La reparación total se llevará entre tres y cuatro años.

Zona Sur Poniente.- Aproximadamente 50 por ciento de avance registra la restauración de los monumentos históricos en Morelos afectados por el sismo del 19 de septiembre de 2017, señaló Margarita González Saravia, secretaria de Turismo y Cultura estatal, durante su reciente visita a la zona sur. 
La secretaria destacó que los monumentos históricos dañados por el terremoto, particularmente iglesias y exconventos, están en proceso de un rehabilitación que tomará entre tres y cuatro años aproximadamente, para que queden realmente restablecidos. 
Agregó que de manera paulatina el Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH) va a ir abriendo los espacios y a la par la secretaría a su cargo apoyará con su promoción. 
Agregó que, de acuerdo con el último informe, la rehabilitación de estos espacios protegidos por el INAH registra aproximadamente el 50 por ciento de avance y aunque en algunos puntos se ha logrado terminar, de manera general la reparación ha sido lenta. "Se requiere de más trabajo y más recurso federal para continuar y lograr atender el total de los monumentos históricos que se vieron afectados por el sismo del año pasado", apuntó. 
En la zona sur poniente, las iglesias y capillas de los municipios de Tlaquiltenango, Jojutla, Zacatepec, Amacuzac, Tlaltizapán, Miacatlán, Mazatepec, Tetecala y Coatlán del Río presentan diversos daños y en la mayoría de los casos son reconocidas como patrimonio cultural.

 

Publicado en Zona Sur
Domingo, 28 Octubre 2018 05:42

Tlayacapan, cuna del Chinelo

En el año 2008, cuando iniciábamos la integración del expediente de Tlayacapan como Pueblo Mágico; estudiantes universitarios de la UAEM, bajo la tutela del Presidente Municipal Cornelio Santamaría Pedraza, al digitalizar los archivos históricos del cabildo del municipio de Tlayacapan, encontraron documentos valiosos y muy importantes que hacían referencia a una cuadrilla de habitantes que durante el próximo carnaval, pretendían ridiculizar a las autoridades de la localidad, sin duda alguna se referían a los Chinelos, corría el año de 1872.

Años antes, en el hermoso pueblo de Tlayacapan, entre casitas de adobe, calles empedradas, cerros impresionantes, puentes boludos, capillas, comales, cazuelas de barro y el majestuoso convento agustino de San Juan Bautista del siglo XVI, la gente tenía la costumbre de chiflar o silbar para hablar, saludar o corear canciones o ritmos; es así como nacen los sones de los cuales la Familia Alarcón, Don Vidal Santamaría, Don Cristino Santamaría y Brígido Santamaría, retoman los ritmos para obtener la música de banda de viento que hoy acompaña a esta danza representativa de Morelos y que desde hace más de cien años forman la banda de Tlayacapan, con hermanos, hijos, primos, tíos y sobrinos.

Las fiestas o carnavales que se desarrollaban en torno a la hacienda de San Nicolás Pantitlán y seguramente en algunas haciendas azucareras cercanas, iniciaban antes de la cuaresma. Los patrones utilizaban sus mejores galas, chaquetas, medias, antifaces, sombreros altos, joyas, plumas, gorros y con ello bailaban y se embriagaban por toda la hacienda durante varios días, fiestas en las cuales la gente del pueblo tenía prohibido participar, sin embargo años más tarde, a los pobladores y peones de las haciendas se les concedió algunos días de descanso y tuvieron la gran oportunidad de celebrar y festejar.

Es así como nace un grupo de personas que al son de chiflidos bailaban, brincaban y hablaban burlándose y mofándose de los hacendados, los capataces, las señoras y hasta del cura del pueblo, toda vez que la iglesia católica no permitía este tipo de celebraciones.

Utilizaban trapos viejos, mantas, sombreros, plumas, máscaras y cualquier ropa o atuendo que permitiera continuar la burla a los “gachupines”, así de esa forma lograban descargar su descontento por las largas jornadas de trabajo y castigos a los que estaban expuestos en las haciendas.

