Elizabeth Palacios

Elizabeth Palacios

Domingo, 18 Agosto 2019 08:13

Elotes por doquier

Convertida en una expresión cultural, gastronómica y de identidad de nuestros pueblos y barrios originarios, la Expo Culinaria del Elote y la Tortilla de San Juan Ixtayopan, cumple 26 años ofreciendo 50 variedades de productos derivados del maíz para darle un valor agregado a la cosecha de este pueblo de Tláhuac.

Domingo, 11 Agosto 2019 05:24

El CUPA: una joya arquitectónica cotidiana

Ya se acerca septiembre y una vez más, mi contrato de arrendamiento está por vencer y de nuevo me veo ante el dilema de quedarme en donde estoy o buscar nuevas alternativas.

Domingo, 04 Agosto 2019 08:36

Un verano en el huerto

Sabemos que no siempre uno llega al verano con la cartera llena y las maletas listas así que si tú eres de los que aún no han podido salir de vacaciones este verano, no te sientas mal, puedes tener oportunidad de disfrutar algunas actividades en casa y conectarte con la naturaleza incluso si no tienes jardín.

Este fin de semana descubrí, gracias a una nota que mi amigo Roger Vela hizo para Plumas Atómicas que a mis casi 45 años sí podía volverme fan de una youtuber.

Si estás ya emocionado porque tus vacaciones de verano comenzaron, debes saber que hay pequeños detalles que hay que cuidar para que este viaje sea tal como lo has imaginado. Se trata de pequeños detalles que todo buen viajero debe tomar en cuenta para disfrutar cada detalle de su experiencia al máximo.

Si eres amante de los días de lluvia y los climas fríos de bosque, el verano para ti no significa sol, arena y mar sino ¡luciérnagas! Y sí, sabemos que en México un destino famoso por brindarnos un espectáculo natural maravilloso es Nanacamilpa, en el estado de Tlaxcala, pero ¿sabías que también puedes observar luciérnagas en el Estado de México?

Pues sí, resulta que en la Región de Los Volcanes en el Estado de México se espera este año la llegada de aproximadamente 25 mil visitantes procedentes de la Ciudad de México, el Estado de México y Puebla, así como turistas internacionales sólo para ver a las luciérnagas.

Desde hace tres años, Bosque Esmeralda, Rancho del Valle y Ecoturístico Chalma se han preocupado por la conservación de los bosques de pino y encino que hacen de la región fría y subhúmeda, un ecosistema perfecto para la reproducción del coleóptero luminoso.

La Ruta de las Luciérnagas nace como una iniciativa colectiva en 2017, el primer año llegaron aproximadamente 6 mil visitantes, en el 2018 llegaron a 18 mil y este año se calcula que llegarán 25 mil visitantes.

Desde hace 6 años, las comunidades y prestadores de servicios turísticos han invertido en obras de reforestación, mantenimiento, cercado, acomodo de material muerto, brechas contrafuego y la eliminación del uso de pesticidas e insecticidas en las plantaciones de los árboles de navidad.

Desde hace tres años, Bosque Esmeralda, Rancho del Valle y Ecoturístico Chalma se han preocupado por la conservación

"Photinus palaciosi" es la especie endémica del eje Neovolcánico transversal perteneciente a los bosques de Tlaxcala, Puebla y Estado de México. Actualmente los tres sitios de avistamiento realizan actividades de investigación, restauración y educación ambiental.

Estos empresarios del sector turístico reciben el apoyo de la división de Ciencias Forestales de la Universidad de Chapingo y del Instituto de Ecología de la Universidad Nacional Autónoma de México, porque actualmente están haciendo estudios sobre el comportamiento sexual de la luciérnaga, es decir su reproducción y están realizando pruebas para saber qué tan resistente son a cuestiones de enfermedades, de plagas y eso va a permitir saber si se debe decretar como una especie amenazada o en peligro de extinción.

Es importante señalar que el Bosque Esmeralda cuenta con registro de Unidad de Manejo Ambiental para la Conservación de la Vida Silvestre (UMA) denominada “Bosque de Hadas”, la primera en todo el país; en este sitio el turismo se pueden realizar caminatas guiadas por el santuario al interior de una barranca en donde el espectáculo natural de las luciérnagas simulan caminar entre las estrellas y al finalizar la danza de las luciérnagas o cortejo de luz, el turismo podrá descansar en cómodas cabañas y despertar con una vista majestuosa al volcán Iztaccíhuatl.

