Fue hallado sin vida en su celda, a causa de un presunto paro cardiorrespiratorio; hace unos días lo sentenciaron porque mató a una menor en la colonia Carolina de Cuernavaca, en el año 2019.

Xochitepec.- Un hombre que hace unos días recibió una sentencia de casi 27 años de prisión por el feminicidio de una niña fue encontrado sin vida dentro de su celda, en el Cereso “Morelos”, el cual se ubica en el poblado de Atlacholoaya de este municipio, la mañana del lunes.

Presuntamente murió a causa de un paro cardiorrespiratorio.

Con base en la versión difundida por la Comisión Estatal de Seguridad (CES), fue a las 06:20 horas de ayer cuando realizaron el pase de lista entre los convictos, al cual no llegó el interno identificado como José Alfredo “N”.

Ante dicha situación, personal de seguridad del penal de Atlacholoaya llevó a cabo una revisión en el interior de su celda. 

Los custodios encontraron inconsciente al hombre, por lo que solicitaron el apoyo de los paramédicos, quienes confirmaron que José Alfredo ya no contaba con signos de vida.

Más tarde, personal del Servicio Médico Forense (Semefo) realizó el levantamiento del cuerpo.

En torno a este hecho, la CES refirió que José Alfredo “N”, de 33 años de edad, falleció como consecuencia de un paro cardiorrespiratorio, debido a que supuestamente padecía hipertensión.

No obstante lo anterior, la Fiscalía General del Estado lleva a cabo las investigaciones correspondientes para determinar la causa de la muerte.

En relación con el ahora finado, fue el 10 de agosto de 2019 cuando José Alfredo ingresó a una casa que está ubicada en una vecindad que se localiza en la colonia Carolina de Cuernavaca, donde atacó sexualmente a una niña de seis años de edad, a quien en seguida asesinó con una navaja.

Días después, José Alfredo “N” fue aprehendido en el municipio de Cuautla, tras lo que inició un proceso penal en su contra.

El pasado 31 de diciembre, el individuo –quien ingresó a la cárcel el 14 de agosto de 2019– fue sentenciado a 26 años y ocho meses de prisión y debía pagar más de dos millones de pesos por concepto de reparación del daño.

 

Publicado en Justicia

El funcionario municipal promueve un amparo.

El subsecretario de Protección Civil de Cuernavaca, Gonzalo Barquín Granados, promovió un juicio de amparo contra autoridades penitenciarias por supuesto aislamiento e incomunicación en el penal de Atlacholoaya, donde el funcionario municipal se encuentra bajo la medida de prisión preventiva como coimputado por el delito de cohecho.

De acuerdo con el juicio de amparo 1174/2020, el funcionario municipal inició una demanda de garantías ante el Juzgado Séptimo de Distrito, contra actos del director operativo y personal del Centro de Reinserción Social “Morelos”.

El juez concedió la suspensión definitiva para efectos de que se respeten las garantías procesales del imputado y se salvaguarde la integridad física de la persona privada de la libertad.

El 1 de diciembre, el alcalde de Cuernavaca, Antonio Villalobos Adán, y el subsecretario de Protección Civil, Gonzalo Barquín Granados, fueron vinculados a proceso por el presunto delito de cohecho, luego de que el empresario Cristian Luna promovió una denuncia ante la Fiscalía Especializada en Combate a la Corrupción (FECC).

Según el empresario, presuntamente funcionarios del ayuntamiento pretendieron extorsionarlo y le habrían exigido, más de 200 mil pesos para no clausurar un autocinema en la avenida San Diego.

Barquín Granados enfrenta su proceso en prisión preventiva.

 

 

Publicado en Política

La sociedad civil aportó los recursos para la obra, edificada en tiempo récord.

La tarde de este martes, autoridades de Reinserción Social del estado de Morelos junto con representantes de la sociedad civil, inauguraron un área de juegos infantiles dentro del penal femenil de Atlacholoaya -ubicado en el municipio de Xochitepec- para que las internas convivan con sus menores durante el día o con visitas familiares para estrechar lazos y afectos.

Dicho espacio podrá ser utilizado también por las personas privadas de la libertad para lograr avances en su proceso de Reinserción Social.

El área de juegos infantiles tuvo una inversión de más de 130 mil pesos y se edificó en ocho días, porque las internas tuvieron que comer en su celda y por eso se apresuraron con los trabajos. El lugar tendrá capacidad para albergar hasta 250 personas, según lo detalló Carlos Iván Hernández Zamora, del taller de arquitectura Kañamo y responsable de la obra, quien destacó  la participación de Concretos con el suministro de material a bajo costo.