Sin duda alguna el traje de Chinelo será motivo de otro artículo, sin embargo vale la pena mencionar que en Morelos, la vestimenta del Chinelo de Yautepec, Tepoztlán, Tlaltizapan, Jiutepec y por supuesto Tlayacapan, muestra un gran colorido y un extraordinario diseño e ingenio de los artesanos morelenses, a través de la integración de diversos materiales. En el caso de Tlayacapan, es un traje blanco con vivos o franjas azules, que bordean la falda, las mangas y el cuello, mascara de mejillas rojizas con barba alargada y picuda, sombrero alto de cono invertido con plumas, guantes blancos, paliacate y chalina a la espalda.

Asimismo, cada región de Morelos baila el brinco del Chinelo de manera diferente, además de que los Chinelos de Morelos normalmente no hablan, sólo el de Tlayacapan habla con un peculiar tono de voz y la mayoría de las veces baila en pareja.

A los Chinelos de Tlayacapan los podemos disfrutar en temporada de carnavales acompañados de música de banda de viento o bien en las fiestas patronales de San Juan Bautista en el mes de junio, algunas veces en las capillas del pueblo acompañadas de “cuetes”, música y comida. Es por eso que en Tlayacapan a cada capillita le llega su fiestecita!!

Para los visitantes y turistas resulta una grata experiencia bailar el brinco del Chinelo, pero para los morelenses es una obligación moral saber bailar el brinco del Chinelo, así es que si eres morelense y aún no sabes cómo se baila, te invitamos a los carnavales de Morelos o a cualquier localidad o barrio donde se realiza esta danza, para que en la próxima fiesta familiar, boda o XV años demuestres tus dotes de Chinelo experto.

 

Dr. Gerardo Gama Hernández

Profesor Investigador

Escuela de Turismo UAEM

Fotografías: Adalberto Ríos Szalay

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Publicado en Turismo

La secretaria de Turismo dice que para eso se requerirá la participación de los ayuntamientos de Jojutla y Puente de Ixtla.

Jojutla.- Se buscará promover el lago de Tequesquitengo como "Teques, un pueblo con encanto sumergido", informó la titular de la Secretaría de Turismo y Cultura, Margarita González Saravia, tras resaltar que para ello, se requiere del trabajo coordinado con los ayuntamientos de Jojutla y Puente de Ixtla y de los prestadores de servicios del lago. 
Lo anterior, luego de una reunión que sostuvo la mañana de ayer con un grupo de prestadores de servicios del lago de Tequesquitengo, a solicitud del presidente municipal electo Juan Ángel Flores Bustamante, quien participó en este encuentro. 
González Saravia resaltó que este es el primer encuentro con los prestadores de servicios y las autoridades electas, principalmente para conocer las problemáticas y propuestas que tienen ellos para fortalecer el turismo en esta zona. 
Destacó que entre las principales necesidades se destacó la atención a la infraestructura, desde el tema carretero, el mejoramiento de la ciclo vía, la reparación de accesos al lago, rehabilitación del mercado, un mercado artesanal turístico y la imagen urbana de Tequesquitengo, a fin de incentivar el turismo de todo tipo y no sólo el deportivo.
Agregó que dentro de los acuerdos está que se iniciará un taller de trabajo que comenzará el 12 de noviembre, donde se generará un programa integral para el lago de Tequesquitengo. Además de lograr que entre en el programa de pueblos con encanto, aprovechar el pueblo con encanto que está sumergido en el lago y trabajar a través de la historia de Teques este tema y ser una oferta para el turista.
Añadió que se tiene la propuesta de realizar un evento mensual en la "arena Teques", todo encaminado a que el lago sea un atractivo turístico para la Ciudad de México y Puebla, una vez que se concluya la autopista. 
Dejó claro que se requiere la organización de prestadores de servicios y autoridades municipales de los municipios de Jojutla y Puente de Ixtla para reactivar la economía de esta región. 
Por su parte, el presidente municipal electo Juan Ángel Flores Bustamante resaltó que se trabajará para que el lago de Tequesquitengo no sólo sea turismo de fin de semana y deportivo, sino también religioso, cultural y de historia, con la celebración del Señor de la Asunción, festividad que tiene una tradición, que bien puede ser una opción para que sea visitado.

