Publicado en Estrategias Miércoles, 15 Enero 2020 05:30

La “narco-serie” de Cuautla

Escrito por

El informe que dio ayer la Mesa de Coordinación para la Paz a los medios de comunicación sobre el caso Cuautla nos dejó todavía más confundidos de lo que estábamos, y de lo único que estamos seguros es que ese asunto tiene todos los ingredientes para inspirar una serie de policías y narcos como las que están de moda en Netflix.

Tenemos:

Un grupo de policías que realizan un “cantonazo” para ayudar a unos sujetos que vienen del estado de México a cobrarse una deuda “a lo chino” por la compra venta de un vehículo. Un “policía héroe” que denuncia la corrupción al interior de la Policía Estatal, pero que después resulta que es “el malo de la película”, contratado por “la maña” para que desprestigie a un comandante que tiene fama de incorruptible, aunque otros dicen que en realidad viene “apadrinado” por un grupo rival que quiere quedarse con la plaza.

Todo comienza el pasado 11 de enero, cuando la Policía Municipal de Cuautla recibe un reporte de disparos con arma de fuego en las inmediaciones del recinto ferial ubicado en el municipio de Cuautla, según narró su director operativo, Isael Nieto Pliego.

En ese lugar encuentran a una persona que dijo ser vecino del estado de México y que relató que había sido secuestrado refiriendo que había otros familiares afectados escondidos en una escuela (hoy se sabe que es la Universidad Unila) porque los supuestos secuestradores los privarían de la vida, manifestando que pudo escapar y que los llevaría al lugar donde estuvieron secuestrados.

Los elementos policiales de Cuautla localizaron a las otras dos presuntas víctimas en las instalaciones de la Universidad mencionada, para posteriormente implementar un operativo por el que ingresaron a un lote de autos en cuyo interior opera un taller de hojalatería y pintura, que fue señalado por las presuntas víctimas como el lugar donde estuvieron retenidas.

Refiere además, que les fue permitido el acceso al inmueble, y que dentro de un vehículo localizaron un arma de fuego corta y detrás de otro automóvil encontraron un arma de fuego larga (cuerno de chivo). En el sitio asegura él  que identificó a una persona como participante del plagio.

En las entrevistas, Isael Nieto Pliego también enfatiza que el Comandante del Mando Coordinado en Cuautla, Gamaliel González Ravelo, habría dado la orden de dejar en libertad a los supuestos secuestradores y detener a las supuestas víctimas. Luego de denunciar lo anterior, el jefe policiaco dice que ya sabe que esto le puede costar el trabajo o la vida, pero que no está dispuesto a quedarse callado. Comenta que los supuestos secuestradores afirmaron que “ya todo estaba arreglado con el piloto”.

Sin embargo, en la conferencia de prensa de ayer, el comisionado Guarneros explicó que en el Informe de Policía Homologado (IPH) entregado a la Fiscalía General de la República (FGR), nunca se habla de un secuestro, sino de “una riña entre particulares”.

Según esta nueva versión, personas provenientes del Estado de México acudieron a un taller mecánico ubicado en la Colonia Iztaccihuatl del municipio de Cuautla, a buscar a la persona que les vendió un vehículo tipo Bora de color rojo, modelo 2008, para reclamarle porque presentaba fallas mecánicas.

Ante la inconformidad de los compradores, se generó una riña con integrantes del mencionado taller, que dio como resultado que uno de los compradores provenientes del Estado de México, sacara de su vehículo tipo Aveo, color blanco con una franja azul, un arma tipo AK-47, conocida como cuerno de chivo, con la que amenazó a los trabajadores del taller.

“Un trabajador del taller sacó un arma corta con la que amagó y desarmó a los primeros agresores”, dijo textualmente el comisionado, quien agregó que “familiares y vecinos del dueño del establecimiento golpearon a las personas provenientes del Estado de México”.

