Episodios de nerviosismo se registraron en los hospitales.

Cuautla.- Momentos de nerviosismo se vivieron la mañana del jueves como consecuencia del sismo de magnitud 5.9, registrado a las 08:31 horas, en diversos lugares con alta concurrencia de personas como mercados, centros de salud y hospitales, los cuales fueron evacuados de manera preventiva.

Al mismo tiempo, elementos de Protección Civil y Bomberos se desplegaron con el apoyo de elementos de Seguridad Pública por todo el municipio para verificar el estado de los edificios que quedaron severamente dañados por el sismo ocurrido exactamente hace 10 meses y que representan un riesgo para la población.

El director de Protección Civil, Víctor Manuel Araujo Moreno, informó que tras el sismo se iniciaron recorridos de verificación por los hospitales del ISSSTE, el Hospital General “Mauro Belaunzarán Tapia”, la Jurisdicción Sanitaria III, algunos planteles educativos, templos e iglesias y los edificios antiguos del centro histórico.

Señaló que el temblor también provocó que se esparcieran rumores, lo que multiplicó las labores de los cuerpos de emergencias que tuvieron que verificar la información, como la que hacía referencia al colapso del techo de una vivienda cerca de la terminal de autobuses de la Estrella Roja, lo que resultó falso.

Indicó que aunque el saldo fue blanco, se tuvieron que colocar acordonamientos en las construcciones antiguas que presentan daños severos por el sismo del 19 de septiembre y que a la fecha no han sido intervenidos debido a que falta el dictamen y supervisión del Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH) o porque sus propietarios se niegan a demolerlos.

Entre las zonas acordonadas de nueva cuenta figuran los edificios del palacio municipal, los aledaños, construcciones viejas del centro histórico de la ciudad y el edificio del antiguo internado ubicado en la calle de Capitán Larios.

El director de PC exhortó a los ciudadanos a respetar las zonas acordonadas, para evitar un accidente fatal, pues la humedad provocada por las lluvias han dejado resentidas las construcciones antiguas, lo que será un riesgo latente en tanto no se rehabiliten o proceda la demolición.

Publicado en Cuautla

Aunque sí generó nerviosismo.

Zona sur.- Autoridades de los municipios de la región sur confirmaron que no se presentaron consecuencias tras los sismos de la mañana de ayer, aunque sí hubo inquietud entre la población.

En Jojutla, la Dirección de Protección Civil reportó que, tras un recorrido, no se reportaron incidentes en el municipio por los temblores de ayer.

Por otra parte, en la avenida principal, ayer comenzó la demolición total del edificio “Casa Pacheco”, que se había iniciado pero estaba inconclusa y representaba un riesgo.

En Zacatepec, vía WhatsApp, se informó que no hubo reporte de daños tras el sismo de esta mañana.

“Protección Civil continúa con el recorrido por el municipio y todo se encuentra en orden, cualquier situación dejamos los números de emergencias y dependencias en donde pueden solicitar ayuda o reportar cualquier situación (protección civil 34 31997)”, señala en el comunicado.

Mediante un boletín, también el Ayuntamiento de Tlaltizapán confirmó que no hubo daños tras dos sismos.

“Responsables de Protección Civil en este municipio reportaron saldo blanco, ya que dijeron que no hubo daños que lamentar por los dos temblores ocurridos este día”, expone.

Hasta el momento, los reportes arrojaron que no hubo daños graves, ni mucho menos a terceros, por lo que destacaron que las inspecciones realizadas arrojaron que iglesias, centros educativos, edificios públicos y el Ex Cuartel del General Emiliano Zapata no presentaron daños que lamentar, agrega.

Detalla que los sismos que se presentaron este jueves, el primero a las 6:34 horas, con una magnitud de 2.8, y el segundo a las 8:31 de la mañana, con una magnitud de 5.9, no ocasionaron pérdidas de ningún tipo, y hasta el momento de emitir el reporte no había daños graves.
“Los reportes que hemos hecho a iglesias, especialmente a las que se están remodelando, y donde hay gente que está trabajando, hasta ahorita, están en saldo blanco, y hemos visitado hasta el momento comunidades, colonias, poblados y calles  de este municipio, donde todo está bien”.
Por último, el comunicado destaca que el sismo provocó miedo y nerviosismo en algunas personas.

Publicado en Zona Sur

El sismo del 19 de septiembre lo dañó severamente; las piezas que albergaba fueron rescatadas y guardadas en un bodega.

