Taxistas son afectados por la pandemia, inseguridad y el servicio de plataformas.

Juan, quien lleva más de 30 años trabajando como chofer de taxi, lamenta que en los últimos meses la clientela haya bajado hasta en un 50 por ciento por la crisis económica derivada de la emergencia sanitaria y también porque -afirma- cada día hay más conductores que ofrecen el servicio por medio de aplicaciones de teléfono.

Dice que agarró el volante cuando cumplió 18 años porque en ese entonces los ingresos eran buenos, pues trabajaba casi todo el día porque no se percibía tanto la situación de violencia. Sin embargo, en los últimos años tuvo que reducir su jornada laboral y optó por no salir ni tan temprano ni tan tarde.

Agradece que a la fecha no ha sido víctima de asaltos, pero uno de sus compañeros le dijo que hace unas semanas una pareja lo abordó en la colonia Tres de Mayo, en Emiliano Zapata, y cuando dejó a la señora en su casa, el hombre pidió al taxista llevarlo a otra dirección, pero más adelante junto con otros sujetos lo asaltaron a punto de pistola.

Por esa situación, dijo que empieza a trabajar alrededor de las ocho de la mañana y termina a las cinco de la tarde, para evitar algún atraco, ya que, de por sí la pandemia dificulta reunir el dinero de la cuenta, porque con mucho esfuerzo realiza entre seis y ocho viajes.

“Yo me protejo con el cubrebocas, pero no puedo negar el servicio porque la situación está muy complicada. Además, si no me llevo al cliente alguien más se lo llevará y ahorita lo que hace falta es el dinero”.

 

 

 

Publicado en Sociedad

Sus ingresos diarios son de unos 600 pesos, pero trabaja más de diez horas.

Isaac labora como conductor de Didi, un servicio de transporte que se ofrece a través de una aplicación de teléfono, y dice que por la situación de inseguridad el sábado canceló ocho viajes, porque detectó que las cuentas de donde le pidieron el servicio eran de reciente creación y otras pedían traslados a colonias peligrosas.

Al respecto, contó que hace unos meses realizó un viaje a la colonia La Esmeralda en Jiutepec y cuando concluyó el viaje, tres sujetos armados se acercaron a su vehículo para advertirle que debía retirarse porque esa zona es peligrosa.

“El sábado cancelé como ocho viajes porque eran usuarios nuevos y otros que iban a lugares extraños y retirados, como la colonia La Esmeralda, donde hace tiempo tuve una mala experiencia. Una vez realicé un viaje ahí y cuando regresaba se me acercaron tres chavos con pistolas para decirme que me fuera y me salí rápido”.

Para evitar ser víctima de un asalto, dijo, antes de aceptar ofrecer el servicio verifica la zona, porque algunas personas crean cuentas en la aplicación con el fin de cometer ilícitos, ya que la empresa no exige mayores requisitos al usuario; incluso algunos cambian su nombre por un seudónimo como “El Chilaquil”.

Isaac realiza entre 25 y 30 viajes diarios trabajando más de diez horas, pero sus ingresos son de unos 200 pesos porque las tarifas son muy reducidas. Por ejemplo, dijo, en una ocasión realizó un viaje de Xochitepec a Ecatepec, Estado de México, por el cual la aplicación puso una tarifa de 600 pesos, pero no consideró que el conductor gastó 300 pesos de combustible.

 

 

 

Publicado en Sociedad

Afirma que varios de sus compañeros y algunos de sus vecinos fallecieron por covid-19.

Por la emergencia sanitaria, Antonio Padilla dice que todos los días lleva en su vehículo un desinfectante de superficies, el cual rocía cuando termina cada viaje, para evitar contagiarse. Asegura que desde que empezó la pandemia ha trasladado a por lo menos 25 personas enfermas a hospitales covid.

Admite que tiene miedo de infectarse, pero no puede negar el servicio porque necesita el dinero y porque de cualquier manera alguien de sus compañeros realizará ese viaje. Sin embargo, como una medida de prevención desinfecta el taxi cada vez que un cliente desciende del vehículo y durante el trayecto ofrece gel antibacterial.

“Me da miedo el virus porque seis de mis compañeros en el radiotaxi fallecieron y también algunos de mis vecinos murieron y otros están contagiados. Por eso tenemos que cuidarnos mucho. Tampoco podemos dejar de trabajar, porque nadie nos apoya y la familia tiene que comer”.

