Viernes, 31 Enero 2014 08:25

Pobre Dr. Colín, atrapado entre Demédicis y Ayala

Escrito por

El doctor Miguel Ángel Colín Nava es un buen hombre, bondadoso por naturaleza. Nació y creció en Morelos, realizó sus estudios básicos en esta entidad pero, al no pasar el examen de admisión de la UAEM tuvo que emigrar al Estado de Michoacán a cumplir su sueño que era ser médico.

En los pueblos y colonias pobres “el doctor” siempre adquiere el reconocimiento de la gente cuando hace bien su trabajo, de tal manera que, hace varios años,  cuando los partidos políticos hicieron un sondeo de quién podría ser buen candidato, de inmediato surgió el nombre del doctor Miguel Ángel Colín Nava.

El problema fue que el primero que lo descubrió fue el Partido Acción Nacional (PAN), instituto político que lo lanzó en un mal momento, por lo que fue derrotado por el Partido de la Revolución Democrática. Sin embargo, Fidel Demédicis, jerarca del PRD en Temixco, se dio cuenta que con el arrastre del médico y la bandera del Sol Azteca podría recuperar el poder, así que convenció a Colín de que volviera a competir, pero ahora como candidato del PRD.

Como el galeno nunca había incursionado en la política, se dejó llevar por dos viejos lobos de mar, el técnico industrial en mantenimiento Fidel Demédicis, y el abogado Santiago Ayala Delgado, a quien conocía desde niño, y quien ya tenía experiencia en cuestiones electorales pero en el Partido Acción Nacional.

Lo que se pensaba que sería una desventaja para el médico cirujano, (su inexperiencia total en la administración pública) se convirtió en su mejor virtud en un municipio donde ya habían probado de todo tipo de candidatos y todos salían igual de rateros.

Por eso Colín Nava ganó las elecciones del 2012 y de pronto, tuvo que cambiar su modesto consultorio de la colonia Lomas del Carril por la presidencia municipal, y a su esposa, también médico, no le quedó otra que hacerse cargo del DIF Municipal.

Pero el gozo se fue al pozo cuando el nuevo alcalde se dio cuenta de lo que le estaban dejando. Lo peor no eran las deudas enormes que le había heredado el priista Nereo Bandera Zavaleta, sino que las fuerzas priistas amenazaban con hacerle la vida de cuadritos si no conservaba a varios funcionarios de la anterior administración.

Al mismo tiempo, Fidel Demédicis volvió a demostrar que él es un político efectivo pero caro. Así como lo había hecho años antes (casualmente con otro médico) con Basiliso Miranda en Xochitepec, ahora le exigió plazas a Colín para amigos, familiares y compañeros de partido.

Así, el novato presidente municipal se vio atado de manos, con un nombramiento de presidente municipal pero sin mucho margen de maniobra, pues al interior del gobierno municipal quien dice lo que se hace es Santiago Ayala, y en las cuestiones externas el que lleva la batuta es el hoy senador Fidel Demédicis.

Esto –no lo podemos negar- le ha favorecido en algunas cosas. Por ejemplo, el doctor Colín ha logrado mantener su imagen de persona honrada y tranquila gracias a que tiene a un abogado con mala fama que recibe todas las críticas. Por eso lo ha mantenido en el cargo a pesar de que hay un clamor generalizado de que lo corran.

Pero a cambio ha tenido que aguantar los excesos de su “brazo derecho”, Santiago Ayala, a quien le gusta consumir sin pagar en todo tipo de establecimientos. No pocas veces el alcalde ha tenido que absorver cuentas de su secretario con tal de que el Ayuntamiento no quede mal.

Santiago Ayala es el típico colaborador que le vende a su patrón “la enfermedad y la medicina”. Inventa conflictos que no existen, “focos rojos” que amenazan la estabilidad del municipio, pero que están bajo control en cuanto el secretario del Ayuntamiento acude al lugar donde requieren al alcalde.

Y cada vez que piden su destitución (lo cual ocurre con mucha frecuencia), Santiago le hace ver que él es una especie de “sparring” que recibe todos los golpes que iban dirigidos al titular del Ayuntamiento.

