Simon Kawa Karasik, director general de la CINS, presentó la lista de los medicamentos que se deben evitar para el tratamiento del Coronavirus

Publicado en Ciencia
Martes, 04 Agosto 2020 04:27

Preocupa a Canaco la movilidad social

Puede regresar a la entidad al semáforo rojo.

El presidente de la Cámara Nacional de Comercio, Servicios y Turismo (Canaco-ServyTur), Antonio Sánchez Purón, admitió que preocupa a la iniciativa privada la alta movilidad que se registra en Morelos y el riesgo de que se vuelva a decretar "semáforo rojo" y un período de confinamiento por el aumento de casos de covid-19.


En entrevista, el líder empresarial insistió en que para evitar que se agrave la crisis social y económica que vive Morelos a consecuencia de la pandemia, el gobierno estatal y los ayuntamientos deben establecer normas más rigurosas para que la ciudadanía respete las medidas de seguridad sanitaria, como el uso de cubrebocas.


"Tiene que haber un acto de autoridad donde se exija el uso de cubrebocas de manera obligada. No estamos conscientes de lo que está pasando, no hacemos caso a los llamados que está haciendo la autoridad en sus tres niveles de gobierno y no entendemos y al no entender estamos más cerca de llegar a un semáforo rojo", advirtió.


Sánchez Purón afirmó que si en Morelos se vuelve a decretar un período de confinamiento, por el alto índice de casos de covid-19, "sería darle al traste a todo el esfuerzo que dimos por 90 días a la economía, cerrando nuestros negocios, aguantando a los empleados".


El presidente de la Canaco-ServyTur manifestó que se requiere de una mayor coordinación entre las autoridades de los tres niveles de gobierno, a fin de que se establezcan acciones claras para obligar a la ciudadanía a que se proteja pues reiteró que Morelos "está al filo de la navaja" en cuanto al riesgo de regresar al semáforo rojo por el aumento de contagios.
"Estamos exigiendo una actuación de manera puntual y contundente para aminorar esa posibilidad y que los contagios vayan a la disminución (sic)", agregó.

 

 

Publicado en Sociedad

Es apremiante acatar las disposiciones sanitarias y de distanciamiento social marcadas en el semáforo naranja, recuerda el secretario de Salud.

La Secretaría de Salud informa que a la fecha en Morelos se han confirmado cuatro mil 309 casos de coronavirus COVID-19, 254 activos, descartado cuatro mil 207 y están como sospechosos 601; se han registrado 869 defunciones.

En rueda de prensa, Marco Antonio Cantú Cuevas, titular del ramo, puntualizó que los nuevos pacientes son 19 mujeres de los municipios de Atlatlahucan, Axochiapan, Cuautla, Cuernavaca, Jiutepec, Jojutla, Puente de Ixtla, Temixco, Tlaquiltenango, Tlayacapan, Yautepec, Yecapixtla y Zacatepec, de las cuales 13 se encuentran en aislamiento domiciliario, 5 hospitalizadas con estado de salud grave y una no grave.

También, 20 hombres de Axochiapan, Ayala, Cuautla, Cuernavaca, Emiliano Zapata, Jiutepec, Jonacatepec, Tlaltizapán, Xochitepec y Yecapixtla, además de Taxco, demarcación del estado de Guerrero; de los cuales 8 mantienen aislamiento domiciliario, 7 están hospitalizados reportados como graves, 4 como no graves y uno falleció.

En tanto, las nuevas defunciones se registraron en 3 masculinos de Jiutepec y Cuernavaca, que padecían hipertensión arterial, diabetes mellitus, obesidad y otras comorbilidades.

Marco Cantú detalló que, de los cuatro mil 309 casos confirmados, 71 por ciento ya están recuperados, 5 están en aislamiento domiciliario, otros 4 en hospitalización, mientras que un 20 por ciento lamentablemente ha perdido la vida.

Explicó que del total de los pacientes con coronavirus COVID-19, el 41 por ciento están siendo atendidos por Servicios de Salud de Morelos (SSM), 39.2 por el Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS), 13.7 por el Instituto de Seguridad y Servicios Sociales de los Trabajadores del Estado (ISSSTE), 1 por la Secretaría de la Defensa Nacional (SEDENA), 1 por hospitales privados y 4.1 por ciento son morelenses que están en unidades hospitalarias fuera de la entidad.

El funcionario añadió que del total de casos confirmados acumulados 56 por ciento son hombres y 44 mujeres; en tanto las edades con mayor incidencia son 70 y más, de 50 a 54 años, así como de 45 a 49 años; alertó que continúa visualizándose un aumento en las personas de 35 a 39 y 30 a 34.

