La idea es que recuperen su actividad económica y la mejoren.

Jojutla.- El Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD) ofrece talleres y capacitación a ciudadanos de Jojutla damnificados por el terremoto del año pasado, para que puedan restituir su actividad económica y se puedan desarrollar mejor.

La oficial nacional de Reducción de Pobreza y Competitividad del PNUD, Cynthia Valdez, dio a conocer que tras el terremoto se comenzó a trabajar con municipios de la región oriente y desde hace cuatro meses en Jojutla.

“Se eligió Jojutla, porque queríamos una intervención integral en un lugar donde se había tenido la mayor cantidad de daños, y se contó con el financiamiento de la International Community Foundation”.

Explicó que se trabaja en cuatro vertientes: capacitación en oficios, capacitación en manejo de maquinaria, aplicación de una metodología que se llama “en marcha”, que consiste básicamente en capacitación a los empresarios, y el cuarto componente es también una metodología del PNUD que se trabaja a diversos niveles, desde grandes empresas hasta negocios que son “la base de la pirámide de encadenamiento productivo”.

“Lo que queremos con todas estas iniciativas es construir mejor, no queremos que al término de nuestra intervención las personas regresen a dónde estaban antes de la catástrofe o del desastre. Para ello, también se les da una capacitación en las que se les enseña cómo llevar sus negocios”.

Destacó que además les dan seguimiento, los visitan y hasta los apoyaron con el equipamiento básico, porque después del sismo muchas personas perdieron sus herramientas de trabajo. Detalló que en total se beneficiará a 80 personas.

“Queremos que estas personas atendidas, al final, estén recuperando sus medios de vida, en las condiciones en las que vivían antes, pero con habilidades que les permitan ir mejorando sus vidas, cada vez más”.

Publicado en Zona Sur

En tanto que la Comisión Nacional de Usuarios de Servicios Financieros (Condusef) llamó a las personas afectadas por el sismo que tengan problemas con la tarjeta que les dio el gobierno federal a solicitar orientación, la Asociación de Damnificados por el temblor de septiembre del 2017 aseveró que la reconstrucción en Jojutla tiene un avance real de sólo el 20 por ciento.

Ana Jiménez Bustos, presidenta de la Asociación de Damnificados del Estado de Morelos, aseguró que cuando mucho el 20 por ciento de las viviendas dañadas por el temblor están reconstruidas en Jojutla, y en lo que se refiere a espacios públicos el avance es nulo.

Aseveró que sin interés de las autoridades por apoyar la recuperación de la actividad comercial -que es de las primordiales del municipio- difícilmente la comunidad saldrá adelante en una reconstrucción integral, con empleos para retomar el nivel de vida que tenían las familias afectadas.

Apuntó que se trabajó en la rehabilitación del drenaje y el sistema de aguas pluviales, pero criticó que se diera prioridad a reconstruir la presidencia municipal, así como parte de la alameda, que era un espacio útil, y las necesidades más sentidas están en otros puntos.

Destacó que ni siquiera se ha reconstruido el puente “De los suspiros”, por lo que está limitada la comunicación de la cabecera municipal con otros poblados, de tal manera que demandan a la autoridad actual que se dé prioridad a estos aspectos.

Jiménez Bustos también expuso que para los damnificados es importante que se sigan las investigaciones sobre el manejo de recursos destinados a la reconstrucción tanto a nivel federal como local, porque hubo mucho dinero que se destinó a este rubro, pero que no llegó a las zonas de impacto del temblor.

Recordó que desde el levantamiento del censo de damnificados por parte de la Secretaría de Desarrollo Agrario, Territorial y Urbano (Sedatu) hubo “pésimos” errores, y la entonces titular Rosario Robles Berlanga aseguraba que se habían aplicado todos los fondos, incluso los de ayuda internacional, cuando en la realidad ni siquiera había comenzado la demolición.

La dirigente -que acudió a la instalación de la comisión legislativa de reconstrucción- llamó a las autoridades federales y estatales y a los legisladores a que llamen a cuentas a los servidores públicos implicados y que regresen el dinero que pertenece a la comunidad. “de nada nos sirve que estén en la cárcel tras las rejas, que regresen el dinero que es del pueblo y creemos que es justo que se rinda cuentas claras”.