La temporada del avistamiento de este majestuoso escarabajo, contemplan los meses de mayo, junio, julio y agosto, teniendo como un horario establecido de ingreso a los santuarios de las 18:30 horas para iniciar los recorridos a las 20:15 horas en cualquiera de las tres reservas naturales que brindan el servicio.

Pero si de todos modos quieres ir a Tlaxcala, pues como dije anteriormente el lugar ideal es el bosque de Nanacamilpa, que ha sido bautizado con el nombre de Santuario de Luciérnagas. Millones de estos insectos vuelan por los aires al caer el sol en un luminoso y bellísimo ritual de apareamiento que parece sacada de una película fantástica. Desde hace unos ocho años el sitio ha cobrado fama y cada vez más personas lo visitan.

El Santuario de Luciérnagas se ubica a unas dos horas y media de la Ciudad de México y a 70 minutos de la ciudad de Tlaxcala en auto.

La temporada es de mediados de junio a mediados de agosto, pero julio es el mejor mes para verlas. El espectáculo es completamente natural y requiere de varios factores para el éxito del avistamiento.

Las condiciones ideales para tener un avistamiento en su máximo esplendor es que haya llovido esa tarde y no haya luna.

Debes contemplar que no hay transporte público al santuario, se puede llegar en autobús a Nanacamilpa, y de ahí algunos centros de avistamiento pueden recoger a sus visitantes.

La mejor opción es llegar en transporte privado, el camino es de terracería y el sitio está perfectamente bien indicado en Google Maps.

También pueden contratar algunos tours en Tlaxcala y la Ciudad de México que les incluyen el transporte.

No es necesario que te quedes a dormir, de hecho, no es tan buena idea porque la infraestructura aún no es lo suficientemente robusta. Pero si tienes oportunidad de pernoctar en alguno de los campamentos u hoteles que hay en la zona. Los sitios con mejores instalaciones son Canto del Bosque y Piedra Canteada, ambos con cabañas y recorridos de avistamiento de luciérnagas. En algunos hay opción de acampar y es realmente muy económico, pero debes ir bien preparado para lluvias intensas.

Hay 26 centros de avistamiento autorizados por la Secretaría de Turismo. Es importante que solo acudan a uno de ellos, pues son los que siguen el reglamento tanto de protección del lugar y las luciérnagas, como de protección civil.

El recorrido es nocturno y en completa oscuridad, comienza al crepúsculo y dura aproximadamente una hora, terminando alrededor de las 10 de la noche. Si van por cuenta propia las puertas del Santuario se cierran a las 7:30 pm y se reabren a la 10:00 pm.

Ojo, no se permite el uso de linternas ni de aparatos que emitan luz, como celulares o tenis con luces porque la luz altera el ciclo de reproducción de las luciérnagas, por tanto, tampoco se puede fotografiar a menos que se cuente con equipo profesional. Tampoco pierdan el tiempo llevando a su mascota, no la dejarán pasar.

El recorrido debe hacerse en silencio por lo que si llevas niños debes explicarles muy bien la importancia de guardar silencio y ser muy respetuosos de las reglas y del entorno. Tampoco pienses que harás un picnic pues no se permite ni beber ni comer durante el recorrido.

¿Parecen muchas restricciones? En realidad, es para conservar este maravilloso espectáculo natural así que te aseguro que valdrá la pena ¡Felices Viajes!

 

 

 

 

 

 

 

 

En esta época del año, donde todos están organizando sus vacaciones, aquellos que tienen mascotas deben preocuparse por su bienestar. Si no llevarás a tu peludo contigo, lee el siguiente artículo donde ofrecemos algunos tips para dejar nuestro perro cuando nos vamos de viaje.