Mientras que, en las defunciones acumuladas, el 67 por ciento han ocurrido en varones, mientras que un 33 en femeninas, siendo el grupo de edad de 70 y más el de mayor recurrencia.

El secretario de Salud acotó que, del total de fallecimientos, el 52.7 por ciento ha sido en el IMSS; 31 en SSM; 14.7 en el ISSSTE; 0.6 en privado y uno más en hospitales fuera de la entidad.

Precisó que los casos confirmados se encuentran distribuidos de la siguiente manera, Cuernavaca, mil 077; Cuautla, 652; Jiutepec, 390; Ayala, 188; Jojutla, 174; Temixco, 166; Zacatepec, 156; Emiliano Zapata, 142; Xochitepec, 126; Yautepec, 125; Axochiapan, 106; Tlaltizapán, 105; Xoxocotla, 98;Yecapixtla, 92; Puente de Ixtla, 89; Tlayacapan, 75; Tlaquiltenango, 61; Tepalcingo, 58; Tepoztlán, 56; Atlatlahucan, 27; Ocuituco y Huitzilac, 25; Tetela del Volcán y Jonacatepec, 24; Miacatlán, 19; Tlalnepantla, 17; Amacuzac, Totolapan y Coatlán del Río, 16; Jantetelco, 14; Mazatepec,13; Tetecala, 11; Coatetelco y Zacualpan de Amilpas, 10; Temoac, 8; Hueyapan, 1; otros estados, 97.

Cantú Cuevas refirió que a la fecha se han recuperado tres mil 052 personas, en Cuernavaca, 806; Cuautla, 471; Jiutepec, 285; Ayala, 138; Jojutla, 128; Zacatepec, 109; Emiliano Zapata, 107; Temixco, 106; Xochitepec, 87; Yautepec, 84; Tlaltizapán, 78; Yecapixtla, 67; Axochiapan, 63; Xoxocotla, 59; Puente de Ixtla, 57; Tlayacapan, 47; Tepoztlán, 45; Tlaquiltenango, 38; Tepalcingo, 33; Atlatlahucan y Ocuituco, 18; Huitzilac, 16; Tetela del Volcán, Miacatlán y Jonacatepec, 15; Amacuzac, 14; Tlalnepantla, 12; Tetecala, 9; Jantetelco, Coatlán del Río, Mazatepec y Zacualpan de Amilpas, 8; Totolapan, 7; Temoac y Coatetelco, 5; Hueyapan, 1; otros estados, 62.

Especificó que, del total de pacientes confirmados, 642 son personal de salud: médicos, 228, de los cuales 196 se han recuperado y 12 han perdido la vida; enfermería, 287, con 256 que han superado la enfermedad y cinco fallecimientos; otros trabajadores, 127, 110 ya sanos, con 8 decesos.

El titular de la Secretaría de Salud agregó que del personal de enfermería, el 89 por ciento se ha recuperado, 6 se encuentra en aislamiento domiciliario, 2 hospitalizado como grave, uno como no grave y un 2 por ciento ha fallecido. Asimismo, el 47 por ciento ha sido atendido en el IMSS, 28 en SSM, 21 en el ISSSTE y 4 más en hospitales de otras ciudades.

En cuanto al médico, 86 por ciento ya está libre de COVID, 8 en aislamiento domiciliario, uno se mantiene hospitalizado y el 5 por ciento perdió la vida; siendo atendido el 43 por ciento en SSM; 33, IMSS; 20, ISSSTE; y 4 por ciento foráneo.

Marco Antonio Cantú indicó que Morelos está en semáforo naranja, es decir en un nivel de riesgo epidémico alto; no obstante, subrayó que, la entidad con una puntuación ponderada de 2.5, se encuentra en el límite para pasar a rojo; por lo que pidió a la población no confiarse y respetar las actividades establecidas en esta etapa de la epidemia, las medidas de higiene, protección y sana distancia; así como evitar llevar a cabo fiestas y/o reuniones.

Manifestó que durante el fin de semana se observó un relevante incremento en la movilidad; en tanto, solicitó a las y los morelenses abstenerse de salir si no es una necesidad apremiante; ya que, dijo, si se continúa como hasta ahora, el riesgo de cambiar a color rojo y por lo tanto al confinamiento, así como el que implica en la salud pública del estado es muy alto.

En su intervención, César Miguel Eroza Osorio, subdirector de Salud Pública de SSM, comentó que las pruebas que se llevan a cabo en el sector son las avaladas por el Instituto de Diagnóstico de Referencia Epidemiológica (InDRE), es decir, PCR (Reacción en Cadena de la Polimerasa, por sus siglas en inglés).

