Miércoles, 02 Diciembre 2020 05:10

A la gente se le olvida usar el cubrebocas

De su labor señala que al día realiza entre diez y 15 servicios.

En la guantera de su taxi lleva una bolsa con cubrebocas desechables para obsequiar y no negar el servicio a los clientes que olvidan usar cubrebocas cuando salen a realizar diferentes actividades.

José Guerrero trabaja como chofer de taxi desde hace seis años y señala que por la emergencia sanitaria del covid-19 sus ingresos económicos son de entre 250 y 300 pesos diarios y, aunque es poco, debe alcanzar para que cada 15 días compre un litro de gel antibacterial y cubrebocas para sus clientes.

De los insumos de higiene que obsequia a los pasajeros que abordan su unidad, gasta alrededor de 80 pesos en el alcohol gel y 100 pesos en los tapabocas.

“Hasta ahorita no ha sido necesario negar el servicio porque la mayoría de los pasajeros usan el tapabocas, pero hay algunos que por diferentes razones se les olvida. Yo les regalo uno desechable; aunque mis compañeros me han dicho que en algunos casos les ha tocado gente agresiva que se niega a ponérselo porque no cree en el virus”.

El entrevistado refiere que algunos días entrega hasta dos tapabocas a sus clientes durante su jornada laboral, porque las personas lo olvidan. Al menos así lo observó hace unas semanas en la temporada del Buen Fin, cuando la gente salía con prisa y olvidaba su cubrebocas.

De su labor, platica que por la pandemia del covid-19 la clientela es escasa, por lo que con mucho esfuerzo realiza entre diez y 15 viajes, en jornadas que empiezan desde las seis de la mañana y acaban hasta las nueve de la noche toda la semana. Por ese motivo tuvo que solicitar dos préstamos, porque su vehículo se descompuso, además de que también necesitaba dinero para solventar gastos en el hogar.

Juan pide a la gente que sea consciente y que, si no es necesario salir, que se quede en casa, para reducir la movilidad y el número de contagios, a fin de poder avanzar en el color del semáforo sanitario.

 

 

Publicado en Sociedad

Siguen sin trabajo porque la población no sale a la calle.

Mazatepec. Derivado de la pandemia, los ingresos de los taxistas del municipio han disminuido hasta en un 50 por ciento y al menos 30 unidades se mantienen fuera de funcionamiento ante la poca afluencia de usuarios de esa modalidad de transporte, que en este lugar brinda servicio de colectivo. 

Abimael Campuzano Santander, chofer del sitio de taxis del cerro del Venado, comentó que desde hace ya seis meses la afluencia de usuarios se ha reducido de manera considerable. "Se pararon las actividades y con ello nuestro trabajo, ya que la gente dejó de salir a la escuela y demás actividades. No hay celebraciones y la movilidad de personas ha sido mínima, para lo más indispensable. A pesar de que aquí no habido muchos casos (de covid) la gente sí se ha mantenido en sus casas, por lo mismo de que se han suspendido las actividades", dijo.

Agregó que ya poco a poco han regresado las unidades a laborar, luego de que hubo momentos donde hasta el 50 por ciento de los taxis pararon porque era más el gasto de operar. Además, muchos choferes dejaron de trabajar porque no salía ni la cuenta.

"Muy lento, pero nos vamos recuperando, pero definitivamente sí nos hemos visto muy afectados, hemos implementado medidas, pero la gente sigue resguardándose, no hubo actividades en el día de muertos y no hubo aumento de pasaje. Así estamos con la mayoría de las celebraciones tradicionales", insistió.

Mencionó que por la pandemia, los dueños de los taxis sí bajaron la cuenta en hasta un 30 a 40 ciento. En algunos casos tienen que dar 170 pesos, hay quienes dan 180 o hasta 200, pero antes de la pandemia se tenían que entregar de 230 a 250 diarios.

"Tenemos que trabajar, salir a buscar llevar el sustento a la familia, pero definitivamente nos hemos visto muy afectados, esperamos que poco a poco se vaya recuperando la actividad", apuntó.

 

 

 

Publicado en Zona Sur
Lunes, 23 Noviembre 2020 05:18

Sufren taxistas asaltos en el mercado ALM

Amantes de lo ajeno se hacen pasar por clientes y se roban, incluso, las unidades.

Javier, quien trabaja como chofer de taxi, afirma que el cubrebocas es un arma de doble filo, porque si bien ayuda a prevenir contagios de covid-19, también es una máscara para que los asaltantes puedan hacer de las suyas sin ser reconocidos.

