Daniel Alcaraz Gómez

Daniel Alcaraz Gómez

URL del sitio web: http://goo.gl/1lzdN8

El presidente de la Asociación de Comerciantes del Centro Histórico dice esperar seguridad y el ordenamiento del ambulantaje con las nuevas administraciones de los tres niveles de gobierno.

Particularmente, este puente vacacional de fin y principio de año -en lo que corresponde al comercio- se alimenta fundamentalmente del consumo local. El turismo significa acaso un 20 por ciento de los ingresos o ventas que se logran, por ello es muy importante que los municipios y el estado cumplan con el pago de prestaciones a sus trabajadores, ya que de ello depende el sector, indicó el presidente de la Asociación de Comerciantes del Centro Histórico Pro Centro, Eduardo Peimbert Ortiz.

“Lamentablemente y, hasta donde sabemos, todavía la absoluta mayoría de los ayuntamientos no han liberado lo que corresponde al pago de aguinaldos, y la clase trabajadora no tiene recursos para sus compras navideñas”, señaló.

Luego agregó que la economía se mueve por sectores. “Los comerciantes del primer cuadro de la ciudad de Cuernavaca dependemos de los consumidores locales, pero si se les pregunta a los restauranteros, ellos seguramente basan su negocio más en el turismo y, sobre todo, aquellos establecimientos de muy buen nivel”.

No obstante, se dijo confiado en que las instituciones gubernamentales deberán cumplir sus compromisos de ley en materia salarial y, seguramente, en una semana o más ya las condiciones financieras familiares serán distintas y el cambio se comenzará a observar en las calles.

Peimbert Ortiz reiteró, como en otras ocasiones, que se sigue esperando una solución al problema del ambulantaje. “Platicamos con el presidente municipal, se comprometió a que esta vez habrá orden en esa materia, es decir, queremos pensar que ahora no se les permitirá a esos vendedores informales tomar las calles e instalarse frente a nuestros negocios, ojalá cumpla”.

Y en lo relacionado al aspecto de la inseguridad, lamentó que el ambiente siga siendo desafortunado. “Podemos decir que esa es otra historia, pero el patrullaje de mil 800 militares por las calles en algo ayuda, independientemente de que ya se acordó un trabajo de coordinación entre los tres niveles de gobierno”.

Incluso, agregó, la Policía Federal viene haciendo sus propios recorridos y sí se observa una preocupación real del presidente de la república, Andrés Manuel López Obrador, por cambiar las cosas, aunque algunos de los acuerdos en esa materia se vienen programando hasta inicios de enero del año entrante, “cuando esto urge, no se puede vivir permanentemente en la angustia y el riesgo”.

 

 

 

Empresarios se unen a quejas por elevado costo de peaje en la autopista Siglo XXI.

El nivel de competitividad del estado de Morelos depende en mucho de su red de comunicación vial. Si bien es cierto que el estado es una de las entidades mejor comunicadas en el país, por lo pequeño de su territorio, buena parte de las carreteras están en malas condiciones, consideró el presidente del Consejo Coordinador Empresarial (CCE), Ángel Adame Jiménez.

Y en ese tenor, mencionó, se requiere de un buen trabajo de recuperación, pero, fundamentalmente, terminar proyectos inconclusos como en el caso de la ampliación a cuatro carriles de la autopista La Pera-Oacalco, que lleva años de haberse iniciado y sigue sin concluirse.

Consideró que dicha ampliación acortaría considerablemente los tiempos de recorrido entre la zona oriente del estado y la Ciudad de México, independientemente de que lo anterior reduciría en mucho el nivel de riesgo de accidentes, por la presencia de vehículos pesados que obligan a rebasar en tramos peligrosos.

Adame Jiménez agregó que esta autopista es el trayecto obligado para todo el movimiento de mercancías y productos industriales en la comercialización que se da entre aquella parte de la entidad y la capital del país, por eso es de singular trascendencia que se le ponga interés el tema y se haga lo necesario para terminarla.

Para el sector empresarial, consideró, la inversión en ese tipo de infraestructura es la llave para pensar en nuevas inversiones o ampliaciones de la planta productiva y empresarial ya existente y, si bien es cierto que se acaba de inaugurar la autopista Siglo XXI en un tramo de 62 kilómetros que conectan el oriente con el surponiente, se trata de una vialidad muy cara, que por ahora no se ajusta a las necesidades y condiciones económicas de aquella región.