Mencionó que SSM hace toma de muestra con dos modalidades, a través de la introducción de isopos en la vía respiratoria superior (nariz y orofaringe) y por medio de saliva, ésta última, gracias al trabajo conjunto con el Instituto de Biotecnología de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM).

En esta ocasión, se presentó el caso de éxito de Frances Venegas paciente recuperada de coronavirus COVID-19 que recibió atención médica en el Hospital General de Cuernavaca “Dr. José G. Parres” y quien llamó a la ciudadanía a acatar todas las medidas, quedarse en casa, usar cubrebocas, lavarse las manos, a fin de no pertenecer a la estadística de contagiados ni de recuperados, ni de fallecidos.

En la rueda de prensa participó Verónica Solano Flores, encargada de despacho de la delegación del ISSSTE; Francisco Monsebaiz Salinas, titular del Órgano de Operación Administrativa Desconcentrada del IMSS; y Héctor Barón Olivares, director general de SSM.

 

Publicado en Sociedad

Solicita el gobernador a su gabinete reforzar el compromiso para cumplir las metas trazadas por su gobierno.

El mandatario estatal pide redoblar esfuerzos para enfrentar estragos de la pandemia del covid-19.

El gobernador de Morelos, Cuauhtémoc Blanco Bravo, exhortó a las y los titulares de las secretarías que conforman el Gobierno estatal a no bajar la guardia y multiplicar esfuerzos perseverantes que contribuyan al bienestar de la población de la entidad.

Durante la reunión de gabinete realizada en la Residencia Oficial, el mandatario aseguró que para que Morelos se levante lo más pronto posible de la difícil situación causada por la contingencia sanitaria, se debe reforzar el trabajo interinstitucional y continuar principalmente con las metas de desarrollo social, económico, seguridad y obra pública trazadas por su Gobierno.

Precisó que en estos momentos es cuando la población requiere de un mayor compromiso por parte de sus autoridades, que permita entregar mejores resultados  para que el estado avance y salga adelante de la situación que se vive a nivel global.

En cuanto a la estrategia de salud para contener los efectos causado por el COVID-19 en todos los ámbitos sociales, Blanco Bravo mencionó que se requiere de la participación responsable de todos los sectores de la población, a fin de aplanar la curva y cortar la cadena de transmisión del virus.

“Es necesario hacer conciencia y proteger a nuestros seres queridos; recordemos que no hay vacuna o tratamiento específico en este momento, y la única manera de evitar contagios masivos es acatar las recomendaciones de higiene básica, aislamiento social, así como de sana distancia, emitidas por las autoridades de Salud”, subrayó.

Puntualizó que Morelos no ha relajado la guardia ante la pandemia, por lo que aún se mantienen las restricciones establecidas para la realización de eventos públicos y reuniones masivas.

También se continuará llevando a cabo las acciones de sanitización del servicio de transporte público; campañas de información de medidas preventivas y sobre el uso de cubrebocas como medida auxiliar.

Cuauhtémoc Blanco resaltó en la mesa de trabajo los esfuerzos realizados por el Ejecutivo estatal para proteger y salvaguardar la vida de las personas que pertenecen a grupos vulnerables.

Refirió que en coordinación con el Gobierno federal se diseñó el plan de reconversión hospitalaria para cuando las condiciones lo requieran; asimismo se destinaron recursos para adquirir camas con ventilador y equipo de protección para el personal médico y de enfermería que se encuentra atendiendo dicha enfermedad en los nosocomios del estado.

De igual manera, destacó el Gobernador, se debe mantener el monitoreo constante sobre este tema, ya que permitirá reforzar la capacidad de respuesta en la atención a personas que presentan sintomatología relacionada al coronavirus, también conocido como SARS-CoV-2.

El jefe del Ejecutivo estatal  aprovechó el momento para enviar un reconocimiento especial al personal de Salud que se encuentra en la primera línea de batalla y que han desempeñado un gran trabajo en estos momentos sumamente difíciles.

Finalmente, solicitó a las y los titulares de las dependencias estatales a reforzar el llamado a la conciencia social, ya que la responsabilidad de cuidar la salud de las personas con mayor vulnerabilidad ante esta enfermedad es de todos.

 

Publicado en Política

El Avifavir, dijeron las autoridades rusas, demostró una alta eficiencia durante la primera etapa de los ensayos clínicos

Publicado en Internacional

El jefe de la OMS, Tedros Adhanom Ghebreyesus, advierte que quizás nunca haya una 'solución' contra la pandemia de covid-19, a pesar de la carrera en curso para obtener un vacuna

Publicado en Internacional

Una vez que se obtenga el certificado de registro, la vacuna empezará a suministrarse entre la población, informó ministro de Salud ruso, Mijaíl Murashko

Publicado en Ciencia

Alejandro Cisneros es Biólogo y Maestro en Ciencias Biológicas por parte de la Facultad de Ciencias de la UNAM. Actualmente es estudiante del Doctorado en Ciencias Biomédicas en el grupo de Origen de la Vida dirigido por el Dr. Antonio Lazcano. Su trabajo se ha enfocado en usar a los virus de RNA como modelo para comprender los mecanismos de crecimiento y evolución de este tipo de genomas en etapas tempranas de la evolución de la vida.