Antonio tiene una experiencia de 17 años frente al volante y asegura es la primera vez que su economía se ve afectada por un problema de salud y que al día con mucho esfuerzo puede realizar entre cuatro y cinco servicios.

Dice que la crisis económica está tan fuerte que desde hace tres semanas no ha podido entregar la cuenta a su patrón porque el dinero apenas alcanza para comer y para comprar el combustible.

Sus ingresos económicos varían, pero por lo regular obtiene entre 100 y 200 pesos diarios.

 

 

 

Publicado en Sociedad
Sábado, 13 Febrero 2021 05:13

No rechaza a ningún pasajero

“La economía está difícil como para escoger a los clientes”, dice taxista.

Ángel dice que está consciente de que por su trabajo puede contagiarse con el virus del covid-19, sin embargo, afirma que por la crisis económica no puede elegir a quién dar el servicio de taxi, porque de cualquier manera alguien de sus compañeros tomará ese pasaje.

Lo que sí puede hacer es protegerse con un cubrebocas y gel antibacterial y desinfectar su vehículo de manera constante, porque dice que en ocasiones ha tenido que trasladar a clientes que acudieron a aplicarse la prueba de detección del covid-19.

“Llevé a una pareja a hacerse la prueba, los esperé hasta que salieron y me dijeron que su resultado fue positivo. A los cuatro días, otra vez me pidieron el servicio y esta vez fue negativo”.

¿No tiene miedo de contagiarse?

“Sí me da miedo, pero la situación no está como para escoger a los clientes, porque si yo no los llevo alguien más se llevará ese pasaje, y yo necesito dinero para comer con la familia”.

En lo que respecta a su labor, contó que trabaja todos los días desde las seis de la mañana hasta las diez de la noche, porque a diario debe entregar 240 pesos de cuenta y también debe ahorrar una cantidad para comprar el combustible.

Durante su jornada, Ángel evita algunas zonas peligrosas y afirma que después de las siete de la noche ya no realiza viajes a colonias de Temixco y algunas de Jiutepec.

 

 

 

Publicado en Sociedad

Lo que obtiene apenas alcanza para comprar frijoles.

Ante la falta de recursos económicos para solventar los gastos en su casa, Alfredo tuvo que vender dos teléfonos celulares y una bocina, porque los ingresos que obtiene como chofer de taxi son insuficientes.

A pesar de que su experiencia frente al volante es de 20 años, dice que por la emergencia sanitaria tiene muy pocos clientes y al día con mucho esfuerzo realiza entre diez y doce viajes; la mayoría son de trayectos cortos, por lo que cobra entre 30 y 35 pesos.

El entrevistado hace base en las inmediaciones del mercado Adolfo López Mateos (ALM) porque este centro comercial es el punto de reunión de las amas de casa que acuden todos los días a realizar sus compras.

Sin embargo, afirma que los clientes bajaron hasta en un 60 por ciento. Aunque ha pensado en dejar el taxi, cree que por su edad (45 años) será difícil encontrar otro empleo.

“Hasta la fecha nadie nos ha apoyado, ni siquiera con una despensa y por eso uno tiene que salir a la calle a trabajar. Yo, por ejemplo, tengo que mantener a mi familia; tenemos que comer, aunque sea frijoles, porque en estos tiempos comer carne ya es un lujo”.

Señala que sus ingresos son de 300 pesos diarios, pero apenas alcanzan para comprar lo más básico para la comida y ya no para darse lujos como comprar ropa, zapatos o salir de viaje.

 

 

Publicado en Sociedad

Señalan que por el semáforo rojo y al brindar servicio colectivo, han reforzado las medidas sanitarias a fin de proteger a los choferes y a los usuarios.

Zona poniente.- Las uniones de taxis de los municipios de Miacatlán, Coatetelco y Mazatepec, que brindan el servicio de colectivo en este corredor, aseguraron que mantienen la desinfección de unidades y el uso obligatorio de cubrebocas ante el semáforo rojo, por el aumento de casos de covid-19.

Integrantes del sector mencionaron que en su caso, las labores se han realizado principalmente de manera particular para cuidar tanto al conductor, como a los usuarios del servicio del transporte público, ya que debido a la emergencia sanitaria, ha sido necesitarlo fortalecer las medidas.