Miacatlán.- A través del Fondo de Desastres Naturales (Fonden), se reconstruirá el Museo de la Zona Arqueológica de Coatetelco, inmueble que colapsó tras el sismo del pasado 19 de septiembre, informó María Isabel Campos Goenaga, delegada del Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH) en el estado. 
En entrevista, la delegada federal explicó que el Museo de la Zona Arqueológica de Coatetelco es una construcción moderna y tras el sismo del pasado 19 de septiembre, resultó severamente dañado, por lo que a pocos días de la contingencia se procedió a rescatar los bienes culturales que contenía este espacio. 
Sin precisar el número de piezas arqueológicas que se encontraban en el museo, la delgada del Centro INAH Morelos garantizó que todas las piezas están resguardadas en bodega, bajo las medidas de seguridad reglamentarias, ya que el museo tuvo que ser demolido debido a los daños estructurales que presentaba, pues colapsó tras el terremoto. 
Agregó que el nuevo inmueble deberá ser edificado con recursos federales, ya que no se encontraba dentro del catálogo de monumentos antiguos. "Estamos en los trámites, se está diseñando el proyecto, determinando el monto que será invertido y en su momento se pueda iniciar con su construcción", dijo. 
Garantizó que en breve se podrá contar con el proyecto ejecutivo del nuevo edificio, mientras tanto la Zona Arqueológica de Coatetelco continúa abierta al público en general. 

Publicado en Zona Sur

A 10 meses del sismo, aún no hay un dictamen estructural del inmueble.

Mazatepec.- A 10 meses del sismo del pasado 19 de septiembre, aún no hay avances para la rehabilitación del centro de salud de la cabecera municipal de este lugar, el cual resultó afectado. 
De acuerdo con versiones de vecinos, tras manifestarse por la falta de atención por parte del gobierno del estado y la Secretaría de Salud para atender el tema, varios de los inconformes fueron señalados por las autoridades municipales de crear conflictos, puesto que el asunto ya se estaba revisando. Sin embargo, a la fecha, aún no se cuenta con un dictamen estructural que determine el estado del inmueble. 
El grupo de vecinos comentó que a la fecha el personal médico del centro de salud brinda atención en un área adaptada que funcionó por un tiempo como cocina del sistema DIF municipal, pero no cuenta con las condiciones necesarias para garantizar una adecuada atención médica. 
Los usuarios comentaron que ayer por la mañana acudió el personal de los Servicios de Salud de Morelos (SSM); no obstante, no dejó claro cuáles serán los trabajos que se realizarán para rehabilitar las instalaciones a 10 meses del temblor que afectó gran parte del estado. 
Finalmente, reiteraron el llamado a las autoridades estatales para agilizar los trabajos y rehabilitar el inmueble a fin de que se restablezca la atención médica para los habitantes de esta localidad.

Publicado en Zona Sur

Jojutla.- El sismo del 19 de septiembre de 2017 trajo de regreso a casa a Nayib Montero, un joven médico veterinario que radicaba en la Ciudad de México y quien tuvo que cancelar su boda para ayudar a reconstruir el negocio de su familia.

“Por algo pasan las cosas”, dice Nayib, frente a la mesa donde todos los días prepara la masa para las donas, conchas y teleras que vende en el centro de Jojutla.

La tarde del 19 de septiembre Nayib estaba en la Ciudad de México.

Poco antes se había graduado como médico veterinario zootecnista.

El edificio donde estaba, en Naucalpan, comenzó a sacudirse.

Sus compañeros se alarmaron, pero él lo tomó con calma porque aún no sabía la magnitud del terremoto, ni que la panadería donde estaba su familia se había venido abajo.

“Los médicos de la zona se espantaron porque ahí no temblaba, me metí a las redes sociales y fue cuando vi que en Jojutla estaba muy feo por comentarios de primos, amigos, conocidos, pero fue como es una broma, allá no tiembla, no pasa esto, no pasa nada, ¿cómo es posible que pueda estar destrozado? Me entró el miedo en ese momento, comencé a ver un humo hacia la ciudad, hacia el DF y quise localizar a mis familiares, no pude localizar a nadie y después comencé a creérmela, sí pasó algo”, cuenta.

El 19 de septiembre no pudo regresar a Jojutla. El viaje lo realizó hasta la madrugada del día siguiente.