Opinó que el censo que se realiza por parte del equipo de transición del próximo presidente Andrés Manuel López Obrador también tiene fallas porque las personas que realizan esa labor se están “saltando” aquellos casos donde no están las familias en su predio o no las encuentran. Lo anterior les preocupa porque si con base en esos datos se pondrán en marcha más de 20 programas federales de asistencia, se dejará afuera a muchas familias que necesitan esos apoyos.

Dijo que como asociación agrupan a alrededor de 250 familias damnificadas, pero hay otros grupos y esperan que quienes realizan dichos censos tomen en cuenta a todos.

Por separado y en entrevista, Carlos Flores Hernández, encargado de despacho de la Condusef en Morelos, informó que de enero a agosto del 2018 se detectaron cerca de 30 quejas de damnificados de diferentes municipios que recibieron tarjetas por parte del Banco Bansefi y del Fondo Nacional de Desastres, pero cuando trataron de hacer los retiros, no había recursos.

Comentó que en el mismo periodo del año anterior sólo hubo cinco quejas, por lo que es importante que la gente sepa que, si cuenta con tarjeta de Bansefi y no tenía fondos, deben recurrir a esa instancia toda vez que “sí se trata de un problema financiero, no de Fonden, que ya liberó los recursos”.

 El funcionario federal consideró que el aumento de las quejas obedece a que la gente desconocía la posibilidad de acudir a dicha instancia, para resolver el problema.

Mencionó que hubo otro tipo de problemas reportados, entre ellos el que no había suficientes sucursales y cajeros de Bansefi para retirar el dinero, y añadió que en algunos casos la institución financiera desactivó la tarjeta, “en algunos asuntos por alguna complicación de información o porque hubo algunos temas de clonación y en otros casos porque había personas con el mismo nombre y para efecto de banco de datos parecía como si se estuviera duplicando la entrega de recursos”.

Carlos Flores manifestó que los damnificados están a tiempo de reclamar y lograr la liberación de los recursos del Fonden.

Añadió que, ante la posibilidad del cambio de nombre de la institución bancaria, no habrá problemas porque ya existe un respaldo y los datos de los beneficiarios siguen en las mismas bases de información.

Publicado en Sociedad

El avance en la reconstrucción de instalaciones de salud dañadas por el sismo del año pasado es de apenas un 30% en el caso de afectaciones graves y un 60% en reparaciones menores.

Marco Antonio Cantú Cuevas, secretario del ramo, expuso que una de las primeras acciones en el actual gobierno fue el agilizar la revisión de las obras que quedaron pendientes como parte de la reconstrucción por el temblor de septiembre del 2017, con el propósito de agilizar la aplicación del dinero del Fondo Nacional de Desastres y reanudar el servicio en condiciones habituales.

Comentó que siguen obras en hospitales como el comunitario de Puente de Ixtla y en Jojutla, donde se están enfocando como asunto prioritario.

Explicó que hasta ahora han observado que esos recursos sí estaban autorizados y asignados y al momento esas partidas sí fueron etiquetadas y han ido fluyendo paulatinamente.

Dijo que sí hay rezago por parte de proveedores, porque ya pasó más de un año y no han concluido, por lo que como nueva administración buscan agilizar los procesos administrativos para la entrega de recursos federales por parte de Banobras.

Cantú Cuevas dijo que el avance en obras de reconstrucción es de entre el 25 y el 30%, aunque conforme a lo programado, deberían llevar al menos el 50 por ciento.

El funcionario estatal comentó que en teoría, las obras deberían estar listas a más tardar en la primera mitad del 2019, por lo que buscarán que se cumpla la meta con ejecución.

Desde el punto de vista del secretario no existe el riesgo de que se pierda el dinero del Fonden, porque continúan los trabajos y el objetivo de la secretaría en la administración actual es precisamente no detener los trabajos.

Comentó que siguen cerrados dos centros de salud que tuvieron daños graves y no han sido reconstruidos, por lo que van a presionar para que sea terminada la reconstrucción cuanto antes.

Cantú Cuevas comentó que las instancias encargadas de auditar revisarán los contratos y aplicación de los fondos para establecer si se firmaron de manera correcta y si se ha cumplido cabalmente, pero apuntó que esa parte está en proceso.

 

 

 

Publicado en Sociedad

El Congreso crea una comisión especial; indagarán sobre los ocho mil millones destinados a paliar los efectos del sismo.

El Congreso del estado iniciará una investigación en contra de la administración que encabezó Graco Ramírez, para esclarecer el uso de ocho mil 300 millones de pesos que fueron asignados por la Federación y el gobierno estatal para la reconstrucción de viviendas, escuelas e infraestructura hospitalaria y carretera, afectadas por el sismo del 19 de septiembre del 2017.