 

 

Publicado en Zona Sur

No se han definido los criterios de distribución de las participaciones federales.

El secretario de Hacienda, Alejandro Villarreal Gasca, indicó que el gobierno federal no ha definido los criterios de distribución de las participaciones federales, por lo que están a la espera de conocer este factor fundamental para la elaboración del paquete económico local del 2019. Por otra parte, dio a conocer varias irregularidades heredadas que impactan en la deuda pública.

El funcionario estatal se reunió este jueves con integrantes del Consejo Coordinador Empresarial, con quienes expuso que el panorama en las finanzas del gobierno local son complejas, por el cúmulo de anomalías que han sido identificadas en el manejo de recursos por parte de las autoridades anteriores.

De nueva cuenta líderes empresariales demandaron que en el proyecto de egresos y el plan de ingresos del próximo año, se considere la reactivación de los fondos estatales denominados Fideicomiso Turismo Morelos (Fitur) y Fideicomiso Ejecutivo del Fondo de Competitividad y Promoción del Empleo (Fidecomp).

Villarreal Gasca informó que el gobierno anterior sólo dejó en las cuentas bancarias 200 millones de pesos y no cinco mil millones, como se informó antes de que concluyera su administración; también reveló que se dejaron de pagar a diversos organismos descentralizados aproximadamente 500 millones de pesos, además de las deudas a proveedores.

Reiteró que el gobierno pasado dejó muchas deudas y obras pendientes, al tiempo de insistir en que durante la entrega recepción sólo se mencionaron algunos "focos rojos", pero jamás se informó de la crisis financiera.

Expuso que, hasta ahora, se acumula una deuda directa de más de 10 mil millones de pesos, lo anterior acorde con los estados financieros que contemplan la deuda bancaria y no bancaria.

Entre las irregularidades mencionó como ejemplo que de mil millones de pesos reportados por Banobras para reconstrucción, quedan disponibles sólo 300 millones y “no se sabe dónde quedaron 700 millones” para ese rubro.

Expuso ante los dirigentes empresariales que hay otras anomalías en diversas obras, como la construcción del Congreso que tenía autorizados 500 millones de pesos por crédito y al parecer ese préstamo no se utilizó para tal concepto.

Además, refirió que en la pasada gestión todo el dinero se concentraba en una sola bolsa (recursos federales, estatales y demás), lo que implica un desvío desde el punto de vista contable y legal; agregó que luego quisieron regresar dinero a esas cuentas, pero quedaron pendientes 63 millones de pesos por reubicar o justificar.

Sobre la obra de construcción de las nuevas instalaciones de la Fiscalía General del Estado (FGE), Villarreal Gasca apuntó que, en papel, el gobierno de Graco Ramírez reportó como pagos realizados alrededor de 46 millones de pesos, pero la constructora asegura que no ha recibido "un solo peso" del monto global, que se fijó por 120 millones de pesos.

En entrevista, previa a la reunión que finalmente fue privada, el secretario de Hacienda comentó que en el reciente encuentro con autoridades federales actuales, les explicaron que aún no se han definido las reglas y lineamientos de distribución de participaciones federales.

Cabe recordar que dado el proceso de transición el gobierno saliente y el entrante, trabajan en propuestas presupuestales. Pero se ha dado a conocer en medios de comunicación, versiones en el sentido de que podría haber reducción en participaciones a los estados.

Por lo tanto, el secretario de hacienda de Morelos manifestó que tendrán que seguir a la espera, cuando menos dos semanas, para conformar con mayor precisión el paquete económico estatal, ya que el estado depende en un 98% de esas ministraciones. Añadió que se avanza en un plan base, pero evidentemente sería modificado, si hay diferencias sustanciales en los recursos enviados por la Federación.

 

 

 

Publicado en Política
Domingo, 21 Octubre 2018 05:57

Por los antiguos caminos de Cuernavaca

Desde hace cientos de años el ser humano se ha visto en la necesidad de desplazarse a otros lugares a través de rutas o caminos que se han trazado con la función transporte, relaciones  comerciales e incluso con el objetivo de servir de vías de comunicación como es el caso de los caminos que utilizaban los “painani”, mensajeros del imperio azteca para llevar noticias y mensajes entre México – Tenochtitlán y Veracruz a la llegada de los españoles en 1519.