Refiere Guarneros que cuando los elementos municipales llegaron al lugar de los hechos, un grupo de 20 a 25 personas entregaron a los policías a quien portaba el arma larga, persona que presentaba visibles huellas de violencia, y también les entregaron el arma corta (que supuestamente un trabajador utilizó para someter al primer agresor), no así al trabajador.

Por otro lado, en la bitácora de la radioperadora de la Policía de Cuautla aparece un reporte según el cual un guardia de seguridad de un centro educativo (Unila), le reportaron el arribo de tres masculinos con golpes visibles, refiriendo haberse escapado de un lugar donde estaban privados de la libertad. Nunca se menciona en la bitácora, “disparos de arma de fuego en las inmediaciones del recinto ferial”.

De igual modo, la radio-operadora de Cuautla reporta al 911 el mismo incidente 25 minutos después de iniciada la operación policial, variando la información al tratarse de dos víctimas varones y una mujer, en tanto que el registro de la bitácora municipal establece, como se ha dicho, que se trataba de tres masculinos.

En las bitácoras de la radioperadora quedó asentado que se realizó “un operativo a cargo de la policía municipal”, y que a las 15:36 horas realizaron la detención de Miguel “N” y de Karen “N”, quienes fueron trasladados por los elementos municipales a Torre 21 junto con dos armas de fuego; una larga y una corta, que indican fueron aseguradas en dicho lote de autos, para su puesta a disposición.

Circula en redes sociales un video en el que aparece una vivienda con las típicas huellas de un saqueo (hasta un marro para romper el piso se observa), que se supone que es una de las viviendas que están dentro de este lote de autos que al mismo tiempo es taller mecánico.

Hasta aquí, las dos hipótesis que se observan son las siguientes:

  • Los tres sujetos provenientes del estado de México con un “cuerno de chivo” vinieron a cobrarle algo al propietario del lote de autos (su identidad sigue siendo un misterio), pero sus trabajadores (o escoltas) desarman a los mexiquenses y los golpean. Estos se refugian en una escuela y piden el apoyo de la Policía Municipal. Nieto Pliego y sus policías dan “cantonazo” y se llevan a los dos únicos que quedaban en la casa –un hombre y una mujer- pero además 700 mil pesos. Cuando se ven descubiertos, el comandante inventa la historia del secuestro y se hace la víctima.
  • Tras haberse salvado del intento de extorsión o secuestro, el empresario que guarda 700 mil pesos en efectivo y que tiene trabajadores armados, abandona el inmueble junto con su hijo, dejando a cargo a una pareja de trabajadores. Cuando regresa encuentra todo revuelto y le informan que sus trabajadores fueron detenidos por policías municipales por la posesión del arma larga que previamente le habían quitado a los presuntos extorsionadores. Llama a la Policía del Estado para denunciar el allanamiento y el robo de su dinero y de inmediato acuden policías al mando del comandante “Piloto” y personal de Asuntos Internos.

El fiscal Uriel Carmona tiene una verdadera “papa caliente” con este asunto. Es indispensable saber por qué el empresario cuautlense tenía 700 mil pesos en efectivo escondidos en su casa y qué es lo que venían a reclamarle los tres o cuatro sujetos provenientes del estado de México, específicamente de Ciudad Neza.

¿Por qué el comandante Nieto Pliego inventó lo de los balazos en el recinto ferial? ¿Por qué en sus declaraciones señala directamente a “Piloto”, que es el jefe policiaco que más ha sido señalado en las narcomantas? ¿Es “Piloto” un comandante incorruptible al que quieren quitar de en medio o es el protector del grupo antagónico al del comandante Nieto?

¿Quién está financiando la campaña a favor de los policías de Cuautla en esa ciudad?

HASTA MAÑANA.

 

Publicado en Estrategias

Lo último de Jesús Castillo

logo
© 2018 La Unión de Morelos. Todos Los Derechos Reservados.