¿Cómo dejar nuestro perro en las vacaciones? Esta es una pregunta muy habitual en los dueños de mascotas, porque obviamente quieren lo mejor para ellos. Si no puedes o no deseas llevarle contigo en tus próximas vacaciones, puedes optar por las siguientes alternativas:

  1. Dejar nuestro perro en casa y que alguien se ocupe de él

Se recomienda esta opción cuando los perros son muy sensibles o miedosos y sufren mucho los cambios de ambiente. Es fundamental elegir a alguien de confianza para que se encargue de sus cuidados. Confía en gente como, por ejemplo, un familiar, un amigo o un vecino. Sus tareas serán tan simples como ir todos los días para darle de comer, pasearle y ponerle agua limpia. También es importante que se quede un rato con la mascota jugando o haciéndole mimos para que no se sienta solo y se deprima (algo muy habitual en perros sensibles). De preferencia esta opción es ideal si alguien puede ir a tu casa a cuidarle y que además no lleve a otros animales para no perturbarle.

  1. Dejar a alguien encargado de la casa

Si no tienes a nadie cercano que pueda hacerse cargo del animal, entonces deberás contratar a un cuidador particular. Por supuesto que, en ese caso, ya tendría que ser un paseador que conozca y con el cual tengas la suficiente confianza como para darle las llaves de tu casa. O quizás te convenga dejar a una persona continuamente en el hogar como si fuese un casero (que además de encargarse del perro, te regará las plantas, limpiará un poco y evitará que el lugar quede solo por varios días). Nuevamente lo ideal es que sea una persona a quien el perro conozca y cuya presencia en casa le resulte familiar. También puedes llegar a un acuerdo con tu roomie o con algún amigo muy cercano.

  1. Dejarlo en casa de alguien conocido

Si las vacaciones son extensas (por ejemplo, un mes o más), o si bien tus seres queridos no pueden ir hasta tu casa para cuidar al animal, te recomendamos que los dejes en su vivienda. Quizás ellos tengan otros perros que le puedan hacer compañía al tuyo. Siempre y cuando se lleven bien y no generen problemas. Esto último es muy importante porque tristemente, en mi familia acaba de ocurrir una tragedia por una pelea entre los perros y la de mi familiar resultó con una lesión trágica y la perdimos.

Esta opción es adecuada para los animales que son muy apegados a sus dueños, o a las personas en general. Si sufre demasiado por la separación con su propietario, deberás pensar en esta alternativa. La mejor manera de que se acostumbre es llevarle poco a poco a la que será su casa durante tu ausencia. Por ejemplo, un día contigo, otro día dejarle e ir a buscarle a la noche, luego que duerma allí sin tu presencia, etc.

  1. Dejarlo en una guardería canina

Es la opción ideal para los canes que son muy activos (por ejemplo, los cachorros), o aquellos que se llevan perfecto con otros animales. Los hoteles o guarderías para perros tienen todas las comodidades necesarias. Algunos, incluso cuentan con servicios adicionales como piscina o entrenamiento físico. Debes tener en cuenta que no son muy económicos.

En todo caso, debes estar seguro de que tratan bien a los animales. Confirma que los encargados te envíen fotos o mensajes diarios para avisarte del estado del animal. Puedes llevarle un día o dos antes de irte de vacaciones y analizar cómo se siente.

El mejor lugar para dejar a tu perro cuando te vas de vacaciones depende de las características del animal pero sea cual sea la alternativa que escojas, estos consejos pueden serte útiles para mejorar su estado de ánimo y reducir su estrés

Consejos para mejorar las vacaciones del perro

Podemos considerar que ellos también se toman vacaciones, ya sea de nosotros (si se quedan en casa), o de su ambiente (si van a otro hogar o a una guardería). Entre los principales consejos que pueden mejorar su experiencia cuando no estés destacamos:

  • Que no quede aislado

Recuerda que se trata de una mascota sociable y que necesita estar en contacto con otros seres (humanos o animales). Elige bien a la persona encargada de su cuidado, ya que no es sólo darle de comer o limpiar sus heces.

  • Deja una prenda tuya

Puedes darle cualquier cosa que usas habitualmente y que tiene tu olor para que no se sienta abandonado por ti.

  • Que tenga contacto con sus cosas

Su cama, sus juguetes, su comedero… Todo aquello que forma parte del día a día de la mascota es fundamental para que no se sienta triste.

Disfruta tus vacaciones este verano sin preocuparte por el bienestar de tu lomito adorado y ¡felices viajes!

 

 

 

 

 

 

Hace 14 años yo viví en uno de los lugares más bonitos y menos aprovechados en materia turística de todo el estado de Morelos: Huitzilac. Y es que resulta que aunque tiene un lugar tan espectacular como las Lagunas de Zempoala, zonas hermosas de bosque perfectas para largas caminatas y paseos, la gente ha vivido por varias generaciones de explotar irracionalmente el bosque.