Esos caminos antiguos  se continuaron utilizando e incluso algunos de ellos ya como caminos reales por el interés público que tenían para la Corona, fueron ampliados a lo ancho y dispuestos para transitar con animales de carga y carruajes. En consecuencia estos caminos han servido para la articulación de distintos territorios como el camino real México-Taxco-Acapulco basado en el intercambio comercial con Asia y que desde luego estaba trazado por la Ciudad de Cuernavaca en el territorio de lo que hoy es Morelos, hasta donde llegaban diversidad de artículos traídos desde la India, Camboya, China, Japón y concentrados en Filipinas para ser embarcados en el Galeón de Manila, “la nave de la sedas”.

En Cuernavaca son testigos de estos caminos La Nacional, calle empedrada, paralela a la carretera federal México-Cuernavaca que en el km 68 puedes desviarte unos metros para conocer el Pueblo de Santa María Ahuacatitlán donde podrás admirar  el templo en honor a la Virgen de la Asunción de María, cuya construcción data del siglo XVI por la orden franciscana, siguiendo el camino hacia el centro de la capital en la avenida Morelos llegarás al viejo pueblo de Zacanco tultenanco, hoy Tlaltenango en cuyo lugar podrás apreciar un maravilloso conjunto de edificios coloniales religiosos, que son,  el Templo de San José el cual tiene a bien ser la primera iglesia que se construyó en el territorio de la Nueva España, su construcción comenzó a realizarse en el año de 1523, el Santuario de Nuestra Señora de Tlaltenango mismo que se levantó en honor a la Virgen de los Milagros y la Capilla de San Jerónimo, cuya construcción data de la segunda mitad del siglo XVI, para que la gente humilde pudiera escuchar misa, ya que se dice que en el Templo de San José únicamente tenían acceso los nobles.

Por cierto que en este punto del camino, desde hace 298 años se realiza del 29 de agosto al 10 de septiembre una feria en la que se pueden admirar artesanos, danzantes y peregrinos que acuden al Santuario desde la Ciudad de México entre otros estados, manifestación que ha quedado plasmada en el mural del atrio que puedes observar en el exterior. De la misma forma y sin lugar a dudas podrás disfrutar de la verbena popular, y degustar unos exquisitos elotes hervidos o esquites con chile en polvo, pambazos o terminar la noche con un champurrado acompañado de un crujiente buñuelo con miel de piloncillo y antes de partir a tu lugar de origen será inevitable que te dejes atrapar por el aroma del pan artesanal recién horneado, todo esto después de haber disfrutado los clásicos juegos mecánicos, las canicas, un juego de dardos o haber escuchado cantar las cartas en un juego de lotería.

Más al sur bajando por el mismo antiguo camino al Puerto de Acapulco llegarás a un conjunto de dos edificios religiosos patrimonio cultural e histórico de la “Ciudad de la eterna primavera” el chapitel del Calvario y el templo de San José, el primero se trata de una construcción cuyo año de origen aún se discute si fue en el año 1538 como señala una inscripción o si fue en 1547 a la muerte de Hernán Cortés; a manera de capilla abierta compuesta de una sola bóveda sostenida por columnas aisladas en cuyo interior albergaba una cruz, por su singular arquitectura este chapitel es el único que se encuentra en toda la República Mexicana. Respecto al Templo de San José construido a principios del siglo XX con un estilo arquitectónico basado en la libre reinterpretación del estilo románico de la Edad Media en Europa, con un especial toque del estilo gótico surgido alrededor del siglo XII. En la pequeña explanada se encuentra una fuente hexagonal de cantera que por sus esculturas se le conoce también como “fuente de los leones” ó “fuente de las ranas”  y cuyas obras son una expresión del complicado encuentro indígena con especies que no eran comunes en su hábitat, y es que como dato curioso podemos mencionar que esta fuente es una réplica de la que se encuentra en el Convento de Ocuituco al nororiente del estado de Morelos cuya orden religiosa y predicadores del lugar fueron los Dominicos que en latín se escribe Dominicanus, sonando muy similar a Domini Canis (los perros del Señor). De manera que pudieran nos ser ni leones ni ranas, sino perros.