Ayer, diputados locales instalaron la Comisión Especial de Reconstrucción del Congreso del estado, que llevará a cabo la investigación y promoverá posibles acciones administrativas y penales en contra de las ex autoridades responsables de presuntas irregularidades.

La diputada de Movimiento de Regeneración Nacional (Morena), Keila Figueroa Evaristo, como presidenta de la comisión dijo que se sospecha el mal uso de recursos financieros destinados para la reconstrucción, ya que de cada 100 casas afectadas sólo se reconstruyeron cinco y el mismo atraso registran en escuelas y hospitales.

La legisladora señaló que el gobierno federal entregó a Morelos, por medio del Fondo Nacional de Desastres Naturales (Fonden), siete mil millones de pesos que se sumaron a los mil 300 millones que el estado aportó por medio del fideicomiso "Unidos por Morelos".

En total, en Morelos 31 mil viviendas resultaron afectadas por el sismo, de las cuales 5 mil 370 fueron daño total. Hasta agosto de este año el gobierno de Graco Ramírez sólo entregó 232 viviendas; de mil 831 escuelas afectadas,y sólo en 400 planteles se iniciaron trabajos de recuperación.

"Durante los trabajos de investigación que desarrolle está comisión estaremos facultados para iniciar procedimientos penales, civiles y administrativos que haya lugar ante las autoridades competentes y en contra de quien resulte responsable, en caso de encontrar actos de corrupción en el uso, destino y aplicación de los recursos públicos", manifestó la diputada de Morena.

De igual forma, dijo que retomarán los trabajos de reconstrucción para apoyar a los afectados por el sismo lo antes posible.

A la instalación de la comisión, acudieron alcaldes de los municipios afectados por el terremoto, como es el caso de Jojutla, Tlaquiltenango y Puente de Ixtla. 

El presidente electo de Jojutla, Juan Ángel Flores Bustamante, propuso a los diputados realizar un nuevo censo de los damnificados por el temblor, para que se garantice el apoyo a las personas afectadas.

Señaló que es urgente que se retomen los trabajos porque hay muchas familias en las calles, pero también que se esclarezca qué pasó con los ocho mil 300 millones de pesos, pues el presidente electo Andrés Manuel López se comprometió a asignar 700 millones de pesos a Morelos para el mismo fin. 

 

Publicado en Política

Estuvo presente la modelo checa Petra Nemcová.

Jojutla.- Con la presencia de la modelo checa Petra Nemcová, la Fundación “All Hands and Hearts”, junto con “Happy Hearts”, entregó ayer la escuela Narciso Mendoza a la comunidad de El Jicarero, municipio de Jojutla.

Jimena Mera, coordinadora de la Fundación de “All Hands and Hearts”, explicó que la organización construyó dos escuelas en Morelos destruidas por el pasado terremoto del 19 de septiembre: una en la colonia Nicolás Bravo, también en Jojutla, y la segunda, la de El Jicarero, la cual se edificó durante ocho meses y fue inaugurada este jueves 18 de octubre.

Dijo que tras el terremoto, evaluaron las escuelas más dañadas y había muchas, pero esta se adaptaba más a su presupuesto para reconstruirla, además de que los niños estudiaban en aulas temporales que tenían que desalojar temprano.

Señaló que la reconstrucción fue prácticamente al 100 por ciento, ya que solamente no edificaron la dirección y la cooperativa.

Explicó que la obra estuvo a cargo de “All Hands and Hearts”, junto con “Happy Hearts”, que es su socio en México, con fondos de esta última.

Destacó que se reconstruyó mediante el sistema de voluntariado, en el que participan personas de todo el mundo. En este caso, la mayor parte de los voluntarios vinieron de Europa, principalmente.

“Ellos pagaron sus vuelos, pagaron absolutamente todo. Lo único que nosotros les dimos un lugar para hospedarse y comida, y trabajaron desde las nueve de la mañana hasta las cuatro y media de la tarde, dirigidos por ingenieros, y lo hicieron solo por querer ayudar”.

“Happy Hearts” es una fundación creada por la modelo checa Petra Nemcová, quien estuvo presente en la inauguración, junto con los benefactores que aportaron recursos para la reconstrucción del plantel.

 

 

 

Publicado en Zona Sur

Después de ser reparados los daños que tuvo por el 19-S.

