Máximo Cerdio

Máximo Cerdio

La convocatoria es para los artistas urbanos de Morelos que hagan murales sobre arte, que quieran viajar a Chicago y que les interese hacer intervenciones en los muros de algunos barrios de esa ciudad, explica Josué Aldana, muralista de 27 años de edad.

El artista Josué Aldana, muralista de 27 años de edad, nacido en la unión americana de padres mexicanos, está buscando muralistas urbanos en Morelos para llevarlos a hacer intervenciones en los muros de algunos barrios de Chicago, Illinois, Estados Unidos.

Explicó que la convocatoria es para los artistas urbanos de Morelos que hagan murales, de preferencia jóvenes, tengan o no estudios profesionales sobre arte, que quieran viajar a Chicago y que les interese el proyecto.

Los interesados deben enviar una ficha curricular, que incluya correo electrónico, algún número de celular para localizarlos por WatsApp o llamándoles, datos de dónde o cómo se les puede localizar y su portafolio a la siguiente dirección electrónica: Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.  y Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo., dirigido a Josué Aldana.

Un comité integrados por artistas visuales seleccionará las obras y los ganadores serán entrevistados por los miembros del jurado calificador.

La convocatoria se abre desde la publicación de esta nota y se cierra el día 15 de noviembre 2019.

Los artistas seleccionados deben tener pasaporte vigente y se les tramitará la visa para que puedan estar una semana y media en Chicago; se les pagará pasaje de ida y regreso en avión, transportación, alojamiento y alimentos, y una gratificación cuyo monto se les dará a conocer.

Los artistas seleccionados intervendrán muros en una zona de Chicago que se llama La Villita y que forma parte de un corredor interactivo de murales mexicanos. También interactuarán con artistas de Chicago y conocerán la ciudad y sus manifestaciones culturales.

El trabajo que realizarán será en el año 2020 y tendrá el apoyo del Departamento de Cultura de Chicago y de la Cámara de Comercio, así como de algunas organizaciones civiles como la Federación de Clubes Morelenses (FCM) integrada por migrantes de Morelos, así como de artistas de Chicago.

 

Arte para la violencia

El corredor interactivo de murales mexicanos estará integrado por algunos barrios de Chicago con alto índice de criminalidad o lugares emblemáticos para la comunidad migrante mexicana, por ejemplo La Villita, en donde existe un alto número de migrantes mexicanos muy interesados y ocupados  en preservar sus raíces y costumbres, explicó Josué.

Queremos intervenir esos espacios públicos por medio de murales, en los que el artista plasme su idea de migración, de lo prehispánico, de paz, de esperanza, desde su punto de vista y desde sus propias raíces como mexicano, dijo el artista de Chicago.

 

De Chicago a Morelos

De la misma forma, queremos traer a Morelos artistas urbanos de Chicago para que intervengan espacios públicos y que en ellos expresen su pensar y sentir sobre la migración, sobre la paz, sobre lo que es ser de Chicago y como ven a los mexicanos, afirmó.

La idea es establecer lazos de amistad, por medio del arte urbano, tender un puente. También se quiere fortalecer las relaciones que existe entre Chicago y los migrantes mexicanos, es decir, que continúe siendo una ciudad santuario para los mexicanos, que siga tratando bien a los mexicanos, que los respete en sus derechos civiles, humanos y que respete su cultura, sus raíces.

Josué explicó que la Federación de Clubes Morelenses (FCM) será una de las organizaciones que participará en el financiamiento de este proyecto.

 

El primer mural de Temixco

Josué Aldana fue entrevistado en Temixco, en la colonia Rubén Jaramillo, en las oficinas de la delegación localizadas en la calle Mariano Matamoros esquina con Niño Artillero, donde realizará el primer mural urbano de seis metros de largo por dos metros cincuenta centímetros de alto, que acabará en dos semanas y formará parte de este intercambio cultural entre Chicago y Morelos.

“Usaré aerosol y acrílico. Aquí estará representada la fauna y flora de Temixco y habrá elementos prehispánicos simbólicos”, afirmó Josué Aldana mientras trazaba en lo alto del muro blanco una mancha negra que después tomó la forma de un zanate. En parte este mural lo está financiando, la Federación de Clubes Morelenses que radica en Chicago y que ha hecho una gran labor de preservación de la cultura tlahuica y, en general mexicana, y va a seguir apoyando este proyecto”, dijo.