Cuando llegó a Jojutla, Nayib no podía creer lo que sus ojos veían: la comunidad estaba destrozada.

“Llegué en la madrugada, no tuve oportunidad de ver muchas cosas, pero sí vi y dije no manches, pasó todo esto, todo está tirado, por dónde paso porque había escombros por aquí, todo tirado, no había servicio de luz, estaba feo realmente”, recuerda.

Por fortuna, aunque el local donde estaba instalada su panadería se vino abajo, sus familiares no resultaron muy dañados físicamente, salvo su papá, que recibió algunos golpes en la cabeza.

“Mi familia afortunadamente, los que estaban en la panadería que era mi papá, estuvo bien, más que unas lesiones en la cabeza. Se le cayeron parte de piedras, de bloks de la estructura, al momento de entrar”.

“Él ayudó al rescate de varias personas que estaban enfrente, la señora Caro con sus hijos, desafortunadamente una falleció con el bebé, que eran vecinos de la panadería de hace años, que teníamos contacto con ellos. Y mi hermano estaba en la secundaria, estaba en educación física en ese momento, como pudo salió, no pasó a mayores. Mi mamá estaba trabajando, estaba en Puente de Ixla, en la 24 de Febrero, en la primaria; mi abuelita y mis demás tíos, mis familiares estaban en la colonia Pedro Amaro, allá vivían, allá vivíamos, pero la panadería pues sí quedó pues… ya no se pudo regresar ahí”, dijo.

Tras saber que su familia estaba bien de salud, Nayib supo que tenían que levantar de inmediato el negocio familiar.

Lo primero fue rescatar lo que se pudo de la panadería, como algunas charolas, un horno, cortadoras y moldes.

El siguiente paso era encontrar un local.

La mayoría estaban dañados, pero por fortuna, la familia de Nayib encontró uno en una colonia aledaña.

“Afortunadamente encontramos un local a una calle de la casa, un local que está en la colonia Pedro Amaro: Allá reiniciamos, teníamos el miedo de que la gente nos fuera aceptar o con qué cara porque aquí en la zona sur el pan promedio, una pieza de pan te viene costando 3.50, 4 pesos, está económico. Nosotros ya lo estábamos dando a 4.50, 5 y 7 pesos, por la calidad de los materiales, los ingredientes”.

“Aquí estábamos en el centro, allá nos íbamos a una colonia, más provincia, con otros pensamientos. Entonces pensábamos, puede que sí, puede que no, vamos a ver, pero nos cobijaron bastante bien. Yo me quedo bastante agradecido de la colonia, de la gente”, dijo.

Les habló a los proveedores de la panadería para pedirles mercancía, pero algunos se negaban a ingresar a Jojutla pues los caminos estaban desechos.

“Sí nos costó trabajo, gran parte de lo que nos valió, es que veníamos comprando por promociones con distribuidores, entonces teníamos gran parte de mercancía y materia prima almacenada. Lo que sí no teníamos y se nos acabó fue el huevo, entonces lo que hice, a nosotros nos surte Bachoco, lo que hice con ellos fue alcánzame en algún lugar, voy y te localizo, canijo, pero súrteme porque tengo que surtir a las tiendas, tengo que surtir aquí y pues es huevo, no puedo decirle a las personas no tengo huevo, se acabó, no hay’”, dijo.

Un fin de semana antes del 19 de septiembre, Nayib había propuesto a su novia, también veterinaria de profesión, casarse en diciembre.

En la siguiente semana hablarían con sus familias para darles la gran noticia.

Pero el sismo los obligó a posponer sus planes.

“Yo ya estaba haciendo gran parte de mi vida allá, venía aquí y trabajaba sábados y domingos, y me volvía a regresar y apoyaba las actividades. Yo aquí inicié con ellos en la panadería hace casi 17 años vendiendo donas en la calle, en la colonia donde vivíamos. A mí me surgió en ese momento la impotencia, digo, no puedo regresarme al DF y estar como ok, no pasó nada, me voy, me lavo las manos”.

“Platicando en ese momento con mis familiares, mi chica en ese momento, dije no puedo, me tengo que regresar y me regresé. Seguimos, dije, voy a echarle ganas, voy a renunciar, me vengo con ustedes papá, vamos a sacar la panadería adelante”, recuerda.

El dinero que tenía ahorrado para la fiesta lo utilizó para reconstruir la panadería.