En tanto, la escritora Galia Shannthall Tonella Navarro, quien gestionó esta obra y que contó con el apoyo de diversas organizaciones sociales, agradeció a todos por su apoyo y acompañamiento para lograr un espacio digno para las reclusas y sus hijos.

“Los niños tendrán donde jugar y correr, en la cárcel tenemos un lema, que el dolor de una es el dolor de todas y lo que sienten unas, lo sienten todas y agradezco al coordinador por permitir mejorar, (y) a la sociedad civil que se suma y coopera para hacer esto posible”, aseveró.

Señaló que la cárcel es un lugar olvidado, “nadie quiere apoyar porque piensan que nos merecemos estar aquí, posiblemente sí lo merezcamos, nadie está diciendo que no, pero lo que no entendemos es que la sociedad civil no merece comportarse como los de adentro, sino demostrar que somos mejores”, externó Galia Shannthall Tonellla.

Añadió que una cárcel es el reflejo de un estado y una sociedad y por eso “debemos creer en la reinserción social”.

Por su parte, el coordinador general de Reinserción Social, Jorge Israel Ponce de León Bórquez, agradeció a la sociedad civil que se sumó a este apoyo para beneficio de las internas del penal femenil de Atlacholoaya y sus hijos, que conviven con ellas hasta los cinco años.

Mencionó que por la pandemia del covid-19, los niños están fuera del penal y una vez que cambie el semáforo epidemiológico a color verde, se reincorporarán y detalló que son cinco menores los que conviven con sus madres en el centro penitenciario por petición de las mamás, porque aclaró que no están a la fuerza.

Finalmente, una de las internas, quien se subió a un columpio, con una sonrisa en su rostro dijo que tiene un recuerdo sentimental en ese sitio, porque ahí convivió con su hijo por tres años y era una de sus áreas preferidas y había tierra y ahora que regresen se “darán vuelo, se darán sus buenas raspadas, pero les va a dar mucho gusto que se mejoró”.

 

 

 

 

 

Publicado en Sociedad

Fueron arrestadas debido a que habrían tratado de introducir heroína y marihuana a ese penal, que se ubica en el poblado de Atlacholoaya.

Xochitepec.- Dos mujeres fueron arrestadas luego de que presuntamente intentaron introducir heroína y marihuana al Centro de Reinserción Social (Cereso) “Morelos”, que se ubica en la comunidad de Atlacholoaya de este municipio.

Respecto del hecho, la Comisión Estatal de Seguridad (CES) informó que ocurrió este fin de semana, en el área de aduana del referido penal.

En este sentido, se informó que en ese sitio se encontraban estas dos personas, a las que se les aplicaron los protocolos para el ingreso; sin embargo, al inspeccionarlas, les encontraron sustancias ilícitas.

La CES aseguró que a una de las mujeres le hallaron dos frascos de crema corporal de 400 gramos en cuyo interior había bolsas de plástico que contenían heroína pura, con un peso aproximado de 760 gramos en total.

En el segundo caso, durante la revisión de una bolsa de alimentos, encontraron dos envoltorios de papel periódico que contenían marihuana.

Ante tales hechos, fueron arrestadas quienes dijeron llamarse Ángela “N”, de 61 años de edad, y Juana “N”, de 59 años, a quienes pusieron bajo la responsabilidad del Ministerio Público.

Publicado en Justicia

El pasado miércoles murió un interno que padecía tuberculosis.

El presidente de la Comisión de Derechos Humanos del Estado de Morelos (CDHEM), Israel Hernández Cruz, informó que en lo que va del año se han registrado casi 30 decesos de internos en las cárceles estatales.

Luego de que el pasado miércoles ocurrió la muerte de una persona privada de su libertad por un paro cardiorrespiratorio, tras una agonía por tuberculosis, el ombudsman estatal señaló que la situación que priva en los centros estatales de reinserción social es preocupante y la propia Comisión Nacional Derechos Humanos “inició una queja de oficio por la gravedad de la situación que hay en los penales, y no es solo una cosa de la Comisión de Derechos Humanos que yo presido”.

Indicó que la preocupación es por la escasa gobernabilidad que existe, particularmente, en el penal de Atlacholoaya, por una serie de conflictos, riñas y enfermedades que han cobrado la vida de internos.