Hasta este parte del camino estas muy cerca de llegar al centro de la capital y ya habrás podido atestiguar que hoy en día subsisten en el territorio nacional tramos de caminos antiguos que forman parte importante del patrimonio histórico y cultural del país. No esperas más y ¡explora Morelos a través de sus caminos antiguos!

 

Ulises Barrios Ortíz

Estudiante Escuela de Turismo UAEM

Fotografías: Adalberto Ríos Szalay UAEM-3Ríos

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Publicado en Turismo

Empresarios del ramo afirmaron que en una o dos semanas impulsarán una propuesta de reforma hacendaria, con el apoyo del Poder Ejecutivo, para que este mismo año se reactiven los Fondos de Promoción Turística (Fitur) y el de Competitividad y Promoción del Empleo (Fidecomp), de lo contrario prevén un cierre de año complicado.
Ayer, los integrantes del Consejo Coordinador Empresarial (CCE) se reunieron con la secretaria de Turismo y Cultura Margarita González Zarabia, a quien manifestaron su preocupación por la desaparición de dichos fondos y el presupuesto que los hacía funcionar, por un monto de 18 millones de pesos.
Ángel Adame Jiménez, presidente del CCE, dijo que el planteamiento que se le hará a los diputados es que este mismo año se reactiven los fondos y que se investigue qué destino tuvieron los 18 millones de pesos que supuestamente se redireccionaron a la Fiscalía General del Estado (FGE), tras la reforma hacendaria que aprobaron los integrantes de la LIII Legislatura en julio pasado.
"Esos 18 millones de pesos y además lo que se generó esta reforma unilateral y prepotente hasta el presente, porque es un recurso importante y sin lugar a dudas se tiene que investigar dónde quedó y para dónde se destinó", aseveró Adame Jiménez.
El empresario advirtió que si no se recuperan los fondos, la situación en materia turística podría complicarse aún más para el cierre del año, pues en los últimos meses se han perdido encuentros nacionales e internacionales importantes, además de la reducción en el número de visitantes durante el periodo vacacional de verano de manera histórica.

Publicado en Sociedad

El turismo convencional en México tiene afectaciones ambientales, por ejemplo, los diferentes productos consumidos por los turistas terminan como residuos en los espacios destinados a estas actividades;  además por supuesto, de las modificaciones territoriales en los espacios naturales, donde se emplazan hoteles y restaurantes, cuya iluminación, ruido, altas concentraciones de personas y actividades turísticas en espacios conservados han provocado, entre otras cosas, el desplazamiento de diferentes especies de plantas y animales en busca de mejores condiciones ambientales para su sobrevivencia.

Como resultado de ello se ha impulsado una forma de turismo alternativo al del tipo convencional, permitiendo a los turistas un reencuentro con la naturaleza, así como un reconocimiento del valor de la interacción con la cultura de cada espacio visitado;  este puede asumir diferentes versiones, incluyendo el Turismo de descubrimiento de espacios naturales, el Ecoturismo, el Turismo ambiental o el Turismo rural.

A pesar de que su orientación principal es el aprovechamiento del contacto con la naturaleza, este también se ha vuelto invasivo, y en la mayoría de los casos implica la modificación de los ecosistemas;  incluso, se ha convertido en un medio de  extracción y la mayor parte de las veces, de comercialización de espacios y recursos naturales, dando lugar a complejos turísticos modernos y a sus consecuentes impactos ambientales.

Por el contrario, el turismo alternativo debe contribuir a la conservación biológica, a través de una planeación sobre el uso y manejo de los recursos como atractivos turísticos, desarrollando una cultura ambiental en los turistas, impulsando la atención a necesidades recreativas, pero principalmente bajo un criterio general de respeto a las relaciones sociales locales de quienes habitan en las zonas sobre las que incide.

En esta forma diferente de turismo, no basta solamente con colocar botes de colores para la separación de basura ni letreros que indiquen el paso de fauna en las carreteras o que sugieran no alimentar a las diferentes especies de animales presentes; también es necesario proponer estrategias sencillas como la reducción de productos inorgánicos vendidos en estos espacios, la implementación de baños secos, la delimitación de los horarios para la iluminación artificial e incluso, la creación de zonas de amortiguamiento para el desarrollo de las diferentes actividades turísticas.

