El secretario de la cooperativa dice que por la pandemia hay pocos ingresos y varias unidades con fallas mecánicas.

En las últimas semanas al menos cinco operadores del transporte público de la Ruta 7 fueron sancionados por la Secretaría de Movilidad y Transportes (SMyT) porque durante los operativos detectaron que algunos pasajeros no llevaban puesto el cubrebocas.

Luis Herrera García, secretario de la cooperativa de Ruta 7, señaló que todos los días verifican que los operadores cumplan con las medidas de higiene, como el uso del tapabocas y que lleven gel antibacterial en la unidad, porque en los últimos días las autoridades intensificaron los operativos y lo que menos quieren es pagar multas, ya que los ingresos económicos apenas alcanzan para el mantenimiento de las unidades.

“Por la contingencia, unos cinco operadores han sido sancionados porque los pasajeros se suben sin el cubrebocas, o lo llevan puesto, pero se lo quitan cuando ya están arriba. Tal vez piensan que el chofer ya no los puede bajar del carro. Por eso le pedimos a la ciudadanía que haga caso de las medidas, porque no es justo que el chofer pague una multa por culpa de otros”.

Sobre el número de pasajeros, dijo que por la pandemia del covid-19 ha disminuido en casi la mitad, por lo que los operadores entregan alrededor de 500 pesos diarios de cuenta cuando en otros años reunían hasta mil 500 pesos.

Refirió que varias unidades se encuentran estacionadas en la base porque los ingresos diarios son insuficientes para costear el mantenimiento y reparación de alguna unidad. Por ejemplo, el arreglo del clutch oscila entre 15 y 20 mil pesos. Además, otras unidades necesitan revisión general, cambio de llantas o de algunas partes del motor.

 

 

Publicado en Sociedad

La Secretaría de Movilidad y Transporte (SMyT) reforzó sus operativos de supervisión en los últimos días, para obligar a que los usuarios y los operadores de las unidades del servicio público cumplan con las medidas de seguridad sanitaria para prevenir contagios de covid-19.


De acuerdo con el director de Transporte Público de la SMyT, Eduardo Galaz Chacón, los operativos se llevan a cabo en las principales avenidas de la zona metropolitana del estado, y se revisa que los ciudadanos y los choferes de las rutas y taxis usen el cubrebocas. Además se les regala gel antibacterial.


Sin embargo, confirmó que aún existe una resistencia para cumplir con las medidas de seguridad sanitaria, por lo que en los últimos meses se han multado a 277 operadores de taxi y rutas, y se ha llevado al corralón a 17 unidades.
Las multas impuestas a los operadores y a los concesionarios de las unidades son de 15 Unidades de Medida de Actualización (UMA), que ascienden a cerca de mil 300 pesos.


Este viernes, la SMyT inició sus operativos en la glorieta La Luna de Cuernavaca, donde se detuvo a una unidad de la Ruta 9 por llevar mas del número de usuarios permitidos de acuerdo con su capacidad.


"Acabamos de tener una sanción de una Ruta 9 por sobrecupo. El acuerdo dice que no deben llevar más del 85 por ciento del cupo y sobrepasaba, por lo que fue llevada al corralón", explicó el director de Transporte Público.

Publicado en Sociedad

Por la crisis económica solicitó dos préstamos para solventar gastos.

Marcos Antonio, quien trabaja como operador del transporte público, dice que hace más de un mes recibió una sanción económica porque un pasajero que no llevaba puesto el cubrebocas subió a su unidad y más adelante se encontró con uno de los operativos de la Secretaría de Movilidad y Transportes (SMyT) para verificar que se cumplan con las medidas de higiene básicas, implementadas por la pandemia del covid-19.

El entrevistado refiere que pagó mil 400 pesos por esa multa.

Asegura que durante su jornada laboral se ha encontrado con personas que no usan el tapabocas que, cuando les niega el servicio, responden de manera agresiva, con frases como: “¿por qué me niegas el servicio?” y “de nosotros vives”. 