El entrevistado dice que desde que empezó la contingencia sanitaria, sus compañeros -que hacen base en el mercado Adolfo López Mateos- han sido víctimas de asaltos y robo de unidades por parte de personas que piden el servicio como cualquier cliente, pero antes de llegar a su destino sacan su arma para asustar al conductor y quitarle sus pertenencias y en ocasiones hasta el vehículo.

Javier, quien lleva más de 15 años en el servicio, explica que los amantes de lo ajeno aprovechan la contingencia sanitaria y con el cubrebocas se hacen pasar por clientes para no ser descubiertos.

Refiere que las personas piden el servicio principalmente a colonias ubicadas al norte de Cuernavaca o a municipios como Huitzilac.

"A nosotros nos afecta mucho la inseguridad porque de por sí no hay trabajo por la crisis económica y las personas aprovechan esta situación de la pandemia porque con el cubrebocas no se les ve toda la cara y eso es mejor para ellos, así ya no tienen necesidad de cubrirse el rostro".

Señala que solo en el primer andén del mercado Adolfo López Mateos se estacionan unos 100 taxistas para esperar clientes entre quienes salen del centro comercial, por lo que cuando ven a una persona sospechosa niegan el servicio y esperan a las amas de casa que salen con bolsas de mandado.

"Los que llevamos varios años trabajando en el mercado ya sabemos cuándo alguien viene con otras intenciones. Por ejemplo, si vemos a una señora que sale del mercado con sus bolsas llenas de frutas o verduras le ofrecemos el servicio porque es casi imposible que nos asalte, pero con los demás estamos a las vivas".

 

 

Publicado en Sociedad
Miércoles, 18 Noviembre 2020 05:17

Entregan vales de gasolina a taxistas de Yautepec

El alcalde Agustín Alonso Gutiérrez encabezó la distribución, que benefició a alrededor de 600 trabajadores del volante de diversas agrupaciones.

Yautepec.- El alcalde Agustín Alonso Gutiérrez e integrantes del Cabildo entregaron vales de gasolina a alrededor de 600 taxistas de diversas agrupaciones del municipio, con la finalidad de seguir haciendo frente a la complicada situación económica por la que atraviesan los distintos rubros y sectores productivos, derivado de la pandemia por covid-19.

En entrevista, el alcalde llamó a los trabajadores del volante y concesionarios a continuar aplicando las medidas sanitarias de manera permanente, con el objetivo de disminuir el número de contagios por coronavirus en el municipio.

En esta ocasión, el alcalde realizó la entrega de vales de gasolina a cada uno de los taxistas que se dieron cita, como parte del compromiso por apoyar y atender las necesidades con las que cuentan en estos momentos en los que la economía se encuentra lacerada por la emergencia sanitaria.

“Hoy entregamos una vez más este apoyo a los amigos transportistas. Es un gran esfuerzo el que estamos realizando en el Ayuntamiento para llevar un poco de ayuda a las familias afectadas por esta pandemia”, destacó.

Finalmente recalcó la importancia de que tanto los operadores de las unidades de transporte público, así como la ciudadanía en general, continúen aplicando las recomendaciones sanitarias emitidas por las autoridades de Salud, tales como el uso obligatorio de cubrebocas, gel antibacterial, así como el de guardar la sana distancia.

 

Publicado en Cuautla

Aunado a la caída en el pasaje, los trabajadores del volante se exponen cada día a los contagios: Mata Alarcón.

Víctor Mata Alarcón, presidente de la Coalición de Representantes del Transporte Público, confirmó que 11 taxistas han fallecido por covid-19 y 23 más resultaron contagiados.
En entrevista, refirió que los choferes se contagiaron del virus haciendo su trabajo, y lamentablemente algunos no superaron la enfermedad.


“El gremio taxista ha sufrido el embate de la pandemia. Tenemos contabilizados muertos por covid once compañeros de la zona oriente y de la metropolitana durante los más de siete meses que lleva la pandemia”, refirió.
El líder transportista aseguró que todos los operadores están obligados a cumplir con los protocolos de seguridad sanitaria y como concesionarios les apoyan con los insumos, que son el gel antibacterial,  cubrebocas y la sanitización de la unidad.


Sin embargo, se han registrado casos de covid-19 en el gremio, cuyos integrantes no cuentan con recursos para pagar un hospital privado y tampoco cuentan con seguridad social. "Hemos tenido que recurrir a la Secretaría de Movilidad para que nos consigan un espacio  en el hospital Parres y agradecemos al secretario Víctor Mercado que nos haya apoyado", señaló.
"La verdad es que el gremio taxista ha sufrido primero por la disminución de pasaje. No logran sacar lo de la cuenta, no les alcanza para llevar el sustento a sus familias, y existe el riesgo de contagio entre ellos y contagiar a sus familias", agregó Mata Alarcón.


