Miércoles, 17 Junio 2020 02:33

Se incrementa el pasaje en “rutas”

Pero la afluencia de pasajeros aún no es suficiente como para incrementar el número de unidades, confirma líder de Rutas Unidas.

El presidente de la agrupación Rutas Unidas, Aurelio Carmona Sandoval, afirmó que desde el lunes se registró un incremento del 10 por ciento en el número de pasajeros, sin embargo -aseguró- eso no justifica incrementar el número de unidades, por lo que se mantienen con un 40 por ciento del parque vehicular en circulación.

A pesar de que Morelos amaneció con el semáforo epidemiológico en color rojo, al inicio de la semana se observó un repunte en la movilidad por parte de la ciudadanía y un 10 por ciento de más pasajeros en el transporte público.

“Hasta el momento no hemos visto que este repunte tenga gran beneficio para los operadores porque tenemos un 60 por ciento de las unidades paradas; no hemos podido sacar más carros a las calles”.

De acuerdo con Carmona Sandoval, en cuanto se vea un aumento del 30 o 40 por ciento en la movilidad poblacional, los concesionarios podrán poner en circulación otras unidades que actualmente se encuentran paradas en la base por la pandemia del covid-19.

El líder transportista también dio a conocer que esta semana sostendrán reuniones con el titular de la Secretaría de Movilidad y Transportes (SMyT para definir las bases para la entrega de vales de gasolina a los operadores de rutas, para hacer frente a la emergencia sanitaria.

De igual manera, confirmó que las 900 rutas afiliadas a esta agrupación reciben sanitización todos los días, para ayudar a combatir el virus, y los operadores tienen la indicación de utilizar cubrebocas y gel antibacterial, porque de lo contrario pueden ser acreedores a sanciones económicas por parte de la SMyT.

A la fecha, dijo, siete operadores han sido sancionados por no usar cubrebocas.

 

 

 

Publicado en Sociedad
Domingo, 14 Junio 2020 00:54

Ven repunte en pasaje en “rutas”

Con la posible próxima reapertura de actividades económicas, entre semana en horarios matutinos ya es mayor la afluencia de pasajeros en unidades del transporte, afirman operadores, pero en fines de semana los choferes apenas tienen alguna ganancia 

Publicado en Sociedad

Un representante del sector señala que trabajan en coordinación con los municipios a fin de reducir el riesgo de contagios de covid-19.

Zona sur.- Transportistas del servicio colectivo de esta región aseguraron que mantienen acciones para garantizar la aplicación de medidas preventivas entre los usuarios con la finalidad de reducir el riesgo de contagios de covid-19.

Leopoldo Odriozola Reyes, presidente de Rutas Unidas de la región sur, aseguró que como transportistas han tratado de cumplir con las medidas preventivas; sin embargo, aseguró que se requiere del apoyo del usuario para proteger su salud.

“Nosotros estamos trabajando, pidiendo a los usuarios y los choferes del transporte público que usen el tapabocas al abordar las unidades, tener gel, contenedores para basura, sanitización de las unidades… En fin, estamos trabajando para adaptarnos a las medidas y dar un buen servicio a la ciudadanía”, dijo. 

Agregó que trabajan de manera coordinada con autoridades de los municipios de Jojutla, Zacatepec, Tlaquiltenango y Tlaltizapán para atender las medidas ante la emergencia de salud.

“En algunos municipios se ha apoyado a los conductores, checadores y postureros con despensas, gel antibacterial y sanitización; en otros, con operativos para vigilar que se cumplan con las medidas y en el caso de Zacatepec, tenemos mesas de trabajo con las autoridades para dar seguimiento a las medidas de prevención del covid-19, a fin de resguardar la seguridad de la salud, tanto de usuarios como de operadores, acotó.

Publicado en Zona Sur

El dirigente de la organización señala que varios operadores creían que era una enfermedad que afectaba a los ancianos.

Personal de la Dirección de Salud de Jiutepec llevó a cabo pláticas sobre las medidas de higiene básicas para evitar posibles contagios por covid-19 en el sector transporte, ya que algunos operadores de la Ruta 7 se negaban a creer en la existencia del virus.

El presidente de la Ruta 7, Noé Ramírez Salazar, informó que solicitó apoyo al municipio de Jiutepec porque algunos choferes creían que esta nueva enfermedad atacaba únicamente a los adultos mayores.

Refirió que las pláticas se realizaron en las instalaciones de la Ruta 7 durante dos días y con grupos de máximo 10 personas cuidando las medidas de la Jornada de Sana Distancia.

Ramírez Salazar aseguró que con estas conferencias los choferes hicieron conciencia sobre la facilidad que tiene el virus para entrar en el cuerpo, por lo que empezaron cumplir con las medidas de higiene, como el uso del cubrebocas. Sn embargo, admitió que hay quienes se lo quitan al salir de la base para cumplir con su itinerario.