Sumado a lo anterior, resulta pertinente capacitar en materia ambiental a los prestadores de servicios y habitantes de las zonas turísticas con el objeto de priorizar la conservación de sus entornos naturales, y reforzar la transmisión de esto a los turistas.  Esto implica en realidad el reconocimiento y aceptación de un intercambio en donde el propietario del entorno ambiental provee el servicio de guía y principalmente conservación, para sostener un turismo de quien obtiene una retribución económica. Dicha complicidad turística-conservacionista es un instrumento que permite a los pobladores locales, dar un valor agregado a los elementos de atracción natural.

Por tanto, la formulación de nuevas complicidades turístico-conservacionistas, implica como eje central la promoción de la conservación ambiental, pero bajo el respeto a las comunidades y sus formas de uso y aprovechamiento de los recursos, es decir, impulsando verdaderas formas de turismo alternativo más allá de la connotación convencional de educación ambiental.

En realidad, buscar que el turismo sume a la conservación de la naturaleza y de la cultura existentes en las comunidades, implica también el respeto a la soberanía de los pueblos indígenas y campesinos por parte de los turistas, sin modificar las actividades productivas tradicionales; por tanto, los usuarios pueden observar directamente las formas de uso y aprovechamiento de los recursos naturales y con suerte, ser partícipes de ello.

 

Mario Alberto Reyna Rojas

Profesor Invitado Escuela de Turismo UAEM.

Fotografías: Israel Carranza, estudiante de la Escuela de Turismo UAEM.

 

 

 

 

 

 

Publicado en Turismo

Quienes las ostentan no tienen una zona de trabajo asignada.

Con la reestructuración de tres secretarías se pretende tener un ahorro importante, pero también se analizará la nómina de cada dependencia. A la fecha se han detectado a 200 empleados sin área de trabajo asignada, es decir personas que podrían haber cobrado por actividades que no estaban desempeñando como tal, o que cuando menos no tenían una adscripción formal.

Lo anterior, fue dado a conocer este miércoles por la secretaria de administración Mirna Zavala Zúñiga, quien dio a conocer que se hará una investigación a fondo en relación a esas personas, para poder establecer con documentos y demás elementos si estaban empleadas en el gobierno estatal de manera regular o no.

Reiteró que con la reforma a la Ley de la Administración Pública del gobierno del Estado de Morelos, se fusionaron las secretarías de Trabajo y Economía y la de Turismo y Cultura. Y desaparece como tal la Secretaría de Innovación, Ciencia y Tecnología para dar paso a un consejo de ciencia.

Además, desaparecen –como lo informó oportunamente- todas las subsecretarías con excepción de la de gobierno. Con ello confían en tener una reducción importante en el gasto corriente, aunque no detalló el monto.

Aclaró que esta reducción no necesariamente significa que haya despidos masivos o despidos injustificados, porque a final de cuentas, se trata de espacios que estaban ocupados por personal de confianza y por tanto sí habrá adelgazamiento de la nómina y se fortalecerán las áreas que ya fueron creadas.

Con respecto a la extinción de la Secretaría de Ciencia y Tecnología, Zavala Zúñiga precisó que esta decisión busca fortalecer los consejos que ya existen, en dicha materia, y a través de ellos generar condiciones para que en Morelos se tenga un espacio para el Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología (Conacyt).

 

Publicado en Política
Domingo, 07 Octubre 2018 05:11

Arena Isabel: patrimonio cultural fallido

Si bien la definición de patrimonio cultural dice que no es un objeto o bien, sino el valor que le brinde la sociedad en algún momento de la historia, la Arena Isabel en la ciudad de Cuernavaca, aunque duela decirlo, pero fue un inmueble considerado por los morelenses, patrimonio cultural material, que llegó a su fin en el mes de diciembre del año 2009, ese año se tuvieron las últimas actividades en el recinto.