A pesar de las malas condiciones que enfrenta el sector, el presidente de la Coalición de Representantes del Transporte Público dijo que los operadores quieren seguir trabajando porque no hay empleo en otros sectores, derivado de la crisis económica que causó la emergencia sanitaria.

 

  

Publicado en Sociedad

Líder de transportistas reconoce “pago de mordidas” para evitar multas “impagables”.

El presidente del Grupo Unido del Transporte en el Estado de Morelos "Independencia", Enrique Rodríguez Zagal, afirmó que a raíz de la emergencia sanitaria, policías de tránsito emprendieron una "cacería" en contra de los taxistas, que constantemente son detenidos y a cambio de no ser multados les cobran "mordidas".


El líder transportista acusó que los elementos de tránsito imponen multas impagables por faltas que en muchas ocasiones no cometieron y los choferes optan por pagar la famosa "mordida".


“Por no traer la licencia de conducir porque se le olvidó en su casa, le aplican una multa de 14 mil pesos. ¿Quién va a poderla pagar en la pandemia?" puso como ejemplo el líder transportista.


Señaló que estos hechos de corrupción se cometen principalmente en la zona metropolitana del estado, donde los policías se ubican en las vialidades más transitadas para detener a los taxistas y hasta los ruteros son víctimas de esos hechos de corrupción.


"Están buscando recaudar y la recaudación que no sabemos a dónde va, porque por un lado se busca recaudar y por el otro  está el ‘moche’, el ‘entre’ para los policías", manifestó.
Rodríguez Zagal lamentó que no exista ningún tipo de apoyo para el transportista y, que pese a la situación económica, se le siga extorsionando.

 

 

Publicado en Sociedad

Los dueños del volante son asaltados en colonias al norte de Cuernavaca.

Para este año, Bernardo Bautista tenía planeado realizar un viaje junto con su familia. Sin embargo, por la contingencia sanitaria del covid-19 no lo realizó porque gastó sus ahorros en la alimentación de su familia y el pago de diferentes servicios, ya que sus ingresos como chofer de taxi disminuyeron hasta un 80 por ciento.

A pesar de que en las últimas semanas se observó mayor movimiento de personas en las calles, el entrevistado afirma que esto no se ha reflejado en el servicio de taxi, por lo que al día, con mucho esfuerzo, realiza entre diez y doce viajes, trabajando desde las nueve de la mañana hasta las diez de la noche.

“Hay movimiento en las calles, pero la gente no usa el taxi y hay días que pasamos horas esperando hacer un servicio. La situación está difícil y hasta la fecha no hemos visto los apoyos, y los ingresos de uno son muy pocos, que apenas alcanza para medio comer”.

Bernardo cuenta que en este año pensaba realizar un viaje con su familia para desestresarse un poco del trabajo, pero fue imposible porque sus ahorros los gastó en pagar servicios y comprar lo necesario para la alimentación de su familia. 

De su labor, platica que, aunque no ha conocido a personas que se contagiaron con el covid-19, él se protege con cubrebocas y gel antibacterial porque no puede negar el servicio a quienes no usen los equipos de protección, pues no hay trabajo.

Además de la crisis económica, dice, sus compañeros taxistas han sido víctimas de la inseguridad, ya que en los últimos meses a varios choferes les quitaron su vehículo, dinero y celulares principalmente, en colonias ubicadas al norte de la ciudad.

 

 

Publicado en Sociedad
Martes, 03 Noviembre 2020 05:13

Seis mil taxis, fuera de servicio por pandemia

Afirma Víctor Mata que fueron guardados ante la falta de pasaje por las medidas sanitarias; el dirigente enumera las penalidades de choferes y concesionarios.

Por la emergencia sanitaria, más de seis mil taxis que operaban en la zona metropolitana de Cuernavaca se encuentran guardados ante la baja afluencia de pasajeros, aseguró Víctor Mata Alarcón,  presidente de la Coalición de Representantes del Transporte Público.


De acuerdo con el líder transportista, actualmente los ingresos diarios de un taxista son muy bajos, ya que un chofer obtiene aproximadamente 500 pesos, que deben distribuirse para el pago de gasolina y la cuenta que debe entregar al concesionario.


"Les viene quedando de ganancias 150 pesos y si hace sus  dos comidas en la calle apenas y gana para su familia 90 pesos, que no son nada", manifestó Mata Alarcón.