Por su parte, Pedro Medrano Mederos, delegado municipal de la colonia Rubén Jaramillo, dijo que es un honor que Josué Aldana esté pintando un mural en Temixco, y reconoció que es una zona de alta incidencia delictiva, pero que la gente respeta el arte y tiene gusto por mirar estas manifestaciones artísticas.

”Agradezco a Juan y a Alfonso Seiva esta iniciativa de patrocinar parte del mural porque ellos estando en Chicago se preocupan por su colonia y aquí nosotros los habitantes de esta colonia debemos también hacer lo posible por conservar nuestros valores y recodar y presumir nuestras raíces, por eso es importante este mural”, explicó.

 

¿Quién es Josué Aldana?

El domingo 28 de octubre de este año, en Chicago, Illinois, Josué Aldana inauguró un mural de su autoría: "Camino al paraíso", en Des Plaines Avenue y Roosevelt Avenue, Chicago, Illinois Estados Unidos, en el que se incluyen motivos y simbología mexica y morelense.

Este es el primer mural morelense en la Ciudad de los Vientos. Mide 50 metros de largo por ocho metros de altura.

En Camino al Paraíso Aldana incluyó tres tipos de chinelo: de Tepoztlán, de Tlayacapan y de Yautepec, como símbolo de identidad:

“La pieza en general está dividida por varias partes que, a su vez, interactúan; hay un choque cósmico, hay muchos símbolos, mexicas, teotihuacanos, aztecas, tlahuicas”, explicó.

En la página Lawndale News Chicago's Bilingual Newspaper, Ashmar Mandou, explica que Aldana es un muralista independiente del área de Lawndale del Sur, inició su carrera colaborando con Enlace Chicago, un grupo de arte público de Chicago, y con Ceasefire. En sus años de formación, Aldana pasó un tiempo viviendo en México, donde quedó cautivado por los artistas callejeros locales, los que le ayudaron a desarrollar su estilo único a través de colaboraciones en murales de la comunidad.

Aldana se ha asociado con muchos muralistas y se le reconoce como uno de los artistas callejeros de Chicago. Empezó como aprendiz con María Gaspar y Rahman Statik.

Los diseños de los murales de Aldana están con arte latinoamericano contemporáneo y barroco, mostrando representaciones de la historia y el folklor mexicano. Presentado en el Chicago Tribune, Aldana ha trabajado en los años recientes con el grafiti de pandilla en la comunidad de La Villita. Su último proyecto, que fue lanzado por Red Bull, puede verse en el 4049 W. 26ª St., esquina con Karlov, va a dirigirse a las festividades de la Independencia mexicana y a través de su asociación con la Cámara de Comercio de La Villita.

Reconoció que una de las mayores influencias en sus motivos y formas de integrar los colores son los códices, y entre ellos, el Laudianus o Códice Laud es su preferido porque ahí el color no cumple una función sólo decorativa, sino que es fuerza cósmica, simbólica.

 

 

Lunes, 09 Septiembre 2019 05:38

Prepara Martín Urieta canciones inéditas

Sobre las letras que se componían en el siglo pasado y las de ahora, el compositor de “Mujeres divinas” es optimista y asegura que los mismos motivos que movían al público de años pasados, impulsan a las juventudes actuales; “incluso, los muchachos siguen escuchando las canciones románticas, los tríos, los cuartetos; los mariachis siguen dando serenata”.

Durante una visita a Cuernavaca el 3 de septiembre de este año, el compositor Martín Urieta reveló en entrevista que está grabando un grupo de canciones inéditas:

“Hace años que murió la industria disquera, como tengo muchísimas canciones que sólo yo me sé; cuando yo me muera se van a perder, entonces las estoy grabando como de cinco cds, con diez canciones cada una, cincuenta inéditas, nuevecitas”.

Martín Urieta Solano (11 de noviembre de 1943 Huetamo, Michoacán), tiene agrupadas sus canciones:

“La canción que más me ha dado satisfacciones, las tengo clasificadas. Por ejemplo, ‘Mujeres divinas’ (1987) me ha proyectado interna, internacionalmente, me pagan regalías desde Rusia, Argentina, de todo el mundo, es la más grabada, es un homenaje a la mujer, normalmente se habla mal de ellas y las canciones pegan; ‘Acá entre nos’, la que más me ha dado dinero, y la primera que me dio a conocer fue ‘Bohemio de afición’, que la grabó primero Gerardo Reyes”.

En relación con las letras que se componían en el siglo pasado y las de ahora, Urieta es muy optimista, asegura que los mismos motivos que movían al público de años pasados impulsan a las juventudes actuales, incluso los muchachos siguen escuchando las canciones románticas, los tríos, los cuartetos, los mariachis, siguen dando serenata.

