Antonella Ladino

Antonella Ladino

Sus ingresos diarios son de mil 300 pesos, menos 750 del combustible.

César, quien trabaja como operador del transporte público, contó que por la pandemia del covid-19 su situación económica está muy difícil, ya que la demanda de transporte bajó más del 60 por ciento. Para colmo, ante la falta de mantenimiento constante su vehículo ha presentado varias fallas, por lo que se vio obligado a solicitar con sus familiares dinero prestado.

Para salir de la crisis económica también se registró en tandas grupales que ofrecen algunos bancos, donde solicitó 20 mil pesos para comprar las piezas y reparar su unidad. De este préstamo, dijo que cada semana debe abonar mil 500 pesos. 

“A mi cuñada le debo como 14 mil pesos y a mi cuñado también le debo como 10 mil. Estoy esperando que me entreguen dinero de un préstamo para pagarle un poco a mi cuñada y disminuir mi cuenta. La situación está muy complicada. Por eso hay días en los que ya quiero tirar la toalla, pero después pienso que si me quedo sin trabajo ¿qué voy a hacer?”.

El entrevistado dijo que la unidad que maneja desde hace seis años, presentó fallas mecánicas y hasta la ponchadura de sus llantas, por lo que tuvo que comprar otras, usadas, porque el dinero no alcanza para piezas nuevas.

Indicó que hay días en los que sus ingresos son de mil 300 pesos de los cuales debe descontar 750 pesos para el combustible, por lo que le quedan 550 pesos diarios.

 

 

 

Negocios que no acatan medidas sanitarias son sancionados.

A pesar del llamado insistente de las autoridades de Salud para reducir la movilidad a fin de evitar un aumento en los contagios de covid-19, la ciudadanía hace caso omiso; incluso, durante los operativos en establecimientos para vigilar que se cumplan con las medidas de higiene, los elementos de la Coordinación Estatal de Protección Civil (CEPC) han recibido agresiones verbales.

El titular de la CEPC Enrique Clement Gallardo señaló que ha sido difícil lidiar con los apercibimientos a las personas para que hagan uso del cubrebocas en la vía pública y dentro de los establecimientos, porque en algunos casos “nos recuerdan a la mamá”. 

“Ha sido complicado porque nos llegan a recordar a la mamá. Nos han tocado episodios de violencia donde nos dicen: ‘a mí no me vas a venir a decir qué hacer’ y otras cosas. Por eso hemos endurecido las medidas, como el cierre de algunos establecimientos, porque nos damos cuenta de que no cumplen con las medidas sanitarias”, refirió Clement Gallardo.

Dijo que en un evento pueden recibir desde dos hasta 20 agresiones verbales, como lo que ocurrió el fin de semana en un negocio ubicado en Tres Marías, donde, aseguró, varias personas insultaron a los elementos que realizan los operativos. 

Clement Gallardo dijo que desde que Morelos regresó al color rojo en el semáforo sanitario ha sido difícil reducir la movilidad, por lo que en una medición del uno al diez, la movilidad disminuyó en un seis.

Aseguró que se reforzarán los operativos de vigilancia y perifoneo para hacer el llamado a la población a salir de su domicilio solo si es necesario. De lo contrario deben permanecer en confinamiento para evitar una cadena de contagios.

 

 

   

En esta semana también inició el proceso para promoción.

El titular del Sistema para la Carrera de las Maestras y los Maestros (SICAMM), Humberto Santana Santana, informó que inició la entrega de las primeras plazas, lo mismo definitivas que interinas, a docentes de Morelos.

Tan solo en lo que va de la semana se entregaron 15 plazas definitivas y 117 interinas.

En entrevista, puntualizó que esta semana también inició el arranque para promoción, pero en marzo saldrá la convocatoria oficial, bajo la que se podrá concursar para una promoción definitiva, de las cuales hay disponibles, así como para los cargos de subdirector, director y jefe de enseñanza.

Afirmó que en la convocatoria oficial se podrá concursar para una promoción definitiva, pero los aspirantes deben cumplir con todos los criterios específicos, como la antigüedad.

Las plazas definitivas son 15 entre los niveles de primaria y secundarias, y se entregarán en escuelas donde los maestros se jubilaron, mientras que las interinas serán para docentes donde sus homólogos solicitaron permiso, temporal, por gravidez, enfermedad u otro tipo.