Vender las tierras, talar los árboles, matar el ecosistema. Es lo único que parece ser una actividad económica rentable para los habitantes de este municipio. Sin embargo, hoy en día el planeta nos reclama y ha llegado la hora de que los turistas lleguen ahí, pero no para depredar sino para regenerar el bosque.

El desarrollo regenerativo surge de la frustración originada por el hecho de que el movimiento para un futuro más sostenible no está funcionando, ya que no se han ido dando los resultados esperados.

La sostenibilidad pretende “sostener”, es decir, mantener las cosas tal y como están, o no permitir que se empeoren, para futuras generaciones. Sin embargo, la actividad humana está poniendo tal presión en las funciones naturales de la tierra, que la habilidad de los ecosistemas para poder sostener a generaciones futuras, se está perdiendo. 

Si bien es cierto que el concepto de sostenibilidad ha ido evolucionando con los años, este paradigma sigue poniendo a los humanos fuera o incluso en oposición a la naturaleza, con un enfoque reduccionista que trata de resolver los problemas dentro del mismo marco desde donde se crearon. La sostenibilidad se ha centrado en la minimización del daño y el uso más eficiente de los recursos, pero aunque esto desacelera la degradación, no constituye un cambio de rumbo.

Es imperativo tomar un enfoque distinto a este asunto, un enfoque que provoque un cambio en valores. Justo ahí es donde entra la necesidad de que personas con nuevas ideas enfocadas a la regeneración lleguen a innovar en conceptos que otorguen no sólo esparcimiento o descanso en medio del bosque, sino la oportunidad de aprender a reconectarse con la naturaleza a partir de actividades de regeneración del suelo, de reactivación de la vida comunitaria con un enfoque más que de conservación, de regeneración del medio ambiente-

 

Desarrollo y diseño regenerativo

El desarrollo y diseño regenerativo no es una tendencia nueva. Ya en los años 90, el urbanista británico Ebenzer Howard, después Lewis Mumford y seguido de Patrick Geddes, manifestaron su entendimiento de las ciudades como organismos vivos. Mientras que el arquitecto paisajista John Tillman Lyle, durante el mismo periodo, también hablaba del diseño regenerativo como un proceso dinámico de participación, retroalimentación y cambio constante en el tiempo que no se aplica a proyectos aislados, sino a destinos enteros y paisajes, admitiendo que el diseño regenerativo reconecta el ambientalismo con una dimensión socio-política.

 

Turismo regenerativo y la evolución del turismo sostenible 

El turismo regenerativo no es sencillamente compensar el daño causado; tampoco es solamente crear una experiencia vivencial para el visitante. El turismo regenerativo no rechaza, sino abraza al turismo sostenible y lo mejora desde el núcleo, desde un cambio total de valores.

El cambio climático y la crisis mundial nos lo está diciendo a gritos. Hay que volver a las raíces y trabajar con la tierra, reconectarnos y escuchar.

Partiendo de esta base, a partir de una planificación integral y evolutiva, la experiencia final debe ser transformadora para el visitante y debe crearse de forma que se establezca una capacidad de carga estricta para asegurar la calidad y limitar los impactos; crear una conexión del viajero con el lugar para que se sumerja en el ambiente natural y cultural y generando un cambio profundo en la persona.

Este trabajo profundo llevado a un sector tan importante, puede realizar una transformación muy beneficiosa para todos, incluyendo a los visitantes, las comunidades receptoras, los emprendedores, empresas y por supuesto, el lugar. Ya es tarde para reducir o mantener. El cambio climático y la crisis mundial nos lo está diciendo a gritos. Hay que volver a las raíces y trabajar con la tierra, reconectarnos y escuchar.

 

 

 

 

 

Muchos de los que hoy somos viajeros recordamos como una de nuestras primeras experiencias de viaje aquellos campamentos de verano a los que nuestros padres se aventuraron a enviarnos. Y es que, una de las principales preocupaciones de los padres es saber cuál es la mejor opción para que los hijos disfruten durante las vacaciones escolares. Para algunos padres es un periodo para que los niños jueguen y se diviertan; para otros, una oportunidad para que perfeccionen sus estudios o aprendan nuevas habilidades.