Caso contrario en la ahora CDMX que en el mes de septiembre del año 2002, crea el Turibus y es en octubre del año 2013 que incorpora una ruta llamada Turiluchas, para el 21 de septiembre del 2016 el pleno del Senado de la República, aprueba la creación de el Día Nacional de la Lucha Libre, culminando todo ello el 21 de julio del presente año donde únicamente en la ya nombrada CDMX le otorga a la lucha libre el título de Patrimonio Cultural Inmaterial; desgraciadamente en Morelos se ve muy distante el que exista alguien que le dé su debida importancia y puesta en valor a este deporte–espectáculo con tintes culturales que por muchos años estuvo arraigado en las culturas populares, y que precisamente fue en la Arena Isabel, el espacio ubicado en el Blvd. Benito Juárez, en el que centenares de luchadores se daban cita para hacer vibrar de emoción a miles de espectadores.

Recuerdo que en la cena que hacían los luchadores a final de año, la última vez que se hizo el ambiente fue nostálgico y muy triste ya que los asistentes sabían que sería la última vez a la cual ellos tendrían acceso al recinto, esta Arena Isabel que para muchos fue más que su segunda casa y que solo ellos sentían el dolor más dentro de su alma que cualquier aficionado, a sentir la vibra del lugar, a oír por última vez el crujir de las láminas en la noche y de las maderas que se confundían con fantasmas de los primeros albaceas de la arena, en esa noche de la cena ingresé a los vestidores por primera y única vez en mi vida, se respiraba lo que el luchador sentía para brindarse a la noble afición que asistía una noche por lo menos cada ocho días a desestresarse y darle a ese objeto inamovible la vida necesaria para que se le atribuyera el concepto que nunca le fue dado de patrimonio cultural. Como buenos mexicanos la virgen de Guadalupe que no podía faltar en un improvisado altar donde los más allegados se encomendaban para subir con bien y bajar de la misma manera, el oler las lágrimas, el sudor y la sangre derramadas después de la batalla se sentía en el entorno.

Cincuenta y seis años de vida tuvo el recinto donde los jueves, domingos y en los tiempos de bonanza también martes y sábados eran tradicionales que la gente se reuniera para desahogar sus frustraciones por unos breves momentos, albergaba aproximadamente 2,400 personas que en los primeros años fueron llenos totales donde por lo menos del tiempo que fui me tocó verlo y sentirlo dos veces, primer arena abstemia y se vendían tortas de jamón sin mayonesa, en un tiempo fue rodeo quitándole las butacas para después de regresar a su origen luchístico ahora con sillas de plástico.

Afuera las delicias culinarias en días luchísticos no paraban de golpear en mi mente y seguramente en la de los aficionados que asistían a las veladas, patas de pollo (que a mí no me gustan) habas hervidas con chile, quesadillas fritas de pollo y a veces papa con cebolla con rajas fritas o salsa roja, huevos hervidos, mollejas hervidas, semillas secas, cacahuates con sal y demás botanas que hacían el paladar de los aficionados, los vendedores de máscaras, luchadores de plástico, fotos y en algún tiempo alcancías evocando recuerdos que se fueron y que desgraciadamente no volverán.

La pregunta está en el aire: ¿Habrá alguien que pueda conceptualizar y materializar un nuevo inmueble que albergue la cultura luchística? y ahora si las nuevas generaciones de aficionados cohesionados con los turismólogos le den el nuevo auge y dentro de unos años pueda ser declarado patrimonio ya sea material o inmaterial, mueble o inmueble en el Estado de Morelos, la pregunta es: ¿Algún día se hará?

 

Volveremos a escuchar…Lucharán a tres caídas, sin límite de tiempo..!!!!

 

L.I. Alejandro Amaro Díaz

Profesor de la Escuela de Turismo UAEM.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Publicado en Turismo
Domingo, 30 Septiembre 2018 05:47

Cuentepec mágico

Localizado en el municipio de Temixco, en el Estado de Morelos, el nombre de la población viene de la palabra náhuatl: Kuentepetzin (“Kuémitl”, que significa “barranca o surco”; de “Tepec” o “Tepetl”, que significa“ cerro o montaña” y de la terminación Tzin, que es de reverencia, respeto, sagrado o diminutivo de respeto).