Detalló que, tan sólo en el periodo del 1 de enero al 7 de octubre, el organismo tiene registrada la muerte de al menos 27 internos por enfermedades, supuestos suicidios y riñas entre la población penitenciaria.

Incluso, dijo, existen abiertas varias quejas por estos casos y el organismo continuará con su integración hasta su conclusión.

Por lo pronto, informó que, debido a la última muerte de un interno que padecía tuberculosis, la comisión inició una queja de oficio y solicitó a la Comisión Estatal de Seguridad, institución de la que depende la Coordinación Estatal de Reinserción Social, la implementación de medidas cautelares para evitar un brote de esta enfermedad, para proteger la salud de los internos y del personal penitenciario.  

 

 

 

Publicado en Sociedad

Nueve internos fueron llevados a las cárceles distritales de Cuautla y Jonacatepec; horas después se registró una riña en el penal, pero fue controlada.

Xochitepec.- Durante la noche del martes, nueve internos del Centro de Reinserción Social (Cereso) “Morelos”, que se ubica en el poblado de Atlacholoaya de este municipio, fueron trasladados a las cárceles distritales de Cuautla y Jonacatepec.

Con base en la versión difundida por la Comisión Estatal de Seguridad (CES), fue la noche de anteayer cuando elementos del Grupo Operativo “Pantera” realizaron un operativo de revisión en el área de dormitorios del penal de Atlacholoaya.

Los agentes realizaron revisiones en el área de dormitorios de alta seguridad, donde decomisaron 51 puntas metálicas hechizas de diferentes tamaños.

Además, realizaron la reubicación de los nueve reos, que cumplen condenas por homicidio, extorsión, secuestro y robo, a las referidas cárceles que se encuentran en la región oriente.

Cabe destacar que la mañana del miércoles, la Policía fue alertada acerca de una supuesta una riña entre presos, en el área de máxima seguridad, la cual fue controlada.

En torno a este hecho, la CES refirió que ninguna persona resultó herida.

 

Publicado en Justicia

Obstaculizaron el ingreso de personal del organismo para realizar una supervisión en el lugar.

La Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH) inició una queja de oficio contra los funcionarios del penal de Atlacholoaya que obstaculizaron el ingreso del personal del organismo para supervisar el centro de reinserción social como parte de Diagnóstico Nacional de Supervisión Penitenciaria (DNSP).

A través de un comunicado, recordó que el pasado 18 de agosto dos integrantes de la CNDH llegaron al penal varonil de Atlacholoaya para iniciar la supervisión penitenciaria en Morelos, pero se les negó la entrada, primero con el pretexto de que no estaba la directora; luego, que no había suficiente personal de custodia para garantizar su seguridad; y finalmente se les dijo que la CNDH no pidió cita para realizar la inspección, y que regresaran en otra ocasión.

Luego de que el caso fue difundido por los medios de comunicación y luego de una espera de varias horas, se le permitió al personal de la comisión el ingreso, pero para la CNDH hubo una evidente obstaculización de su trabajo por parte de funcionarios del sistema penitenciario estatal.   

“En ese contexto, es evidente que tales restricciones, obstaculizan el trabajo del DNSP, al impedir supervisar el respeto a los derechos humanos en el sistema de reinserción social del país, a través de la verificación de las condiciones de estancia e internamiento de las personas procesadas y sentenciadas, ello de conformidad con el artículo 6°, fracción XII de la Ley de la Comisión Nacional de los Derechos Humanos.

“Cabe mencionar que, personal de la Comisión de Derechos Humanos del Estado de Morelos, manifestó que también se les negó el acceso al mencionado Centro penitenciario.

 “En virtud de la gravedad de los hechos, que inciden en la opinión pública nacional y con la finalidad de investigar posibles actos u omisiones cometidos por parte de servidores públicos adscritos al Sistema Penitenciario en el Estado de Morelos, esta Comisión Nacional Investigará de oficio el presente caso”, recalcó.

El sistema penitenciario estatal y, en particular el penal de Atlacholoaya, se encuentra en la mira nacional como uno de los penales con mayor inestabilidad, donde prevalece el cogobierno, es decir, que existe una complicidad entre un grupo de reos y funcionarios penitenciarios para tener el “control” de centro de reclusión.

Además, en los últimos diez meses el penal ya acumula casi una veintena de asesinatos violentos de reos por enfrentamientos, motines y riñas, más de 50 lesionados y varios presuntos suicidios.