En ese tenor, incluso se manifestó a favor de que el gobierno estatal haga las gestiones correspondientes a fin de que se reconsidere la tarifa de peaje aplicada a esa autopista; los casi 200 pesos que cuesta el recorrido es algo que muchos campesinos y pequeños comerciantes no pueden cubrir, porque ahí se les va parte de sus ganancias.

Por lo anterior, en estos momentos, resulta mucho más útil el esfuerzo de ampliación de La Pera-Oacalco, porque el movimiento que en materia de intercambio comercial se da por ahí es enorme; incluso una parte del estado de Puebla viaja por esta parte de la entidad.

 

 

 

 

Miércoles, 12 Diciembre 2018 05:39

Reclaman empresarios continuar proyectos

Autopistas, gasoducto, ferrocarril…

La construcción de infraestructura de desarrollo es fundamental en cualquier estrategia que busque mayor competitividad y bienestar integral y, por causas diversas, se han dejado proyectos incompletos que involucran al estado de Morelos y que es urgente darles continuidad, consideró el presidente del Consejo Coordinador Empresarial (CCE), Ángel Adame Jiménez.

Dijo que es lamentable el retraso que sigue presentando la ampliación a cuatro carriles de la autopista La Pera Cuautla, una vialidad que en las condiciones actuales provoca muchos accidentes y hasta pérdidas materiales y de vidas, por ser un trayecto intensamente utilizado para el transporte de productos agropecuarios e industriales de la zona oriente de la entidad e, incluso, del estado de Puebla hacia la capital del país.

Y si bien es cierto que se inauguró la autopista Siglo XXI, que prometía detonar aquella parte de la entidad, lo caro del peaje es un obstáculo para tal efecto y se debería reconsiderar la tarifa, porque no corresponde a la realidad que vivimos, estimó.

Pero además de lo anterior, es indiscutible que la indefinición que se da en torno a la construcción del nuevo aeropuerto internacional de la Ciudad de México impacta en buena parte de la zona centro del país, y de ello Morelos no escapa. Luego agregó que se espera que el presidente Andrés Manuel López Obrador tome decisiones definitivas en lo que se refiere a la termoeléctrica, el gasoducto y el regreso del ferrocarril. “Si todo lo anterior prosperara, otro gallo nos cantaría, seríamos mucho más competitivos”.

Para el aún presidente del Colegio de Ingenieros Civiles del Estado de Morelos, Alejandro Rosas López, la reactivación de proyectos como La Pera, el NAICM o la conexión vial del Polvorín hacia el aeropuerto Mariano Matamoros, que le dé vida al Puente Apatlaco, sería algo que modificaría los escenarios y le daría al sector empresarial un empuje histórico.

Pero sobre todo, consideró, se reactivaría la economía local, se ampliaría la conectividad y habría condiciones para el ingreso de nuevas inversiones, que tanto empresarios constructores como profesionales del ramo requieren para ofrecer mejores oportunidades en todos los sentidos.

Javier Atrisco Meneses, líder del Sindicato de Trabajadores de la Industria del Auto Transporte (STIAT), se quejó de la falta de responsabilidad y compromiso de la administración federal anterior, porque permitió toda clase de abusos en lo que a la obra La Pera-Cuautla se refiere.

“Lejos de representar en este momento una oportunidad de empleo y desarrollo, son cientos de millones de pesos inutilizados y abuso de parte de constructores que a pesar de haber cobrado ya casi la totalidad del contrato por los trabajos desarrollados, nos han dejado colgados, por eso se debió llegar a un paro de actividades a fin de obligarlos a cumplir, pero ninguna autoridad ha querido intervenir”, señaló.

 

La asociación de artesanos y comerciantes de plata y artículos típicos de Cuernavaca reclamó a las autoridades, estatales y municipales el haber convertido en un tianguis la plancha de la plaza Emiliano Zapata, conocida también como Plaza de Armas.