Según los expertos, existe un único destino que permite que los niños jueguen fuera mientras desarrollan nuevas habilidades para toda la vida, y éste se llama campamento. Y en este sentido, los beneficios de los campamentos de verano son muchos.

El director de la Red de Investigación de Comunidades Saludables de la Universidad de Waterloo en Reino Unido, Troy Glover considera que los beneficios son muchos. Desde lecciones de vida más allá del aula, el valor del tiempo de juego, el trabajo en equipo, aprender a apreciar la naturaleza, hasta el desarrollo de la confianza y de las habilidades de liderazgo. “Los cambios tan sustanciales que se producen en el crecimiento personal de los niños dicen mucho acerca de la experiencia de los campamentos de verano”, afirma Troy Glover.

 

Beneficios de los campamentos

Los beneficios de los campamentos de verano son muy amplios. Los niños tienen la oportunidad de convivir con niños de su edad y de disfrutar de momentos inolvidables. Porque el aprendizaje emocional y educacional de esta experiencia repercutirá de forma muy positiva en su crecimiento y desarrollo personal. Aquí os contamos algunos de los principales beneficios de los campamentos, según la Universidad de Waterloo:

 

  1. Amistades y habilidades sociales

El campamento proporciona el entorno ideal para que los niños y niñas asuman riesgos sociales. Obviamente, al principio, entrar en un mundo social desconocido puede resultar aterrador. Pasado el periodo de adaptación aprenden a tratar con gente nueva desarrollando sus habilidades sociales, explorando su independencia y mejorando su autoestima.

Stephen Fine, director de investigación de la Asociación de Campamentos de Ontario, Canadá, asegura que: “el trabajo en equipo, la cooperación y la negociación son inherentes a la experiencia del campamento. Aumentan los niveles de confianza de los niños y su capacidad de enfrentarse a situaciones sociales. Aprenden a tomar sus propias decisiones sin la ayuda de sus padres”.

 

  1. Resiliencia y confianza

Otro de los beneficios de los campamentos se encuentra en el área de la inteligencia emocional. Esta competencia implica acciones como reconocer, comprender y controlar las emociones. Los niños aprenden a relacionarse, a interactuar con otras personas de manera positiva, a empatizar, y a conectarse con los demás.

“La experiencia ayuda a desarrollar la inteligencia emocional de los niños y su capacidad de empatía”, dice Troy Glover. En su opinión, los campamentos alientan a los jóvenes a salir de su zona de confort a través de sus actividades. También “les enseña a enfrentarse al fracaso, a conocer sus limitaciones y descubrir áreas en las que pueden mejorar”.

La diversidad de actividades de los campamentos permite a cada niño su oportunidad de tener éxito, ya que los retos se enfocan como desafíos que puedan superar.

 

  1. Centrarse en el plano físico

Es complicado competir por la atención de los niños con la diversidad de dispositivos, aplicaciones y redes sociales que tienen a su alcance. Un estudio reciente de Statistics Canadá descubrió que sólo el 7% de los jóvenes de entre 6 y 19 años realizan el tiempo recomendado de ejercicio físico que necesitan.

Muchos campamentos, además de prohibir el uso de productos electrónicos, proporcionan una rutina diaria que implica levantarse temprano, hacer actividad física, tener comidas regulares y permanecer largos períodos al aire libre.

En los campamentos, el ejercicio físico está presente y disfrazado de diversión. Los niños aprenden lo que les hace sentir bien y contribuye a su bienestar. Los juegos y las diferentes actividades les permiten adoptar un estilo de vida saludable casi sin darse cuenta.

 

  1. Déficit de naturaleza

A diferencia de otras generaciones, el vínculo con la naturaleza está ausente en la vida de muchos niños. “Pueden ser conscientes de los problemas ambientales, pero rara vez se aventuran a experimentar el mundo natural”, dice Richard Louv autor del libro, El último niño en el bosque.

“Incluso los campamentos urbanos suelen tener una parte exterior”, dice Glover. Los niños necesitan la naturaleza para el desarrollo saludable de sus sentidos, para el aprendizaje y la creatividad. Una razón más para conectarse con aventuras al aire libre y alejados de las pantallas.

 

  1. Valores de liderazgo

La confianza, la creatividad en la toma de decisiones y la comprensión del trabajo en equipo son algunas de las cualidades que comparten muchos líderes. Se necesita práctica para convertirse en un buen líder.