Pese a la crisis del sistema penitenciario, se mantiene en su cargo el coordinador estatal de Reinserción Social, Israel Ponce de León Bórquez, que forma parte de la ola de funcionarios veracruzanos que se incrustaron en el gobierno estatal.

 

 

Publicado en Sociedad

Retardan 90 minutos el ingreso al penal de Atlacholoaya de personal de la CNDH y CDHEM.

Personal de la Coordinación de Reinserción Social obstaculizó el ingreso del personal de la Comisión Nacional de Derechos Humanos (CNDH), que llegó sorpresivamente a realizar una supervisión al penal más grande de la entidad, donde en los últimos meses han ocurrido constantemente hechos violentos y asesinatos de internos.

De acuerdo con diversas fuentes consultadas, alrededor de las 10: 30 Horas, se presentaron en el penal de Atlacholoaya, Marta Patricia Orozco Pérez, directora del Área de Supervisión, y Humberto Pettit Gutiérrez, jefe de Departamento, ambos adscritos a la Tercera Visitaduría General de la CNDH, para llevar a cabo la evaluación correspondiente al Diagnóstico Nacional de Supervisión Penitenciaria 2020.

Sin embargo, directivos del penal y de la Coordinación de Reinserción Social impidieron su ingreso, con el argumento de que la CNDH no dio aviso del arribo de sus dos funcionarios y no está permitido el ingreso de personas ajenas sin antes cumplir los protocolos penitenciarios.

Por casi dos horas, los representantes de la CNDH permanecieron sentados en la jardinera que se encuentra frente al acceso principal, hasta que se les permitió el ingreso.

A través de un comunicado, la Comisión de Derechos Humanos de Morelos (CDHM) detalló que el personal de la CNDH contactó al organismo estatal para solicitar el apoyo institucional, para realizar la inspección de varios de los centros de reinserción social en el Estado de Morelos, pero a los representantes de ambas comisiones se les negó el ingreso.

“Este organismo local recuerda a las autoridades penitenciarias en la entidad, que la obstrucción de la labor de las personas visitadoras de los organismos públicos de protección de los derechos humanos puede ser sancionada administrativa y penalmente, en términos de la legislación aplicable, como puntual y categóricamente lo dispone el último párrafo del artículo 58 de la Ley Nacional de Ejecución Penal.

“Es importante destacar que los diagnósticos de supervisión penitenciaria se realizan de manera sorpresiva y aleatoria, con el objeto de verificar las condiciones reales que prevalecen en los centros penitenciarios del país, de ahí que no resulte necesario notificación previa; subrayando que cualquier dilación o entorpecimiento puede viciar los resultados de la inspección. En el caso, esta mañana no se permitió el acceso al centro sino transcurridos 90 minutos, los cuales son considerados una obstrucción atribuible a las autoridades penitenciarias”, recalcó la CDHM en su comunicado.

Informó que, a partir de este incidente, representantes de la CNDH y la CDHM sostendrán una reunión para compartir información sobre las constantes violaciones a los derechos humanos de las personas privadas de su libertad en la entidad.

En contraparte, la Comisión Estatal de Seguridad, también a través de un comunicado, argumentó que fueron aplicados los protocolos de seguridad para el adecuado acceso del personal de las comisiones en compañía de directivos del penal, ya que “en ningún momento es posible abrir el acceso de manera inmediata a ninguna autoridad, toda vez que es necesario cumplir con lineamientos, reglas y protocolos establecidos, a fin de garantizar la seguridad de quienes ingresan a las instalaciones penitenciarias”.

Agregó que, una vez cumplidos los protocolos, se permitió el ingreso a los funcionarios de la CNDH y la CDHM al  penal varonil de  Atlacholoaya y a la cárcel distrital de Cuautla, así como se acordó una visita al área femenil del CERESO Morelos, como parte del Diagnóstico Penitenciario 2020.

 

 

 

Publicado en Política

Los cambios continuarán, anuncia la CES.

Tras la riña registrada el miércoles dentro del penal de Atlacholoaya que dejó un saldo de cuatro muertos y tres lesionados, la Comisión Estatal de Seguridad (CES) realizó la reubicación de un grupo de internos a diversas cárceles distritales.

De acuerdo con información difundida por la CES, organismo responsable del sistema penitenciario estatal, en cumplimiento de órdenes de jueces de Primera Instancia, de Control, Juicio Oral y Ejecución de Sanciones del Estado de Morelos, un grupo de 16 “Personas Privadas de la Libertad” (PPL) fueron reubicadas a centros de reinserción social en los municipios de Jojutla y Cuautla.