Por lo anterior, afirmó que en caso de descubrir que alguno de los operadores no usa el tapaboca, se le niega la salida del siguiente recorrido y de ser sorprendido por las autoridades de la Secretaría de Movilidad y Transportes (SMyT) será acreedor a una infracción.

Hasta la fecha solo uno de los choferes ha sido infraccionado y ninguno ha manifestado tener síntomas de covid-19.

El presidente de esta organización dijo que hasta el momento no han visto el incremento en el servicio de transporte de pasajeros, pero se espera un aumento para la próxima semana con la posible reapertura de otros negocios.

La Ruta 7 tiene un parque vehicular de 87 unidades y por la contingencia sanitaria solo 30 están en circulación.

 

 

Publicado en Sociedad
Jueves, 11 Junio 2020 04:19

Rutero gana cien pesos al día

Debe juntar 400 de cuenta y otro tanto para gasolina.

Alfonso Cabrera Espinoza, chofer de la Ruta 17, afirma que en plena contingencia sanitaria por el Covid-19, las autoridades han dejado a colegas “a su suerte”, pues, hasta el momento no han recibido apoyos económicos o en especie.

En su caso, asegura, hay días que no obtiene ingresos ya que difícilmente logra reunir 400 pesos de cuenta y una cantidad similar para el combustible, pero agradece que su patrón es comprensible y acepta cuotas de 300 pesos para que el chofer tenga al menos 100 pesos para comer.

Alfonso empezó a trabajar como operador del transporte público en 1993 y hasta donde recuerda es la primera vez que un problema de salud pega tan fuerte a la economía, tanto que obligó a los concesionarios a detener sus unidades.

La Ruta 17, donde trabaja Alfonso, tiene un parque vehicular de 78 unidades pero todos los días once carros se quedan guardados en la base porque la demanda de pasajeros bajó en más del 70 por ciento.

Al cumplir con su itinerario, dice Alfonso, se ha percatado que las calles están vacías, pero él no puede dejar de prestar el servicio porque siempre hay una persona que necesita llegar a su destino.

Aseguró que la mayoría de los operadores tienen ingresos menores a 100 pesos diarios ypor eso necesitan de apoyos.

“Estamos sobreviviendo como podemos… lo que es un hecho es que nos traen bien cuidados (en el cumplimiento) con el uso del cubrebocas y ofrecer gel antibacterial a los usuarios, pero no hablan de apoyos”.

 

 

Publicado en Sociedad
Sábado, 06 Junio 2020 05:19

Sin opciones laborales, sigue de rutero

José Federico, quien actualmente trabaja como chofer de la Ruta 6, tiene una experiencia de 30 años en el sector transporte y -al igual que el resto del gremio-  afirma que por la pandemia del covid-19 sus ingresos diarios disminuyeron y apenas le alcanzan para comer.

A pesar de la crisis económica que enfrenta, José Federico Covarrubias Ramírez se mantiene frente al volante porque cree que a sus 43 años no encontraría otro empleo. Además sabe que en contingencia sanitaria nadie contrata personal?

Cuenta que la demanda del servicio en el transporte público bajó a más de la mitad y los operadores pasaron de entregar 600 pesos de cuenta a 100 pesos diario.

“Hay horas muertas que van de las 11 de la mañana a las 3 de la tarde. Por ejemplo, hay días que de Subida a Chalma bajamos al centro con dos pasajeros y uno más para el poblado de Acapantzingo; esta situación está fea tanto para el patrón como para el chofer”.

Para Federico la situación económica está crítica, pues, en ocasiones se va a casa con 100 pesos y además, tiene que pagar 30 pesos diario por la tarjeta con la cual los checadores cuentan el tiempo que lleva un operador del otro.

El entrevistado señala que algunos días de plano no les conviene salir a trabajar, como el miércoles, cuando trabajó una vuelta completa y otra a la mitad, y ni así reunió el dinero para el combustible. Al final de su jornada tuvo que poner 50 pesos de su bolsa para el combustible y no entregó la cuenta.

Sobre el pago de la tarjeta, reconoce que el dinero que se junta entra a una caja de ahorro que sirve para cubrir accidentes viales y para el aguinaldo de fin de año, por lo que la debe pagar.

Sin embargo, eso reduce sus ingresos al mínimo, pero debe resistir, porque no hay otro trabajo.

 

Publicado en Sociedad

Aunque con menos recorridos, en OMSA Chapultepec todos los operadores tienen oportunidad de trabajar.

Al ver que sus ingresos económicos disminuyeron, Francisco pensó como primera opción dejar el volante del autobús de la empresa “OMSA Chapultepec”. Sin embargo, admite que en tiempos de pandemia difícilmente encontraría otro empleo.

