Miércoles, 06 Enero 2021 05:16

Sigue el éxodo de taxistas

Los choferes abandonan la profesión por falta de clientela.

La Confederación de Radiotaxis del Estado de Morelos afirmó que el  30 por ciento de los  choferes abandonaron el servicio público, por la reducción del pasaje en esta emergencia sanitaria.
Víctor Lara Alarcón, presidente de la agrupación, informó que el 60 por ciento de las unidades se encuentran paradas a causa de ello, pero también por las deudas que enfrentan los concesionarios con las financieras donde compraron los vehículos.


"A 10 meses de la pandemia la situación cada día empeora más la situación. Tenemos detenido más del 60 por ciento del parque vehicular porque hay conductores de la tercera edad y muchos enfermos, (lo) que no les permite andar aquí. Muchos otros se nos han adelantado en el camino y eso ha causado que muchos más extremen precauciones y dejen de trabajar", manifestó.
El líder transportista indicó que el pasaje se redujo en cerca de un 80 por ciento.


"Nuestro servicio anda por los suelos. El hecho de que no haya oficinas, escuelas, nos ha afectado de manera grave, así como a otras actividades. La falta de movilidad nos ha limitado en nuestros ingresos y ahora los que tenemos un crédito también nos hemos visto afectados y hemos tenido que hacer convenios con las financieras, porque no sacamos ni para pagar el vehículo", refirió.


Lara Alarcón dijo que buscarán el apoyo del gobierno del estado para acceder a subsidios, a fin de que puedan cubrir los derechos en control vehicular para este 2021, ante la falta de ingresos para los concesionarios del transporte público.

 

 

 

Publicado en Sociedad

Entrevistado afirma que la inseguridad y la pandemia son otros factores de afectación económica.

La contingencia sanitaria por el covid-19, la inseguridad y el servicio de transporte privado que se ofrece por medio de aplicaciones de teléfono son los principales factores de la crisis económica, que han registrado los conductores de taxi en los últimos años.

David Rodríguez, quien trabaja como chofer de taxi desde hace 20 años, señaló que por la pandemia del covid-19 sus ingresos económicos disminuyeron en más de la mitad y al día con mucho esfuerzo logra reunir 200 pesos, los cuales deben alcanzar para comprar lo necesario para la alimentación de su familia.

Aunado a la crisis económica ocasionada por la emergencia sanitaria, este sector también ha sido blanco de violencia por lo que aseguró evita realizar servicios a colonias como Alta Vista en Cuernavaca porque en esta zona varios de sus compañeros han sido víctimas de asaltos, principalmente de robo de unidades.

“En estos 20 años que llevo trabajando como taxista no me ha pasado nada violento, pero a mis compañeros les han robado sus carros en algunas colonias que son muy inseguras, como Alta Vista”.

El entrevistado refirió que en los últimos tres años también ha registrado afectaciones económicas y disminución de hasta un 40 por ciento en los servicios por la competencia que tienen con los conductores de Uber y Didi, que ofrecen servicios de transporte privado por medio de aplicaciones de teléfono.

De su labor, dijo que en las últimas semanas tuvo que negar el servicio de taxi a algunas personas porque no llevaban puesto el cubrebocas, el cual es una obligación para disminuir contagios del covid-19.

 

 

 

Publicado en Sociedad

El apoyo se ha entregado durante cinco años de administración, destaca el alcalde Agustín Alonso.

Yautepec.- Con la premisa de continuar atendiendo las necesidades de la población, el alcalde de Yautepec, Agustín Alonso Gutiérrez, acompañado por la presidenta del DIF, Johalín Meza Gómez, e integrantes del cabildo, llevó a cabo la entrega de apoyos de vales de gasolina a más de 700 trabajadores del volante a través del programa “Taxi Amigo”.

Al dirigirse a los presentes, el alcalde precisó que los apoyos entregados se han estado entregando desde hace 5 años, al principio de su paso al frente de la administración municipal, y que al hacerlo en estos momentos de pandemia representa un recurso importante de apoyo para cientos de trabajadores, tanto del volante como de diversos sectores productivos del municipio.

Además, indicó que derivado de la difícil situación que se vive en la actualidad, es necesario que como sociedad se encuentren unidos para salir adelante y continuar aplicando las medidas sanitarias para poder disminuir la posibilidad de contagio y continuar con la actividad económica que tanto se necesitan.

Por último, exhortó a los yautepequenses a sumarse al esfuerzo de controlar la pandemia quedándose en casa, utilizar el cubrebocas de manera permanente, lavarse las manos con agua y jabón, además de desinfectarse con gel antibacterial con alcohol al 70 por ciento, pero esencialmente mantener la sana distancia, para regresar lo más rápido posible al semáforo amarillo.