El compositor michoacano asegura que la “madre” de una canción es la vivencia; lo que más trasciende en una canción para que el pueblo la cante es la vivencia triste; las canciones de desamor, la que te da alegría sí trascienden, pero no tanto como las tristes.

Sobre el éxito que han tenido sus cancones en la voz de artistas como Vicente Fernández, Urieta asegura que es incierto, es algo que no se puede calcular o medir o anticipar

“Nunca se sabe. No hay nada escrito en la composición. Tú te matas escribiendo ‘Urge’, ‘Acá entre nos’, y te sale una canción que dice: ‘la vaca, la vaca, la misma vaca’, y vende millones.

Martín admira a José Alfredo Jiménez, a quien llama el “Santo patrono de los compositores”, y al oaxaqueño Álvaro Carrillo (‘Luz de Luna’, ‘Sabor a mí’, “Un poco más”).

Sobre el lugar o el momento en que compone, respondió que “no tiene uno un lugar dónde escribir. Yo tengo un ‘estudito’, pero cuando llega la inspiración tienes que parar hasta tu coche, si vas manejando.

¿Qué canción, suya, lo sigue moviendo cuando la escucha, la canta o la lee?

“¿Qué de raro tiene?”

¿Por qué, maestro, de qué se acuerda?

“De mi vida, de toda mi vida”.

En la página de la Sociedad de Autores y Compositores de México se lee sobre Martín Urieta que entre sus innumerables reconocimientos destacan los nombramientos de Hijo Distinguido de Huetamo e Hijo Predilecto de Acapulco (por el Consejo Municipal de la entidad gracias a su tema Adiós Acapulco); los bustos en su honor se ubican en el Paseo de los Compositores de la Ciudad de México, en la Plaza de los Compositores de Monterrey, en la Plaza de los Ilustres de Torreón, y una estatua en su tierra natal.

En 2005 la Sociedad de Autores y Compositores de México (SACM) lo distinguió por su tema ‘Qué de raro tiene’, una de las 12 canciones más escuchadas del año anterior; en 2009 le entregó el reconocimiento Trayectoria 25 y Más… por sus 28 años de cantar a la mujer y al amor, y en 2018 le otorgó el galardón Gran Maestro que enaltece el trabajo creativo de autores y compositores vivos que, con su talento e inspiración, ponen en alto el nombre de México, siendo su obra un referente a nivel internacional.

También fue distinguido como Mr. Amigo Texas, y galardonado durante la segunda entrega del Aplauso ¡Basta! (2014), en el Teatro de la Ciudad Esperanza Iris de la Ciudad de México.

Con el Premio La Musa ingresó al Salón de la Fama de los Compositores Latinos (2017) y fue homenajeado por el gobierno del estado de Michoacán en el Teatro Morelos, en Morelia (2018).

 

 

 

 

 

Martes, 03 Septiembre 2019 05:48

Johan González, el campeón

El joven oriundo de la capital de Morelos es un guerrero arriba del ring, tiene un gancho brutal y no da un paso atrás.

Quien ve a Johan González así de menudo, delgado y con un corte de pelo de un estudiante de secundaria, piensa que este muchacho no mata ni una mosca. Está equivocado: el oponente que lo ve con una camiseta sin mangas, calzón de boxeador y sus guantes, frente a él piensa: “a este chamaco, con un madrazo lo mando a la lona”.

Está equivocado, porque este chico es un guerrero arriba del ring, tiene un gancho brutal y no da un paso atrás.

De acuerdo con su entrenador Narciso González Rossano, Johan Iván González Juárez es un peleador muy completo y muy dedicado: en el IV Festival Olímpico de Box, que organizó la Federación Mexicana de Box (FMB), en Oaxtepec, fue el único que no descansó un solo día, de los cuatro que duró el campeonato, noqueó a cuatro oponentes y se trajo para Morelos medalla de oro tras vencer, por decisión unánime, a Cristian Ramírez, de Baja California Sur, en la categoría mosca 52 kilogramos.

Johan tiene 17 años, quiere terminar la preparatoria en línea y estudiar algo de ciencias del deporte o nutrición.

Es muy disciplinado: por las mañanas corre, para tener una buena condición, después va a la escuela y por la tarde va a entrenar a la Escuela de Box Olímpico; regresa a su casa y se acuesta temprano; también lleva una alimentación sana y balanceada.

Cuando se le pregunta cómo se divierte un chico de su edad, responde que le gusta estar con sus amigos y su familia, pero donde más se divierte es en el gimnasio, entrenando.