Zacatepec.- Después de poco más de un año del sismo, los alumnos de la Escuela Primaria "Enrique Rodríguez Cano" de la colonia Lázaro Cárdenas de este municipio regresaron a sus instalaciones.  
Sandra Bustamante, directora del plantel, comentó que a un año del terremoto se logró regresar a la escuela luego de que fueran reparadas y fortalecidas las trabes, con estructura metálica, y rehabilitados los muros. 
Explicó que el edificio no tuvo daño estructural grave, de acuerdo con las diferentes revisiones que se le hicieron al inmueble por ingenieros estructuristas, y solo se reconstruyeron los muros que resultaron fracturados. 
"Hoy los 170 alumnos pudimos hacer el retorno a las instalaciones, después de casi un año de estar impartiendo clases en la cancha de fútbol propiedad del Ingenio Emiliano Zapata, en carpas donadas por Unicef", comentó. 
Agregó que este plantel pertenece al programa de tiempo completo, es decir, su horario es de ocho de la mañana a tres de la tarde. 
La directora de la escuela reconoció que la matrícula disminuyó un poco tras el sismo, ya que por la contingencia no se iniciaron clases inmediatamente, sino hasta el mes de diciembre; sin embargo, se prevé que los niños regresen ahora que ya están en sus instalaciones.
El plantel tiene 60 años, pero el edificio tiene poco más de 20 años. 
Los alumnos y maestros acompañados de padres de familia regresaron a sus instalaciones al mediodía de ayer; no obstante, oficialmente, las clases serán reiniciadas a partir del próximo lunes.

Publicado en Zona Sur

El terremoto secó los siete manantiales de la comunidad; pese a los esfuerzos por recuperarlos, el agua se resiste a brotar de nuevo.

Xochitepec.- El sismo del 19 de septiembre de 2017 le dio en el corazón a los pobladores de la comunidad de Chiconcuac al quitarles el recurso natural más representativo de este lugar: el agua. Siete manantiales que eran la base económica de esta comunidad desaparecieron.

A poco más de un año del desastre, pese a las acciones que realizaron, los lugareños no lograron recuperar uno de los manantiales más grandes e importante que daba vida al Balneario Rústico Natural “San Ramón”, donde solo ha quedado abandonada la imagen del santo patrono de este lugar que era venerada a un costado de donde brotaba el agua en abundancia.

Lizet Sumano Ávila, una de las vecinas de este lugar que encabezó junto con el ayudante de la comunidad, Héctor Mendoza Domínguez, y Vicente Ayala, presidente del Balneario “San Ramón”, el movimiento de rescate del manantial, relató cómo el sismo les quitó uno de las principales fuentes de agua que daba identidad a Chiconcuac y a pesar de los esfuerzos no lograron recuperarlo. Hoy el balneario y el acueducto se encuentran fuera de funcionamiento.

Lizet Sumano recordó que para quienes viven en esta comunidad el agua ha sido el recurso natural más preciado, pues se cuenta con los manantiales desde el siglo XVI; en la época del conquistador Hernán Cortés se construyó un acueducto que atravesaba el poblado y distribuía el agua cristalina a las comunidades aledañas, campos de cultivo y desembocaba en el río, mientras que el Balneario Rústico Natural “San Ramón” tiene alrededor de 80 años de vida y es operado por los propios ejidatarios del lugar.

"Chiconcuac contaba con siete manantiales que hoy, tras el sismo, han desparecido. Solo el de San Ramón, el más grande que producía alrededor de 200 litros por segundo, era el más importante. El resto se encontraba en propiedades privadas, pero que también dotaban de agua a exhaciendas y quintas que contaban con gran vegetación. San Ramón era el lugar más representativo para quienes viven en Chiconcuac. Quizás con el sismo no perdimos casas como en otros municipios, pero nos dio en el corazón, el agua que salía de aquí era el bien más preciado para nosotros. Chiconcuac (viene del) náhuatl, Chicomecóatl, que quiere decir ‘siete serpientes de agua’, es decir, los siete manantiales de la comunidad que hoy ya no están", relató Lizet.

Recordó que con el sismo todos se abocaron a los daños materiales; en ese momento, el agua del acueducto se desbordó como si brotara mucha más agua de la normal. Sin embargo, a los cuatro días, la asociación civil del balneario notificó que el manantial había disminuido su producción de manera considerable, por lo que la comunidad se unió para buscar la manera de buscar más agua, pero tres días después desapareció en su totalidad.