“Actualmente la gente está haciendo caso porque dijeron que ya es una obligación usar el tapabocas y porque hay operativos por parte de transportes, pero antes no se ponían el cubrebocas y cuando les decíamos que no los podemos llevar se portan groseros y nos dicen que de ellos vivimos, se molestaban por negarles el servicio”.

Para el operador del transporte colectivo es injusto que ellos paguen las multas cuando un pasajero no lleva puesto el tapabocas. Por eso aplaudió la decisión de los legisladores locales de sancionar a las personas que se nieguen a cumplir con las medidas de prevención contra el covid-19, como el uso del cubrebocas.

De su labor, platica que por la emergencia sanitaria hay poco servicio, por lo que hace unos meses solicitó dos préstamos para solventar gastos en el hogar y comprar lo necesario para la alimentación de su familia, porque sus ingresos como chofer del transporte público son insuficientes y apenas alcanzan para entregar la cuenta a su patrón y pagar el combustible.

 

 

 

Publicado en Sociedad
Jueves, 03 Diciembre 2020 05:18

Cetemistas agreden a la ciudadanía

Repitieron su acto de fuerza y por varias horas cerraron los accesos más importantes a la ciudad; el robo de dos vehículos, el pretexto para su acción.

Transportistas de la Confederación de Trabajadores de México (CTM) que prestan servicio de carga pesada realizaron bloqueos en las principales vialidades de acceso a Cuernavaca, en demanda de mayor seguridad para el sector, tras el robo de dos de sus unidades en Jiutepec.


Minutos antes de las nueve de la mañana, los transportistas empezaron a mover sus camiones sobre la avenida Morelos sur, a la altura de Chipitlán, luego de confirmarse el robo de una retroexcavadora y un camión de carga de plataforma.
Al mismo tiempo, empezaron a bloquear la avenida Plan de Ayala, a la altura de la glorieta de La Luna y en la Clínica 1 del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) así como en la glorieta de la Paloma de la Paz, al norte de la ciudad.
Las movilizaciones causaron caos vehicular por más de tres horas en la capital del estado, sin que ningún transportista hablara sobre lo sucedido ante los medios de comunicación.


Algunos de los inconformes comentaron que las unidades de carga robadas fueron sustraídas por sujetos armados la medianoche de este miércoles en Jiutepec, junto con los operadores. Dijeron que por la mañana los choferes aparecieron y fueron auxiliados por la Guardia Nacional.


Por la tarde, se confirmó por representantes de la CTM que las unidades también fueron encontradas.


La circulación en las tres vialidades de Cuernavaca se reabrió cerca de las 12 del día.  Sin embargo, fue pasada las 3 de la tarde que todos los camiones fueron retirados de los puntos de protesta.

 

 

 

 

 

Publicado en Sociedad
Lunes, 30 Noviembre 2020 05:15

Pagó dos mil pesos por no usar cubrebocas

En dos ocasiones ha negado el servicio a quienes no usan tapabocas.

Juan, quien trabaja como chofer de taxi, dice que al inicio de la contingencia sanitaria por la pandemia por el covid-19 se negaba a usar el tapabocas porque sentía malestar con su barba, que crece rápido. Sin embargo, actualmente lo usa todos los días porque esa decisión de no colocarse el cubrebocas la pagó con una multa de dos mil pesos.

Al respecto, señala que no lo usaba por el malestar que sentía y porque en la empresa donde trabaja cada semana desinfectan las unidades.

Durante su jornada laboral -afirma- se ha encontrado con pasajeros que se niegan a usar el cubrebocas a pesar de que es una de las medidas de higiene más importantes contra el covid-19; incluso, le han contestado de manera agresiva cuando les pide usarlo para poder subir a la unidad.

Por eso, consideró acertada la decisión de los legisladores locales de aprobar que el cubrebocas sea obligatorio.

“Varias personas no usan el cubrebocas y se molestan cuando les digo que se lo pongan. Ellos dicen que van a pagar un servicio y por eso pueden subirse como quieran, y no los podemos obligar, porque en otros casos responden de manera agresiva: nos dicen que a nosotros no nos importa porque ellos van a pagar y si no nos parece se irán en otra unidad”.