 

Moira MacDougall, directora de estrategias para jóvenes en el YMCA de Toronto, explica cómo en un campamento “a menudo tienes que confiar en tus compañeros de equipo para completar una actividad”. Se forma un vínculo dentro del grupo “y en ese proceso lo que esperas es que el joven aprenda a tener voz en el equipo, o a ser persuasivo”.

“Los niños no van al campamento para ser más conscientes de sí mismos o ser mejores líderes; van porque es divertido. Los resultados positivos son el resultado”, matiza Troy Glover. “Aprenden que todos tenemos un papel que representar para contribuir a una sociedad mejor”.

 

  1. Continuar educando

“No solo cuenta el aprendizaje cognitivo, también el aprendizaje emocional”, dice Tom Potter, profesor asociado de la Universidad de Lakehead en Thunder Bay, Ontario. Aprender es más que libros de texto y exámenes.

Los comentarios guían a los niños en el desempeño de las actividades. “Si van en canoa y lo están haciendo bien se les dice que van en la dirección correcta. Y si la canoa vuelca no pasa nada, todo es parte del juego y del aprendizaje”, afirma Potter. “Los niños estarán tan ocupados divirtiéndose que ni siquiera notarán que están aprendiendo”.

 

  1. Juego libre y activo

Muchos niños hoy en día no disfrutan lo suficiente del juego no estructurado. “El tiempo que los jóvenes pasan en la escuela, en casa o viendo la televisión ha aumentado, y el tiempo de juego activo ha disminuido”, dice Michelle Brownrigg, directora ejecutiva de Active Healthy Kids Canada.

El campamento ofrece a los niños el tiempo de juego que necesitan y fomenta la creatividad y el compromiso social. “Lo que es realmente único es la oportunidad para que los niños exploren actividades creativas sin estar tan dirigidos por los adultos”, afirma Brownrigg.

 

Así que, si está en sus posibilidades regalarle a sus hijos e hijas un viaje a un campamento de Verano, ya sea a Canadá, Estados Unidos o Europa, además de aprender otro idioma y conocer gente de otras nacionalidades, también seguro, les estarán regalando un nuevo par de alas… para dejarlos volar cuando sea el momento.

 

 

 

 

 

 

 

Domingo, 02 Junio 2019 05:42

Las razones más importantes para viajar

¿A quién no le gusta viajar? Comprar los pasajes, hacer las maletas, planificar recorridos y luego lanzarse a la aventura son actividades del agrado de casi todo el mundo. Y, a diferencia de tantas otras cosas que proporcionan placer, viajar no solo carece de contraindicaciones, sino que tiene muchos y variados beneficios para la salud. Así lo han comprobado diversos estudios científicos, tal como se resume a continuación.

 

  1. Menos estrés y mayor bienestar emocional

La reducción del estrés parece el más evidente de los beneficios de viajar. Aunque sea una salida breve y a un destino no muy lejano, dejar atrás la rutina y el ritmo frenético de la vida en la ciudad permite desconectar, dejar atrás las angustias y disfrutar del presente. Pero atención: la actitud es importante, porque también existe el llamado "estrés vacacional", un estado de tensión ocasionado por los preparativos del viaje, las inseguridades y dificultades que este pueda deparar, la sensación de que el tiempo no será suficiente para hacer en el destino todo "lo que hay que hacer", etc.

Así, el remedio puede ser peor que la enfermedad. Muchos estudios refrendan estos datos, como uno realizado por investigadores de Arizona, Estados Unidos, según cuyas conclusiones las mujeres que se toman más vacaciones son menos proclives a estar tensas, cansadas o deprimidas e incluso están más satisfechas en su matrimonio. Es decir, tienen mayor calidad de vida.

 

  1. El cerebro se sentirá agradecido

Hasta hace tiempo se creía que el cerebro, a partir de la edad adulta, ya no se modificaba. Sin embargo, la ciencia ha demostrado que no es así: las neuronas pueden crear nuevas conexiones, e incluso se pueden formar nuevas neuronas, a lo largo de toda la vida. Hay tres elementos claves para estimular nuestro cerebro: enfrentarlo a la novedad, la variedad y el desafío. Viajar cumple con los tres.