“En diciembre eran los planes de casarnos. Todo (lo ahorrado) se ocupó porque nuestra intención pues fue ¿qué hacemos? ¿Vamos a pedir apoyo? No, no podemos porque afortunadamente se le da empleo a varias familias, en ese momento teníamos siete personas más, aparte nosotros los que estábamos en la panadería, familiares, sí éramos 10, 15 personas”.

“Mi novia me acompañó en esta travesía, afortunadamente seguimos juntos, nos ha apoyado bastante y seguimos juntos. Yo le comenté ¿sabes qué?, yo tengo gran aprecio, vaya, aquí nací en el pan y es lo que me hace feliz. Estamos juntos y llegó un bebé en ese momento y la noticia y todo, y dije bueno, por algo pasan las cosas, no pasa nada”, indicó.

Al paso de los meses no sólo continuó el éxito de la panadería que instalaron en la colonia Pedro Amaro, sino que encontraron un local a pocas cuadras del centro de Jojutla, muy cerca de donde estaba el negocio original y decidieron abrir allí una sucursal.

Y aunque fue producto de la tragedia del 19 de septiembre, hoy Nayib ve realizado su sueño junto con su familia: trabajar en la panadería como siempre lo quiso hacer, aunque ahora tiene planes de expandir más su negocio.

“Me gustaría estar aquí en Jojutla, consolidarnos más y poderle brincar tal vez a Cuernavaca, Taxco, Ciudad de México, pero ir creciendo a la par”, dijo.

Y aquel evento que tuvo que suspender por el sismo y por ayudar a su familia, cada vez está más cerca de realizarse.

Nayib espera casarse el próximo año con su novia el día que bautice a su hijo Emilio Fabián.

- ¿Extrañas la Ciudad de México?

- Un poco, un poco, pero estoy contento.

- ¿Vas a regresar?

- Probablemente sí, pero ya será con una panadería, será un objetivo.

- ¿Te vas a casar?

- Sí.

- ¿Pronto?

- Espero, espero que sea pronto, en el bautizo de mi niño, yo creo que será el siguiente cuando él cumpla un año.

“Y por algo pasan las cosas muchas de las veces, hay que aprender a aceptar los fracasos, las dificultades y verles la mejor cara. Hay que echarle ganas también, no doblarse y seguir trabajando, que es lo que hace el esfuerzo, la constancia y la disciplina, marcar la diferencia”, dijo.

 

Publicado en Sociedad
Viernes, 20 Julio 2018 05:24

Sin daños en Morelos tras sismo

Con una magnitud de 5.9 grados, el epicentro se registró al suroeste de Huajuapan de León, en Oaxaca.

Luego del sismo de 5.9 grados registrado la mañana del jueves en Huajuapan de León, Oaxaca, las autoridades de Morelos reportaron saldo blanco en la entidad.

En la capital morelense, el temblor provocó que algunos edificios públicos fueran evacuados, como el hospital general y las oficinas del Palacio de Gobierno, pero no pasó de un susto.

Luego de una revisión general, las actividades continuaron normalmente.

“Aquí únicamente continuamos con el protocolo de… Los compañeros sintieron el sismo, a pesar de que fue tan lejos. Los compañeros sintieron el sismo y lo que procedemos son las evacuaciones pertinentes. Se evacuó a todo el personal, solicitamos el apoyo de Protección Civil para checar el inmueble, lo checamos con ellos, con las brigadas de emergencia que tenemos aquí en las instalaciones de Casa Morelos y, una vez evaluadas, ya lo que continúa es darle seguridad al personal para que pueda continuar con sus labores”, expresó Emmanuel Pedraza, director de brigadas de Protección Civil del Palacio de Gobierno estatal.

A través de un video enviado por la coordinación de comunicación social de Protección Civil municipal, el director Enrique Clement Gallardo informó que se implementó un operativo para monitorear posibles daños, sin embargo, hasta el momento no se reportan afectaciones.

“Hasta el momento, aquí en el estado de Morelos, no se ha sentido ninguna afectación. Hemos estado monitoreando, de hecho, se está monitoreando a diferentes lugares, como son la catedral, la universidad, el centro, entre otros, para saber si hubo daños y hasta el momento no tenemos ningún reporte”, dijo.

Las autoridades pidieron a la población estar atenta de los reportes que puedan emitir las direcciones de protección civil de los municipios y el estado.