Arturo Salgado Porcayo, dirigente de la agrupación manifestó que “de nada sirvió que quitaran a los vendedores que se habían instalado frente al Museo Cuauhnáhuac, porque ahora el zócalo capitalino está convertido en un negocio no sabemos de quién”.

Recordó que “en una reciente incursión de comerciantes, se instalaron más de 400 puestos, lo que nos dijeron fue que pagaron 480 pesos por día cada uno durante el tiempo que vendieron ahí, lo que significa que alguien está haciendo negocio con esos espacios públicos, ya de una forma similar como se hacía en el reciente pasado”.

Pero la molestia ahora, abundó, es porque entre quienes están ahí “trabajando”, hay algunos que venden plata y artículos que nosotros comercializamos, lo que significa una competencia desleal y además ni siquiera son de Morelos, todo indica que vienen de Taxco y otros pueblos del estado de Guerrero”.

Y a fin de presentar sus inconformidades, sostuvo que han buscado durante tres ocasiones a funcionarios de la Secretaría de Administración del gobierno estatal, porque es desde ahí que se otorgan los permisos de uso de la plancha, pero “es más fácil ver al gobernador Cuauhtémoc Blanco Bravo que a esos servidores públicos, nadie quiere dar la cara”.

Salgado Porcayo se dijo contrariado, porque “seguimos padeciendo la falta de programas de promoción que nos afecta con una alta reducción del índice de ventas y todavía hay que aguantar este tipo de inconvenientes, francamente no podemos estar de acuerdo”.

“Y como nadie nos quiere escuchar, lo más seguro es que tengamos que salir a la calle a mostrar nuestra inconformidad y sobre ello se viene dialogando con los compañeros; no podemos quedarnos con los brazos cruzados o seguirán abusando cada vez más de nosotros”, abundó.

Se entiende que por ser principio de sexenio, todavía no se tiene muy clara la relación que se tendrá con las nuevas autoridades, sin embargo, de seguir así las cosas, se deberá pensar en un plan de lucha permanente para poder defender los derechos de los agremiados, advirtió Arturo Salgado.

 

 

Piden que se garantice la seguridad de los automovilistas en dicha vía carretera.

El retiro de las barreras centrales de contención del Paso Exprés Cuernavaca es una medida muy acertada. Independientemente de que reducirá el número de accidentes vehiculares, el tránsito se agilizará y ello redundará en beneficio de todos, consideró el presidente del Colegio de Ingenieros Civiles del Estado de Morelos (CICEM), Alejandro Rosas López.

No obstante, consideró que las autoridades responsables del control de esta importante vialidad deben iniciar una intensa campaña de concientización a través de los diversos medios posibles, porque tendrán que establecerse límites de velocidad.

Sugirió que lo más prudente sería considerar como máxima velocidad los 90 kilómetros por hora, que es algo prudente, porque en buena medida, son los excesos en ese sentido los que han llevado a incidentes lamentables, en los que se han dado pérdida de vidas.

Rosas López agregó que “lo anterior habrá de venir acompañado de una señalización muy calculada, porque habrá tramos en los que las barreras deberán permanecer por circunstancias normales y se tiene que advertir al usuario de todo eso”.

“La verdad –abundó- es que a estas alturas y, como refieren algunas autoridades estatales, es un gran bulevar de Cuernavaca, pero se le tiene que dar mucha seguridad, ya que las mediciones indican que diariamente circulan por ahí unos 100 mil automotores, tanto locales como foráneos.

“Dependiendo de cuál sea el caso, es decir –destacó- si sigue en manos de Caminos y Puentes Federales o pasa a ser control de la entidad, se deberá de mantener una vigilancia permanente, con la policía de caminos o la estatal, porque también eso es algo que no se ha tomado en cuenta. Hay muy poco auxilio cuando las circunstancias así lo demandan”.

Estimó que con cuatro carriles de cada lado debe ser suficiente, por ahora, para mantener una fluidez adecuada, de tal manera que el espacio restante se aproveche para la realización de cualquier maniobra que se deba desarrollar, como en el caso de percances.

No obstante, insistió en que todavía hay muchos desperfectos que corregir. “Existen tramos muy peligrosos, porque no cumplen con las especificaciones físicas y técnicas que una obra así demandaba, y eso, ya sea la administración estatal de gobierno, a través de la Secretaría de Obras, o Capufe, tienen la responsabilidad de subsanarlo, porque fue un trabajo muy mal hecho”.

