Nora Celia Domínguez

Nora Celia Domínguez

Las instalaciones fueron recientemente remodeladas pero ya presentan desperfectos por la falta de mantenimiento.

Miacatlán.- En completo abandono se encuentra la unidad deportiva recién remodelada "La Raza", ubicada en la colonia del mismo nombre en la comunidad de Coatetelco. 
Un par de vecinos de esta unidad deportiva comentó que las instalaciones recientemente fueron remodeladas, pero actualmente la maleza ha comenzado a invadir las instalaciones que ya presentan daños en la reja de acceso, además de que no ha recibido mantenimiento de pintura y la estructura metálica tanto de las gradas como del gimnasio al aire libre, por lo que ya presenta daños por las constantes lluvias. 
El grupo de vecinos aseguró que es un espacio deportivo y ha dejado de tener alumbrado y recibir mantenimiento, por lo que los jóvenes no hacen uso de esta área. 
El grupo de vecinos hizo un llamado a las autoridades tanto del Ayuntamiento como de la comunidad para que atiendan esta unidad deportiva, se rehabilite y se promueva para su uso, a fin de que en Coatetelco se logre promover el deporte entre los jóvenes, con lo que se evitará que se refugien en adicciones como el alcohol y las drogas.

 

 

 

Aún está pendiente la ubicada en la comunidad de Huajintlán, reconoce.

Amacuzac.- Solamente una planta tratadora de aguas residuales se encuentra funcionando de tres que existen en el municipio, informó Jesús Sánchez Pérez, director del Sistema de Agua Potable (SAP) del municipio. 
El funcionario informó que en la planta tratadora ubicada en el camino a Miahuatlán, adonde llegan las aguas que se generan en la cabecera municipal, se tratan entre 70 y 80 por ciento de las aguas negras; ahí reciben el procesamiento adecuado para desembocar en buenas condiciones al río Amacuzac, dijo. 
Comentó que en el municipio se tienen dos plantas más, una en la comunidad de Teacalco y otra en la de Huajintlán, pero ninguna está funcionando. “Se tenía contemplado su rehabilitación este año, pero tras el sismo no hubo recursos para ello”, dijo. 
Sin embargo, el director del Sistema de Agua Potable aseguró que la única planta que está en funciones desde el pasado mes de febrero está cumpliendo con las normas y reduce los niveles de contaminación en el río Amacuzac.

 

 

Viernes, 21 Septiembre 2018 05:10

¿Sobrevivir al 19-S? Eso cuesta caro

Un matrimonio de la tercera edad que sobrevivió al derrumbe del Centro de Salud de Coatetelco ha tenido que enfrentarse a las graves heridas que sufrió y la falta de apoyo gubernamental.