 

Publicado en Sociedad
Viernes, 20 Julio 2018 05:15

Aún no hay alerta sísmica en Morelos

Proyecto piloto no está conectado a la totalidad del territorio estatal ni permite avisar de un temblor a la población en general.

Tras el sismo de 5.9 grados registrado este jueves, las autoridades estatales aseguraron que no hubo daños registrados en Morelos. A la fecha, no se ha concretado en la entidad la instalación de sensores para detectar temblores con epicentro en territorio morelense.

Sólo se cuenta -como prueba piloto- con dos antenas que permitieron recibir la alerta sísmica 35 segundos antes (en el caso de ayer), pero restan más pruebas y un sistema que permita avisar a otros municipios y a la población en general.

Este jueves, poco después de las ocho horas con 30 minutos, el Sistema Sismológico Nacional registró el sismo con epicentro en Huajupan de León, Oaxaca, que fue perceptible en Michoacán, Oaxaca, Puebla, Veracruz, Guerrero, Jalisco, Ciudad de México y Morelos.

Tras la tragedia del temblor del 19 de septiembre pasado (que coincidió con el ocurrido en el mismo día, pero del año 1985), la gente salió al notar el movimiento telúrico, tal es el caso de personal y asistentes a los hospitales del IMSS, en Plan de Ayala, en Cuernavaca; el Hospital General de Cuernavaca José G. Parres, así como en el Palacio de Gobierno, entre otros edificios públicos y privados.

El reporte oficial indica que no hubo daños en ninguno de los municipios de Morelos y, hasta la anoche de ayer, tampoco se daba cuenta de afectación en otros estados, aun cuando existen algunos edificios en condiciones endebles por los daños ocasionados desde el año anterior.

Cabe recordar que ese sismo del 19 de septiembre pasado tuvo epicentro en Axochiapan, en los límites entre Morelos y Guerrero. Unas semanas después, el propio titular del Ejecutivo estatal anunció el proyecto de instalar en territorio morelense un sistema de detectores para alerta temprana.

La secretaria de Innovación, Ciencia y Tecnología, Brenda Valderrama Blanco, en su momento indicó que se analizaba la viabilidad del proyecto, para el cual se gestionarían recursos federales.

Este jueves, el director de emergencias y desastres de la Coordinación de Protección Civil del Estado de Morelos, Edgar Antonio Mayorga Ríos, informó que no se ha instalado el sistema de detección de sismos con epicentro en Morelos todavía.

Explicó que -hasta ahora- se han colocado como prueba piloto dos antenas de alerta temprana que reciben la misma señal que tiene la alerta sísmica de la Ciudad de México. Los equipos están instalados en las oficinas de esta dependencia y en el Palacio de Gobierno, en el Centro de Cuernavaca.

El equipo -hasta ahora- consta de igual tecnología que la alerta sísmica, pues es la misma empresa que apenas realiza las pruebas correspondientes y el sismo de ayer fue el primero en ser registrado en Morelos. Este jueves, dicha alerta sonó 35 segundos antes del temblor.

Cabe señalar que es un primer paso, en el cual la empresa tiene que realizar los análisis de datos correspondientes.

Explicó que todavía restaría la realización de más pruebas y, posteriormente, se buscaría cómo avisar de inmediato a la población en general para que esos segundos “que son muy valiosos en caso de evacuación”, sean aprovechados, no solo en edificios públicos de Cuernavaca, sino en todos los municipios y a la ciudadanía en general, como en la capital del país.

Sería ideal –comentó- que se contara con bocinas en todos los puntos del estado para estar pendientes y que se active la alerta en casos reales, para proceder a los protocolos sin depender de una llamada de celular o a que activen las alertas de manera manual, como sucede hasta ahora en la mayoría de los edificios públicos.

El funcionario explicó que una propuesta que se habrá de trabajar es que dicha alerta se conecte con los 33 ayuntamientos y sus áreas de protección civil a través del sistema de radiocomunicación del centro conocido como C5.

La señal es exactamente la misma que se envía a la Ciudad de México y funciona sólo en casos de sismos con epicentro en costas de Guerrero y Oaxaca, y el tiempo de alerta es muy similar al de la capital de la república. No opera con sismos de menor intensidad a cinco grados y tampoco en casos con epicentro en Morelos o en otros puntos del territorio nacional.