Esta publicación fue revisada por el comité editorial de la ACMor.

Me gustaría empezar señalando que los virus son un fenómeno de la naturaleza íntimamente ligado a los seres vivos. Todos los seres vivos, desde el más pequeño hasta el más grande, son infectados por algún tipo de virus. Estas relaciones existen desde hace miles de millones de años, antes de que el ser humano existiera y en algunos casos, los virus podrían ser casi tan antiguos como la vida misma. Hay tantos virus en el mundo que se estima que, si todas las partículas virales se acomodaran en una cadena, esta se extendería por más de 200 millones de años luz en el espacio. Por eso, no debería sorprendernos que la humanidad sea frecuentemente azotada por infecciones virales. Los virus que empezaron a infectar al humano de manera más reciente son virus de RNA. Estos son virus cuya información hereditaria es almacenada en un tipo de molécula llamada ácido ribonucleico (o RNA por sus siglas en ingles), que es similar al DNA, molécula donde se almacena la información hereditaria en todos los seres vivos. Ejemplos de virus de RNA son el virus de la inmunodeficiencia humana (VIH), Ébola, Zika, Dengue, Chikunguya, los virus de la influenza y los coronavirus. Como se describe en otro artículo de esta columna (http://www.acmor.org/articulo/un-nuevo-coronavirus-que-es-eso-nos-tenemos-que-preocupar) la emergencia o surgimiento de estos virus como patógenos del humano se ha dado a través de un proceso natural conocido como zoonosis. Los virus de RNA están dotados con una extraordinaria capacidad de saltar de una especia a otra con gran facilidad debido a que tienen una alta tasa de mutación. Las mutaciones también son un proceso natural que le ocurren a todos los seres vivos y son consideradas como el combustible de la evolución. Por lo tanto, una alta tasa de mutación implica una rápida evolución (la evolución implica cambios en las especies que les permiten seguir existiendo). Por lo general, las infecciones virales suelen ser poco severas para el hospedero original pero muy severas para el nuevo hospedero. Sin embargo, gracias a la evolución, es posible que, con el paso del tiempo, la relación virus-hospedero pase del parasitismo (el virus se beneficia dañando al hospedero) al comensalismo (el virus se beneficia sin dañar al hospedero) e incluso al mutualismo (virus y hospedero se benefician mutuamente).

 

¿Qué provoca que un virus pase de animales a humanos?

Hay varios factores que influyen sobre la probabilidad de una zoonosis. Uno de ellos es la cercanía evolutiva entre el hospedero original y el nuevo hospedero. Por ejemplo, es más probable que el humano adquiera virus de chimpancé que un virus de abeja. Otro factor muy importante son las actividades humanas que propician la cercanía física entre las especies animales. La migración de especies silvestres que establecen un mayor contacto con el humano debido a la deforestación de los bosques tropicales, el mantenimiento de grandes poblaciones de animales de consumo humano con poca diversidad genética en espacios reducidos y con poca higiene, y el tráfico de animales silvestres, algunos en peligro de extinción, nos ponen en contacto con especies que podrían ser reservorios o intermediarios en el proceso zoonótico. Este podría ser el caso del nuevo coronavirus que pudo haber evolucionado en murciélagos y posteriormente transferido al humano a través de otro animal que actuó como especie intermedia. No obstante, el contacto cercano con un reservorio o la exposición frecuente al virus no garantiza el surgimiento de una relación estrecha entre el virus y su nuevo hospedero (Figura 1). El establecimiento exitoso de una infección posterior a la exposición depende de la infectividad del virus. Esto es, la capacidad del virus de invadir a un organismo. Para que esto suceda el virus se debe asociar a una célula susceptible (célula con receptores que se unen al virus) y permisiva (célula con la maquinaria necesaria para reproducir al virus). Luego, el virus tiene que ser capaz de transmitirse de manera eficiente entre individuos de la misma especie. Esto depende de su transmisibilidad (capacidad de pasar de un individuo a otro). Finalmente, el surgimiento de una epidemia y eventual pandemia depende tanto de las propiedades de la población hospedera, como su tamaño y densidad, como de las propiedades biológicas del virus, como la virulencia (capacidad de producir una enfermedad). Si un virus es muy letal, no tendrá mucho éxito en poblaciones pequeñas y aisladas, ya que si mata a todos los individuos de la población, no logrará propagarse hacia otras poblaciones. Por eso, se piensa que algunas enfermedades virales no se establecieron exitosamente en las poblaciones humanas hasta el origen de las civilizaciones. Con la aglomeración de las personas, la domesticación de los animales y el desarrollo del comercio que conectó a las poblaciones como nunca antes, se generó un ambiente propicio para la transmisión y propagación de patógenos como los virus. También, hay algunas enfermedades virales que facilitan la transmisión del virus como la tos seca, que es uno de los síntomas de la enfermedad por coronavirus de 2019 (COVID-19). 