 

 

 

 

También reportaron que el pasado fin de semana hubo mejoría en los índices de ocupación hotelera en Morelos.

“Para algunos podría ser una simple casualidad, sin embargo, para el sector hotelero y de prestación de servicios fue muy significativo que el pasado fin de semana, en lo que toca a Morelos, fuera prácticamente blanco en cuestión de delincuencia de alto impacto”, destacó el presidente de la Asociación  de Hoteles del Estado de Morelos, Donaciano Hernández Vega.

Y agregó que “aunque tampoco fue mucho, sí hubo un ligero repunte en el nivel de ocupación de hospedaje, porque entre sábado y domingo el promedio fue del 60 por ciento, pero algunos hoteles de cinco estrellas lograron arriba del 80 por ciento y eso empieza a generar un círculo virtuoso”.

E insistió en que el aspecto de la seguridad es lo más urgente de resolver en este momento, porque es el factor que más le ha pegado a Morelos en lo que a turismo se refiere, baste recordar que hasta alertas internacionales se han tenido, a fin de que no se viaje a la entidad por el elevado nivel de ejecuciones.

Entonces, acotó, llamó mucho la atención el que a partir de la asunción como presidente de la república de Andrés Manuel López Obrador, también se asegure que el número de muertes relacionadas con el delito organizado descendió casi en un 25 por ciento.

Hernández Vega pidió, sobre todo a los medios de información, comenzar a difundir este tipo de señales, porque “pueden ir modificando y cambiando la percepción generalizada de que somos un estado violento e inseguro, de esa forma se recuperará confianza y crecerán las expectativas de mejora turística”.

Pero abundó respecto a que “hemos venido logrando un buen acercamiento con la Secretaría de Seguridad Pública, la zona militar y las fuerzas policiacas del orden federal, en cuyos encuentros, nosotros nos hemos comprometido a caminar de la mano con ellos; incluso nos dieron una clave, mediante la cual podemos reportar en el momento cualquier suceso delictivo, a fin de que existe respuesta inmediata, eso igualmente genera confianza”.

Luego agregó que ya comenzó lo que en el rubro se conoce como “la temporada de grupos”, que consiste en el incremento de viajes de visitantes que suelen llegar cada año y con ello tanto el consumo de alimentos como el hospedaje se incrementan entre 10 y 15 por ciento. Lo anterior permanece hasta después de Día de Reyes y ofrece algo más de ingresos a los hoteleros, concretó. Lo más importante, finalizó, que sí hay una especie de confianza en que las cosas cambiarán positivamente en adelante, en todos los sentidos y ese solo hecho beneficia.

 

 

Sábado, 01 Diciembre 2018 05:31

Optimismo de constructores ante gobierno actual

Confían en que ahora sí obtengan contratos, a diferencia del sexenio anterior.

A diferencia de lo que pasó en el gobierno anterior, la Cámara de la Industria de la Construcción en Morelos percibe muy buena sinergia con las nuevas autoridades y ello hace ver que estamos entrando en una etapa que puede ser muy bondadosa para todos, destacó el presidente de la misma, Miguel Ángel Rojas.

Dijo que por la acción discriminatoria del régimen anterior, muchos constructores tuvieron que dejar el estado, “sólo se nos permitió participar en el dos por ciento de las licitaciones, que además ya venían amañadas y los contratos amarrados con consorcios de fuera de la entidad y sólo se simulaba cumplir con las normas”.

Fueron seis años bastante difíciles, reconoció, en los que no existieron condiciones para contribuir en tareas oficiales ante los ciudadanos, pero ahora la actitud es diferente, por lo menos en las primeras semanas, se observa apertura y trato decente.

Lo anterior, abundó, es garantía de que se caminará con más transparencia, aspecto fundamental, ya que los costos serán mucho menores, la calidad de las obras mejorará sustancialmente, se cumplirán los tiempos programados y ello habla de que sí habrá oportunidad para todos.

