Viernes, 29 Mayo 2020 04:22

Taxistas, expuestos a asaltos

Ello, y el gasto de combustible son razones para esperar el pasaje desde el sitio de radiotaxi, señala Raúl.

Raúl Almazán Nieto trabaja como chofer de radio taxi desde hace ocho años y aunque por la contingencia sanitaria sus ingresos económicos bajaron, él se mantiene frente al volante para llevar dinero a casa para la alimentación de su familia.  

El entrevistado admite que comparte gastos con su esposa, porque el dinero que gana ahora como taxista es de apenas 100 pesos al día, lejanos de la cifra de 500 pesos que reunía antes de la pandemia del covid-19.

Admite que en lugar de esperar que la clientela llegue desde el sistema de radiotaxi, podría salir a la calle a buscar pasaje, pero en tiempos de contingencia considera que no es conveniente, ya que -afirma- gastan más combustible y está expuesto a cualquier situación de violencia.

Por eso Raúl prefiere esperar en el sitio, aunque solo realice cuatro servicios durante el día.

Cuenta que ha sido víctima de los asaltos al menos en dos ocasiones; en una de ellas le quitaron el vehículo cuando circulaba sobre la avenida Universidad, al norte de la ciudad.

En la otra ocasión solo lo despojaron del dinero en efectivo. Por eso cada día antes de salir a trabajar se encomienda a Dios, para que sea la guía en su camino y lo regrese con bien a casa, dice. 

“No conviene estar dando vueltas porque la gasolina se va rápido, yo le pongo 10 litros al carro para trabajar 12 horas desde el sitio pero hay compañeros que salen a buscar pasajeros de calle y ahí se les va el combustible, también por eso algunos se desesperan y dejan el carro”.

Raúl sigue atrás del volante porque no tiene otro ingreso y porque su patrón es comprensible con la situación, y a raíz de la contingencia solo entrega 120 pesos de cuenta, 100 pesos menos que antes.

Su familia se mantiene en cuarentena y para evitar contagios del covid-19, durante su jornada laboral usa cubrebocas y gel antibacterial. Sin embargo, en caso de que el escenario se ponga más crítico ha pensado en dejar el taxi y buscar trabajo en tiendas de abarrotes en las que tenga un salario asegurado.

 

 

 

Publicado en Sociedad

Desde hace tres años los ingresos vienen a la baja con la aparición del servicio mediante app; la contingencia sanitaria terminó por agravar la crisis en el sector.

La demanda en el servicio de radio taxi “Cuernavaca Plus" transporte y mensajería, tuvo una disminución del 80 por ciento a raíz de la contingencia sanitaria por el Covid-19.

El secretario de la Mesa Directiva de esa organización, José Salgado Ricardo, informó que -como consecuencia de la pandemia- de las 50 unidades con las que cuenta la empresa solo 30 están en circulación debido a que la mayoría de los operadores entran en el rango de los grupos vulnerables.

La empresa tiene una experiencia de 20 años ofreciendo servicio de taxi en la zona metropolitana de Cuernavaca y desde hace tres años sus ganancias se redujeron en un 30 por ciento tras la llegada del servicio de transporte Uber.

Por la pandemia, los operadores de radio taxi “Cuernavaca Plus” realizan solo entre dos y tres servicios al día, ya que la mayoría del comercio está cerrado y la gente no sale a realizar sus actividades. Para compensar su economía, los choferes “levantan” pasaje en la calle.

Salgado Ricardo señaló que para evitar posibles contagios del virus todos los conductores usan cubrebocas y gel antibacterial; además, todos los días sanitizan los vehículos, porque trabajan de la mano con los gobiernos estatal y municipal para promover las medidas de higiene y evitar la propagación del covid-19.    

Lamentó que hasta el momento no han recibido ningún tipo de apoyos.

“Estamos buscando la manera de salir adelante porque ya se cumplieron casi dos meses de la contingencia sanitaria y aunque sin apoyos estamos tratando de sobrevivir con el servicio de mensajería, porque sabemos que la gente necesita hacer sus compras del supermercado o de farmacia”.

Por la falta de servicio, los operadores entregan apenas 200 pesos de cuenta.