El amor por el golpe de los puños lo tiene desde pequeño, porque veía las peleas de su tío Narciso González, el único boxeador que ha representado a Morelos en los juegos olímpicos (Barcelona 92) y de su primo Brian González, y admira a estos boxeadores, además de Vasyl Lomachenko y Robeisy Ramírez; Manny Pacquiao y Julio César Chávez.

La pegada de Johan González es brutal, tiene técnica y saca los ganchos con facilidad.

¿Cómo sabes cuándo vas a noquear a alguien?

-No se sabe, lo vas observando conforme se presenta la pelea. Hay una mirada del contrario, lo ves, y a veces te mira con miedo, cuando lo golpeas, ves que no quiere o que no puede, y en ese momento atacas y puedes sentir que le vas a ganar y que posiblemente lo puedes mandar a la lona. Por mi parte sigo los consejos de mi entrenador: si un golpe me dolió no lo demuestro, si me bajaron el aire, que no lo demuestre, apretar con mucha fuerza la mandíbula y seguir adelante.

Este chico que nació en Altavista, tiene como objetivo participar en las Los Juegos Olímpicos de París 2024, y promete que, a cambio, va reforzar su entrenamiento y disciplina; más adelante quiere dedicarse al boxeo profesional.

¿Si se pudiera, con quien te gustaría pelear?

-Si se pudiera, aunque sé que no se puede, me gustaría enfrentarme con Julio César Chávez, el papá, porque es un peleador muy técnico, sabe mucho, fue uno de los mejores. Me gustaría una pelea con él no para ganarle, sino para aprender de él porque daba grandes peleas.

Aunque Johan González ha tenido varias derrotas, de las cuales según él ha aprendido mucho, nunca lo han mandado a la lona.

Así como tú has tirado a varios oponentes es posible que tú también caigas. ¿Qué vas a hacer el día que a ti te pase eso?

-Me voy a levantar y le voy a ganar a mi oponente.

 

“Hay una mirada del contrario, lo ves y a veces te mira con miedo, cuando lo golpeas; ves que no quiere o que no puede y en ese momento atacas…”

 

17

Años de edad.

 

SUS INSPIRACIONES:

Vasyl Lomachenko

Robeisy Ramírez

Manny Pacquiao

Julio César Chávez

 

EL OBJETIVO:

Los Juegos Olímpicos de París 2024

 

Oro

IV Festival Olímpico de Box

Categoría mosca

52 kilogramos

 

 

 

 

 

 

Miércoles, 28 Agosto 2019 05:36

Apoyan a víctimas de redada

Morelenses de Chicago se organizan para ayudar a detenidos en Misisipi.

El presidente de la Federación de Clubes Morelenses (FCM), Juan Seiva García, dio a conocer en entrevista que la organización que preside y que tiene su sede en Chicago, Illinois, Estados Unidos, está realizando acopio de víveres y demás artículos para quienes fueron víctimas de la redada del 7 de agosto en Misisipi.

“Nosotros como federación y varias organizaciones nos estamos sumando, no estamos distinguiendo entre morelenses y mexicanos o centroamericanos, todos somos hermanos y necesitamos ayuda y lo que logremos recolectar será para todos; al final, no hay nacionalidades sino personas, humanos, necesitados”, declaró.

Explicó que en estas acciones participan diferentes líderes comunitarios, empresarios locales, activistas, iglesias, organizaciones, clubes, de la ciudad de Chicago y de los suburbios.

Juan Seiva dijo que la Federación de Clubes Morelenses estará realizando un evento de recaudación de víveres el domingo 1 de septiembre en sus oficinas localizadas en 6859 W. Adisson, St., Chicago Illinois, 60634, de 10:00 horas a 17:00 horas.

Entre los artículos que se pueden llevar están: pasta de dientes, desodorantes, cepillo de dientes, jabones, artículos de aseo personal, papel de baño, cosas de necesidad para la mujer, leche para bebés, pañales, toallitas húmedas, harina Maseca, tortillas de harina chicas, café instantáneo, galletas, arroz, frijoles, sopa de fideos, azúcar, sal, aceite para cocinar; comida enlatada, botellas de agua; útiles escolares como mochilas, libretas, lápices, plumas, borradores, sacapuntas, y ropa de invierno para los niños y niñas.

Si se quiere donar se debe llamar antes a los teléfonos (773) 616 8376 y (773) 419 5247.