Agregó que las plazas interinas son para escuelas secundarias generales de materias como matemáticas, español, ciencias, preescolar; educación especial, educación indígena, telesecundaria y secundarias técnicas.

 

 

 

*Mil 661 casos activos*

En conferencia de prensa virtual, autoridades de Salud informaron este miércoles que a la fecha en Morelos se han confirmado 14 mil 912 personas con coronavirus covid-19 -11 mil 16 con prueba PCR (reacción en cadena de la polimerasa, en sus siglas en inglés) y tres mil 896 por antígeno-, mil 661 casos están activos, se han descartado 22 mil 86 y están como sospechosos mil 458; se han registrado mil 810 defunciones.

De acuerdo con el reporte diario, Morelos sumó 468 casos de covid-19 y once defunciones; en el sector salud son mil 763 contagios, mil 495 recuperados y 54 defunciones.

Del total de los casos confirmados, 65 por ciento ya está recuperado, 19 está en aislamiento domiciliario y otro cuatro en hospitalización, mientras que un 12 por ciento lamentablemente ha perdido la vida; se han estudiado 38 mil 456 personas.

También se dio a conocer una tabla detallada de los contagios de covid-19, de lo cual se informó que el 24 por ciento de los contagios se registró en el trabajo, seguido de personas que se dedican al hogar.

La representante del ISSSTE, Verónica Itzel Solano Flores, indicó que a la fecha se han presentado 75 eventos presuntamente asociados a la vacunación contra el covid-19, tales como dolor de cabeza y vértigo, de los cuales sólo dos fueron graves pero el personal fue dado de alta; refirió que los 75 casos representan el uno por ciento de las más de nueve mil dosis de vacunas que arribaron a la entidad.

Morelos actualmente está en color rojo en el semáforo de riesgo epidémico por covid-19.

Se registró como conductor de Didi para obtener ingresos.

Eder Ramírez lamenta que por la pandemia del covid-19 tuvo que cerrar su negocio de peluquería, que con mucho esfuerzo abrió hace dos años. Por esa situación y ante la falta de ingresos económicos se registró como conductor de Didi, un servicio de transporte que se ofrece por medio de una aplicación de teléfono.

Tener su propio negocio le costó dos años de trabajo para poder ahorrar dinero y comprar su herramienta de peluquería. Sin embargo, en marzo pasado, cuando se registraron los primeros contagios de covid-19 en el estado, las autoridades lo obligaron a cerrar, porque no se encontraba en el catálogo de productos esenciales.

Para no dejar a su familia sin sustento económico se registró como conductor de Didi, porque tiene dos hijos pequeños que necesitan dinero para sus estudios.

Además, por la pandemia y la implementación de las clases virtuales tuvo que comprar dos teléfonos celulares, con los cuales sus pequeños pueden tomar sus materias.

Eder compartió que tras el cierre de su negocio lo primero que pensó fue en vender su herramienta de peluquería para tener dinero, pero ahora dice que fue afortunado porque encontró un empleo y todavía cuenta con su negocio, aunque por la emergencia sanitaria está cerrado.

De su trabajo como conductor de Didi, dijo que algunos días le va bien y sus ingresos son de hasta 600 pesos al día, de los cuales la plataforma le descuenta 150 pesos y 250 los utiliza para el combustible, de tal manera que al día le quedan 200 pesos libres.

El entrevistado señaló que además de la crisis económica que enfrentan por la pandemia, la inseguridad también les ha pegado fuerte.

Por eso trabaja de seis de la mañana a seis de la tarde y durante el día evita realizar servicios a colonias como Antonio Barona, Milpillas y El Universo, en Cuernavaca, porque sus compañeros le dijeron que son zonas inseguras.

 

 

 

Solicitan el pago de pensiones, porque la mayoría son adultos mayores.

Edgar Castro Zapata, bisnieto del General Emiliano Zapata Salazar y presidente del Instituto Pro Veteranos de la Revolución del Sur en Morelos, solicitó una reunión con autoridades del gobierno estatal para analizar la urgencia de hacer entrega de los recursos económicos para los descendientes zapatistas, porque la mayoría son adultos mayores que necesitan este ingreso.

Al respecto, indicó que hasta el 2013 la lista era de 310 beneficiarios, pero probablemente en los últimos años aumentó, por lo que solicitaron una reunión con funcionarios del Ejecutivo estatal, porque si bien vivimos una emergencia sanitaria, debe haber congruencia porque Morelos fue la cuna del jefe zapatismo, dijo.