Reconocieron que a pesar de la afectación económica que ha tenido el sector durante la contingencia de salud, se han aplicado medidas que permitan brindar seguridad a los pasajeros.

Comentaron que en algunos municipios se les ha apoyado con la desinfección de las unidades, pero en otros casos han hecho por su cuenta la limpieza profunda y constante de los vehículos. Además, mantienen el uso de cubrebocas y brindan gel antibacterial.

Asimismo, los taxistas recordaron que continúan con afectación económica por la suspensión de actividades educativas; sin embargo, continúa laborando aproximadamente el 50 por ciento de las unidades en los municipios de la región.

 

Publicado en Zona Sur

Serán desalojados los vehículos que no pagan desde el año 2019.

Cuautla.- Decenas de taxis podrían quedarse sin el sitio que desde hace años han venido ocupando para hacer base, debido a que la mayoría no han cumplido con el pago de uso de suelo, a pesar de que se les ofreció un descuento del 90 por ciento para que se regularicen, informó Raúl Aguilar Montiel, director de Obras Públicas, Desarrollo Urbano y Protección Ambiental.

Adelantó que a partir de la próxima semana iniciarán los operativos por parte de la Dirección Municipal de Movilidad y Transporte, la Dirección de Tránsito, Desarrollo Urbano y Consejería Jurídica para analizar la situación y se concluyó que sólo seis organizaciones de taxistas han cumplido, mientras que la gran mayoría han hecho caso omiso para regularizar sus pagos desde 2019.

Dijo que dicho acuerdo se tomó durante una mesa de trabajo para dar seguimiento a la regularización de la vía pública: “Fue una mesa de trabajo con las direcciones de Movilidad y Transporte, Tránsito Municipal, Consejería Jurídica; fue retomar la invitación que se le ha hecho a los sitios taxis, dado a que cuentan con una campaña de descuento del 90 por ciento y no se han acercado a pagar. Hasta ahorita tenemos el registro de sólo seis sitios de tránsito, de los cuales muchos no han pagado desde el 2019, 2020 y ya estamos en el 2021”, señaló.

Aguilar Montiel dijo que desde el año 2019, el Cabildo municipal aprobó que sea la Dirección de Desarrollo Urbano la dependencia encargada de la asignación de los espacios para los sitios de taxis, previo cumplimiento de los requisitos, misma dependencia que promovió la campaña de descuentos del 90 por ciento.

“Hay sitios de taxis que no tienen antecedentes de uso de suelo; ésos, si no se regularizan, definitivamente sí se van a tener que sancionar y quitar. Para eso fue la mesa de trabajo, para los operativos; ya nada más estamos a la espera de que inicien los operativos. Los que no tienen antecedentes de pago serán los primeros, por los que se van a empezar estos operativos de ya desconocer los espacios que están utilizando cuando aún no tienen ningún antecedente de pago”, advirtió.

Los operativos de desalojo de los sitios de taxi irregulares darán inicio la próxima semana, dado a que las agrupaciones de taxistas continúan sin responder al exhorto para su regularización.

 

Publicado en Cuautla
Viernes, 15 Enero 2021 05:15

En su taxi lleva gel antibacterial

Dos de sus conocidos se contagiaron y fallecieron.

Saúl Rosas se negaba a creer en la existencia del covid-19. Sin embargo, meses después de que se registraron los primeros casos en Morelos, dos de sus conocidos se contagiaron y fallecieron y desde ese día cada semana ahorra 90 pesos para comprar un litro de gel antibacterial para sus clientes y evitar que el virus entre a su cuerpo.

Saúl trabaja como chofer de taxi desde hace 15 años y dice que es la primera vez que una contingencia sanitaria golpea tan fuerte en su economía.

También explica que al día con mucho esfuerzo realiza entre diez y doces viajes, trabajando desde las seis de la mañana.

Sobre la pandemia del covid-19, dijo que al principio no creía que un virus pudiera causar la muerte de millones de personas en el mundo, hasta que lo vivió de cerca, cuando dos de sus conocidos fallecieron y después supo que otras personas que también conocía se contagiaron.  

“Al principio no creía, pero después me di cuenta de que el virus existe y desde entonces me cuido con el cubrebocas. Cada semana compro una botella de gel antibacterial y lo pongo en el respaldo del asiento delantero del taxi para que los clientes lo usen. Así nos cuidamos entre todos”.