El entrevistado afirmó dijo que la FCM es una organización altruista, con toma de nota ante las autoridades mexicanas y norteamericanas, que durante más de un año de existencia ha hecho posible que, por medio del programa Corazón de Plata, más de 200 mamás y papás puedan reunirse con sus hijos en Estados Unidos después de más de 10 años de no verse, pero también se preocupa por mejorar la calidad de vida de las personas que viven o que están en una situación de vulnerabilidad.

Aseguró que participar en esta campaña de acopio para las víctimas de las redadas de Misisipi es un acto humano y una responsabilidad que la federación asume con mucho amor.

 

No hay morelenses entre los detenidos

Alfonso Seiva García, vicepresidente de la FCM, también dijo que en una entrevista que tuvo con Diego Ernesto Pérez Ramos, cónsul de Protección y Asuntos Jurídicos en New Orleans, éste le informó que, de acuerdo con la relación de personas que tienen, hay 96 migrantes de los 680 detenidos, que autoridades migratorias de Estados Unidos capturaron en la redada que hicieron en procesadoras de alimentos del estado de Misisipi, el 7 de agosto de este año.

De acuerdo con el cónsul, estas personas están detenidas en Inmigración por distintas faltas, como utilizar identificaciones falsas o por haber cruzado doblemente la frontera.

En la relación que el cónsul tienen en su poder hay 27 detenidos de  Veracruz, ocho de Guerrero, cinco de Puebla, ocho de Chiapas, uno del Estado de México, uno de Jalisco, cinco de Hidalgo, uno Michoacán, cuatro de Nuevo León y siete de Oaxaca. Los demás no han querido decir de dónde provienen, pero se sabe que no son de Morelos.

Alfonso Seiva expuso que está tratando de comunicarse con las distintas federaciones de los diferentes estados de la república mexicana que hay en Illinois y en otros estados de la unión americana, para decirles que si quieren hacer esfuerzos de ayuda particulares para auxiliar a sus paisanos lo pueden hacer.

“Por nuestra parte, ya que sabemos que no hay morelenses, vamos a realizar acopio de bienes en general para todos los detenidos y tenemos que ponernos de acuerdo con las organizaciones que estamos organizando esta colecta para definir cuándo llevar los víveres y demás artículos. Podríamos ir a Canton, Misisipi, que queda a 20 minutos de la capital del estado, a Laurel Misisipi, que queda a una hora”, explicó.

 

En la redada se detuvo a 680 inmigrantes

Como se recordará, el miércoles 7 de agosto las autoridades migratorias de Estados Unidos detuvieron en procesadoras de alimentos del estado de Misisipi a 680 inmigrantes indocumentados, en lo que supone la mayor redada de este tipo en al menos una década, según el anunció emitido por fiscal del distrito sur del estado sureño, Mike Hurst.

 

 

La tarde de este martes, vecinos de Chulavista retuvieron dos unidades de la ruta 4; exigen la presencia del presidente de dicha ruta.

Se trata de vecinos inconformes de Sacatierra, Salto de San Antón, La Lagunilla, Ampliación Lagunilla y Chulavista, que tienen retenidas esos vehículos en la base de la ruta 4.

Se quejan de que los choferes no respetan los descuentos que les piden las personas de la tercera edad, además de que no hay suficientes unidades en la mañana para ir a su trabajo y a la escuela, y por la tarde para regresar del trabajo, entre otros señalamientos.

Los inconformes dijeron que son meses los que han insistido de buena manera para que se hagan los descuentos y se envíen más rutas, pero que el presidente de los ruteros hace caso omiso a estas peticiones.

Finalmente, señalaron que hasta que llegue el presidente de la ruta 4 liberarán las unidades.

Destino: Colombia

La boxeadora morelense se coronó recientemente en la X Copa Cinturón de Oro, que se celebró en Ecuador a finales de junio

Dio inicio el "Cuarto Festival Olímpico de Boxeo 2019", que se realizará del 22 al 28 de agosto en el "Club Dorados Oaxtepec", en Yautepec.

A la justa deportiva acuden competidores, en diferentes categorías, de todas las entidades de la República Mexicana.

Son ocho mujeres y doce hombres quienes compiten representando al estado de Morelos.

Policías viales y municipales atienden a una persona, aparentemente en estado de ebriedad, frente al Palacio de Cortés en el centro de Cuernavaca, la mañana de este lunes.

De acuerdo con uno de los policías, que es primer respondiente, dicha persona se cayó; el oficial se acercó y vio que se trata de un indigente, por lo que llamó a una ambulancia para que paramédicos lo revisen y trasladen a un hospital, de así requerirse.

