Publicado en Cultura de la Paz para el buen vivir Lunes, 03 Septiembre 2018 05:08

Educación y buen vivir

Escrito por

“La educación ayuda a la persona

a aprender a ser lo que es capaz de ser”.

Anónimo.

 

 

 

Prácticamente acaba de iniciar el nuevo ciclo escolar. Durante estas dos semanas he estado observando y conversando sobre educación. Es un tema que me apasiona tanto que mi espíritu toma el vuelo para analizar cómo podemos hacer para mejorar nuestro sistema educativo y qué es lo que ocurre en el día a día en la educación.

Me doy cuenta que, con todos los problemas que ya existen en esta área, siempre hay dos que sobresalen. Por una parte, los padres culpan a las escuelas del comportamiento de los chicos y, por otra, los maestros se quejan del mal comportamiento de los estudiantes, y argumentan que todo es culpa de los padres.

Analizando todo desde mi perspectiva, y recordando mi propia historia personal, creo, y lo sostengo en mis conferencias, que en la lotería de la vida nos tocan los padres que nos tocan. Es decir, no podemos elegir en qué seno familiar nacer. En mi caso, como ya lo he mencionado, me tocó un padre ausente, violento y desobligado, y una madre amorosa que cuidaba mucho de nosotros, pero sumisa. Mi entorno familiar no era lo mejor que digamos.

Decía, uno no elige dónde nacer. A eso le llamo la lotería de la vida. Pero hay alguien que eligió el camino de la docencia, que se preparó mucho. Que tomó la decisión maravillosa de educar a los niños. Prepararlos para el futuro y transmitir el conocimiento. Y esa persona se llama docente. Se llama maestro. Mi concepto muy personal es el siguiente: un docente tiene mucho más poder (más que los propios padres) para construir o destruir la personalidad de un niño. La razón es muy simple. Los padres no estudiaron para serlo. Si lo hubieran hecho, tal vez nuestras vidas serían muy diferentes de lo que son. Y, sin embargo, los maestros, hombres y mujeres que tomaron la decisión de serlo, se prepararon académicamente para ello. Tuve muchos maestros y maestras malos durante mi educación. También reconozco que yo no era un gran alumno. Reconozco que mi comportamiento no era de lo mejor. ¿Cómo podía serlo cuando mi actitud reflejaba lo que vivía en casa?

Me rebelaba ante los maestros prepotentes. Tuve que aprender a defenderme por mí mismo porque nadie daba la cara por mí. Pero también reconozco que tuve maestros y maestras que me dieron un ejemplo maravilloso.

Primero, creyeron en mí y en mi potencial. Algo bueno debía tener. ¿No? en primer año de primaria, la maestra Ofelia era un amor. Nos trataba de manera amable y cariñosa. En la secu, mi maestro de español, después de ver mi mal comportamiento, me invitó a participar como maestro de ceremonias de los honores a la bandera, lugar que siempre era para los bien portados y los que estudiaban.

Me dijo que tenía buena voz y excelente dicción, y que creía en mí para poder llevar a buen puerto el programa. Me preparé y traté de aprenderme de memoria el programa. Y cuando llegó el día, todo salió tan bien que el profe Proceso me felicitó y me dijo que llegaría muy lejos. Esas palabras las sigo atesorando en mi corazón y de vez en cuando, al recordar esa anécdota, me brota una que otra lágrima.

Otro de mis profes que siempre creyó en mí, Efraín Islas Salazar, de ciencias sociales, me apoyaba en todo y me decía que no dejara de echarle ganas a la vida porque un día tendría mi recompensa.

Mi profe Efraín siempre siguió mis pasos. Años más tardé tuve mi primera beca en China, luego en otros países y siempre que regresaba a México le llamaba. Él me pedía que lo acompañara a sus juntas de maestros o reuniones y me ponía como ejemplo. Yo me sentía como pavorreal. Le debo mucho a mi querido maestro Efraín. Le debo gran parte de mi vida porque él creía en mí. Él reforzó mi autoestima cuando fue necesario.

En la prepa, me dije que debería de cambiar mi comportamiento. Me prometí ser el mejor. Al comenzar el primer semestre estudiaba mucho. Me gustaba participar en clase. Mi materia preferida era filosofía. El profe Del Castillo, estoy seguro, me apreciaba por mis participaciones en clase. Pero un día, no sé qué hice, mi profe se enojó, me regaño públicamente y me sacó del salón. Yo sentí un dolor y una confusión terribles. ¿Por qué me había hecho eso? Al final de la clase le pregunté y me dijo que no podía aceptar un comportamiento negativo de un estudiante que tenía mucho por delante. “Adivinó” el problema por el yo estaba pasando y me dijo que dejara que mis padres arreglaran sus problemas. Me aseguró que, aunque yo hiciera lo imposible, no podría solucionar sus problemas porque nada más ellos tenían la solución.

Por eso, insisto, los maestros tienen un poder enorme sobre los estudiantes. Y cada vez que inicia un nuevo ciclo escolar, me vienen muchos recuerdos a mi mente. Mi corazón se llena de agradecimiento para todos esos maestros y maestras que cumplen la verdadera función de educar. Decía Cicerón que tus padres y tus maestros son tus fieles y desinteresados amigos; aprovéchalos, que no podrán acompañarte por mucho tiempo. Hay padres buenos y malos, hay maestros buenos y malos. En el caso de los padres, lo que tenemos es lo que nos tocó. Y en el caso de los maestros, tratemos de dar lo mejor a nuestros estudiantes. Para eso nos preparamos. Ellos nos recordarán y agradecerán al paso del tiempo. Gracias a mis maestros y maestras porque por ellos soy, en gran medida, lo que yo soy. Gracias de todo corazón.

Por cierto, hoy esta columna está de plácemes. Hoy cumplimos un año. Gracias por sus comentarios y críticas.

Visto 2083 veces
Publicado en Cultura de la Paz para el buen vivir
M. en D. Primo Blass

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Lo último de M. en D. Primo Blass

logo
© 2018 La Unión de Morelos. Todos Los Derechos Reservados.