Además, para evitar posibles contagios todos los días desinfecta su unidad. 

De su trabajo, señaló que hasta la fecha no ha recibido ningún apoyo económico ni en especie, por eso trabaja casi todo el día para reunir el dinero necesario para la alimentación de su familia y entregar la cuenta de 250 pesos a su patrón.

 

 

 

Publicado en Sociedad

Dirigentes exhortan a sus representados a cuidarse del covid-19.

Como organizaciones se solicitó a los choferes reforzar las medidas de prevención.

Ante la alerta emitida por la Secretaría de Salud sobre el alto riesgo de contagios en las colonias con mayor incidencia de casos, organizaciones de taxistas de la zona conurbada de Cuernavaca solicitaron a sus chóferes extremar las medidas de prevención y de ser necesario no prestar el servicio en dichos poblados y colonias.


Durante los últimos días, en las redes sociales se emitieron mensajes de los mismos prestadores del servicio público del transporte sin itinerario fijo en los recomiendan a sus compañeros a no subir pasaje en algunas colonias de Cuernavaca y de otros municipios de la zona metropolitana señaladas por el alto número de contagios de coronavirus.


Al respecto, Víctor Mata Alarcón, presidente de la Coalición de Representantes del Transporte Público, admitió que como organizaciones también se solicitó a los choferes reforzar las medidas de prevención, además de las obligatorias, como el uso de cubrebocas y de gel alcohol, ante la alta incidencia de casos de covid-19 en el transporte público.


Refirió que durante la emergencia sanitaria, más de 20 taxistas perdieron la vida a causa del virus y muchos más abandonaron la actividad por haber dado positivo.
Sin embargo, admitió que de los taxistas que trabajan pocos dejan de subir a un usuario por temor a ser contagiados, "por la necesidad" de tener ingresos.


"El compañero anda buscando pasaje. De por sí no hay y está difícil que se nieguen a llevar a alguien a ciertas colonias. La verdad hay veces no sabemos a quiénes subimos, si traen principios o síntomas de covid-19, pero pues tenemos que subirla, pero si no traen cubrebocas no los subimos y ya", señaló.


Otra de las medidas que se les ha recomendado a los taxistas desde sus organizaciones es aplicarse constantemente la prueba de covid-19 para descartar un contagio.

 

Publicado en Sociedad

En diciembre pasado robaron seis unidades a la organización en la que trabaja.

Antonio Bautista tiene una experiencia de 15 años como chofer de taxi, por lo que evita ingresar a colonias alejadas y con poco alumbrado público, porque en el tiempo que lleva laborando ha sido víctima de seis asaltos e incluso en uno de los casos le robaron el vehículo.

Contó que por la situación de inseguridad realiza los últimos servicios de taxi a más tardar a las diez de la noche, pero empieza a trabajar desde las ocho de la mañana para reunir el dinero necesario para la alimentación de su familia y para pagar servicios como el agua, luz e internet, porque sus hijos toman clases en línea.

El entrevistado señaló que solo en diciembre pasado, los amantes de lo ajeno asaltaron a seis conductores de la agrupación de taxis en la que trabaja desde hace cinco años y robaron seis vehículos, de los cuales solo dos se lograron recuperar con las investigaciones que inició la Fiscalía General del Estado (FGE).

Para Antonio algunas colonias inseguras para los taxistas son Los Pinos y Progreso en Jiutepec, así como Loma Bonita en Temixco.

“En los 15 años que llevo trabajando como taxista me han asaltado en seis ocasiones, una vez se llevaron el carro; se presentaron las denuncias ante las autoridades, pero no hubo respuesta y lo único que queda es empezar de cero y buscar otro trabajo”.

Sobre la pandemia del covid-19 refirió que los trabajadores del volante han registrado la disminución en la demanda y en sus ingresos económicos, porque con el retroceso en el color del semáforo sanitario las personas dejaron de salir tras el cierre de algunos negocios no esenciales en plazas comerciales.

Antes de la emergencia sanitaria sus ingresos eran de 800 a mil pesos diarios pero actualmente apenas reúne entre 300 y 400 pesos.

 

 

 

Publicado en Sociedad
Página 1 de 9
logo
© 2018 La Unión de Morelos. Todos Los Derechos Reservados.