En lo que se refiere a Fidel Demédicis, el doctor Colín ha tenido que cargar con circunstancias ajenas. Es por todos sabido que hay una rivalidad política entre Fidel y Graco, y éste último conoce perfectamente los nexos entre su competidor político y el alcalde de Temixco.

Graco desconfía de Colín porque considera que lo puede traicionar en cualquier momento por su relación con Demedicis. Eso le podría afectar si el médico de Lomas del Carril quiere continuar con su carrera política ahora como diputado local.

La esperanza de Santiago Ayala es que su amigo de la infancia lo impulse para ocupar su lugar a partir del 2016, una posibilidad que se antoja extremadamente difícil. El abogado se ha encargado de dejar enemigos por todos lados, en el PRD de Temixco, entre los líderes sociales y no se diga entre los priístas, además del personal del propio Ayuntamiento.

De postular el PRD a Santiago Ayala (quien apenas el año pasado renunció al PAN y se afilió al PRD) como candidato a presidente municipal de Temixco, estarían entregando esa posición al PRI o al Partido Acción Nacional.

El 2014 será determinante para Miguel Ángel Colín al igual que para el resto de los presidentes municipales que aspiran a una curul en julio del 2015, pero en el caso del alcalde temixquense debe dar un “golpe de timón” en su administración municipal.

Y una de las primeras acciones que debe hacer es desligarse de Fidel y de Santiago. De no hacerlo entonces tendrá que pensar seriamente en volver a su consultorio.

 

CÓNCLAVE DE ABOGADOS

Ayer en un restaurante de la calle Comonfort (convertida ya en la calle de los ex funcionarios panistas que decidieron incursionar en el ramo restaurantero) se llevó a cabo una reunión de abogados. El que convocó fue Jaime Serna, presidente del Colegio de Abogados, pero estaban ahí la vicepresidenta de la Barra de Abogados, Ruth Arias, Marco Antonio García García, Juan Juárez Rivas, Felipe de Jesús Acevedo, Miguel Cajigal Navarro, Guillermo Guzmán de León, Sara Olivia Parra Téllez (hoy asesora jurídica en el programa de Televisión “Cosas de la Vida”), Luis Barrera Urióstegui, Pedro Martínez Bello, y Oscar Puig Hernández, entre otros.

Hubo muchas propuestas, incluso alguien propuso buscar el juicio político, pero en lo que coincidieron todos fue en que la inseguridad se ha incrementado de manera alarmante y que el gremio de los profesionistas del derecho no debe quedarse callado.

Buscarán conformar una nueva organización de litigantes que involucre a las diferentes agrupaciones que ya existen. Harán una lista de peticiones muy concretas al gobernador del estado, y la primera es que quieren una reunión para planteárselo personalmente.

Consideran que el gobernador los ha desairado desde que asumió el cargo.

Así que al primero que tienen en la mira es al secretario de Seguridad Pública, Jesús Alberto Capella, un “fuereño” que les recuerda al gobierno de Jorge Carrillo Olea y su equipo de fuereños.

Acordaron que convocarán a otras agrupaciones y que el 21 de febrero se volverán a reunir para acordar acciones concretas.

No es por hacer comparaciones, pero esa reunión se parece tanto a una que se realizó a principios del sexenio de Sergio Estrada Cajigal, cuando alguien pidió que “si nosotros no nos metemos con los mecánicos, que los mecánicos no se metan con nosotros” en alusión a la actividad inmediata anterior del entonces mandatario estatal. 

Ahí comenzó la persecución de Sergio Estrada contra los abogados, a quienes siempre se refirió como “parte de la delincuencia organizada” y que concluyó con un intento de juicio político.

A ver qué sucede ahora.

HASTA MAÑANA 

Jesús Castillo

Jesús Castillo García. Periodista con 25 años de trayectoria; Premio Estatal de periodismo 2010 y 2012. Premio Nacional de Periodismo 2013.

twitter.com/chuchocastillo | Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.