Cuestionado sobre la eficacia de las aplicaciones de teléfonos móviles para alerta temprana como, la ya conocida “sky alert”, Mayorga Ríos dijo que no hay diferencia porque manejan la misma tecnología e, incluso, se trata de la misma empresa y da los mismos segundos que da esa aplicación.

“El problema de sky alert es que te detecta todos los sismos, algunos de intensidad leve, entonces, la gente se espanta y no tienes la certeza de cuánto, si va a llegar o no; con ésta se activa únicamente con los sismos de mayor magnitud. Esto nos puede ayudar para escuelas, hospitales, para que no estén realizando evacuaciones con sismos de mucho menor intensidad, sino, cuando de verdad sea necesario, que sea arriba de cinco grados, que no se siente en todos los lugares, pero sabemos que es fuerte”.

La referida tecnología tampoco identifica el tipo de sismo, si es oscilatorio o trepidatorio, pero argumentó que con conocer la intensidad se considera un avance, porque los daños dependerían del tipo de suelo de cada lugar, condiciones de los inmuebles, entre otros factores.

 

Publicado en Política

A 10 meses del sismo.

Jojutla.- A diez meses del sismo del 19 de septiembre, en la zona cero, la colonia Zapata de Jojutla, no todos los damnificados están construyendo su nueva casa, debido a diferentes circunstancias.

A casi un año del terremoto, que destruyó todo tipo de construcciones, especialmente en la colonia Zapata de Jojutla, en donde incluso murieron cuatro personas, tras la conmoción y la llegada de ayuda, no todos los afectados están reedificando su vivienda.

Aunque pasado el caos, la confusión y el dolor inicial, comenzaron a llegar los apoyos tanto del Fondo de Desastres Naturales (Fonden) como del programa gubernamental “Unidos por Morelos” y diversas fundaciones e instituciones.

Sin embargo, no todos han recibido lo mismo y existen todavía muchas personas que no han comenzado siquiera a reedificar su casa, mientras que otras ya estrenaron una mejor vivienda.

El matrimonio formado por Cinthya Flores Jiménez y Juan Carlos González Juárez, que esperan su primer hijo para el próximo mes de noviembre, es uno de los afortunados que han recibido casa de una fundación.

“Teníamos una casa pequeña y estábamos empezando a hacer nuestras cositas (cuando llegó el temblor). Lo que estamos ahorita recibiendo no se compara a lo que teníamos”, dijeron.

En contraste, otra vecina, Eleazar Ocampo López y su familia se quedaron sin apoyo.

“A mí no me tocó nada, porque mi hijo era alérgico al polvo y me tuve que salir de aquí y ya no pude meter papeles. Cuando me di cuenta, era demasiado tarde”.

La mujer vive con su esposo y sus dos hijos todavía en una carpa donada por la Fundación Cadena.

Apuntó que el candidato a diputado federal que ganó las elecciones le prometió ayuda cuando asuma el cargo, y es en lo que está esperanzada.

A un costado vive su tía política, María Guadalupe Parra Aragón, madre soltera con dos niños, quien sí recibió apoyo, pero fue víctima de un fraude.

Una empresa privada le ofreció construirle su vivienda a cambio de sus tarjetas del Fonden, se las entregó y ahora la constructora argumenta que no ha recibido esos recursos. Sin embargo, aseguró que sus tarjetas ya no tienen dinero y no le han construido nada, por lo que está en un grupo de 20 defraudados que buscan recuperar la totalidad del recurso de las tarjetas.

“Dicen que nos van a devolver una mínima cantidad, porque el trabajador sacó una parte. Me siento mal, porque nosotros somos sobrevivientes del temblor, quedamos atrapados y pudimos salir y ahora no sabemos qué va a pasar”.

María Guadalupe también vive en una carpa.

Otra damnificada, Edith Salgado Carbajal, declaró que estos 10 meses han sido de sacrificio al ver la lenta reacción de las autoridades y que fueron los ciudadanos los que tuvieron que presionar para recibir apoyo.

“Después de seis meses de meter documentos y estar vuelta y vuelta, ya nos empezaron a resolver”.

Su casa podría estar terminada en dos meses.

Algunos tuvieron que usar sus propias manos para que alcanzara el dinero para terminar la casa, como el señor Rosalío Guadarrama, al que ya le falta poco para terminar.