Situaciones tan simples como la necesidad de adaptarse a nuevas sensaciones, paisajes, sonidos, aromas, etc., hacer un mapa mental del lugar en que se está o tener que comunicarse en otro idioma estimulan el cerebro y lo vuelven más plástico y más creativo. Viajar requiere, principalmente, aprender y memorizar todo lo extraño hasta que todo resulte normal y conocido. Esto es un desafío para tu cerebro y es como un entrenamiento acelerado, estos beneficios alcanzan incluso a personas que ya presentan una enfermedad neurológica.

 

  1. Un corazón más fuerte y sano

Un estudio realizado en Estados Unidos determinó que viajar reduce el riesgo de padecer infarto de miocardio, sobre todo para las personas mayores. Las estadísticas indican que en los hombres que viajan con frecuencia las probabilidades de sufrir un ataque al corazón son un 21% más bajas. "Las vacaciones pueden ser buenas para su salud", recomiendan las conclusiones de este trabajo.

Por su parte, una investigación efectuada por científicos de la Universidad de Jyväskylän, Finlandia, también halló una relación entre la movilidad corporal, originada por la "actividad social colectiva" que se da en los viajes, y un menor riesgo de mortalidad. Si bien los trabajos en este sentido se refieren en general a personas mayores, es claro que la actividad física derivada de los viajes es beneficiosa para cualquier persona, sobre todo para aquellas que llevan una rutina cotidiana muy sedentaria.

 

  1. Autoestima sólida

Todo viaje representa una suma de desafíos: desplazarse, habituarse a un sitio desconocido, relacionarse con su gente. Y cuanto más lejano es el destino, mayor el reto, ya que implica entrar en contacto con costumbres exóticas, idiomas desconocidos e, inevitablemente, problemas de diversa índole. Buscar los recursos para resolverlos y poder salir adelante potencia la autoestima como pocas otras cosas pueden hacerlo.

El viaje, además, es una fuente de futuros recuerdos y anécdotas que contar, por no hablar de las posibilidades que brindan en este sentido las redes sociales. Como escribió George Eliot, seudónimo de la escritora británica del siglo XIX Mary Anne Evans, "nuestras andanzas viajan con nosotras y nosotros desde lejos, y lo que hemos sido nos hace lo que somos". Todo esto también contribuye con reforzar la confianza en uno mismo.

 

  1. Mayor amplitud para afrontar los problemas

En su libro Go Away Just For The Health of It (algo así como "Vete lejos solo por lo saludable que es"), publicado en el año 2000, el prestigioso médico canadiense Mel Borins escribió: "Irse lejos contribuye a alejarse de las partes estresantes de la vida. Puede ayudar a mejorar tus perspectivas, a brindar nuevos puntos de vista y permite desarrollar nuevas estrategias de para afrontar los problemas".

De eso se trata: cuando uno conoce otras realidades, toma distancia de su propia vida y puede ver los propios problemas en su verdadera dimensión. A menudo, después de un viaje muchas personas valoran mucho más lo que tienen y dejan de quejarse (o lo hacen menos) por lo que les falta, lo cual les conduce, también, a un mayor bienestar emocional. Y además, para citar a otro clásico del XIX, Gustave Flaubert: "viajar te hace una persona modesta, porque te hace ver el pequeño lugar que ocupas en el mundo".

 

  1. Viajar te hace feliz

El psicólogo Thomas Gilovich, catedrático de la Universidad de Cornell, Estados Unidos, tiene desde hace años un objeto de estudio: la felicidad. A partir de sus estudios, ha llegado a un conclusión que, de todas formas, mucha gente sabe o intuye: viajar proporciona mayor felicidad que comprar cosas. La razón consiste en que los recuerdos almacenados, la suma de las experiencias, brindan un placer y un bienestar de largo plazo, mucho más tiempo de lo que dura la satisfacción que se siente al comprar algo.

Más aún, no solo el viaje se disfruta más que los bienes materiales, sino que la anticipación de las experiencias que se han de vivir durante el viaje genera una sensación de felicidad mayor que la anticipación de comprar objetos. En palabras de Gilovich, las experiencias mejoran las relaciones sociales, se valoran más en sí mismas y menos en comparación con las de otras personas, y forman parte de la propia identidad de quien las vive.

Así que no esperes más, ¿a dónde será tu próximo viaje?

 

 

 

 

logo
© 2018 La Unión de Morelos. Todos Los Derechos Reservados.