Se trata de un hombre de aproximadamente 55 años de edad, quien está en el suelo y tiembla; a su lado hay una botella con agua.

¿Quiénes son estos hombres? Son quizás obreros campesinos, albañiles, cargadores, pasan días enteros danzando en los atrios y en las plazas; su altiva imagen es familiar. Tienen algo de lo que se fue sin remedio, de lo que ya no es.

Del guion de “Él es dios”, documental de 1965, realizado por el Laboratorio de Restauración Digital de la Cineteca Nacional.

Nuestra visita al calpulli de Chilapa de Álvarez, Guerrero, el 15 de agosto del presente años, pudo ser ordinaria para los danzantes, no para mí: iba por primera vez a “cubrir” a ese grupo, era la primera vez que presenciaría La Tigrada y también la vez primera que entraría a ese pueblo de la montaña en donde, durante la cobertura, por algún momento tuve miedo.

Salimos como ocho de la mañana de Alpuyeca, municipio de Xochitepec, en un autobús rentado que llevaba un número de ruta 3. Iban 18 danzantes del calpulli Quetzalcóatl, incluyendo a Inocencia Pérez Caballero, la Jefa Ino, de 65 años de edad, sahumadora, y su nieta Valentina o Cacaloxóchitl (flor sagrada del cuervo).

 

Los cuches perros

Por el camino, la maestra Maritza Álvarez Martínez me contó que hace algunos años fueron a danzar a un pueblo llamado San Francisco, municipio de Copalillo, Guerrero. Entraron a ese lugar y le pareció raro no hallar perros en la calle, había cerdos pequeños, negros, ásperos de mugre y trompudos. Andaban buscando qué comer como lo hacen los perros en los pueblo pobres. Ella preguntó cómo le hacían para reconocer de quién eran los “cuches”, y le contestaron que no los podían identificar, pero los cerdos sí podían distinguir a los dueños que les daban de comer.

“Allí no podíamos danzar, a alguien le dolía el estómago, a otro la rodilla, el tambor o huéhuetl tambores no sonaba bien. La jefa Ino, prendió el sahumerio y comenzó a sahumar en círculo al grupo y después a uno por uno, y con eso pudimos comenzar la danza. Después nos enteramos que en ese lugar donde tendríamos la ceremonia habían matado a varias personas”, relató.

 

El calpulli Quetzalcóatl

Maritza me dio varios datos importantes: El grupo al que pertenece es de danzantes mexicas fundado en 1993, pero que se conformó en 1996 con el levantamiento de su estandarte y la palabra del general Felipe Aranda. La jefa del calpulli es Carolina Marure y el jefe del huehuetl es Bruno Sánchez Hernández. Entre los 18 integrantes iban dos huehues, tres fuegos y dos atecocolis o caracoles.

También me relató que en los años sesenta hubo un movimiento llamado “Mexicanidad”, por el que los Concheros (la otra vertiendo de danzantes) recuperaron los ritos, formas y danzas prehispánicas prohibidas durante la colonia española, pero que quedaron en poder de familias, en la tradición oral y en algunos códices, objetos e instrumentos.

Debe haber alguien que porte el fuego, alguien que porte el huehuetl, el atecocolli o caracol, entre otros. Hay una ofrenda con elementos de la Tierra, frutas, semillas.

“La danza da inicio con tres llamadas del atecocolli, se empiezan a repartir los cargos, un sargento, encargados de la disciplina, hay protocolos, los que van a incluir el rezo, los que van a regir… éstos dicen quiénes son los que van a danzar; las danzas se reparten por orden, primera, segunda o tercer palabra. Hacemos el saludo del rumbo, se pide permiso a los rumbos, aquí es este, oeste, norte, sur y se agregan dos más: el de la Jícara celeste que es el Cielo, y la Tierra; hay otras corrientes que agregan al Corazón como séptimo punto. Cada rumbo tiene un guardián, una energía, una  deidad, una intención. Se les pide permiso porque si vas a una casa pides permiso porque si no lo haces no te reciben bien. Todo es en castellano pero puede ser en náhuatl si alguien sabe”, relató.

También dijo que después del saludo viene la firma, cuyos pasos corresponden a los cuatro elementos: tierra, aire, agua y fuego, todo se representa con movimientos y con un número de movimientos basados en una matemática sagrada. Los movimientos son llaves que abren dimensiones o energías.

Según Maritza, la danza no es una religión sino una disciplina, es para equilibrar las energías, para proveer energía y también para recibirla.

“La danza te cambia hasta la fisonomía”, concluyó.