Miacatlán.- Olvidado por las autoridades está un matrimonio que sobrevivió al derrumbe del arco de concreto del Centro de Salud de Coatetelco por el terremoto del 19 de septiembre de 2017, incluso por muchos de los grupos de ayuda que llegaron a la comunidad, ya que los apoyos se destinaban para quienes habían perdido su casa.
Alrededor de la una de la tarde del 19 de septiembre de 2017, el matrimonio de Dominga López Rodríguez, de 56 años, y Martín Nepomuceno Pérez, de 60 años, llegaba al Centro de Salud porque tenía una cita por el programa de Prospera, como muchos de los que estaban en ese lugar aquel día. Acababan de entrar cuando todo comenzó a moverse y les indicaron inmediatamente que salieran; al salir, la estructura de concreto cayó por completo sobre Dominga y Martín.
"Se vino el arco que estaba, nada más vimos que volaron los pedazos y nos cayó parte del escombro. A mi esposa le cayó en la cadera y la pierna, a mí me cayó un pedazo de concreto en la pierna derecha", relató Martín. 
"Intentábamos levantarnos, pero no se podía. Cuando caímos, volteaba a ver a mi alrededor y veía polvo, gente atrapada en espacios más grandes de concreto, sangre; oía gritos de auxilio, y después, y lo supe después, perdí el conocimiento porque me golpeó la cabeza una reja de tubulares que se nos vino encima, y perdí el conocimiento. Desperté alrededor de las tres de la mañana y ya estaba en una camilla del Hospital (General) de Tetecala; vi a mis hijos y mis hermanos alrededor, todos llorando. Mi hija me preguntó cómo me sentía y yo dije que mal, no sentía mis piernas. Mis hermanos me decían que iba a estar bien", contó la señora López.
Poco a poco, Dominga, que resultó con fractura en cadera y pierna izquierda, fue recuperando el movimiento. Tanto ella como don Martín permanecieron hospitalizados en el mismo cuarto 14 y 12 días, respectivamente.
Tuvieron muchos gastos que entre la familia lograron solventar. El apoyo que sí recibieron fue la atención por parte de una brigada de médicos de Hidalgo que los operó y donaron los aparatos que a los dos les fueron colocados, pero por parte de la presidencia municipal. Únicamente recibieron, semanas después del sismo, la visita de trabajadores con dos despensas, una para cada uno, pero nunca regresaron, de nuevo.
El matrimonio, como muchos, tampoco ha podido regresar al Centro de Salud, tiene miedo, la imagen del desastre sigue en su mente. La tarjeta de Prospera únicamente la lleva su hija cada mes para que no le quiten el apoyo. Todas las curaciones que Dominga y Martín siguen recibiendo son en el hospital.
Aseguraron que fueron seis los que murieron ese día, dos niños, dos médicas y dos señores más, aunque oficialmente se habló únicamente de cuatro decesos en ese lugar, ya que el resto falleció en el hospital a consecuencia de las lesiones por el sismo.
Para, doña Dominga el trauma fue tal que a la fecha sigue con miedo. Por meses, fue difícil conciliar el sueño, tenía pesadillas, y a un año de la tragedia, ese temor regresa, dijo. 
"Ya se cumplió un año y se vuelve sentir. No podíamos salir. Sí hubo mucho apoyo, pero para quienes podían salir, quienes habían perdido su casa. Nosotros tardamos para poder movernos; mi esposo tuvo unos fijadores por varias semanas, con seis tornillos. Yo estuve en cama; apenas en marzo comencé a caminar más", añadió. 
A la fecha no han logrado recibir rehabilitación por el costo que esto representa, ya que tienen que trasladarse en taxi. Don Martín es campesino, pero desde el 19 de septiembre no ha vuelto a trabajar, y aún no se siente seguro para hacer su vida normal. Ha sido un año muy difícil para ellos, dijo el sexagenario.
Su casa se ubica en la calle Amargura sin número de la colonia Centro en Coatetelco. Ahí pasan los días, ayudados por su familia, que en todo momento ha estado con ellos cuidándolos y atendiéndolos.

Para conmemorar los sismos de 1985 y 2017.

Zona Poniente.- Con varios simulacros, los municipios de la región poniente conmemoraron los sismos del 19 de septiembre.
Julio Ocampo Domínguez, encargado de Protección Civil del municipio de Tetecala, informó que los simulacros en conmemoración de los terremotos del 19 de septiembre de 1985 y del 2017 iniciaron a las 10:30 de la mañana en la Escuela Primaria “Benito Juárez” de la colonia Centro, en la cabecera municipal, donde previamente se les dio una plática a los menores, para que identificaran las rutas de evacuación y puntos de reunión.

De esta manera, durante el ejercicio de prevención, cumplieron con los tiempos y la salida en orden de los infantes hacia los puntos seguros del inmueble.
A las 12:20 horas, se realizó el simulacro de sismo en la presidencia municipal, logrando evacuar al personal de la comuna hacia el punto de reunión ubicado en la explanada de este lugar. Finalmente, a las 13:14 horas, el personal de PC apoyó en el simulacro realizado en el Hospital General "Dr. Rodolfo Becerril de la Paz", donde fue desalojado el nosocomio una vez que sonó la alarma. Los pacientes, el personal, niños y adultos mayores participaron en el ensayo. 
En el resto de los municipios de la región, los departamentos de PC realizaron simulacros en las presidencias municipales y escuelas principalmente, como parte de la cultura de prevención, con el objetivo de saber reaccionar en caso de alguna contingencia de esta naturaleza.

 

 

La familia Hernández Vargas se resiste a que sea demolida su casa dañada por el 19-S, ya que “es un sacrificio de más de 30 años” de trabajo.

Miacatlán.- En la comunidad de Coatetelco, a un año del sismo, don Jorge Hernández aún busca salvar su casa, el patrimonio de 30 años de trabajo, donde vivían cuatro familias, pues quedó fracturada por el moviendo de la tierra. A pesar de que no recibió ayuda del Fonden y el programa estatal “Unidos por Morelos”, una de sus hijas fue apoyada por una fundación para la construcción de una nueva vivienda, al igual que su esposa. Sin embargo, no ha sido fácil para él seguir adelante.