En este contexto de la pandemia por el covid-19, agregó, no se ha podido llevar a cabo la reunión, sin embargo, consideró que el gobierno debe ser sensible sobre el tema, porque la mayoría de los beneficiarios son personas de la tercera edad y la pensión es su único ingreso.

“Sabemos que tienen conocimiento de esta decisión que lleva muchos años, que los descendientes deben recibir su pensión, por eso el gobierno debe ser sensible. En febrero nos vamos a reunir con las autoridades para la prontitud del tema, que sí es de emergencia, porque la mayoría de los que se van a beneficiar son mayores”, puntualizó Castro Zapata.

Además, pidió que en esa reunión esté presente el gobernador Cuauhtémoc Blanco Bravo para exponerle la prontitud de la emergencia, finalizó.

 

 

 

Necesario, implementar nuevas estrategias de motivación para los alumnos, dice profesor de primaria.

Francisco Sotelo trabaja desde hace seis años como profesor de educación primaria en Morelos y dice que por la pandemia del covid-19 es necesario implementar diferentes estrategias de motivación para los alumnos porque, en algunos casos, no se están logrando los resultados esperados en el nivel de aprendizaje.

El joven profesor contó que ante la emergencia sanitaria por la que atraviesa el mundo los docentes de todos los niveles tuvieron que adaptarse a nuevas tecnologías y a la educación a distancia la cual, desde su punto de vista, es un reto difícil, porque las condiciones sociales son diferentes a nivel nacional y estatal.

El profesional de la educación dijo que para los docentes hay dificultades en adaptarse a esta nueva normalidad y también para los padres, que a diario manifiestan su sufrimiento, porque sus hijos no cuentan con los medios necesarios para desarrollar sus actividades escolares.

 “Nos estamos adaptando a eso, creando estrategias. Por ejemplo, trabajando con las redes sociales, cuadernillos, audiocuentos y hasta videos grabados con los celulares; estamos haciendo circo, maroma y teatro para podernos adaptar a estas condiciones”.

Compartió que una estrategia importante, porque le ha funcionado en su trabajo, es comunicarse con sus alumnos y compañeros por medio de las redes sociales, donde sube el contenido del programa “Aprende en casa”, de donde los profesores lo retoman y lo replican a nivel nacional. Además, dijo, es de gran ayuda porque aprenden de los conocimientos de sus colegas de otros estados.

 

 

Por la inseguridad trabaja hasta las siete de la noche.

Julio César tiene un negocio familiar de transporte de carga, pero con la pandemia del covid-19 la clientela para ese servicio disminuyó casi en un 70 por ciento, por lo que para no endeudarse con créditos que no podrá pagar, mejor se registró como repartidor de comida por medio de la plataforma de Didi, para obtener ingresos extras.

Mientras espera que le surtan un pedido afuera de una taquería en el centro de Cuernavaca, platica que en este trabajo la demanda también bajó hasta en un 50 por ciento, por lo que al día con mucho esfuerzo realiza diez entregas en una jornada de ocho horas.

Sus ingresos económicos diarios como repartidor de comida son de 500 pesos, de los cuales un porcentaje es para la comisión que cobra la plataforma, otro tanto para la gasolina de su moto y lo demás para comprar lo necesario para la alimentación de su familia.

“Yo tengo un negocio que presta servicio de transporte. Por ejemplo, entregamos medicamento a las farmacias, puertas eléctricas a los hoteles y más, pero con la emergencia sanitaria todo se detuvo; no hay trabajo y necesitamos dinero”.

De su trabajo en Didi señaló que por la situación de inseguridad labora solo hasta las siete de la noche y además evita entrar a colonias como Lagunilla y la Carolina, en Cuernavaca, donde le dijeron que se ha registrado un alto número de asaltos a repartidores de comida.

 

 

 

Domingo, 17 Enero 2021 01:12

Batallan repartidores contra inseguridad

Trabajadores de entrega de comida tienen identificadas zonas de riesgo en Cuernavaca y municipios conurbados y las evitan, así como horarios de mayor peligro

Sus ingresos diarios son de máximo 500 pesos.

Página 1 de 28
logo
© 2018 La Unión de Morelos. Todos Los Derechos Reservados.