 

Figura 1. Niveles de interacción entre virus y hospedero. Algunos virus (flechas) alcanzan el nivel cuatro y otros son detenidos en diferentes niveles por barreras biológicas (barras rojas). Modificada de Woolhouse et al. (2012).

 

¿Cómo se pudo originar el nuevo coronavirus? Mitos y realidades del SARS-CoV-2

La comprensión del origen natural del nuevo coronavirus (SARS-CoV-2) se ha visto seriamente nublada por acusaciones derivadas de la tensión política y económica entre Estados Unidos y China. Esto se ve reflejado en funcionarios de ambos países responsabilizando, sin base alguna, al país adversario sobre el surgimiento del virus. De las diferentes explicaciones conspirativas hay dos que son defendidas y popularizadas por grandes grupos de fanáticos. La primera, que el virus fue diseñado y liberado de manera deliberada como un acto de bioterrorismo y, la segunda, que el virus fue creado en el Instituto de Virología de Wuhan de donde, por accidente, se escapó. Sin embargo, no hay evidencias que soporten estas explicaciones y la lógica detrás de ellas es muy debatible.

Por un lado, si el virus hubiese sido diseñado con fines terroristas o de guerra biológica se esperaría que se hubieran basado en la biología de algún virus ya conocido. Este virus debía tener capacidad de producir infecciones masivas en el humano, como el SARS-CoV, causante de la pandemia de 2002. Pero si analizamos el virus a nivel de su información genética, observamos pequeñas diferencias cuyo efecto hubiera sido imposible predecir. Si, por otro lado, el virus fuera el producto de una bienintencionada pero fallida investigación científica, de donde logró escapar a pesar de las medidas de bioseguridad, la comunidad científica conocería con detalle el origen directo del nuevo coronavirus. Ambas posibilidades se pueden desestimar si indagamos en el origen del virus. Esto se logra a través de los estudios genómicos (descrito en: http://www.acmor.org/articulo/la-situacion-actual-del-covid-19-en-mexico-y-en-el-mundo). En el caso del SARS-CoV-2 no se conoce un virus lo suficientemente parecido, y el SARS-CoV de 2002 presenta diferencias suficientes para descartarlo como base para el diseño de un nuevo virus. El virus más parecido al SARS-CoV-2 es un coronavirus de murciélago (RaTG13) que se le parece en un 96% (Figura 2) del cual se calcula que divergió hace unos 52 años. Si extrapolamos esta comparación con genomas de vertebrados, las diferencias equivaldrían a las de un cerdo y un humano, que están lejos de ser especies hermanas como el humano y el chimpancé. Este virus de murciélago se estudia en el Instituto de Virología de Wuhan, pero su relativamente lejano parentesco con el nuevo coronavirus de humano, indica que el virus que dio origen al SARS-CoV-2 es otro que sigue perteneciendo al amplio universo de virus desconocidos por la comunidad científica. Recientemente se descubrió otro coronavirus de murciélago (RmYN02) cercanamente relacionado con el SARS-CoV-2 con el que comparte el mayor porcentaje de identidad de la región 1ab que abarca más del 60% del genoma. Independientemente de las teorías de conspiración, la información filogenética reafirma que los murciélagos del género Rhinolophus son importantes reservorios de coronavirus y que son potenciales fuentes de zoonosis.

 

Figura 2. Relación evolutiva entre los coronavirus del género Betacoronavirus. Árbol filogenético de máxima verosimilitud realizado con los genomas completos de 13 coronavirus. Cada par de ramas parte de un nodo (origen) común. Cada nodo representa a un ancestro común. La distancia al nodo refleja el tiempo de divergencia desde el ancestro. Por ejemplo, SARS-CoV-2 de México tiene un ancestro común más cercano con el SARS-CoV-2 de Italia que con el MERS-CoV. Significa que ha pasado menos tiempo desde que las variantes de SARS-CoV-2 de México e Italia se separaron a partir de una misma población.