Comentó que ante la pérdida de este manantial, se integró una brigada de apoyo integrada por vecinos de este lugar, desde jóvenes, adultos, niños, y mujeres que daban alimentos para emprender jornadas de trabajo con palas y picos para excavar con el objetivo de encontrar el agua nuevamente. Incluso se tuvo ayuda de organizaciones de otros estados, especialistas que se sumaron, empresas que prestaron maquinaria y equipo. "Las agrupaciones trabajamos en conjunto para encontrar el agua, se tuvo equipo, maquinaria, pero no sabíamos hasta qué profundidad estaba el agua. Después de un mes no encontramos nada. Para esa fecha se confirmó que todos los manantiales habían desaparecido", relató.

La sequía de los manantiales, y principalmente el de San Ramón, representó la pérdida de empleos, afectación al campo, desabasto para las familias de Chiconcuac que necesitaban el agua para el uso doméstico y las comunidades de sus alrededores; “el balneario no es lo que era hace un año: daba empleo, había turismo, más de 20 hectáreas llenas de vegetación, agua, comercio. Hoy tres de cinco albercas se fracturaron y están fuera de servicio, bueno todo el balneario está fuera de servicio. Chiconcuac, un pueblo con mucha historia, tenía como los principales clientes a la Ciudad de México, y hoy la economía se ha estancado. No hay agua y ni hay actividades económicas para la región”, lamentó.

Lizet Sumana refirió que tras la entrega de oficios a diferentes dependencias y tocar puertas en los distintos niveles de gobierno por parte del ayudante de la comunidad y la Asociación Civil “San Ramón”, la Comisión Nacional del Agua (Conagua) destinó recursos para la perforación de un pozo; el agua se encontró a poco más de 180 metros de profundidad, mientras que el manantial brotaba a nivel de piso. "Hace dos meses se terminó de perforar, pero ahora la extracción del agua representa un costo económico grande. Actualmente se realizan pruebas de extracción y el agua no se extrae con la misma calidad con la que brotaba del manantial; ahora será un costo elevado por el gasto de energía eléctrica, equipo, materiales y el proceso que deberá de recibir el agua, y esto no garantiza que regresará a ser lo que era antes del sismo. El agua era natural, cristalina, no se requería de gastos, pues brotaba de manera natural; ahora se tendrá que realizar un esfuerzo material y económico mayor", señaló.

Actualmente, la imagen de San Ramón, un santo que era venerado en este manantial que recibió el mismo nombre, se encuentra a un costado del espacio vacío, seco, donde solo hay piedras y maleza, mientras a unos metros se realizan los trabajos de adaptación del pozo que fue perforado. Aún se tiene que instalar el equipamiento para su operación, para lo cual requerirán de una nueva inversión económica.

 

 

Publicado en Zona Sur

Padres de familia de la Escuela “Mariano Matamoros” aseguran que el avance es del 30% y que la constructora señaló que no hay dinero para seguir, pese a que los recursos fueron etiquetados.

Este viernes, padres de familia de la Escuela Primaria “Mariano Matamoros” que está ubicada en la colonia Tulipanes de Cuernavaca protestaron en las instalaciones del Instituto de Infraestructura Educativa del Estado de Morelos (Ineiem) para reclamar la entrega de obras de reconstrucción de daños por el sismo de septiembre del año pasado.  

Israel Estrada, tesorero del consejo de participación de ese centro escolar, indicó que el temblor provocó daños en el inmueble, tales como fisuras de la barda perimetral.

Dijo que desde 2017 se les entregó una cédula de notificación de inspección en la que se dictaminó que se debían construir 170 metros de la barda, pero se autorizó la obra por sólo 150 metros.

Ayer, los manifestantes aseveraron que no han culminado los trabajos no obstante que los recursos de la obra están etiquetados, pero la constructora les comunicó que ya no hay dinero para pagarles y, por lo tanto, no van a concluir.

Los inconformes expresaron su preocupación pues dejar así la barda constituye un riesgo para la integridad física de los niños, además de que en ese plantel se han registrado constantes robos a las instalaciones.

De hecho, han observado que ya no hay material y desconocen si fue hurtado o ya no hay, ya que sólo llevan un avance de alrededor del 30%.

Advirtieron que están dispuestos a movilizarse con el apoyo de los padres de más de 900 alumnos de esa escuela, además de los vecinos de la comunidad, ya que están molestos ante el incumplimiento de las obras prometidas.