 

Publicado en Cuautla
Miércoles, 23 Diciembre 2020 05:14

Escoge a sus clientes para evitar ser asaltado

Por las fiestas decembrinas aumentan los pasajeros de taxi, asegura Manuel.

Manuel Salgado, quien trabaja como chofer de taxi desde hace 25 años, asegura que, por la situación de inseguridad que se vive a nivel nacional, durante su jornada laboral trata de escoger a sus clientes -“que se vean bien vestidos”- para evitar ser víctima de asalto, como ya le ocurrió en otros años.

“Con los años uno aprende a escoger su pasaje, yo he tratado de no subir a gente que no veo bien. Me guío por la intuición, porque hace muchos años me asaltaron y ahorita gracias a Dios todo va bien, pero varios compañeros me han dicho que les han quitado el dinero y hasta los carros”.

En los casos de asaltos, señaló que en las últimas semanas han observado que un hombre bien vestido les pide el servicio de taxi afuera de un supermercado ubicado en la avenida Morelos, los lleva por calles poco transitadas y luego a lugares donde ya los esperan sus cómplices, y ahí le quitan sus pertenencias al taxista.

Refirió que por la temporada navideña aumentaron los clientes y ahora al día obtiene hasta 400 pesos libres de cuenta y gasolina cuando en meses anteriores con mucho esfuerzo lograba reunir 200 pesos los cuales, aunque, eran pocos, alcanzaron para comprar lo necesario para la alimentación de su familia y no recurrir a un préstamo.

También indicó que desde que el Congreso local aprobó el uso obligatorio del cubrebocas, los clientes empezaron a hacer conciencia sobre esta medida de prevención contra el covid-19, y ya no ha negado el servicio como en otros meses, cuando la gente se molestaba porque les pedía ponerse el tapabocas.

 

 

 

  

Publicado en Sociedad

Trabaja más de ocho horas para obtener 300 pesos cada día.

Adrián, quien trabaja desde hace dos años como chofer de taxi, asegura que por la pandemia del covid-19 tiene que trabajar más de ocho horas todos los días para obtener al menos 300 pesos, para solventar los gastos de la casa.

Mientras esperaba a los clientes que salían de diferentes negocios del centro de Cuernavaca, explicó a La Unión de Morelos que por la emergencia sanitaria hay pocos clientes para el taxi, aunque él al día realiza unos 20 viajes.

Sus ingresos económicos varían de entre 500 y 800 pesos diarios de los cuales entrega un porcentaje para la cuenta a su patrón, otro tanto para la gasolina y del resto debe ahorrar para comprar un litro de gel antibacterial para sus clientes.

El chofer asegura que algunas personas sí adoptan las medidas de higiene básicas, como el uso del cubrebocas, pero hay otros que se niegan a creer en la propagación del virus; incluso, cuando les pide ponerse el tapabocas para subir a la unidad hacen caso omiso y en ocasiones responden con malas palabras. 

“Algunos sí usan el cubrebocas, pero otros se molestan y dicen que no es necesario porque no existe el virus. A veces ya son clientes y los tengo que llevar para no decirles que se bajen del carro, pero ahorita que ya es obligatorio les advierto que si me multan ellos tendrán que pagar las sanciones porque yo, como chofer, sí me pongo el cubrebocas”.

El entrevistado refirió que además de la crisis económica por la pandemia, también se enfrentan a una crisis de inseguridad y según le dijeron sus compañeros, las zonas más inseguras son las que se ubican al norte de la ciudad, como Ocotepec, porque hay calles sin alumbrado público.

 

 

 

Publicado en Sociedad
Jueves, 17 Diciembre 2020 05:19

“El virus sí existe”

Su hermana y su cuñado murieron por covid-19; pide a la gente usar cubrebocas.

Guillermo García, quien trabaja como chofer de taxi desde hace nueve años, hizo un llamado a la población a usar el cubrebocas y gel antibacterial como medida de protección contra el virus, para evitar los daños que provoca el virus del covid-19, como le ocurrió en su familia.

Al respecto, dice que su familia estuvo confinada durante los meses más fuertes de pandemia, pero en septiembre su hermana menor, que vive en Michoacán, fue contagiada con el virus por su yerno, que trabaja como operador de una combi en ese estado.

Su hermana, dice, evitaba salir a la calle para no contagiarse porque tenía obesidad y recuerda que la vio por última vez hace seis meses, y cuando se contagió con el virus no pudo hablar con ella de manera presencial, solo por medio de una videollamada, pero al tercer día falleció.