Tras los daños en su casa que dejó el sismo el año pasado, la familia Hernández Vargas, que tiene su domicilio en la calle 16 de Septiembre de la colonia Pedro Saavedra en Coatetelco, se resistió a refugiarse en un albergue; en cambio, se instaló en el patio de su casa, en el área donde tenían gallinas y animales domésticos de traspatio, para no dejar sola su propiedad y evitar el saqueo de sus pertenecías, y aunque fue censado, nunca aceptó que su casa, de dos plantas, fuera demolida, pero tampoco ha recibido el apoyo de ambos programas.

En su casa, vivían cuatro familias. Tras el paso de los meses, los hijos de Jorge Hernández salir de su vivienda para rentar. Hoy, la Fundación Échale a Tu Casa le construye dos casas, una para él y su esposa y otra para una de sus hijas. Mientras tanto la casa dañada se encuentra sujetada por polines y la esperanza de que sea rescatada mediante resanado de las fracturas y colocación de castillos mucho más fuertes.

“Es un sacrificio de más de 30 años. Sacrifiqué a mis hijos cuando eran pequeños para que tuviéramos nuestra casa y queremos rescatarla a pesar de que se fracturó en diferentes puntos”, relató don Jorge. 
"Ahorita aquí vivíamos cuatro familias y ahorita estamos nada más mi nuera con sus hijos y mi esposa y yo, porque es complicado y además las lluvias nos han afectado más. En el mes de noviembre una fundación que se contactó a través del arquitecto Reinaldo, originario de la comunidad, nos apoyó con lonas, cobijas, despensas; un mes y medio regresó y me dijo que se limpiaría el patio y que a través de la Fundación Échale a Tu Casa se realizarían los trabajos de reconstrucción, casas básicas, pequeñas, pero bien construidas. Desde hace cuatro meses comenzaron a trabajar y en unos meses más podrían terminarlas", relató.

Hasta hace un mes, fueron citados por personal de la Sedatu. Los funcionarios les dijeron que siempre sí recibirán apoyos del Fonden, porque a pesar de que contaban con el folio desde hace un año, no les entregaron nada.

Don Jorge comentó recibió una tarjeta sin fondos y nunca pudo adquirir ni material ni disponer del dinero.

"Aquí estamos aunque nos dicen que es riesgo porque la casa se puede caer en caso de otro sismo. Tenemos que cuidar lo que tenemos. Estamos alejados y con la inseguridad podríamos perder lo poco que nos queda y sobre todo queremos rescatarla y regresar ahí, al patrimonio de toda una vida", añadió.

 

Con medidas de austeridad, enfrentará las necesidades del municipio, dice.

Puente de Ixtla.- A más de 204 millones de pesos, asciende la deuda pública a corto y largo plazo del Ayuntamiento de Puente de Ixtla, además de poco más de 33 millones de pesos por las demandas laborales, confirmó Mario Ocampo Ocampo, alcalde electo de este lugar.
En entrevista, el edil electo, que entrará en funciones el próximo primero de enero de 2019, reconoció que conoce la situación financiera de la comuna y a pesar de que es complicado, implementará medidas de austeridad que permitan hacer frente a las diferentes necesidades de Puente de Ixtla. 
Explicó que, de acuerdo con la información obtenida a través de diferentes instancias, ha confirmado que la comuna tiene 204 millones de pesos de la deuda pública a corto y largo plazo, además de las demanda laborales que ascienden a poco más de 33 millones de pesos; en contraste, el presupuesto anual del municipio es de 172 millones de pesos, pero este año 2019 se reducirá por la separación de Xoxocotla, que será un municipio indígena. 
El edil electo reconoció que Puente de Ixtla tiene muchas necesidades desde el tema de infraestructura carretera, alumbrado público, agua potable, salud, entre otros, por lo que pidió a la población su confianza en la nueva administración que trabajará con la ayuda de todos para sacar adelante al municipio. 
Finalmente confirmó que este jueves tendrá la primera reunión con la presidenta municipal en turno, Dulce Medina Quintanilla, para organizarse e iniciar el proceso de transición de manera cordial y con la mayor transparencia posible.      

La primaria en que iba el menor lo recordó con un pase de lista, no así las autoridades que han olvidado apoyar a sus padres.

