Publicado en Estrategias Miércoles, 15 Enero 2014 08:35

Sobre Capella y Nicolás Valenzuela

Escrito por

Lo que nos faltaba: un secretario de seguridad pública protagónico. En su primera semana, Jesús Alberto Capella ya demostró que lo suyo lo suyo es lo mediático. Todavía no termina de instalarse en su oficina de “Torre Morelos” pero ya concedió varias entrevistas a medios nacionales.

La noche del lunes, mientras un comando armado ejecutaba a dos mujeres y un hombre en la unidad Campestre de Jiutepec, la figura del nuevo titular de la SSP aparecía por enésima ocasión en el canal de Milenio dando entrevistas.
Y es que para nadie es un secreto que el nuevo responsable de la seguridad es en cierta forma un producto mediático. De no haber sido por los medios de comunicación, no habría adquirido la fama que hoy tiene “por haberse enfrentado al narco al estilo Rambo”.
"La determinación y la voluntad política manifestada en los hechos por parte del gobernador Graco Ramírez motiva a su servidor a asumir este enorme compromiso aquí en Morelos", expresó en su primera entrevista concedida a Azucena Uresti, de Milenio Televisión.
A cada momento menciona su natal Tijuana como ejemplo de cómo combatir la delincuencia. "Si tenemos cierto esquema que ha funcionado y que nos dio resultados en Tijuana, por qué ser egoístas y no tratar de implementar lo que de alguna manera ha funcionado en una ciudad tan complicada", agrega.
Le agrada que se refieran a él como un héroe, pero de inmediato rechaza el calificativo. "En el tema de seguridad pública no hay caudillos, es un trabajo que requiere la participación de muchos actores, la generación de muchas acciones", ataja.
“Morelos es la primera entidad donde se está implementando el modelo de Policía de Mando único y vamos a hacer que funcione", dijo eufórico en otra entrevista, ahora para Milenio Radio.
"En Baja California yo fui muy crítico porque no todos jalábamos parejo en contra del crimen, que había algunos que estábamos haciendo el gasto y asumiendo los riesgos, y en otras áreas jurisdiccionales, no; por ellos teníamos a los criminales ocho o diez meses después", le declaró al corresponsal de Milenio, David Monroy, quien lo entrevistó en su nueva oficina.
“Soy mexicano, igual que ellos, no hay fronteras, podemos vivir en cualquier entidad y vengo aquí con un espíritu morelense a tratar de hacer lo necesario, inclusive a dejar el último aliento de mi vida por tratar de cumplir la responsabilidad que hemos asumido...”, dijo para concluir la entrevista.
“Somos como domadores de tigres”, declaró hace un año en su natal Tijuana, lo que demuestra su perfil mediático, en contraste con su antecesora, quien evitaba a toda costa dar entrevistas.
Pero al margen de sus apariciones en radio y televisión la delincuencia en Morelos sigue causando estragos.
Su estilo de trabajo ya se hizo sentir. El primer boletín emitido por la nueva versión de la SSP se refiere a que un elemento de la Policía Preventiva Estatal con plaza de Policía Raso, fue asegurado por elementos de la Municipal de Jiutepec en la Colonia Centro de dicho municipio, por accionar su arma de cargo cuando se encontraba en su día de descanso.
“Derivado de lo anterior, por órdenes del Subsecretario Operativo, Francisco Javier Viruete Munguía, fue puesto a disposición de la autoridad competente para que se determine su situación jurídica. Aunado a lo anterior, la Dirección de Asuntos Internos inició una investigación para fincar un procedimiento de responsabilidad por llevarse su arma de cargo y dar una mala imagen a la Institución”, apunta el comunicado.
“La SSP no tolerará indisciplina por parte de los elementos”, finaliza.
Cabe aclarar que Francisco Javier Viruete Munguía es el subsecretario operativo que trajo Capella como parte del “paquete” de tijuanenses que contrató el gobierno de Graco Ramírez.
De hecho, gran parte del éxito o fracaso del proyecto radica en este personaje. El abogado Capella es quien da entrevistas, quien marca las estrategias, pero quien se encarga directamente de dirigir a la tropa es este policía de 56 años que ingresó en el año 1984 como Subjefe de la Secretaría de Seguridad Pública Municipal de Tijuana, obviamente.