 

Las evidencias a nivel molecular de la evolución del virus

Los coronavirus tienen una proteína que sobresale alrededor de la partícula viral que, visto al microscopio, le da la apariencia de una corona solar. A esta proteína se le conoce como espícula o S (por spike en inglés). La espícula está compuesta de dos subunidades: la S1, que se une a las células; y la S2, que al ser cortada por una proteína celular permite que el genoma del virus entre a la célula (Figura 3) (ver más detalles en: http://www.acmor.org/articulo/covid-19-avances-y-perspectivas). En el SARS-CoV-2 se han observado características particulares asociadas a ambas subunidades: 

En la subunidad S1, hay una región conocida como dominio de unión al receptor o RBD, por sus siglas en inglés. El RBD de SARS-CoV-2 tiene una combinación de aminoácidos diferente a la del SARS-CoV. Se sabe que la combinación de aminoácidos del SARS-CoV le permite unirse a las células humanas con una buena eficiencia. En un experimento en el que se estaba estudiando la eficiencia, se probaron diferentes combinaciones en la subunidad S1 del coronavirus de civeta (una especie de carnívoro distribuido en el sudeste asiático). Eventualmente se encontró la combinación más eficiente para unirse a las células de humano. Si el nuevo coronavirus fuera una creación de laboratorio, lo más seguro es que nuestros diseñadores hipotéticos hubiesen utilizado la combinación óptima. La combinación de aminoácidos del SARS-CoV-2 es más eficiente que la del SARS-CoV, pero está lejos de ser la óptima obtenida en los experimentos. Adicionalmente, la combinación de aminoácidos observada en el SARS-CoV-2 es parecida a la observada en el coronavirus de pangolín, lo cual nos indica que este tipo de mutaciones en la S1 pueden surgir de manera natural. 

En la interfaz entre S1 y S2 hay cuatro aminoácidos adicionales que no se encuentran en los coronavirus más parecidos. Esta secuencia particular de aminoácidos es reconocida por otra proteína celular que genera un corte que separa a ambas subunidades (el posible rol biológico de esta inserción se puede ver en: http://www.acmor.org/articulo/covid-19-seis-meses-del-inicio-de-la-pandemia-primera-parte). En experimentos de laboratorio con el virus de la influenza, se ha observado que este tipo de inserción incrementa la patogenicidad del virus. Sin embargo, esta característica también ha surgido de manera natural en coronavirus de un subgénero evolutivamente más distante (Embecovirus) y en la misma región se ha detectado una inserción similar en el recientemente descubierto coronavirus RmYN02.  Además, uno de los aminoácidos adicionales produce un cambio estructural en la proteína que podría facilitar una modificación capaz de conferirle al virus la habilidad de evadir al sistema inmune. El surgimiento de este mecanismo de evasión tiene más sentido bajo la luz de la evolución, en un contexto de adaptación a las presiones de selección natural ejercidas por el sistema inmune del hospedero.

El hecho de que la proteína S del SARS-CoV-2 comparte características con la proteína S del coronavirus de pangolín sugiere que pudo haber tomado elementos de otros virus  por recombinación, un mecanismo natural de evolución que es frecuente en virus de RNA (ver: http://www.acmor.org/articulo/covid-19-seis-meses-del-inicio-de-la-pandemia-primera-parte). Sin embargo, un estudio reciente muestra evidencias de que el SARS-CoV-2 y los coronavirus de pangolín probablemente descienden de un linaje de coronavirus de murciélago, cuyo ancestro tenía un RBD con una combinación de aminoácidos que le permitía infectar a diferentes especies de mamíferos. Virus como el RaTG13 o el RmYN02 habrían adquirido otra combinación de aminoácidos en esta región posiblemente por recombinación con otros coronavirus aun desconocidos.

 

 

Figura 3. Caricatura del mecanismo de entrada del coronavirus a la célula. Para que el virus se una a la célula la subunidad S1 de la proteína S tiene que interactuar con un receptor celular. El procesamiento de la subunidad S2 induce la fusión de la membrana del virus con la membrana celular, lo que permite liberar el genoma viral en el citoplasma.

 

Conocer el origen de los virus no es una mera curiosidad. En el caso del nuevo coronavirus esto implica detectar tanto al hospedero original o reservorio como a la especie intermedia. Estos pudieron haber sido los murciélagos y los pangolines, respectivamente. No obstante, hoy en día no hay evidencias suficientes para probar esto, pero tener esta información nos permitirá entender las causas del surgimiento del nuevo virus y por lo tanto, desarrollar estrategias para evitar futuros brotes de virus similares.

 

¿Es cierto que el coronavirus está mutando?