El entrevistado platica que por esta actitud de la gente en dos ocasiones les ha pedido a los pasajeros bajarse de la unidad porque, además, en los últimos meses las autoridades han implementado operativos de revisión en el transporte público y no quiere pagar otra multa.

“El hecho de que sea obligatorio el uso del cubrebocas ayudará a avanzar en el semáforo porque la gente solo así entiende, cuando se le dice que los van a multar. Ahorita (ayer domingo) llevo unas horas aquí en el centro de Cuernavaca y he visto que mucha gente no lo usa, a muchos no les importa”.

De su labor, cuenta, que a raíz de la emergencia sanitaria los servicios de taxi crecieron y al día sus ingresos económicos son de hasta mil pesos, porque realiza entre 28 y 35 viajes, a diferencia de muchos de sus homólogos que dicen no tener suficiente clientela.

 

 

Publicado en Sociedad

Diez infracciones de 206 unidades revisadas es el resultado.

La Secretaría de Movilidad y Transporte (SMyT) de Morelos llevó a cabo un nuevo Operativo COVID-19 en las principales calles del municipio de Cuernavaca, con el objetivo de vigilar que las unidades del transporte público cumplan con las medidas de salud establecidas por las autoridades federales y estatales para prevenir contagios de coronavirus.

Con estas acciones se verifica que los operadores y los pasajeros porten el escudo de salud, como el uso de cubrebocas y que la unidad cuente con alcohol en gel, además de los requisitos necesarios para poder otorgar el servicio. 
Estuvo a cargo del operativo la Dirección de Supervisión Operativa de  la SMyT, y en total hicieron la revisión a 206 unidades en siete puntos, en las avenidas: Emiliano Zapata, Domingo Diez, Glorieta La Luna, Vicente Guerrero, Cuauhnáhuac y dos en Plan de Ayala.

En total, se realizaron diez infracciones por incumplir con la identidad cromática, por hacer sitio en lugar no autorizado, por no traer puesto el cubrebocas, asimismo por hacer uso del teléfono celular mientras conduce y no contar con la póliza del seguro respectivamente.

La dependencia estatal informó que estos filtros de revisión se efectuaron en coordinación con elementos de la Secretaría de la Defensa Nacional (Sedena), Coordinación Estatal de Protección Civil Morelos (CEPCM) y Seguridad Pública municipal.

Finalmente, la SMyT indicó que las supervisiones continuarán en todo el estado, con el fin de fortalecer el cumplimiento del protocolo de salud y de los requisitos para poder transitar por parte de las unidades del transporte público.

Publicado en Sociedad

Jorge cuenta que entre sus conocidos al menos tres personas se contagiaron con el virus.

Jorge Hernández, quien trabaja como chofer de taxi, dice que en las últimas semanas ha observado que la gente está acatando las recomendaciones de las autoridades de Salud sobre el uso del cubrebocas. Sin embargo, durante su jornada laboral se ha encontrado con personas que se molestan cuando les pide que se pongan el tapabocas antes de subir a la unidad.

Señala que a la fecha más del 60 por ciento de los clientes usan el tapabocas y el otro restante se lo pone hasta que el chofer lo pide. En otros casos la gente se molesta y contesta de mala gana con frases como “y a ti qué te importa”.

En su opinión, cree que esas personas deberían atender las recomendaciones sanitarias para avanzar en el color del semáforo sanitario y poder salir de la crisis económica, porque en su caso -refiere- por la emergencia sanitaria tuvo que solicitar dos préstamos para solventar pagos de servicios como agua y luz, porque sus ingresos como chofer de taxi son insuficientes.

“La gente no está adoptando las medidas, lo toman a la ligera. Es necesario tener más precaución si queremos pasar al semáforo verde y que las cosas vuelvan a la normalidad. Ahorita es cuando debemos cumplir más con las medidas para no regresar al color naranja o rojo”.