 

 

Publicado en Sociedad
Sábado, 09 Mayo 2020 05:55

Taxistas piden ayuda para sobrevivir

Operadores de taxi de la zona conurbada de Cuernavaca pidieron a las autoridades estatales apoyos económicos o despensas, ya que han disminuido hasta en un 80 por ciento sus ingresos debido a la contingencia sanitaria por la propagación del covid-19.
Los trabajadores del volante protestaron este viernes, ante la residencia oficial y demandaron vales de gasolina, despensas o cualquier tipo de ayuda para llevar el sustento a sus familias.
Afirmaron que las afectaciones las sufrieron desde que inició la emergencia sanitaria y actualmente sus ingresos, que son de 100 pesos o menos al día, no alcanzan ni para la gasolina del taxi.
"Antes de la contingencia teníamos ingresos de 600, 700 pesos al día. Ahorita si sacas 100 es mucho, realmente no estamos teniendo ningún recurso y nuestras familias nos piden apoyo y dependen de nosotros, por eso queremos que el gobierno del estado, nos apoye", afirmó Enrique Jasso Hernández, representante de Grupos Conductores Unidos.
El líder transportista afirmó que los apoyos ofrecidos por la Secretaría de Desarrollo Económico y del Trabajo del estado son inaccesibles, por los requisitos pocos flexibles, por lo que decidieron demandar ayuda del gobierno estatal.
Jasso Hernández indicó que ante la grave situación económica son pocos los transportistas que trabajan aplicando las medidas sanitarias establecidas por la Secretaría de Salud. Refirió que de 10 mil taxis que operan en el estado, solo tres mil -aproximadamente- están circulando.
Aunado a la situación financiera, agregó, también han sufrido un incremento en el robos de vehículos. Detalló que al mes han registrado hasta 30 de esos delitos.

 

Publicado en Sociedad
Jueves, 07 Mayo 2020 04:31

Cobra menos pero no deja ir al pasaje

Un taxista sin sitio relata cómo debe luchar para conseguir ingresos.

Por la contingencia sanitaria a raíz del covid-19, las ganancias del taxista  Julio Ramírez Palafox cayeron a más de la mitad, por lo que -para compensar su economía- recurre a los centros comerciales, donde -considera- podrá agarrar pasaje porque las familias realizan sus compras; sin embargo, lamenta que sean retirados de este sitio.

Lamenta que a pesar de que la situación económica está critica, los choferes de taxi se enfrenten a los oficiales de tránsito que buscan la manera de infraccionarlos o en el mejor de los casos retirarlos de los supermercados.

Julio lleva cinco años como chofer de taxi y afirma que nunca vivió una situación tan crítica, pues ni el servicio de Uber les quitó tantos clientes como la pandemia.

“Cuando llegó Uber sí nos afectó en el servicio, porque no somos de sitio, pero ahorita la situación está más dura y lo que vemos es que, por ejemplo, a los de Uber los dejan quedarse un rato afuera del supermercado y a nosotros nos quitan”.

Además, los choferes sufren por la competencia no solo de taxistas sino del servicio de transporte privado como Uber y Didi, el cual se ofrece por medio de una aplicación de teléfono. Por eso Julio aprovecha cada viaje y si el pasajero le dice que solo lleva 25 pesos -cuando el cobro mínimo es de 35 pesos- sin pensarlo dos veces los acepta.

Hasta antes de la pandemia entregaba 300 pesos de cuenta, la que hace un mes se redujo a 200 pesos, aunque en un escenario mayor pedirá a su patrón otra reducción en la cuenta, pues hay días que apenas saca para el combustible y para comer.

“Nos dicen que nos quedemos en la casa pero no dicen cómo nos van a apoyar, ni con despensas, o por lo menos que nos dejen quedarnos un rato afuera del centro comercial ya que hay días que nomás estamos dando vueltas y algunos empezamos desde las 6 de la mañana”.

De los 150 pesos que puede ganar al día, los distribuye para comprar lo básico para comer y por suerte, dice, su hija toma clases en línea. De lo contrario no sabría cómo le haría pues tendría que darle dinero para los pasajes.

A pesar de la situación, entre las metas del entrevistado está la de comprar un vehículo, para ser su propio jefe.

 

 

Publicado en Sociedad

También a los radiotaxis se les redujo el trabajo.

Hace cuatro años, José de Jesús enfrentó una crisis económica por la competencia de Uber, un servicio de transporte que se ofrece por medio de una aplicación, pero, afirma, nunca vivió una situación como ahora que el servicio bajó en un 80 por ciento a raíz del covid-19.

José de Jesús Gutiérrez Reyes es chofer de un radio taxi desde hace 15 años que, para compensar su economía afectada por la contingencia sanitaria, ofrece sus servicios “de calle” -esto es, a personas que piden la parada en la vía pública, como un taxi normal-  de los cuales realiza unos siete al día y cuatro de la central.

Además ofrece sus servicios a dos empresas ubicadas en Jiutepec para transportar a loss trabajadores hasta su domicilio.