Por eso se mantiene como chofer porque, dice, aunque el dinero es poco el trabajo es seguro.

Francisco Mayren Rodríguez es operador en los autobuses OMSA Chapultepec, organización mejor conocida como “Chapulines”.

Lleva 30 años dedicados al transporte público. Empezó en 1990, lavando vehículos, hasta que agarró el gusto por el volante y tuvo la oportunidad de empezar a manejar.  

Cuenta que por la contingencia sanitaria del covid-19, de las 60 unidades con las que cuenta la empresa donde labora solo 30 están en circulación, y los operadores trabajan cada tercer día, para que todos lleven dinero a casa.  

A pesar de que realizan cuatro vueltas diario, desde las 5:30 de la mañana hasta las nueve de la noche, hay recorridos en los que solo suben entre tres y cinco pasajeros.

Por cada vuelta los operadores reciben 90 pesos, es decir, por cuatro vueltas ganan 360 pesos.

La cuenta que entregan depende del conteo en el sistema de barras, pero en promedio entregan entre 250 y 300 pesos.

Francisco afirma que el dinero ya no alcanza y hay días que quisiera “estirarlo” porque se gasta rápido, principalmente en las comidas. Por suerte, dice, sus hijos ya no dependen económicamente de él y solo trabaja para los gastos de la casa, como el pago de servicios de agua y luz.

“Es triste ver la situación en la que nos encontramos porque cada día hay menos pasaje, hace años ingresábamos más dinero y hoy por la contingencia, aunque salimos de madrugada, no es lo mismo porque llevamos máximo cinco personas desde la colonia Robles hasta la Ruiz Cortinez”.

Durante su jornada laboral Francisco se protege del virus haciendo uso del cubrebocas y del gel antibacterial. Lamenta que los pasajeros no adopten las medidas de higiene, aunque dice que no puede negarles el servicio.

En la base desinfectan las unidades y limpian el pasamanos y los vidrios, porque su vehículo debe circular limpio.

De su trabajo como chofer recalca que además de enfrentarse a un posible contagio por el covid-19, está expuestos a los asaltos, principalmente en las colonias Carolina y Altavista en Cuernavaca.

“Hay gente que se sube para asaltarnos, pero no podemos denunciarlos y no queda de otra que darles el dinero”.

 

 

 

Publicado en Sociedad

En la Ruta 13 de Oaxtepec únicamente circulan 16 de las 70 unidades de esa línea, a causa de la emergencia sanitaria por el covid-19.

Cuautla.- Derivado de la pandemia por covid-19, “ruteros” de la región oriente continúan siendo afectados por la poca afluencia de usuarios, precisando que se han visto afectados en al menos un 90 por ciento.

De acuerdo con Rodolfo Tiscareño Martínez, presidente de la Ruta 13 de Oaxtepec, esa situación ha permeado en la economía de los transportistas, quienes viven al día, por lo que destacó que es necesario que las autoridades implementen acciones que permitan una reactivación económica inmediata.

Precisó que a pesar de que el gobierno estatal se había comprometido a otorgarles apoyos para hacer frente a la pandemia, no han tenido acercamiento alguno con las autoridades, por lo que han tenido que hacer frente a la situación con los pocos ingresos económicos que perciben por el servicio de transporte público que aún se encuentran prestando.

“De las 70 unidades del transporte público que me digno a presidir, solamente tenemos trabajando alrededor de 16, ya que no tiene caso que pongamos a trabajar todas nuestras unidades si el pasaje sigue estando bajo, y el hacerlo sólo generaría gastos innecesarios al realizar los recorridos con pocas personas”, añadió.

Destacó que las grandes afectaciones económicas que ha dejado la emergencia sanitaria en el municipio de Cuautla no sólo han afectado a los comerciantes, sino a todos los sectores productivos del municipio. Por lo que recalcó la importancia de reactivar la economía a la brevedad.

Finalmente, Tiscareño Martínez refirió que al momento no se reactivará al 100 por ciento el servicio de transporte público, al menos en la ruta que encabeza, además de resaltar que no se descartaba la posibilidad de poder manifestarse, tal como lo hicieron comerciantes ambulantes, la tarde del lunes.

 

Publicado en Cuautla

Iba a entrar a la universidad cuando la contingencia sanitaria paralizó las actividades académicas.

Alfonso Esaú Cabrera Torres trabaja como chofer en la Ruta 17 pero su propósito no es dedicarse al transporte público, sino que piensa continuar con sus estudios universitarios hasta ser un profesional de la computación.  

Hace seis meses agarró el volante de una unidad de la Ruta 17. Allí trabaja desde hace 25 años su progenitor, quien le contó por experiencia que el trabajo de chofer es estresante y demandante.