 

La llegada

Llegamos como a las 12:30 al zócalo de Chilapa. El pueblo estaba de fiesta. Inmediatamente vimos por la calle algunos lugareños, varios niños, vestidos de tigre, preparándose para la caminata felina anunciada para las cuatro de la tarde.

Varios grupos de danzantes habían llegado antes que nosotros y estaban haciendo la ofrenda en el centro de la plancha de cemento. Había una tienda donde algunos resguardaban sus alimentos e indumentaria, otros se cambiaban bajo los arcos de un edificio público.

Víctor Manuel Tenorio Salazar (Tetlantecuani o Jaguar que resplandece o jaguar que sale de la oscuridad), oriundo del lugar, perteneciente al calpulli Cohuixca Chilapan, un grupo cultural, que recibió al calpulli Quetzalcóatl, de Alpuyeca, relató que festejaban la ceremonia de petición de agua, La Tigrada y un aniversario más de los iniciadores de la danza mexica en Chilapa, gente de Chilpancingo, como Gelasio Gatica, de Tixtla Agustín Barrios, y el maestro Hiro, de Apango, todo desde 1996, y que participarían alrededor de seis calpullis.

“Es la ceremonia de permiso con danza, petición de la última lluvia, comida y el inicio de La Tigrada, encabezamos el contingente. Son aproximadamente ochenta años de tradición de La Tigrada. Esto surge a partir de que los campesinos de aquí salían en ciertas fechas en sus campos, con su máscara de tigre para ahuyentar todo lo malo que pudiera afectar a sus tierras, para que tuviera buena cosecha, buen temporal, para que la Mala Muerte se alejara, y ellos en sus campos hacían sus recorridos.

Igual ocupaban los disfraces para espantar a los animalitos que se comían sus milpas, su mazorca, hasta que a alguien se le olvidó quitarse el traje y entró al pueblo  y ya en el pueblo se comenzaron a espantar porque un tigre se había escapado, y desde ahí se comenzó a retomar esto de La Tigrada, en el que la misma gente se viste de tigre, pero los tigres son de la India, pero la gente lo entendía así, aquí son jaguares u ocelotes. Yo no me vestía de tigre, yo los correteaba. El llamado a torear, y me burlaba, les decía tigre amarillo colita de armadillo, y el tigre con sus cadenas asusta, te corretean. Los tigres con sus cadenas asustan todo lo malo para que llegue la lluvia y fecunde a la tierra”.

Víctor Manuel relató que hay tigres que usan chirrión, pero este lo manejan los tlacololeros, que son los Señores del Rayo, el látigo imita como cae y truena el rayo, y los tlacololeros también participan.

Antes de iniciar la danza nos invitaron a comer un guisado rojo con carne y nos dieron tortillas de máquina. Lo devoramos sentados en el suelo. Después llamaron al centro del zócalo.

 

La danza y el poder del huéhuetl

Frente a la Catedral de la María de la Asunción, los grupos de danzantes realizaron su ceremonia, algunos descalzos, todos con sus atavíos, algunos portan tocados de plumas de aves preciosas, cráneos de animales y hasta una piel de jaguar genuina. El Sol era un enorme escorpión soltando su veneno sobre la humanidad de los danzantes y mirones que se comenzaron a concentrar en el zócalo.

Los cinco tambores comenzaron a sonar, primero fue de una manera lenta hasta que poco a poco el tono y la velocidad fueron aumentando. Al ritmo del calor, del aroma de las hierba de olor quemadas, del movimiento, del sonido de los caracoles, de las sonajas, del cuerpo sobre el cemento, y la extrañeza del lugar, hubo un momento en que las ondas sonoras alcanzaron un tono que entraba en el cráneo, en la piel, en los huesos y se volvieron un solo sonido largo, poderoso, un lienzo para los pies mexicas de los danzantes que se movían en cámara lenta.

Los españoles prohibieron estas danzas porque creían que era un llamado para la guerra, pero este efecto extraño que provocan los tambores, los aromas, el movimiento y el ambiente, totalmente extraño, causaba miedo a los extranjeros.

Por miedo, los españoles le cortaban las manos a los que tocaban los tambores, pero como veían que seguían tocando los prohibieron y lo sustituyeron por mandolinas, según Maritza.

La danza acabó y nos llamaron a una de las calles en conde estaba concentrado el tigrerío, ocho cuadras hacia abajo; de ahí se partiría, los danzantes irían encabezando la caminata.