“Ahorita, gracias a Dios, tengo trabajo en dos empresas que nos pidieron el servicio para llevar a sus trabajadores hasta su casa, porque no quieren que se vayan a contagiar si se van en la ruta; ellos nos pagan con vales y nos piden que llevemos las unidades sanitizadas, que usemos cubrebocas y gel antibacterial”.

A decir del taxista, en esta época los robos de vehículo se incrementaron, ya que la contingencia provocó el desempleo.

“La violencia se ha desatado porque hay desempleo y todo está cerrado. Eso orilla que la gente consiga (busque) dinero rápido; yo hasta el momento no he sufrido por la delincuencia porque nos apoyamos con los compañeros del radiotaxi, pero otros compañeros nos han dicho que sí les han tocado los robos”.

La organización de radiotaxis para la que labora cuenta con 120 autos, aunque algunos choferes detuvieron sus unidades para resguardarse en casa, pues padecen enfermedades como diabetes e hipertensión, aunado a que pueden pasar horas sin agarrar pasaje.

Dice que en su jornada laboral no se ha encontrado con pasajeros enfermos. No obstante, como medida de prevención hace uso constante de gel antibacterial para evitar un posible contagio de coronavirus.

 

 

 

Publicado en Sociedad

Choferes solicitan apoyos debido a que ha disminuido la actividad hasta en un 80 % durante la actual emergencia sanitaria.

Miacatlán.- Los taxistas de este municipio solicitan a los gobiernos estatal y municipal que brinden apoyo al sector ante la crisis generada por el covid-19, ya que esta situación ha dejado fuera de circulación a un 50 por ciento de las unidades, pues la actividad presenta una disminución de un 70 a 80 por ciento.

Rosendo Franco López, presidente de una de las tres uniones de taxis en el municipio, informó que el sector presenta una crisis económica por falta de demanda del servicio, tanto para los conductores como para los permisionarios, ya que la actual emergencia sanitaria ha obligado a parar el 50 por ciento de sus unidades.

“Paramos más del 50 por ciento de nuestras unidades porque está muy difícil la situación y no hay apoyos. En otros municipios, como Tetecala, les dieron despensas y vales de gasolina; aquí, hasta ahorita, por parte de las autoridades aún nada. Como permisionarios, hemos dotado de cubrebocas a los choferes”, dijo.

Mencionó que como permisionarios también se ven afectados, ya que lo recaudado en estos momentos no es suficiente para hacer frente al mantenimiento mecánico mensual de la unidad. Por ello se determinó parar algunos vehículos, lo que también ha generado desempleo.

Por su parte, conductores aseguraron que la situación es complicada y por ello han pedido apoyo. “A ver si se nos otorgan despensas para cubrir parte de la necesidad de la familia y, ¿por qué no?, gasolina, que nos permita hacer más llevadera esta situación”, dijo un chofer.

“Ya no sale la cuenta; estamos con días muy variados, algunos pasamos horas en base, sin servicio. En promedio ha bajado un 70 a 80 por ciento el trabajo y muchos de los dueños nos apoyan y no nos exigen toda la cuenta y esto nos favorece un poco porque así vamos saliendo con los gastos”, añadió el conductor. 

“Necesitamos apoyo del gobierno del estado y del municipio. Este último sí está apoyando a la ciudadanía, pero no directamente al sector”, apuntó. 

En Miacatlán se cuenta con tres uniones que suman 135 taxis, más 40 unidades independientes, lo que da un total de 175 unidades que en este momento están padeciendo los estragos de la epidemia por covid-19.

Publicado en Zona Sur

Choferes de Cuautla solicitan ayuda para sostener a sus familias.

Cuautla.- El confinamiento en casa, fomentado como parte de las medidas preventivas para contener al coronavirus, ha ocasionado que el 50 por ciento de choferes de taxi se hayan quedado sin su fuente de ingresos por la falta de pasajeros, lo que se está convirtiendo en un grave problema al no tener dinero para el sostenimiento de sus familias.

Así lo confirmó Marcelo Emiliano Hernández Rosas, presidente de la Unión de Taxis de Alquiler de Cuautla, quien aseguró que de alrededor de tres mil unidades de taxi que existen en el municipio, la mitad han dejado de trabajar por la ausencia de personas, quienes se mantienen en casa por la suspensión de clases, el cierre de establecimientos comerciales y centros laborales.

Entrevistado durante la desinfección masiva realizada la mañana de este lunes, el dirigente de los permisionarios indicó que están pidiendo una ayuda económica al gobierno del estado de Morelos para sostener a sus familias durante el tiempo que dure la pandemia. “Es ayuda para los choferes, no para los concesionarios”, aseguró.