“Ya faltan los pisos de abajo. Han sido meses de mucho trabajo y esfuerzo. Tuvimos que hacerlo nosotros, porque si no, menos nos hubiera alcanzando el dinero. Nos están quedando las drogas, pero no nos queda más que luchar para tener lo que necesitamos”.

Para Andrea Ávila Rodríguez, quien vive en un lugar prestado, dijo con emoción que su casa ya va avanzada y espera mudarse pronto.

Recibió apoyo del Fonden y de la Fundación Esperanza mediante material para terminar de construir.

“Ya nos pidieron el terreno donde estábamos, y ya tenemos que venirnos, aunque sea así (en obra negra), nomás nos falta el baño, la luz y el agua”.

Comentó que vivir como antes será muy difícil por lo que se perdió, pero “Dios nos dio una oportunidad y hay que seguir”.

Publicado en Zona Sur

Reciben seis familias del poblado de Huazulco nuevas casas.

La reconstrucción en Morelos es una realidad. Muestra de ello son las seis casas que este lunes entregó el órgano Unidos por Morelos y la fundación Proviváh a un igual número de familias de la comunidad de Huazulco, en el municipio de Temoac.

La mayor parte de estas casas fueron construidas con recursos que otorgó Unidos por Morelos, ya que el Fonden no reconoció los daños y, en otros casos, les otorgó una mala calificación.

Tal es el caso de la familia Borbotillo Castillo, la cual sólo recibió 15 mil pesos por parte de las autoridades federales.

“Pensamos que mis papás nunca iban a poder tener una casa así, con los 15 mil pesos que dio Fonden no iba a alcanzar ni para levantar un cuarto. Pero mi mamá creyó en Unidos por Morelos y ahora aquí está su casa”, mencionó Elizabeth Borbotillo, quien agradeció a nombre de sus padres el apoyo.

En Temoac, al igual que en otros municipios, Unidos por Morelos instaló carpas y ofreció pláticas para que la gente conociera el esquema de apoyo y pudiera acceder a la reconstrucción por medio de las fundaciones, así fue como las hijas de doña Herminia Martín Silva, de 84 años, se animaron a confiar en el gobierno.

“Se dilataron un poquito en hacerla, pero cuando ya empezaron le dije: ‘Mire mamá, ya le van a hacer su casa y usted pensaba que no le iban a hacer nada’. Entonces ya nos sentimos tranquilas”, expresó una de las tres hijas de doña Herminia.

A nombre de Unidos por Morelos, Orlando Aguilar, de la coordinación técnica, recordó que las casas que se entregaron este lunes son antisísmicas, están construidas en una superficie de 48 metros cuadrados y cuentan con dos habitaciones, sala, comedor, un baño completo y están apegadas a los nuevos lineamientos de construcción en el estado de Morelos.

Asimismo, recalcó que son viviendas aptas para que las familias construyan un segundo nivel o crezcan hacia los lados.

En total, en Temoac, Unidos por Morelos reconstruirá 25 casas, de las cuales 18 se realizan con recursos del estado y las demás con Fonden.

A nivel estatal, Unidos por Morelos trabaja actualmente en la edificación de 881 casas, de las cuales se han concluido y entregado 176.

En esta semana, además, recibirán casas familias de Jojutla y Yautepec. 

 

 

 

 

 

 

Publicado en Sociedad

El hallazgo podría cambiar la cronología de dicha zona arqueológica, pues se ha planteado que su antigüedad es anterior a la del Templo Mayor de Tenochtitlán, en la Ciudad de México.

A punto de celebrarse un siglo del descubrimiento de la pirámide de Teopanzolco, la tierra se sacudió y dio paso al hallazgo de una subestructura en su interior, lo que le da más valor a la zona, pues se ha planteado que su antigüedad es anterior a la del Templo Mayor de Tenochtitlán en la Ciudad de México.

Este miércoles, en conferencia de prensa, la directora del Centro Morelos del Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH), Isabel Campos Goenaga, y las arqueólogas Georgia Yris Bravo y Bárbara Konieczna (responsable de la zona), explicaron que debido al sismo del 19 de septiembre se observaron daños en la ya conocida pirámide; el sismo golpeó el núcleo y provocó una inclinación en el complejo.

Al realizar los trabajos para determinar el grado de daño y planear la restauración, se produjo el hallazgo. Se hicieron “calas” y se excavaron dos pozos de sondeo, uno en el Templo de Tláloc -dios de la lluvia-, y otro a un costado, donde se divide a éste último del que fue dedicado a Huitzilopochtli, es decir, entre los dos santuarios.