Explicó que para el transporte, así como en todos los sectores, la situación económica es muy grave, por lo que más del 50 por ciento de los concesionarios optaron por guardar sus unidades hasta que la afluencia de pasajeros aumente.
"No hay manera de salir adelante y se habla que esto se puede alargar hasta marzo del próximo", manifestó el presidente de la Coalición de Representantes del Transporte Público.


Aunado a los bajos ingresos, dijo que a muchos concesionarios los ahogan las deudas con las agencias de automóviles, pues compraron sus taxis a crédito y desde hace más de cinco meses no han pagado su mensualidad. "Estamos hablando que algunos ya estaríamos terminando de pagar nuestro vehículo y ahora tendremos que pagar una sanción que se establece en el contrato", añadió.

 

 

Publicado en Sociedad

La pandemia dejó a Jorge una deuda de 15 mil pesos.

Todos los días y desde muy temprano Jorge González recorre las calles de la ciudad a bordo de su taxi en busca de pasajeros porque, dice, la pandemia del covid-19 le dejó una deuda de 15 mil pesos que debe abonar poco a poco hasta liquidar.

Trabaja como chofer de taxi desde hace 15 años y para él es la primera vez que una contingencia sanitaria afecta de manera grave en su economía, tanto que durante los primeros tres meses tuvo que solicitar un préstamo de 15 mil pesos para solventar gastos como el pago de la renta, de los servicios básicos y para comprar la despensa para su familia.

Dice que cuando llegó la pandemia se quedó sin ingresos y aunque en las últimas semanas aumentó el movimiento de personas en las calles, para los taxistas la situación económica no ha mejorado, porque la gente que sale a trabajar utiliza el transporte colectivo, ya que es más económico.

Además, el entrevistado refiere que hay mucha competencia entre compañeros y también de conductores que ofrecen el servicio de transporte por medio de aplicaciones telefónicas, como Uber y Didi y porque hay quienes ofrecen precios de hasta 27 pesos por viaje.

“Nosotros nos sentimos abandonados porque no hay apoyos ni de dinero y menos en despensas, el gobierno dice ‘hay emergencia, no salgan de casa’, pero ¿qué comemos? Yo tuve que pedir un préstamo para comer en la casa y pagar la renta; ahorita hay más gente en las calles, pero no hay servicios”.

Señala que por la pandemia hay ocasiones que con mucho esfuerzo reúne el dinero para entregar la cuenta de 250 pesos a su patrón, por lo que él se queda con unos 80 o 100 pesos diarios, ya que además paga la gasolina.

Aunque la emergencia sanitaria afectó a la economía de las familias, dice que aprendió a valorar lo poco que tiene, hasta un taco de frijoles, y agradeció que tiene salud y fuerzas para seguir frente al volante.

 

Publicado en Sociedad

Al día, el taxista realiza máximo 12 viajes.

Martín dice que cada año compra regalos para su esposa e hijos en Navidad, pero este año por la pandemia del covid-19 sus seres queridos podrían no recibir esos detalles, porque la situación económica está difícil y con mucho esfuerzo logra reunir 350 pesos diarios, de los cuales entrega un porcentaje para la cuenta y otro para la gasolina.

El entrevistado trabaja desde hace tres años como chofer de taxi y afirma que por la contingencia sanitaria la demanda del servicio bajó hasta en un 60 por ciento y al día apenas realiza entre 10 y 12 viajes, porque además hay mucha competencia.

“Desde que empezó la pandemia, el servicio está muy tranquilo. A veces termino de trabajar con 350 pesos (de ingresos) y de ahí entrego un porcentaje para la cuenta, pero hay días que no le doy ni un peso al patrón porque el dinero apenas alcanza para medio comer y comprar la gasolina, si no, no funciona el carro”.

Dice que durante los meses más fuertes de pandemia no recibió ningún tipo de apoyo y aunque después quiso solicitar un crédito para hacer frente a la crisis económica, su solicitud no fue aprobada porque sus ingresos son muy bajos.

Por lo anterior, refiere, trabajará horas extras para obtener mayores ingresos y ahorrar un poco de dinero, al menos para que su familia tenga una buena cena navideña.

Además, dice que en su casa también podrían quedarse sin altar sus fieles difuntos, porque además de que el dinero no alcanza, sería para cuidar las medidas de seguridad en la emergencia sanitaria.

 

   

Publicado en Sociedad
logo
© 2018 La Unión de Morelos. Todos Los Derechos Reservados.