De su labor, platica que el servicio de taxi está a un 40 por ciento de su capacidad anterior, porque la mayoría de las personas que salen a trabajar usan el transporte colectivo, ya que es más económico.

Jorge señala que al día obtiene entre 80 y 100 pesos libres de cuenta y combustible, y en la quincena puede reunir hasta 300 pesos, sin embargo, apenas alcanza para comprar lo necesario para la alimentación de su familia.

Por lo anterior, consideró necesario que el gobierno apoye de manera económica al sector transporte, pero de manera directa a los choferes, porque son los que más sufren la crisis.

 

 

Publicado en Sociedad

Las autoridades no pueden actuar si no hay querellas: Ortiz Guarneros.

El comisionado estatal de Seguridad, José Antonio Ortiz Guarneros, responsabilizó a los transportistas de no presentar las denuncias por los hechos delictivos de los que dicen ser víctimas, ya que las autoridades no pueden actuar si no hay querellas.

Tras la manifestación en la sede de la Fiscalía General del Estado en Cuernavaca, encabezada por un grupo de transportistas que denunció públicamente la quema y robo de unidades, las constantes extorsiones de que son víctimas por parte de células criminales y la falta de prevención del delito, el almirante sostuvo que los concesionarios solo se quejan ante los medios de comunicación pero no acuden ante la autoridades.

“Se quejan ante ustedes (los medios de comunicación), no se quejan ante la fiscalía. Entonces, mientras no hay un delito que está denunciado, pues difícilmente vamos a poderlos apoyar. O sea, nosotros actuamos por orden de la fiscalía en cuestiones de órdenes de aprehensión que se generan a través de una denuncia. Si no denuncias, pues estamos incapacitados de poder someter a alguien, al menos que se dé en el momento en que se está cometiendo el ilícito”, explicó.

Recordó que en el caso de la detención de personas que tenían tomada la caseta de Alpuyeca, secuestrados a tres choferes y retenidas varias unidades de transporte de pasajeros, se actuó de inmediato, debido a que existían denuncias ante la fiscalía estatal, pero existen otros casos en los que la CES no puede actuar por falta de querella.

“Yo sé ahorita, por ejemplo, que hay 15 vehículos que están retenidos, que le sacan el combustible, bajan al pasaje. Sé que va haber una manifestación, que van a utilizar esos vehículos, por allá por el área de Puente de Ixtla, sin embargo, repito, eso lo veo yo en los medios (...) y no tenemos noticias de que haya denuncias de la línea, de los dueños de los vehículos. Entonces no podemos hacer gran cosa al menos en que sea en el momento en que se está cumpliendo (realizando) la conducta delictiva”, dijo, al señalar que también la intervención de la CES está acotada al fuero común y toca a la Guardia Nacional actuar en el ámbito federal.

Por otra parte, el titular de la CES aseguró que de acuerdo con datos del Sistema Nacional de Seguridad Pública, en Morelos disminuyó en un 23 por ciento el delito de homicidio doloso, con lo que la entidad descendió del ranking nacional del escaño 10 al 15 por número de casos, mientras que por cada 100 mil habitantes paso del quinto al octavo, y “moverse un lugarcito en esa estadística es muy difícil y nosotros ya lo logramos”.

Indicó que, conforme a los datos oficiales, en Morelos han ocurrido 97 homicidios dolosos menos que en el 2019, sin embargo, admitió el aumento de casos de secuestros, que colocó a Morelos en el primer lugar en la comisión de este delito.

“En el caso de los secuestros sí, lamentablemente estamos en el primer lugar, pero aquí habría que ver los resultados que se han tenido cuando se han rescatado a los secuestrados, el 90 por ciento de los secuestrados. Un trabajo de la fiscalía, de la Unidad Especializada contra el secuestro en cooperación con nosotros, hemos rescatado a la mayoría de los secuestrados, un 90 por ciento.