Sí. De hecho, las mutaciones son lo que nos permite estudiar la evolución del virus y rastrear la procedencia de las diferentes variantes que llegan a cada país, y son un proceso natural esencial para la evolución de las especies. Todos los seres biológicos mutan y evolucionan, algunos más rápido que otros. Por ejemplo, dada la tasa de mutación del humano, se espera encontrar cerca de 3 cambios al año en un genoma de más de 3 mil millones de pares de bases. En cambio, si tuviéramos la tasa de mutación del SARS-CoV-2, tendríamos alrededor de 3 millones de cambios al año, esto es el 1% de nuestro genoma. Parece una cifra alarmante, pero hay que considerar que el genoma del nuevo coronavirus es mucho más pequeño que el del humano, pues tiene aproximadamente 30 mil pares de bases. Por lo tanto, dada su tasa de mutación, se espera que estos virus acumulen cerca de 30 cambios en un año, apenas el 0.1% de su genoma. La mayoría de las variantes que se han analizado hasta ahora tienen 10 o menos mutaciones acumuladas y muy pocas han alcanzado hasta 20. También es importante mencionar que hay virus de RNA con tasas de mutación que superan a la de los coronavirus por uno o dos órdenes de magnitud. Esto significa que, comparado con otros virus de RNA, el nuevo coronavirus evoluciona de manera lenta. Esta es una buena noticia, pues, a diferencia de lo que ocurre con la influenza, es posible que una vez desarrollada la vacuna para el SARS-CoV-2, se pueda generar una inmunidad que podría durar varios años o incluso, por el resto de nuestras vidas. Estudiar la evolución del virus también tiene aplicaciones prácticas. Por ejemplo, al hacer la comparación de las secuencias de las diferentes variedades de SARS-CoV-2 se pudo inferir que el primer caso confirmado en Estados Unidos provenía de China. Entonces, Estados Unidos tomó la decisión informada de cerrar los vuelos provenientes del país asiático. Luego de comparar más genomas de coronavirus en Estados Unidos, se dieron cuenta de que la mayoría de sus casos provenían de Europa, entonces decidieron limitar los vuelos con Europa. Como podemos notar, las mutaciones no son necesariamente un motivo de alarma. Y, si bien hay investigaciones recientes que sugieren el surgimiento de nuevas cepas con mayor infectividad o virulencia, lo cierto es que no se tienen evidencias contundentes que soporten dicha suposición. Algunas de estas sugerencias se han basado en solo una o dos mutaciones, lo cual no es suficiente para el surgimiento de una nueva cepa. Para que haya una nueva cepa, los cambios en el genoma se deben ver reflejados en nuevas propiedades biológicas del virus, cosa que no se ha observado. Por lo tanto, hasta ahora, se considera que solo existen diferentes variedades de la misma cepa.

Finalmente, con la información disponible del virus ha sido posible desarrollar vacunas y antivirales, pero sobre todo saber de su origen y evolución nos permite tomar decisiones informadas para seguir su propagación y en el mejor de los casos evitarla. Es importante no solo continuar la investigación para combatir la enfermedad causada por este virus, sino también prevenir nuevas pandemias producidas por otros patógenos virales.

 

Esta columna se prepara y edita semana con semana, en conjunto con investigadores morelenses convencidos del valor del conocimiento científico para el desarrollo social y económico de Morelos. Desde la Academia de Ciencias de Morelos externamos nuestra preocupación por el vacío que genera la extinción de la Secretaría de Innovación, Ciencia y Tecnología dentro del ecosistema de innovación estatal que se debilita sin la participación del Gobierno del Estado.

 

Referencias

Andersen, K. G., Rambaut, A., Lipkin, W. I., Holmes, E. C., & Garry, R. F. (2020). The proximal origin of SARS-CoV-2. Nature Medicine, 26, 450-452. https://doi.org/10.1038/s41591-020-0820-9

Boni, M. F., Lemey, P., jiang, X., Lam, T. T-Y., Perry, B. W., Castoe, T. A., Rambaut, A., & Robertson, D. L. (2020). Evolutionary origins of the SARS-CoV-2 sarbecovirus lineage responsable for the COVID-19 pandemic. Nature Microbiology. https://doi.org/10.1038/s41564-020-0771-4

Weiss, R. A. (2002). Virulence and pathogenesis. TRENDS in Microbiology, 10(7), 314-317. https://doi.org/10.1016/S0966-842X(02)02391-0

Woolhouse, M., Scott, F., Hudson, Z., Howey, R., & Chase-Topping, M. (2012). Human viruses: discovery and emergence. Phil. Trans. R. Soc. B., 367, 2864-2871. https://doi.org/10.1098/rstb.2011.0354