Miguel Ángel Rojas recordó que sí hubo algunas acciones importantes en la entidad, pero curiosamente no hubo trabajo para constructores locales, por la alta perversión con la que se manejaron las cosas. Es urgente restaurar el estado de derecho al respecto, los morelenses merecen ser parte del desarrollo y de la inversión del dinero público.

Estimó que las instancias competentes deben deslindar responsabilidades contra funcionarios que se excedieron en sus facultades y que violaron la ley de manera reiterada, porque con eso se sentarán precedentes y se castigaría a los infractores, a fin de que no se vuelva a repetir la misma historia.

Incluso estimó que el arranque de Andrés Manuel López Obrador como presidente de la república, a partir de hoy, seguramente impactará positivamente en el estado, porque “sabemos que ya hay compromisos entre éste y el mandatario estatal a fin de iniciar obras de muy alto nivel, que significarán oportunidades y bienestar a la mayoría”. El hora buena, externó, porque es lo que ansían muchos.

Integrantes del Colegio de Ingenieros Civiles del Estado de Morelos pidieron al secretario de Obras Públicas del gobierno estatal, Fidel Jiménez Valdés, ser incluidos como profesionales en los proyectos de obra a desarrollar en la actual administración.

Encabezados por su presidente Alejandro Rosas López, asistieron a una reunión con el funcionario, donde dejaron constancia de un trato desafortunado por parte de la administración anterior, encabezada por Graco Ramírez Garrido, que favoreció a consorcios y empresas foráneas en la licitación de inversiones.

El miembro del grupo colegiado, que concentra a cerca de 300 profesionistas en la materia, señaló que la propia ley al respecto los contempla como auxiliares de la administración pública y en calidad de morelenses les concede preferencias en la inclusión.

Rosas López recordó que durante el sexenio anterior, de más de mil acciones que debieron ser licitadas, sólo se hizo en unas 120 y cuando eso sucede legalmente tiene que darse un dictamen, sin embargo, tampoco se hizo porque todo se manejó a partir de intereses de funcionarios públicos con empresarios de fuera.

Reiteró que se dejaron pasivos en desarrollos inconclusos por más de 300 millones de pesos, como en el caso del Tribunal Unitario de Adolescentes, el nuevo edificio del Tribunal Superior de Justicia o la sede de la Fiscalía, sólo por mencionar algunos.

Pusieron como ejemplo de la corrupción el Paso Exprés Tlahuica de Cuernavaca, que duplicó su presupuesto original y que además es una vialidad “hecha con los pies”, que ha causado decenas de accidentes y la pérdida de cuatro vidas, lo que podría incluso ser objeto de un procedimiento o denuncia legal contra Caminos y Puentes Federales, que se ha negado a retirar las barreras centrales que con origen de constantes percances.

No obstante se dijeron satisfechos por los primeros pasos dados de parte del gobernador Cuauhtémoc Blanco Bravo, reconociendo que a dos meses de haber iniciado, ya participaron en seis licitaciones públicas, lo que da fe de cambios profundos en la forma de hacer las cosas.

Hay esperanza en que el Colegio de Ingenieros Civiles se convierta en un aliado del gobierno para colaborar en decisiones de trascendencia, a fin de dar continuidad a la infraestructura de desarrollo que se requiere y que hace años no avanza por condiciones que tienen que ver con corrupción y robo del dinero público, destacó Rosas López, quien, por cierto, deja la presidencia a mediados de diciembre.

 

 

Funcionarios sirven a intereses de la anterior administración: Juárez Rivas.

La falta de definición respecto a las estructuras burocráticas tanto en la Junta Local de Conciliación y Arbitraje (JLCyA), como en el Tribunal Estatal de Conciliación y Arbitraje (TECA), lleva a serios conflictos en la impartición de justicia al respecto, sostuvo el presidente de la Asociación de Abogados Laboralistas del Estado de Morelos, Juan Juárez Rivas.

“Como que nos encontramos en el limbo, unos no acaban de irse y los otros de llegar. Quienes están al frente de ambos tribunales todavía sirven a intereses del pasado y no hay confianza en ellos, pero quizás por falta de dinero para liquidarlos, los siguen aguantando, pero ellos mismos se sienten ya fuera, lo que los lleva a una especie de parálisis”, consideró.