Cuentepec es una comunidad indígena que aún conserva sus usos, costumbres y tradiciones. Su economía está basada principalmente en la agricultura, se siembra maíz, frijol, chile y cacahuate.

En el poblado los hombres y la mujeres tienen sus propias actividades: las mujeres además de dedicarse a las actividades del hogar se dedican a la alfarería, elaboración de escobas y muñecas artesanales, los hombres se dedican a la agricultura y ganadería, así como a la elaboración de chiquigüites y petates, productos que se comercializan en algunos mercados cercanos al poblado

Actualmente, es una de las localidades donde más del 80% de los habitantes hablan alguna lengua indígena, donde predomina el náhuatl, además de ser una de las comunidades en donde las mujeres y niñas aún usan el traje típico de los nahuas, su nombre es kueitl , su traducción es vestido y mandil plisados .

Cuentepec Mágico es un grupo de estudiantes de la Escuela de Turismo de la Universidad  Autónoma del Estado de Morelos, que junto con varios representantes de la comunidad han estado trabajando en conjunto para la realización de un producto turístico en beneficio de la comunidad, el cual comprende varios atractivos naturales del lugar, conocer un poco más las tradiciones y costumbres, implementar talleres hacia el turista, así como que el visitante conozca y descubra la cocina prehispánica que aún se preserva en la comunidad. Todo esto en conjunto con las actividades eco turísticas que oferta el parque Cuentepec Extremo y así generar un ingreso extra para los locatarios y habitantes de la comunidad.

Cuentepec Mágico ha implementado varios talleres con el fin de desarrollar una interacción entre la comunidad receptora y los turistas, así como generar que los comerciantes aumenten sus ventas sin necesidad de tener que ir a otro poblado, mostrando las técnicas para la elaboración de algunas artesanías o inclusive el aprendizaje de palabras básicas del náhuatl que usan en dicha comunidad.

En colaboración con las artesanas más conocidas por el poblado de Cuentepec en este taller se lleva a cabo la elaboración de piezas de barro las cuales llevan un procedimiento ancestral, desde la recopilación de tierras, el moldeado, el secado al sol, hasta que se lleva al horno y finalmente queda lista, todo este proceso se muestra y participan directamente los turistas y al final se pueden adquirir diferentes artesanías de gran calidad y con un bajo costo, con el fin de apoyar el trabajo artesanal.

Asimismo, implementamos un taller de chiquigüites, se le llama así a la elaboración de cestería con palma, en este taller este nos acompaña unos de los elaboradores de chiquigüites más viejos del pueblo de Cuentepec, quien nos muestra cómo se lleva a cabo dicho proceso, está taller solo se puede realizar en algunas temporadas del año, debido a que el material con el que se elaboran algunas veces es difícil de conseguir.

Por otro lado, uno de los atractivos principales de Cuentepec es “La Cueva del Diablo”, un impresionante lugar que aún alberga pinturas rupestres de nuestros antepasados prehispánicos.  Además, en esta cueva se pueden disfrutar de cuatro  circuitos para realizar rappel y tener un acercamiento con la flora y fauna que ahí habita, otro atractivo natural que puedes disfrutar es de la hermosa vista de la cascada de más de 70 mts de altura con dirección hacia el Río Tembembe.

La cocina tradicional de esta comunidad es única, es prehispánica y se ha preservado por generaciones, algunos de los platillos típicos son: tamales nejos con mole verde, salsa de ciruela, tamales de renacuajo y ancas de rana, con deliciosas tortillas hechas a mano con maíz de la región, en este ámbito, los turistas pueden participar en la elaboración de tamales y después de unas horas disfrutarlos con buen jarro de atole.

Todo esto y más es lo que CUENTEPEC nos ofrece, es un lugar mágico en el que te llevarás una experiencia inolvidable.

 

Laura Gómez García, Yukiko Yamanaka Romero, Emmeline González Rodríguez, Perla De la Cruz Hernández y Christian Hernández Trujillo.

Estudiantes de la Escuela de Turismo UAEM.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Publicado en Turismo
logo
© 2018 La Unión de Morelos. Todos Los Derechos Reservados.