Al siguiente mes, su cuñado quien vive en Atlatlahucan, se sometió a la prueba porque empezó a presentar varios síntomas. Aunque lo internaron en un hospital, a los tres días les informaron que perdió su lucha contra el coronavirus.

“No pude despedirme de mis familiares, ya no los pude ver, es una situación muy triste porque mi hermana era la más chica y dejó a sus tres hijas solas con el papá. Ella era muy amorosa. Por eso le digo a la gente que se cubran lo más que se pueda, que nunca dejen su cubrebocas para que no pasen la misma situación que en mi familia”.

De su labor, refiere que desde que empezó la pandemia ha negado al menos ocho servicios de taxi a personas que no llevan puesto el cubrebocas, porque no quiere arriesgarse y contagiar a su familia. Además, porque sus ingresos económicos apenas alcanzan para comprar lo necesario para la alimentación de su familia y no para pagar multas.

El entrevistado señala que durante su jornada laboral se ha encontrado con personas que se niegan a creer en la propagación del virus y afirman que es un invento del gobierno.

Dice que en la empresa donde trabaja, su patrón les exige usar tapabocas y ofrecer gel antibacterial a los clientes, a pesar de que algunos pasajeros se molestan.

 

 

 

Publicado en Sociedad

Sus ingresos mejoraron y alcanzará para los regalos de Navidad.

Después del retroceso en el semáforo sanitario del covid-19, la gente empezó a hacer conciencia sobre la importancia del uso del cubrebocas al salir de su domicilio y abordar el transporte público, asegura Jesús Velázquez, quien trabaja como chofer de taxi y señala que varios clientes le han expresado que se pondrán el tapabocas para evitar que pague multas.  

Dice que la comprensión de los pasajeros le ayuda a no negarles el servicio cuando no llevan puesto el tapabocas. “Ya se ve más gente que usa el cubrebocas. Por ratos se lo quitan, pero se lo ponen otra vez y al menos en estas dos semanas no he negado el servicio porque ellos ya están conscientes; me dicen ‘me pongo el cubrebocas para que no te multen´. Yo creo que están comprendiendo la situación de emergencia que estamos viviendo”.

De su labor, refiere que algunos días las calles y centros comerciales se ven vacíos, pero también ha observado que por las tardes se registra mayor movilidad de personas, principalmente en tiendas del centro de Cuernavaca.

Sin embargo, no es como en otros años, cuando al menos el mercado Adolfo López Mateos, previo a las fiestas decembrinas, estaba a reventar de gente y vehículos.

El entrevistado señala que a pesar de la crisis económica que ha dejado la pandemia, este año sí habrá regalos de Navidad para su familia porque en los últimos meses sus ingresos económicos mejoraron un poco, pues trabaja casi todo el día, porque “hasta la fecha no hay apoyos (oficiales). No creo que haya, creo que nada más es algo político porque no he conocido a alguien de los taxistas que lo haya recibido, a menos que sea alguien que tenga algún negocio, pero los que vivimos al día no recibimos nada”, aseguró.

 

 

Publicado en Sociedad
Jueves, 10 Diciembre 2020 05:10

Taxistas, en incertidumbre por inseguridad

Miguel señala que en 12 años de servicio nunca padeció una crisis económica.

En la última semana de noviembre una persona que se hizo pasar por cliente solicitó un servicio de radio taxi de Jiutepec a Emiliano Zapata, pero cuando el operador llegó al domicilio donde pidieron el viaje fue sorprendido por un hombre que con una pistola le exigió las llaves y se llevó el vehículo.

Miguel López Hernández, trabajador en el sitio de radio taxi, contó que los hechos ocurrieron el 19 de noviembre a las tres de la mañana. Ese día, dijo, una persona solicitó el servicio a la colonia Álvaro Leonel en el municipio de Yautepec y cuando el operador llegó al domicilio, el cliente le pidió que fuera por otra persona a Emiliano Zapata y ahí fue asaltado y despojado del vehículo.

Al otro día interpuso la denuncia por el delito de robo, pero hasta la fecha no hay respuesta de la investigación.

“Ese día el chofer llamó a la central para pedir el costo del viaje hasta Emiliano Zapata, pero cuando llegó a ese domicilio le apuntaron con una pistola. El compañero se espantó, y le pidieron las llaves del carro y se lo llevaron”.

El entrevistado dijo que aunado a la inseguridad que viven todos los días los trabajadores del volante, en los últimos meses también se han visto afectados por la contingencia sanitaria del covid-19 ya que sus ingresos económicos disminuyeron en gran porcentaje y ahora al día con mucho esfuerzo reúnen el dinero para entregar la cuenta.