Dentro de su capacitación académica ha recibido cursos en Adiestramiento Policíaco Internacional, contacto y encubrimiento, uso de armas de fuego y paradas de alto riesgo en San Diego Police Departament. Identificación, Preservación y Registro de Evidencia Física en Hechos de Tránsito Terrestre. Capacitador en excelencia en el servicio y Desarrollo Humano.
Ha recibido reconocimientos por su labor desarrollada en el cumplimiento de sus funciones dentro de la corporación municipal, por su dedicación y esmero en el cumplimiento de su trabajo en beneficio de la comunidad, así como por su apoyo a la reducción del Vandalismo en las escuelas del municipio de Tijuana.
Este es su brazo derecho. Su otro hombre de confianza es Miguel Ángel Marín Martínez, licenciado en Derecho con especialidad en Derecho Constitucional y Amparo de 38 años de edad. Dentro de su instrucción académica, cuenta con un Diplomado en Materia Pericial y criminalística de campo y Diplomado en Procesamiento de la Escena del Crimen en la Policía Nacional de Colombia.
En ellos está recayendo la responsabilidad del proyecto de Graco Ramírez en materia de seguridad pública.
Pero el mensaje que envió el gobernador de Morelos al destituir a Alicia Vázquez Luna (la que parecía inamovible) fue contundente: si no hay resultados se van.
Y la principal desventaja de estos “conquistadores” es que no conocen el territorio que pisan ni la idiosincrasia de los que lo habitan. Mientras se aprenden los nombres de los municipios y pueblos, la delincuencia no concede tregua alguna.
Por si esto no fuera suficiente, ayer presentó su renuncia el coordinador de la Policía Ministerial del Estado, Nicolás Suárez Valenzuela.
La versión oficial es que se jubila. De ser cierta la especie resulta criticable, pues no ha cumplido ni el año y ya le va a sacar la pensión por avanzada edad al erario morelense. No se vale.
Lo que trascendió entre el personal es que tuvo una fuerte discusión con el joven procurador Rodrigo Dorantes por diversas cuestiones. El titular de la PGJ pidió más resultados y el veterano policía exigió la contratación de más elementos.
Pero la gota que derramó el vaso fue el asunto de la hija de Gerardo Borbolla y Alejandra Alio. Como ya es del dominio público, después de que el dizque actor se llevó a su hija sin el permiso de la madre, ella contó con el apoyo de funcionarios del gobierno de la nueva visión, lo que le permitió un trato preferencial.
Así, por “órdenes superiores” la dama pudo disponer de elementos y vehículos de la Policía Ministerial para ir a buscar a su hija en las casas de la familia Borbolla donde podría estar la menor. Ahí surgió la versión de que el ex gobernador y cuñado de Gerardo, Sergio Estrada Cajigal, le propinó una patada a la ex modelo.
El pleito provocó incluso un conflicto político y hasta mediático. El operativo en busca de la pequeña Regina provocó que un medio de comunicación arremetiera contra el procurador y los elementos de la Policía Ministerial.
La madre de la menor irrumpió en un evento sobre derecho de las víctimas en las instalaciones del Centro Cultural Universitario la semana pasada. Fue evidente la molestia del gobernador.
Se dice que el operativo en Tabachines fue ordenado por el procurador a través de la subprocuradora Adriana Pineda, quien se coordinó directamente con el comandante Juan Manuel Machado. Es decir, “se saltaron” a Suárez Valenzuela.
El reclamo del coordinador de la Policía Ministerial no fue bien recibido por el procurador, quien le reprochó un “desorden administrativo” en la corporación. La discusión terminó con la renuncia del jefe policiaco.
Irónicamente, quien se quedó a cargo fue precisamente el comandante Machado, quien se ha ganado la confianza de la subprocuradora Adriana Pineda Fernández, ex funcionaria del Centro de Investigación y Seguridad Nacional (CISEN) quien se ha convertido en la mujer más influyente al interior de la Procuraduría.
HASTA MAÑANA
 

Publicado en Estrategias

Lo último de Jesús Castillo

logo
© 2018 La Unión de Morelos. Todos Los Derechos Reservados.