Manifestó que a la fecha, los taxis que siguen circulando únicamente obtienen ingresos para sostener a los choferes, por lo que los concesionarios solo reciben una cantidad mínima de cuenta para el mantenimiento de la unidad.

Destacó que los concesionarios han dotado de desinfectante y gel antibacterial a sus choferes para proteger a los usuarios y destacó que la limpieza profunda que promueven las autoridades apoya de manera importante porque de esa manera se protege tanto a los pasajeros como a los conductores.

 

Publicado en Cuautla

También ha aumentado el robo vehículos de ese servicio público, denuncian.

Taxistas reportaron un incremento "preocupante" en los asaltos y el robo de vehículos, durante los últimos días.
Al respecto, el presidente de la Confederación de Radiotaxis del Estado, Víctor Lara Alarcón, informó que al día registran hasta 200 asaltos en toda la entidad.
Tal problema, dijo el líder transportista, se suma al impacto económico que han sufrido los prestadores del servicio público del transporte, cuyos ingresos han disminuido hasta en un 80 por ciento.
"Lamentablemente se trabaja por necesidad pero con mucho temor por las condiciones que imperan ya en Morelos. La verdad es muy triste que estemos padeciendo todo esto", manifestó Lara Alarcón.
Por su lado, Víctor Mata Alarcón, presidente de la Coalición de Representantes del Transporte Público, informó que el robo de vehículos también es plena contingencia.
"Apenas la semana pasada nos robaron cuatro vehículos y ya no se están yendo en contra de los tsurus, ahora se roban versas, sentras y otros modelos recientes", explicó el concesionario.
Los líderes de la Confederación de Radiotaxis y de la Coalición de Representantes del Transporte Público afirmaron que es urgente atender el problema de seguridad pública y que las autoridades lleven a cabo operativos de vigilancia, pues sostuvieron que la situación es muy complicada para el sector.

 

 

 

Publicado en Sociedad

Pueden ser dados de baja de las organizaciones a las que pertenecen.

Publicado en Sociedad

Costos del servicio disminuyen ante la escasa demanda, admiten.

En el primer andén del mercado Adolfo López Mateos lucen largas filas de taxis en espera de conseguir pasaje, pero el servicio cada día va a la baja. Desde las siete de la mañana los trabajadores del volante llegan a buscar lugar, pero la mayoría no logra sacar ni lo de la cuenta.  

Juan es chofer de taxi desde el 2006 y afirma que la situación económica es crítica, como no se había visto en otros años. Pese a vivir este escenario, asegura que no dejará de trabajar pues tiene la responsabilidad de mantener a sus dos hijas, de tres y seis años.  

 - ¿A dónde la llevo, amiga? Preguntan los choferes.

-Hábleme fuerte, solo dígame su dirección, dice el conductor de atrás con dificultad para escuchar.

En esta larga fila los taxistas pelean el pasaje porque desde hace un mes no encuentran una salida tras la contingencia sanitaria causada por el coronavirus.

Juan afirma que este sector enfrenta una crisis económica y la gente se aprovecha de la desesperación de los taxistas, y piden tarifas más bajas, cuando la mínima es de 35 pesos, o se van por el servicio de Uber, porque es más económico.

Como ejemplo, dice, un viaje del mercado más grande del estado a la colonia Villa Santiago -al norte de la ciudad- se cobra a 80 pesos y todavía la gente pide rebajas de hasta 30 pesos.

“Muchos para no estar estacionados tanto tiempo tomamos el servicio por 30 pesos, pero después tardamos hasta cuatro horas para encontrar pasaje. Hace rato llevé a unas personas a La Estación y de regresó no agarré pasaje, mejor me vine a plantar otra vez aquí”, cuenta Juan.

Hasta hace unos meses en un día podía juntar hasta 750 pesos, de ahí descontaba la cuenta y la gasolina, y libres para él quedaban alrededor de 250 pesos. Hoy gana máximo 100 pesos.  

Juan trabaja todos los días, así que su semana sale con 700 pesos, los cuales entrega a su esposa para que administre los gastos y compre la comida, porque antes de salir a trabajar desayuna en casa y espera a llegar para poder comer-cenar.

Tiene dos hijas mayores de edad, una de las cuales trabaja y apoya con los gastos de la casa pero, a decir de Juan, no alcanza, pues su sueldo es poco y se deben pagar servicios.

-Entonces, ¿no tiene miedo de un contagio?

No, aunque creo que estamos contagiados pero de tantas noticias que pasan en la televisión, y si lo tuviera no puedo dejar el trabajo porque no tengo otros ingresos.

 

 

 

Publicado en Sociedad
Página 2 de 5
logo
© 2018 La Unión de Morelos. Todos Los Derechos Reservados.