“Por la pandemia el servicio ha bajado mucho porque no hay clientes, algunos compensamos la crisis con el tianguis en Temixco de cada semana, pero en general está difícil la situación; nunca habíamos padecido una crisis tan fuerte, ni siquiera en el sismo de hace tres años”.

 

 

 

Publicado en Sociedad
Miércoles, 09 Diciembre 2020 05:15

Protestan taxistas contra abusos de grúas

Una empresa tiene el monopolio de los autos robados que se recuperan; se quejan de las altas tarifas.

Transportistas denunciaron presuntos actos de corrupción en la Fiscalía General del Estado (FGE) para favorecer a la empresa "Grúas Aguilar" de Xochitepec con la prestación del servicio de arrastre y corralón de forma exclusiva para los vehículos que fueron robados y recuperados.


Los integrantes de la Confederación Libertad de Trabajadores de México, acompañados de la diputada federal por el partido Movimiento de Regeneración Nacional (Morena), Alejandra Pani Barragán informaron que existe un abuso en el cobro por el servicio que prestan las empresas dedicadas al arrastre y depósito de los automóviles.


Por ello, solicitaron al gobierno del estado que se regularicen los costos por dichos servicios y se cree una plataforma sobre la recuperación de vehículos robados.
Pedro Juan Cruz, representante de la Confederación, informó que al día registran el robo de hasta 15 unidades, de las cuales solo el 60 por ciento son recuperadas.
Sumado a las pérdidas económicas por la recuperación del vehículo, dijo que tienen que pagar cantidades "excesivas" para sacar la unidad del corralón.


"Es una problemática que enfrentamos los transportistas cuando somos víctimas de la delincuencia y nos roban nuestros somos revictimizados, ya que de alguna manera extraña, para no llamarle corrupción, todos nuestros vehículos van a parar a un solo corralón, ubicado en Xochitepec, y del municipio donde son localizados el traslado es muy largo y muy costoso, no pagamos menos de 10 mil pesos", manifestó.
La legisladora Pani Barragán dijo que podría iniciarse una denuncia a nivel federal por los presuntos hechos de corrupción que se registran con las empresas de arrastre y depósito y la FGE, pues la afectación no sólo es para el sector transporte, sino para la ciudadanía en general que requiere del servicio.


Refirió que junto con los representantes de la Confederación se reunieron con el comisionado estatal de Seguridad, José Antonio Ortiz Guarneros, para revisar la situación y se comprometió a trabajar en la regularización de tarifas para todas las empresas, además de gestionar con la Fiscalía General del Estado que los vehículos recuperados sean depositados en el corralón más cercano y no sólo uno tenga la exclusividad del servicio.

 

 

 

Publicado en Sociedad
Lunes, 07 Diciembre 2020 05:16

PREFIERE NO PELEAR

En el servicio agarra parejo, para evitar problemas con los pasajeros.

Por la pandemia del covid-19 es obligatorio el uso del cubrebocas, pero a decir de Francisco, quien trabaja como operador del transporte público, en las comunidades que se rigen por usos y costumbres la gente se niega a creer en la propagación del virus y no usa el tapabocas.

El entrevistado reconoce que tiene miedo a contagiarse de covid-19 y de una sanción por parte de las autoridades. Sin embargo, no puede negar el servicio a los que no llevan puesto el tapabocas, porque la gente se le pone al tú por tú.

“La mayoría de las personas sí usan el cubrebocas, pero la gente que vive en Ocotepec, Ahuatepec y Villa Santiago, norte de Cuernavaca, no lo usa y no tiene caso negarles el servicio, porque no hacen caso y se ponen a pelear con uno; yo mejor me quedo callado”.

Agradece que hasta el momento no ha recibido ninguna sanción por llevar a pasajeros sin cubrebocas, pero cuenta que hace unos meses uno de sus compañeros fue multado con dos mil 400 pesos por esa situación.

Señala que por la emergencia sanitaria el servicio de transporte colectivo es escaso, por lo que tuvo que solicitar un préstamo de 30 mil pesos para solventar gastos en su casa y comprar lo necesario para la alimentación de su familia, porque sus ingresos como chofer de ruta son insuficientes.

A decir de Francisco, hasta el momento no ha recibido ningún apoyo económico para enfrentar la crisis que dejó la pandemia. Solo recibió una despensa hace ya varios meses.  

 

 

 

Publicado en Sociedad
logo
© 2018 La Unión de Morelos. Todos Los Derechos Reservados.