Sin embargo, Alfonso considera que es un ambiente agradable, por la convivencia que tiene con sus compañeros, aunque también ha conocido a pasajeros poco amigables.

“La onda es acostumbrarse al volante y que te guste el trabajo, porque algunos están (solo) por necesidad y por eso son groseros con la gente. También es mucha responsabilidad porque llevamos en nuestras manos la vida de los pasajeros”.

El entrevistado tiene 19 años de edad y cuenta que cuando estaba en el proceso de tramitar su ingreso a la universidad llegó la pandemia del covid-19, por lo que decidió aprovechar estos días para trabajar y apoyar con los gastos del hogar a su familia.

“Desde chico andaba con mi papá y me empezó a gustar el ambiente, después me enseñó a manejar y cuando cumplí la mayoría de edad empecé a trabajar, primero en la Ruta 11 y luego me cambié a la 17”.

En su camino se ha encontrado con personas amables pero también con otras que son prepotentes y que -dice- hacen enojar al chofer.

Entre sus anécdotas cuenta que hace tiempo un señor abordó la ruta en el municipio de Emiliano Zapata y pagó con un billete de 50 pesos; el chofer no tenía cambio por lo que le dijo que se lo entregaría antes de llegar a su destino.

Cuando la ruta llegó al zócalo de Jiutepec, el pasajero de manera prepotente pidió su cambio y entonces el chofer preguntó ¿de cuánto fue el billete?, la respuesta del usuario fue: “no te fijaste o qué”.

Alfonso se considera una persona amable con los pasajeros, por eso cuando sale de su casa da gracias a Dios y le pide regresar con bien porque, dice, algunos empiezan enojados y no se concentran en su trabajo.

En la actualidad por la pandemia del covid-19 el servicio de transporte público bajó en un 70 por ciento, aunque la organización para la que trabaja  tiene en circulación 68 de los 78 carros con los que cuenta.

Los choferes trabajan cuatro días y descansan tres, para que todos puedan llevarse al menos 200 pesos a su bolsa.

Alfonso empezó a trabajar como chofer del transporte público antes que llegara la pandemia, pero solo en sus ratos libres y fines de semana; en ese entonces entregaba mil 400 pesos de cuenta y hoy ésta llega a 400 pesos.

Agradece que su patrón es comprensible con la situación y busca la manera de que ambos se vean beneficiados, debido a que, afirma, otros concesionarios de plano ordenaron detener los vehículos, por los altos gastos que genera el mantenimiento.

“El jueves de la semana pasada estuvo fatal y con trabajos salió (dinero) para el diésel; no me llevé nada ni entregué cuenta pero mi patrón es comprensible y pues mejor le pusimos diésel al carro, porque tiene que circular para tratar de reponer lo de la cuota”.

Los operadores de la Ruta 17 realizan tres vueltas (recorridos completos por el trayecto concesionado) y  algunos empiezan a trabajar a las 5:10 de la mañana y así cada cinco minutos; la mayoría ofrece el último servicio a las 8 de la noche.

 

 

 

Publicado en Sociedad

Dagoberto Rivera culpa al descuido de los usuarios que choferes y concesionarios hayan enfermado.

El presidente de la Federación Auténtica del Transporte (FAT), Dagoberto Rivera Jaimes, manifestó su preocupación por el incremento de contagios de covid-19 entre chóferes y concesionarios que operan en la zona metropolitana del estado.
El líder transportista aseguró que desde el inicio de la contingencia se reforzaron las medidas sanitarias para evitar contagios en el servicio público.
Sin embargo, dijo que lamentablemente son los usuarios los que no respetan estas medidas y han causado un repunte de casos en los operadores de las "rutas" y en los concesionarios del servicio público.
"La gente no respeta el uso de cubrebocas, hay gente que no cree, los operadores no creían que existía, que era puro cuento de gobierno para matarnos de hambre y ahora sí se han dado cuenta que existe, pero en la gente se sigue sin respetar", aseveró el presidente de la FAT.
El Comité Municipal de Contingencia de Covid-19 de Cuernavaca confirmó hasta el viernes pasado 17 casos de choferes infectados. Tan sólo en la Federación Auténtica del Transporte se han registrado cinco casos, pero también se han notificado en Rutas Unidas y la empresa Aliados de Morelos.
Por otro lado, Dagoberto Rivera Jaimes informó que se mantendrá reducido el número de unidades que operan en la zona conurbada de Cuernavaca, a pesar que algunas empresas reactivarán labores este lunes.
Explicó que el servicio público se normalizará conforme el resto de los sectores se integren a la "nueva realidad".

 

 

Publicado en Sociedad
logo
© 2018 La Unión de Morelos. Todos Los Derechos Reservados.