Coatetelco.- A un año del sismo del 19 de septiembre, la familia del menor que murió en el Centro de Salud de Coatetelco aún sufre su pérdida y trate de reponerse de los estragos de la tragedia, por su cuenta.
Hoy, hace un año de que José Miguel, de 10 años de edad, quien estudiaba el sexto grado en la Escuela Primaria “Felipe Ángeles” de Coatetelco y tocaba la corneta en la banda de guerra, dejó de estar físicamente con su familia. Aunque ya han pasado los meses, el dolor de su ausencia está presente entre sus familiares y amigos; sus padres aún se aprietan el pecho cuando hablan de él y por momentos se les escapan las lágrimas.
El 19 de septiembre de 2017, José Miguel se encontraba en el Centro de Salud con sus padres y su hermanita, de tan solo un mes y medio de nacida, cuando comenzó el temblor; su familia y la doctora de la clínica inmediatamente salieron de las instalaciones para ponerse a salvo; sin embargo, en ese momento, ocurrió la tragedia. 
Un arco de concreto situado entre la reja de acceso y el inmueble se derrumbó: José Miguel ahí murió; la mitad de su cuerpo quedó atrapado por la plancha de concreto, y fue difícil recuperar su cuerpo. En el lugar, también perdieron la vida dos médicas y dos adultos más; otro menor fue trasladado al hospital aún con vida, pero más tarde pereció. Muchas personas más resultaron lesionadas.
Ángel Jiménez, padre de José Miguel, relató que a un año del sismo el dolor sigue intacto. Extrañan las risas, los juegos y ocurrencias de José Miguel, su fotografía permanece en la pared del área común de la pequeña casa, que aún está en obra negra. Ahí mismo está una tarjeta con la imagen de Cristo y el nombre del pequeño, también un morralito con uno de sus juguetes. 
Helena, madre de José Miguel, quien resultó con severas lesiones aquel día, aún tiene secuelas por no recibir atención médica adecuada; usó collarín casi seis meses y en la actualidad no ha logrado hacer su vida normal por fuertes dolores en el cuello, espalda alta y brazo derecho, aunque se esfuerza mucho porque tiene que cuidar a su pequeña hija de un año y dos meses. 
La familia recibió ayuda mediante despensas y algo de dinero por parte de fundaciones, la ciudadanía en general y durante los primeros meses por parte del DIF municipal, pero desde el mes de noviembre nadie se ha acercado. 
A pesar de que los hechos se registraron en el Centro de Salud, ni el personal del lugar ni de la Secretaría de Salud contactó a la familia. 
La casa de los Jiménez se ubica en las afueras de la comunidad de Coatetelco, ya en la falda del cerro, es la última casa de la calle 16 de Septiembre de la colonia Pedro Saavedra; en la esquina aún se encuentra una cartulina de color naranja donde la familia agradece el apoyo de los voluntarios. 
Helena no ha regresado al Centro de Salud, ha pasado meses en depresión y le ha resultado difícil seguir adelante. Ha recibido atención médica cuando el personal salubrista acude a la colonia los días viernes o ella va al Hospital General de Tetecala. No sabe cómo reaccionará al ver el lugar donde murió su hijo mayor.
El pasado mes de julio, la generación 2012-2018 de la Primaria "Felipe Ángeles" llevó el nombre de José Miguel y del otro menor que falleció el 19 de septiembre, en recuerdo de las víctimas del seísmo del 19 de septiembre. También en el pase de lista sus compañeros de generación gritaron "presente" al escuchar su nombre, sus padres fueron invitados a la ceremonia y fue un momento de sentimientos encontrados, relató Ángel Jiménez.
Mañana, jueves 20 de septiembre, la familia Jiménez celebrará una misa a las ocho de la mañana en el atrio instalado en la explanada de la iglesia de San Juan Bautista, además realizará el novenario con rezos a las seis de la tarde en su domicilio. La madre de José Miguel ya prepara el altar.

 

 

Pero las clases continúan por el compromiso con los alumnos y la comunidad, afirma el director.

Miacatlán.- Siguen detenidos los trabajos de reconstrucción de la Secundaria Técnica número 20 de Coatetelco; sin embargo, las autoridades educativas garantizaron que el ciclo escolar continúa de manera normal. 
Oswaldo Rachner Chávez, director de la secundaria, lamentó que a la fecha no se tenga respuesta por parte de la empresa constructora que se comprometió a realizar la reconstrucción de 12 aulas que se derrumbaron tras resultar afectadas por el sismo, pero aseguró que están trabajando de manera normal con los 13 grupos. "Todos están atendidos por los maestros y trabajando al mil por ciento. No hemos parado y estamos trabajando bien, ya que el compromiso es con los jóvenes, es con la comunidad", dijo. 
Agregó que desafortunadamente la empresa de manera irresponsable dejó la obra tirada. "La escuela ha tenido el apoyo del IEBEM por parte de la directora y de David Suárez, pero la empresa dejó todo tirado, no cumplió con lo establecido, pero se tiene el compromiso con los alumnos y se está trabajando de manera normal con seis aulas móviles y cuatro aulas adaptadas, además de que se activaron dos aulas de talleres para que los 477 alumnos tengan un espacio adecuado para recibir sus clases", explicó. 
Señaló que las autoridades estatales ya revisan el tema con la empresa constructora y se espera que en las próximas semanas se tenga alguna respuesta para saber en qué momento se estará retomando la obra, mientras tanto afirmó que se ha delimitado el área para continuar con el uso de las instalaciones. 