Los internos Gregorio “N”, José Alejandro “N”, David “N”, Ricardo Alfonso “N”, Roberto “N”, Gerardo “N”, Hugo Alberto “N” e Israel “N”, fueron reubicado a la cárcel distrital de Cuautla; mientras que Héctor Adrián “N”, César Rafael “N”, Omar “N”, Nelson Mateo “N”, David “N”, Emmanuel “N”, Narciso “N” y Fabián “N”, fueron  trasladados a la cárcel distrital de Jojutla.

“Estos movimientos se continuarán realizando con la finalidad de generar condiciones que ayuden a las acciones de reinserción social, y con el objetivo de mantener estabilidad, así como evitar actos que pudieran poner en riesgo a los PPL, así como crear un clima propicio de tranquilidad al interior de los Centros Penitenciarios del Estado de Morelos”, informó la CES tras el último incidente violento dentro del penal de Atlacholoaya, que culminó con el asesinato de cuatro personas privadas de su libertad.

 

 

 

 

Publicado en Sociedad

Una riña en el penal de Atlacholoaya dejó como saldo cuatro internos sin vida y uno herido; a uno de los ahora finados le habrían sacado los ojos.

Xochitepec.- Ya fueron identificados los cuatro reos a los que privaron de la vida durante una riña que se registró en el Cereso “Morelos”, la mañana del miércoles, en el poblado de Atlacholoaya de este municipio. A uno de ellos le habrían sacado los ojos.

Con base en información de fuentes consultadas por La Unión de Morelos, a los cuatros reclusos los identificaron como Alfredo Zósimo Valladares Atala, Nicolás Jacinto Bahena, Alexis Miguel Bello Nava y Ángel Arturo Chávez Hernández.

En relación con los hechos se informó que poco antes de las 10:00 horas de ayer, la Policía Morelos recibió un reporte mediante el que daban a conocer que se habían registrado varias detonaciones de arma de fuego que provenían del interior del Centro de Reinserción Social (Cereso) “Morelos”.

Minutos después, agentes policiacos recibieron otro aviso acerca de alrededor de 50 disparos que se acababan de escuchar dentro del penal.

Por ello alertaron a uniformados de otros municipios para que se trasladaran al sitio, sobre el que el helicóptero de la Comisión Estatal de Seguridad (CES) realizó sobrevuelos.

Alrededor de 20 unidades de la Policía Morelos y de la Guardia Nacional y al menos cinco ambulancias ingresaron al penal, derivado de la riña, que inició en el área de ingresos y de aduanas de personas, tras lo que se extendió a la población.

En un video filtrado por reos se observa a tres reclusos que cargan y arrastran a quien fue identificado como Alexis Bello, cuyo cuerpo después abandonaron en la zona de población.

El cadáver fue dejado boca arriba, sobre una cobija; tenía como vestimenta short blanco, playera negra, sudadera amarilla y calcetines blancos.

El hombre tenía al menos nueve heridas en el abdomen que fueron provocadas con arma blanca, además de que le habrían sacado los ojos.

En otra imagen –también filtrada por los reos en redes sociales– se observa a un grupo de reclusos sometidos, tirados y amarrados. Entre ellos estaba el cuerpo sin vida de otro preso, boca arriba, el cual vestía short verde y playera de color rojo.

En el caso de Alexis, se dio a conocer que presuntamente estaba en el dormitorio 11 cuando llegaron varios convictos, quienes lo golpearon e hirieron; después fueron a los dormitorios 13, 12 y 2.

En la celda 12 se encontraba Nicolás Bahena, quien fue sacado de la misma forma.

De igual forma, golpearon a los otros reos; uno de ellos es identificado como Mario Jiménez, quien estaba en el dormitorio 13, y a una persona identificada como “El Chocorrol”, que estaba en la celda 2.

Fue hasta las 14:00 horas cuando personal de la Comisión Estatal de Seguridad  confirmó el asesinato de los cuatro reos. Además, refirió que uno más resultó herido, pero no fue necesario que los hospitalizaran.

Por último, cabe destacar que con este caso ya suman al menos cinco riñas con un saldo total de 17 reclusos muertos en fechas recientes en el penal de Atlacholoaya.

 

Publicado en Justicia
Página 1 de 5
logo
© 2018 La Unión de Morelos. Todos Los Derechos Reservados.