Recordaron que ya en varias ocasiones han solicitado la intervención de las autoridades del Ineiem y del Instituto de la Educación Básica del Estado de Morelos, sin tener respuesta alguna.

 

 

Publicado en Sociedad

Y evitan manifestaciones.

Jojutla.- Tras una reunión de padres de familia con funcionarios del Instituto de Educación Básica del Estado de Morelos (IEBEM), el martes pasado, se reanudaron los trabajos de reconstrucción de la Escuela Secundaria “Benito Juárez” de este lugar, que estaba detenida desde hace tres meses.

Carolina Avilés González, presidenta del comité de padres de familia, explicó que tenían programada una manifestación este jueves en Cuernavaca ante las autoridades educativas, para exigir que continúen los trabajos que además de rezagados, llevan meses detenidos.

No obstante, antes, el martes, acudió el comité de padres de familia con la directora del plantel al IEBEM y se entrevistaron con el jefe de planeación, y “a modo de mentira”, a los pocos minutos, recomenzaron los trabajos en la escuela.

Apuntó que buscaban también entrevistarse con el nuevo director, pero estaba muy apurado, porque iba a hacer varios nombramientos.

“Ése es el problema ahorita. De hecho hay algunas partes del IEBEM y del Ineiem que todavía no tienen nombrados a sus titulares”.

Señaló que el argumento de la empresa fue que ni siquiera habían recibido un anticipo y por ello pararon los trabajos, pero ahora parece que la situación se normalizó y espera que así sigan hasta terminar.

Comentó que no les dieron a conocer la fecha probable de terminación de la obra, pero por lo poco que han avanzado, podrían ser varios meses.

Publicado en Zona Sur
Lunes, 08 Octubre 2018 06:02

Por sismo, se fractura presa en Ocuituco

Por la dramática disminución en su almacenamiento, estiman afectaciones millonarias en la producción de durazno, aguacate, higo y ciruela  

Ocuituco.- Un temblor registrado la noche del 26 de septiembre provocó una fractura en la presa que abastece de agua a mil hectáreas de huertos de durazno, aguacate, higo y ciruela en el municipio de Ocuituco, en el oriente de Morelos.

“Había rumores de que había habido un temblor el día 26 por la noche, que por el peso del agua, también se haya fracturado el suelo”, dijo Félix Campos Pineda, presidente del Comisariado Ejidal de Ocuituco.

Dicha fractura provocó que en menos de 24 horas la presa prácticamente se vaciara.

“En 24 horas llegamos más o menos como a un siete por ciento, cuando teníamos el 97, casi el cien por ciento de su capacidad de esta presa”, informó Hugo Bobadilla, edil de Ocuituco.

Esta situación ha puesto en alerta a las autoridades y a la población, ya que esa presa es parte fundamental de la economía en la zona por ser la principal proveedora de agua de los huertos, además de que es usada por ganaderos para llevar a abrevar el ganado y para actividades recreativas como la pesca y paseos en lancha.

“Las afectaciones son porque hay estos usuarios de la presa, pues tienen huertas de durazno, de aguacate, de higo, el ganado; también los ganaderos y la misma pesca está restringida, está limitada por ese… por esas afectaciones directas que tenemos”, dijo Félix Campos.

En el lugar  ya trabajan especialistas de las comisiones Nacional y Estatal del Agua para realizar los estudios correspondientes e iniciar un proyecto de restauración, así como para elaborar un plan emergente para rescatar a las más de 500 familias afectadas.

Los productores aseguran estar preocupados, pues si no les dan una pronta solución, podrían perder sus cosechas, lo que les ocasionaría pérdidas millonarias.

“No, pues es enorme la pérdida, es millonaria, vamos a decir, hay productores que abarcan 10 hectáreas, hay productores que abarcan cinco hectáreas, hay productores que tres hectáreas, hay productores de una hectárea, pero a la suma es una buena cantidad de hectareaje (sic) el que se perdería y, por consecuencia, el capital económico es enorme, es incalculable, no tendría yo ahorita un dato muy preciso, pero sí le digo que es millonaria la pérdida”, dijo Pedro Vidal, productor de durazno y aguacate de la zona.

El volumen de la presa es de 224 mil metros cúbicos de agua y, tras la fractura, esa cantidad se redujo a 16 mil.

Publicado en Sociedad
logo
© 2018 La Unión de Morelos. Todos Los Derechos Reservados.