Publicado en Estrategias Jueves, 12 Septiembre 2019 05:39

2 votos 2

Escrito por

Dos votos son los que sostienen a Carmen Verónica Cuevas López en la presidencia del Tribunal Superior de Justicia, y son dos votos los que separan de la ansiada presidencia a por lo menos cinco magistrados que añoran el puesto.

Si bien es cierto que el decreto 427 publicado el martes en el Periódico Oficial “Tierra y Libertad” establece que a partir del primer minuto del 11 de septiembre “se deja sin efectos el decreto 2610 del 30 de mayo de 2018 por el que se expiden los nombramientos a los magistrados a que se refiere la disposición transitoria tercera del decreto 1613”, también lo es que ayer, de facto, la magistrada presidenta siguió ostentando el cargo, tan es así que ordenó el desalojo del Palacio de Justicia bajo el argumento de que había una bomba. 

 También es innegable que, hasta el momento de redactar la presente columna, el Pleno del TSJ no había logrado el quórum legal para designar nuevo presidente. Se presentaron nueve magistrados, pero se requieren once para cumplir con las dos terceras partes que establece la ley en el supuesto de que Carmen Cuevas ya no es magistrada.

Luego entonces, el TSJ está en una especie de limbo, donde Carmen Cuevas todavía no se va y su sucesor o sucesora todavía no llega.

Recapitulemos los nombres de quienes están a favor de Carmen Cuevas: Elda Flores, Manuel Díaz Carvajal, Carmen Aquino, Valentín López, Idalia Franco, Miguel Ángel Falcón, Rubén Jasso y Leticia Taboada. Todos ellos (a decir de la secretaria general del Pleno) se negaron a firmar de recibido la convocatoria emitida por el decano Andrés Hipólito Prieto para sesionar ayer.

Y los que sí acudieron al llamado del magistrado Hipólito Prieto (que como decano tiene la facultad de convocar a sesión en ausencia de la presidenta) son los siguientes: Jorge Gamboa, Norberto Calderón, Nadia Lara, Bertha Rendón, Juan Emilio Elizalde, Andrés Hipólito, Ángel Garduño, Rocío Bahena e Iván Arenas.

Sin embargo, el propio convocante admitió que “no es posible llevar a cabo esta sesión de pleno”.

En uso de la palabra, el magistrado Carlos Iván Arenas Ángeles sugirió “valorar la posibilidad de que los nueve nos podamos constituir en Pleno para sesionar y no dejar este vacío”.

 “…aún en las circunstancias de que puede tocarse la institucionalidad no podemos incurrir en la misma irregularidad que hemos venido reprochando, esto nos va a seguir llevando a la anarquía, al caos”, atajó la magistrada Bertha Rendón Montealegre.

El magistrado Norberto Calderón Ocampo insistió en que a las cero horas de este día, cesó en sus funciones la magistrada Carmen Verónica Cuevas López, “los que estamos aquí presentes tenemos un compromiso con la ley y tenemos que acatar la disposición que entró en vigencia y estar en espera de que la ex magistrada haga valer sus derechos como ciudadana”.

Todos los magistrados que participaron hicieron énfasis en el “operativo” que se llevó a cabo a través de la secretaria particular de la presidenta, Sandra Pliego, a fin de obstaculizar la sesión de Pleno. El salón de plenos estaba cerrado y nadie tenía la llave, por lo que tuvieron que entrar por una puerta alterna. No acudieron a la sesión el oficial mayor, Jorge Luis Gama Millán y la secretaria general de acuerdos, Leodegaria Murías, no obstante que fueron oportunamente notificados. “Ese es un acto de desacato a la autoridad que deberá ser sancionado en su momento”, advirtió el magistrado Juan Emilio Elizalde Figueroa.

Los magistrados coincidieron en que no era posible tomar decisiones con nueve magistrados, si es eso precisamente de lo que se han venido quejando de la actual presidenta, quien con ese mismo número de integrantes ha tomado decisiones que están siendo combatidas.

Por eso es que determinaron convocar a una nueva sesión con la esperanza de que sus compañeros magistrados accedan a asistir y así poder elegir a un nuevo presidente. En lo que no se pusieron de acuerdo fue en el día y la hora. Varios sugirieron que fuera ayer mismo por la tarde, aunque Bertha Rendón insistió en que no hay personal de apoyo que haga las notificaciones.

Andrés Hipólito Prieto aprovechó la presencia de las cámaras de televisión para “hacer un llamado, un exhorto a la cordura a mis compañeros magistrados y magistrados ausentes, les invito a que depongamos intereses personales. La magistrada Rendón con mucha claridad estableció la diferencia entre intereses de la institución e intereses personales, aquí con una nueva administración (el que sea) estoy seguro que se buscará el diálogo con los demás compañeros para no poner en riesgo la gobernabilidad de esta institución porque no seríamos nosotros los únicos perjudicados, atrás de nosotros está la sociedad que acude a este tribunal a pedir la administración de justicia”.

Para varios, fue el primer acto de campaña del magistrado que está plenamente identificado con el Partido Acción Nacional.

Lo cierto es que no solamente él tiene aspiraciones. También está Jorge Gamboa Olea, Juan Emilio Elizalde Figueroa y, aunque usted no lo crea, la magistrada Nadia Luz Lara también quiere repetir.

En el otro bando Rubén Jasso encabeza las apuestas aunque también Elda Flores León se apunta.

Todo está en que los de un bando logren jalarse a dos del otro grupo.

Ya entrada la tarde corrió el rumor de que un juez federal le había otorgado una suspensión provisional a Carmen Verónica Cuevas López, lo que era de esperarse.

Lo único que resta saber son los alcances de esa suspensión, pues se trata de actos consumados. La telenovela continuará este día, ojalá que sin amenazas de bomba.

HASTA MAÑANA.

Modificado por última vez en Miércoles, 18 Septiembre 2019 10:06
Publicado en Estrategias

Lo último de Jesús Castillo

logo
© 2018 La Unión de Morelos. Todos Los Derechos Reservados.