Zhou, H., Chen, X., Hu, T., Li, J., Song, H., Liu, Y., Wang, P., Liu, D., Yang, J., Holmes, E. C., Hughes, A. C., Bi, Y., & Shi, W. (2020) Novel Bat Coronavirus Closely Related to SARS-CoV-2 Contains Natural Insertions at the S1/S2Cleavage Site of the Spike Protein. Current Biology, 30, 2196-2203. https://doi.org/10.1016/j.cub.2020.05.023

 

Lecturas recomendadas

Ansede, M., Galocha, A. & Zafra, M. (2020). ccu cgg cgg gca. Las doce letras que cambiaron al mundo. El país. https://elpais.com/elpais/2020/05/09/ciencia/1589059080_203445.html 

Briones, C. & Peretó, J. (2020). El origen del coronavirus SARS-CoV-2, a la luz de la evolución. The Conversation. https://theconversation.com/el-origen-del-coronavirus-sars-cov-2-a-la-luz-de-la-evolucion-136897

Corum, J. & Zimmer, C. (2020). Así muta y se propaga el coronavirus. The New York Times. https://www.nytimes.com/es/interactive/2020/04/30/science/coronavirus-mutacion.html

 

 

Publicado en Ciencia

Se conmina a la población a acatar el distanciamiento social y a mantener estilos de vida saludables.

Cuautla.- Ramón Juárez Rodríguez, director de salud de Cuautla, señaló que para continuar haciendo frente a la pandemia por COVID-19, en el municipio se han retomado los recorridos sanitarios para exhortar a la población a hacer uso de cubrebocas y gel antibacterial, además de mantener la sana distancia.

Exhortó a la población a mantener estilos de vida saludables, ya que –dijo-, esto contribuye a no ser tan vulnerables ante cualquier tipo de infección.

En este sentido, refirió que es necesario que la ciudadanía tome en cuenta las diversas recomendaciones que han sido emitidas por las autoridades de salud de los tres niveles de gobierno, esto para que las acciones que han sido implementadas para mitigar los contagios por COVID-19 entre la ciudadanía puedan dar resultados benéficos.

“Desde el inicio de la pandemia, hemos estado haciendo frente a esta situación, esto a través de la realización de diversos operativos para reducir la presencia de comerciantes ambulantes en la ciudad, además para exhortar a la población en general a evitar en la medida de sus posibilidades el salir de sus casas, para evitar aglomeraciones, y quienes lo hagan utilicen cubrebocas, gel antibacterial y guarden su sana distancia”, indicó.

Finalmente, destacó que mientras la pandemia por COVID-19 se mantenga activa, se continuarán implementando diversas acciones para, dentro de las posibilidades, continuar haciendo frente a la misma, por lo cual subrayó que es importante la colaboración de la población para que el semáforo de alerta epidemiológica, que al momento se mantiene en color naranja, no regrese a rojo.

 

 

Publicado en Cuautla

También se promueve el uso de cubrebocas y gel antibacterial.

Yautepec.- Como parte de las acciones encaminadas a atender la contingencia sanitaria por COVID-19 y prevenir contagios entre la población, integrantes del Comité de Contingencias Sanitarias y Emergencias de Yautepec llevaron a cabo labores de desinfección e información sobre el uso de cubre bocas y gel antibacterial en el tianguis de la colonia Huizachera, el más grande con el que se cuenta en el municipio.

Cabe señalar que como parte del programa de acción implementado por la actual administración, que encabeza Agustín Alonso Gutiérrez, personal de la dirección de Protección Civil y Bomberos, así como de la dirección de Bienestar Social, llevaron a cabo la desinfección con productos orgánicos a base de extracto de semilla de toronja, mismo que no produce ninguna afectación al ser humano.

Por su parte, la directora de Bienestar Social, Erika Beltrán Chirinos, dio a conocer que como cada fin de semana, se realiza la desinfección del tianguis más grande del municipio, por lo que de manera adicional se insiste a la población en la utilización de cubrebocas de manera permanente, así como a los vendedores ambulantes, esto luego de que de manera desafortunada no todos cumplen con dicha medida sanitaria.

“El uso de cubrebocas es fundamental para disminuir el riesgo de contagio de coronavirus, por eso es importante, y hacer conciencia, porque de no hacerlo corre uno más riesgo de contagio por el número de personas que se acumulan en la compra de sus productos”, precisó.

De la misma manera, precisó que permanentemente se lleva a cabo ese tipo de actividades, en donde se desinfectan los espacios públicos y en donde se aglomeran personas, como lo son los tianguis, centros de abasto, mercados, unidades del transporte público y oficinas de gobierno, así como algunas calles cuando lo solicitan los vecinos.

 

 

Publicado en Cuautla
Página 1 de 143
logo
© 2018 La Unión de Morelos. Todos Los Derechos Reservados.