 

El segundo

Por la avenida Constitución del barrio San José, al lugar de donde partiría el contingente, las familias sacaban sillas cómodas, algunos sentaban a sus niños disfrazados como mínimos tigres; otras más arribaban por las calles que conducen a esta avenida.

El recorrido dio inicio después de las 5:30 de la tarde. Jesús Parra García, presidente municipal, de Chilapa disfrazado de tigre, su familia, regidores, secretarios y directores del gobierno municipal y estatal y diputados locales y alcaldes de varios municipios lo acompañaron durante el recorrido que duraría poco más de dos horas.

Cuarenta minutos después de que había comenzado la caminata se observaron tres o cuatro camionetas con militares y brazaletes de Guardia Nacional, también cerca de diez policías municipales, de baja estatura, morenos, con un rostro duro de militares, cuidando de cerca al alcalde. Iban con uniformes azules nuevos, llevaban armas largas, pistola y como ocho cargadores por cada lado; también había varios agentes vestidos de civil que marchaban muy cerca del contingente donde iba el alcalde vestido de tigre, sus familiares, algunos funcionarios y ediles municipales del algunos municipios invitados.

Han ocurrido sangrientos ataques en celebraciones populares, a pesar de que hay niños, mujeres, y en general civiles que nada tienen que ver con ajustes de cuentas o peleas por las plazas.

El año pasado, en una nota de un periódico nacional se publicó que Chilapa de Álvarez es el segundo municipio más violento del país, con una tasa de 139 asesinatos por cada 100 mil habitantes.

A partir de ese momento me entró una especie de miedo que no me dejó trabajar bien. Me fui pegando a las paredes de las casas, viendo si había puertas abiertas para poder saltar dentro o escapar en caso de que hubiera alguna balacera.

Llegamos al zócalo, de donde habíamos salido con el grupo de danzantes. Muy acalorados, varios a punto del desmayo, sobre todo los tuvimos que comprar agua en las tiendas, porque no aceptamos el mezcal ambarino que se multiplicaba en los envases sintéticos de Coca Cola y que encendió la sangre de muchos participantes.

Poco después de las siete los grupos participantes fueron arribando al zócalo,  donde se les entregaría un reconocimiento y una playera.

De acuerdo con el presidente municipal, participaron más de tres mil tigres con danzas de su municipio y de Ahuacuotzingo, Atlixtac, Apango, Mochitlán, Leonardo Bravo, Chilpancingo, Tixtla, Zitlala, Teloloapan, Pungarabato, Cutzamala de Pinzón, Apaxtla de Castrejón, Zapotitlán Tablas, Tecpan de Galeana, San Jerónimo, San Luis Acatlán, Coyuca de Benítez, Igualapa y la comunidad de Acatlán.

 

La salida y el miedo

Una vez que los danzantes se cambiaron partimos cinco cuadras abajo, donde el camión nos esperaba. Yo llegue en primer lugar y me apodere del primer asiento del lado del conductor, atrás venían la jefa Ino y su nieta: pequeñitas, menudas, caminaban despacio, pero no se les miraba cansadas como a la mayoría de integrantes que fueron llegando poco a poco, cargando el peso de su cuerpo como si llevaran tambores o bultos de cemento.

El camión viejo y ruidoso nos llevó nocturno por las carreteras de Guerrero. Si había un asalto de un grupo armado yo podría correr hacia adentro o salir por la puerta delantera o brincar por la ventana. Recordé la balacera de Cuernavaca del 8 de mayo donde un muchacho mató a dos personas e hirió a otras dos, entre ellas a mi amigo René. Yo salí corriendo en vez de tirarme al piso y evitar el peligro. Quise dormir aún con el grillo del peligro jodiéndome el instinto de seguridad. Apenas le estaba yo metiendo en una cama grande y sedosa en mis sueños, cuando escuché unos gritos como de un borracho discutiendo. Uno de los compañeros de viaje había bebido más de la cuenta y tenía del pescuezo una botella de mezcal que terminó compartiendo con otros tres. El autobús viejo y ahora más ruidoso llegó después de las doce de la noche a nuestro destino.

 

 

*De petición de lluvia*

Chilapa, Guerrero.- Danzantes mexicas de Morelos acuden este jueves a la realización de una ceremonia de petición de lluvia, llamada "La Tigrada".

Dicha ceremonia inicia con la recepción de danzantes de Guerrero, Estado de México y Morelos.

Posteriormente arriban cientos de grupos de "tigres", provenientes de varias comunidades de Guerrero, para la petición oficial de lluvia.

logo
© 2018 La Unión de Morelos. Todos Los Derechos Reservados.