“No podemos evitar el secuestro, pero sí estamos teniendo acciones contundentes para recuperar a la gente que es secuestrada. Desgraciadamente nos mete en la estadística, porque al haber un secuestro no lo estamos impidiendo, es difícil, sin embargo, en las labores de coordinación que se realizan a través de esta mesa, estamos recuperando a las personas que son secuestradas”, aseguró.

 

 

 

 

Publicado en Sociedad

Chofer de la Ruta 17 dice que prefiere negar el servicio para evitar ser sancionado.

La mayoría de las unidades del transporte público advierten, con un anuncio colocado a un costado de la puerta delantera, que el cubrebocas es de uso obligatorio por la contingencia sanitaria del covid-19. Sin embargo, José Antonio González, operador de la Ruta 17, afirma que todavía hay quienes se niegan a cumplir con las medidas de prevención y se colocan el tapabocas hasta que el chofer lo pide.

Dice que la mayoría de las personas sí cumplen con las medidas de prevención, pero otros se molestan cuando les dice que deben usar tapabocas para poder abordar la unidad.

Para el entrevistado es injusto que los operadores reciban sanciones económicas cuando el pasajero no cumple con las medidas de higiene. Por eso dice que prefiere negar el servicio.

“Yo no voy a ser sancionado porque una persona no se quiere poner el tapabocas, pienso que ahí la sanción debería ser para las personas, no para nosotros, porque antes de subir a la ruta les decimos que lo usen. Algunos lo toman de buena manera, otros se enojan, pero hasta que se les dice se lo ponen, porque lo llevan guardado en la bolsa”.

De su labor, platica que por la contingencia sanitaria sus ingresos económicos son de 100 a 300 pesos diarios, los cuales utiliza para comprar lo necesario para la alimentación de su familia, y para los gastos del hogar, como el pago de servicios de luz y agua, para lo cual afirma que tuvo que solicitar dos préstamos.

Refiere que al día entrega 700 pesos de cuenta a su patrón, pero también debe reunir una cantidad similar para el combustible de la unidad.

Por lo anterior, el entrevistado hizo un llamado a las autoridades para que los apoyos económicos se entreguen de manera directa a los operadores y no a los permisionarios, porque dice que ellos no cuentan con prestaciones ni seguro social y trabajan largas jornadas, desde las cinco de la mañana hasta las diez de la noche.

 

 

 

Publicado en Sociedad

Exigen que se aclaren los delitos cometidos contra el gremio.

Transportistas protestaron en contra de la inseguridad y demandaron a la Fiscalía General del Estado (FGE) resultados en más de cinco carpetas de investigación abiertas por los delitos cometidos en contra de integrantes del gremio, como el incendio de rutas y el robo de unidades.


Alrededor de las 10 de la mañana de este miércoles, los integrantes de la Federación Auténtica del Transporte (FAT) se movilizaron por la avenida Morelos, desde Chipitlán hasta la Fiscalía General del Estado (FGE), ubicada sobre la avenida Emiliano Zapata de Cuernavaca.

Exigieron la investigación a fondo por el último hecho delcitivo registrado en contra del sector, que fue el incendio de una "ruta", la madrugada del pasado lunes en Temixco.


Dagoberto Rivera Jaimes, presidente de la FAT, dijo que decidieron protestar porque es la tercera unidad del transporte colectivo que les han quemado en lo que va del año.


"La gente no quiere denunciar porque no avanzan las investigaciones, tenemos muchas carpetas paradas y la Fiscalía no da resultados. En esta ocasión quisimos venir porque sí queremos que haya resultados", dijo el líder transportista, quien aseguró que la pérdida económica por "ruta" es superior al millón de pesos.


Rivera Jaimes manifestó que el problema de la inseguridad y la afectación económica que como concesionarios han registrado por la emergencia sanitaria mantiene al sector en una situación "insostenible", mientras que el riesgo por el cambio a semáforo naranja sigue latente.


"Tenemos rutas paradas y los que salimos a prestar el servicio público no alcanzamos los ingresos que se requieren para cubrir el pago de insumos", manifestó.

 

 

Publicado en Sociedad
logo
© 2018 La Unión de Morelos. Todos Los Derechos Reservados.