Gracias al sismo están apareciendo “esos elementos de valor”, apuntó la representante del INAH en la entidad.

En 1921 fue descubierto el gran basamento de Teopanzolco (la pirámide principal), en el cual ya se habían identificado diferentes fases constructivas. Pero casi un centenario después, “gracias al sismo”, se descubren indicios de un templo que permanecía oculto.

Según las características arquitectónicas, los materiales, la ubicación,  algunos cerámicos y otras características encontradas, el equipo del INAH considera que se trata de un centro ceremonial que pertenece al inicio del periodo postclásico medio, que sería contemporáneo con la construcción de Tenayuca, en el Estado de México, la cual sería la primera pirámide con escalinata doble de acceso a la parte superior donde se colocaban los templos a Tláloc y Huitzilopochtli. “Este hallazgo nos cambia la cronología de Teopanzolco, ya que posiblemente primero fue construido ese basamento y después -al margen de ese tipo de construcción- se construyó el templo mayor de Tenochtitlán; es decir, que la arquitectura tlahuica inspiró a los mexicas para construir el Templo Mayor de Tenochtitlán… es decir que aquí estaban más adelantados en ese tipo de construcción”.

Los muros y pilares que han sido puestos al descubierto se construyeron dentro de la ya conocida pirámide; entonces, lo que se encontró fue el primer templo del sitio ubicado en Cuernavaca.

Los habitantes prehispánicos tlahuicas (que habitaron lo que hoy es el estado de Morelos) usaron el mismo estilo arquitectónico, pero debido a la humedad en el interior, no se localizaron estucos en buen estado, pero son identificados y los restos serán tratados para su conservación. Hasta ahora no se ha encontrado ninguna ofrenda, lo que se tiene es un incensario completo que se está trabajando para tratar de rescatarlo sin dañarlo.

Se harán pruebas de carbono 14 para contar con la temporalidad exacta del templo recién encontrado, pero los trabajos han sido muy complejos por el daño en la estructura de la pirámide, que han sido apuntalados con vigas y lonas, con el fin de que la estructura soporte, sin dañar el patrimonio, y evitar riesgos para arqueólogos y los trabajadores.

Bárbara Konieczna explicó que ya se tienen delimitados muros y columnas del Templo de Tláloc y restaría excavar para conocer si existe la parte dedicada a Huitzilopochtli, pero los trabajos sólo continuarán dos semanas más, y luego las excavaciones se volverán a tapar. “Hasta contar con los nuevos financiamientos” y, mientras tanto, evitar deterioro.

El cuarto localizado tiene una dimensión de aproximadamente seis metros de largo por cuatro de ancho, y los muros tienen alrededor de dos metros de altura; es el mismo patrón del que se tiene arriba.

La experta apuntó que el basamento recién encontrado data del año 1150 a 1200 años de nuestra era, y el que ya estaba al descubierto (que está encima, por decirlo de alguna manera) es posterior, de aproximadamente 1300-1390 de nuestra era. Esto significa que es más antiguo que el Templo Mayor; éste último ubicado en el corazón de la capital del país.

Comentó que las descripciones de los cronistas explican que se usaban estas edificaciones para ceremonias, festejos, ofrendas y sacrificios. Cuestionada sobre el porqué habrían construido encima de la estructura recién revelada, explicó que en las culturas mesoamericanas era costumbre. “Cada 52 años cambiaba el calendario, entonces, se renovaban las construcciones”.

Bárbara Konieczna explicó que ya se tienen delimitados muros y columnas del Templo de Tláloc, y restaría excavar para conocer si existe la parte dedicada a Huitzilopochtli, pero los trabajos sólo continuarán dos semanas más, y luego las excavaciones se volverán a tapar. “Hasta contar con los nuevos financiamientos” y mientras tanto, evitar deterioro.

Por lo tanto, cuando concluyan la intervención inicial para restaurar la pirámide principal de Teopanzolco, los visitantes no podrán ver el hallazgo, hasta en tanto sea factible continuar con las exploraciones en un proyecto de mayor magnitud. “Por ahora sabemos que existe y que le da una nueva temporalidad a la joya prehispánica de Cuernavaca”.

 

 

 

 

 

 

 

 

Publicado en Sociedad
logo
© 2018 La Unión de Morelos. Todos Los Derechos Reservados.