En cada cambio de gobierno es lo mismo, agregó, sólo que ahora se viene prolongando mucho, y mientras la acumulación de expedientes sin resolver crece exponencialmente y falta lo más importante: la llegada masiva de laudos laborales, porque son muy pocos los que se han resuelto, casi la totalidad continúan sin avance, con todo lo que ello representa para los demandantes.

Juárez Riva admitió que en los años anteriores, sobre todo durante la administración del exgobernador Marco Adame Castillo, se hizo un esfuerzo por modernizar y actualizar algunos equipos. “Ya casi no se usan aquellos gruesos expedientes que ocupaban mucho espacio y tiempo, y en buena medida se dispone de computadoras y de algo de tecnología, el principal obstáculo sigue siendo el recurso humano”.

Reiteró que no se dispone de unidades vehiculares para la entrega de notificaciones. El personal calificado, independientemente de insuficiente en número, es escaso y no corresponde a la demanda, pero claro, aclaró, “quien sea un buen abogado acepta trabajar por tres o cuatro mil pesos al mes, son salarios de hambre y así están las cosas ahí”.

Manifestó que los colegios, asociaciones y barras de abogados están atentos, pero igualmente inconformes con todo lo que ocurre, “se requiere prudencia, compromiso y vocación de servicio para salir adelante y no les vemos nada”.

 

Domingo, 25 Noviembre 2018 05:33

Denuncian abandono de NGS a agremiados

La organización sindical que dirige Bulmaro Hernández Juárez dejó a su suerte a trabajadores despedidos de Chedraui y de constructoras en Jiutepec y Yautepec, acusan.

Sindicatos “blancos” medran con el maltrato y abandono de sus representados: Molina Nava.

“No obstante los esfuerzos que se han hecho en materia de impartición de justicia laboral, todavía existen sindicatos blancos que medran con el maltrato y abandono de sus representados, como en el caso del Nuevo Grupo Sindical”, aseguró Isauro Molina Nava, integrante de la dirigencia del Sindicato de Trabajadores de la Industria del Auto Transporte (STIAT).

Y recordó que “nos ha tocado sacar adelante diversos conflictos por incumplimiento de pago a grupos de trabajadores, que se supone, están afiliados al NGS, pero que sólo los tiene ahí para cobrar las cuotas sindicales y proteger los intereses de los patrones”.

Se refirió al caso de trabajadores de Chedraui y de constructoras, tanto en Yautepec como en Jiutepec, que fueron echados a la calle sin ninguna compensación y pago de salarios de dos o tres semanas, “pero cuando se les reclama, dicen desconocer los acuerdos y compromisos”.

Molina Nava manifestó que “hace unos días, los compañeros de Chedraui vinieron a demandar la intervención de la Secretaría del Trabajo para que mediara con la empresa, a fin de que los liquidaran y, casualmente, el responsable del NGS, Bulmaro Hernández Juárez, salía de una reunión de palacio”.

“Cuando lo abordaron, dijo que no los conocía y que ese sindicato no estaba adherido a su organización, a pesar de que le mostraron documentos con el logotipo respectivo”. Simplemente dijo que seguramente se trataba de documentos falsos, destacó Isauro Molina.

Y agregó que “a ese nivel de cinismo han llegado supuestos defensores de los derechos laborales, por eso hay una descomposición total que lleva a violaciones recurrentes en todos los sentidos, porque tampoco las instituciones competentes en la materia hacen algo por corregir anomalías”.

Pero eso se aprecia por todos lados, agregó, “ahí está el caso de más de mil cortadores de caña del Ingenio Emiliano Zapata de Zacatepec, ubicados en Tlaltizapán, a quienes la Federación de Trabajadores de Morelos (FTM) y el sector cañero tienen olvidados, sin prestaciones, salario digno, vivienda y, desde luego, tampoco servicio médico”.

Reiteró que uno de los personajes que se ha beneficiado con todo lo anterior es Amado Orihuela Trejo, quien por décadas ha estado al frente de la sección en lo que se refiere a la zona surponiente de la entidad. Pero se quejó de que no obstante denuncias y reclamos, “el señor no ve ni oye”.

 

 

Página 1 de 332
logo
© 2018 La Unión de Morelos. Todos Los Derechos Reservados.