 

Para hacer memoria de cómo afectó a la comunidad.

Tetecala.- En conmemoración de la contingencia por el sismo del 19 de septiembre de 2017, los colectivos y las organizaciones culturales de este municipio llevarán a cabo el programa "Sueña Tetecala" el próximo sábado 22 de septiembre. El evento será abierto para el público en general.
Arelhy Arellano, del Colectivo “Cuatro Patas”, informó que esta actividad se realizará con la participación de talleristas de la Ciudad de México, Cuernavaca y Tetecala en conmemoración del sismo de hace un año. "En nombre del derecho a soñar el Tetecala en el que queremos vivir, Colectivo ‘Cuatro Patas’ y algunos amigos presentan ‘Sueña Tetecala’, evento gratuito que se realizará en el zócalo del municipio el próximo sábado 22 de septiembre a partir de las 12:00 horas". 
Se contará con siete talleres, una presentación de teatro y una proyección, todo con la finalidad de informar a los asistentes sobre lo ocurrido en el 19-S, para hacer memoria de cómo afectó a la comunidad. 
Entre los talleres que se presentarán, está “Hagamos Ruido”; “Música y terapia”, con Keila Vidal; a las 14:00 horas se presentará la obra de teatro de Pablo Ballesta “Reconstruyéndonos”; se dará un curso de comunicación para niños; También se llevará a cabo la presentación de "Mi vida después del sismo"; "Imágenes en movimiento", con Humberto Lupercio; "Ilustra un comic", con Arturo Guadarrama, y "Sembrando sueños" con Javier García.
Las charlas informativas se realizarán en el Teatro Cuauhtémoc, donde se hablará de vivienda y autoconstrucción por el arquitecto José Sánchez, y el tema “Qué, quién, cuándo, dónde y cómo, ‘fuentes de información en caso de desastre natural’”, por el periodista Armando Sánchez. 
También, a las 18:30 horas se tendrá la presentación especial de "Grieta", fragmento del actual trabajo del grupo de teatro de Jóvenes Kasa en el Aire, de este municipio. 
Además, habrá juegos, juguetes, sorpresas y venta de artículos artesanales y comida.

Martes, 18 Septiembre 2018 05:18

De nuevo se inundan los palaperos de Coatetelco

Las lluvias del domingo y el lunes causaron que el embalse aumentara su nivel.

Miacatlán.- Luego del aumento del nivel de la laguna de Coatetelco por las intensas lluvias registradas la noche del domingo y la madrugada del lunes, nuevamente se reportó la inundación de palapas en área el conocida como El Muelle, de este embalse. 
Margarita Cárdenas Nava, representante de prestadores de servicios y propietaria de la palapa “Los Manguitos”, aseguró que este tipo de contingencia, que han padecido desde el año pasado por el aumento constante de la laguna, y la falta de desagüe, los ha obligado a adaptar sus espacios a fin de continuar trabajando y brindando servicio a los clientes. 
Confirmó que la mañana de ayer el agua rebasó su nivel y volvió a ingresar a sus palapas, pero siguen trabajando para mantenerse en servicio. "Nos ha rebasado el agua, pero no queremos perder nuestro patrimonio, queremos que se nos deje trabajar porque de aquí vivimos familias completas; es un patrimonio que nos ha costado mucho levantarlo y por ello seguimos tratando de mantenernos", dijo. 
Agregó que la mayoría de los negocios han ido ajustando sus espacios y siguen abiertos al público, a pesar de que muchos siguen a la espera de apoyos.
Entre las casi 35 palapas que existen en la zona de El Muelle, las que siguen trabajando de manera normal son “7 Mares”, “Los Manguitos”, “San Juan”, “Lupita”, “Olas del Mar”, entre otras, que a pesar del nivel del agua de la laguna siguen ofreciendo servicio.

Página 1 de 534
logo
© 2018 La Unión de Morelos. Todos Los Derechos Reservados.