que les ofrecía argumentos de debate a la hora de discutir plataformas y propuestas de gobierno.

Podría decirse que esa era la mayor atracción que se tenía a la hora de la verdad, sin embargo, a partir de que, con la sola intención de llegar a ejercer poder público, se comenzó a llegar a acuerdos entre  izquierda, centro y derecha para ir en una misma dirección y con una misma fórmula, los escenarios cambiaron radicalmente.

Ésta será la primera ocasión en la que un partido de derecha como Acción Nacional (PAN) va conjuntamente con uno de izquierda, el de la Revolución Democrática (PRD), por la presidencia de la República, en algo que ideológicamente no es compatible, porque doctrinariamente comulgan puntos de vista y posicionamientos contrarios entre sí.

Ya en elecciones a nivel estado, se había venido experimentando ese tipo de acuerdos. Algunas gubernaturas se han resuelto precisamente por esa vía y luego de las pruebas, se determinó llevarlo hasta la cúpula; la candidatura presidencial. Claro, desde hace décadas, el Revolucionario Institucional (PRI) era prácticamente el único que se venía haciendo acompañar de otras fuerzas políticas menores, como en el caso de los partidos Verde o Nueva Alianza.

Sin embargo, siempre se trataba de corrientes ideológicas más o menos similares. Bueno, mucho se ha insistido en que dichos institutos menores deben su presencia a estrategias del priismo y del gobierno en éste país. No obstante, es hasta ahora que apreciamos ya a entes totalmente distintos que van juntos a una contienda y ello sólo indica que la ideología la manejan únicamente en el discurso, no en la práctica.

Pero buena parte del electorado no acaba de comprender el porqué de todas estas cosas y en cierto modo para ellos se pierde sentido, porque como que no existe algo sustancial y tangible por lo cual luchar. Antaño, con mucha pasión y entrega se defendían esos colores, como cuando se le apuesta a un partido de futbol.

Y todo eso va dando señales de que la mayoría de quienes salgan a votar el próximo primero de julio, lo van a hacer fundamentalmente por las personas, no por los partidos. Entonces, las posibilidades de triunfo dependerán más que nada del carisma, el liderazgo y credibilidad que ofrezca el abanderado, ya sea a una presidencia municipal, diputación local, federal, senaduría, gubernatura o presidencia de la República.

Incluso, esa puede ser una ventaja del aspirante del Movimiento de Regeneración Nacional (Morena), Andrés Manuel López Obrador, porque ha venido aglutinando en torno de sí, corrientes y pensamientos coincidentes que muestran lógica y congruencia en el decir y particularmente en la propuesta de gobierno.

Esa falta de identidad partidista contamina cada vez más a los cuadros, que ya no atienden a una mística en especial, sino a intereses muy personales, de tal forma que si en éste momento les conviene vestirse de amarillo, sin ningún rubor lo harán, pero puede ser que mañana la cosa sea distinta y habrá que ponerse la camiseta azul, la tricolor o la morena.

Entonces, la mayoría de los políticos o quienes dicen serlo, no actúan por convicción sino en busca de un beneficio particular y eso igualmente causa demérito en la vocación de servicio a la sociedad, de ahí que exista una enorme distancia entre gobernantes y gobernados o representantes populares y su pueblo.

Años atrás era muy difícil que alguna figura panista optara por renunciar a esas filas e irse del lado priista, o viceversa. Si alguno llegaba a hacerlo, era objeto de toda clase de críticas, porque mostraba incongruencia y deslealtad a sus principios, sin embargo ahora es cosa de todos los días.

Pero algo que llama la atención, es que tampoco se aprecia una renovación de cuadros y en una absoluta mayoría, son los mismos personajes que pululan por todas partes, brincan de un partido a otro, para no perder continuidad y los seguimos viendo ahí, ejerciendo el poder público con menos entrega y desempeño cada día.

Y si eventualmente vemos caras nuevas, no es porque ya les abrieron las puertas a líderes populares, sino porque se trata de las nuevas generaciones de sus mismas familias. El Revolucionario Institucional y el panismo pueden ser ejemplos claros de eso, porque son los más antiguos y si usted les hurga en el pasado, seguramente se va a encontrar con que los que ahora detentan posiciones privilegiadas en los mandos gubernamentales, son biznietos o nietos de quienes lo hicieron hace bastantes años.

Hay que imaginar el cansancio y aburrimiento de los electores, que tienen que estar legitimando cada tres y seis años a los mismos de siempre, para que sigan haciendo de las suyas; ahora como alcaldes, mañana como diputados, después como funcionarios o senadores.

Por lo tanto, para nada es sorprendente que en adelante, se le apueste al candidato, porque es un vecino o conocido, porque por lo menos ha hecho algún esfuerzo en bien de la comunidad o porque simplemente tiene carisma y se sabe ganar la simpatía de quienes decidan en las urnas.

Hay quienes han logrado éxito por su atractivo físico, otros por ser figuras con mucha fama; en esto todo cuenta y más cuando esas instituciones partidistas están tan desgastadas que ya no son merecedoras de confianza del respetable, porque le han fallado reiteradamente. Ahora le salen con que la izquierda y la derecha son lo mismo y que si ayer fueron antagónicos a morir, hoy hay que ir juntos con ellos si se quiere llegar al poder o mantenerse en el ejercicio del mismo. Por todo eso, no será nada sencillo para buena parte de la población, decidir éste primero de julio, porque esta vez no son las ideologías las que están en juego.

 

 

El exdelegado de la Sedesol obtuvo su registro; pide unidad

AMLO: ¿y por qué Blanco?

Luego de varias negociaciones en la Ciudad de México, el tricolor sigue sin definir el nombre de su abanderado; los aspirantes no logran acuerdos y se arriesgan a que el dirigente nacional tome la decisión.

Los grandes problemas por resolver

Jueves, 25 Enero 2018 06:11

Por el arresto de Vera

Se calienta el ambiente

Página 1 de 325
logo
© 2018 La Unión de Morelos. Todos Los Derechos Reservados.