Si estás embarazada, es recomendable que prepares la maleta del hospital en torno a la semana 37, ya que a partir de esa fecha el parto podría presentarse en cualquier momento, y lo mejor es que te pille con todo preparado para evitar agobios y olvidos importantes.

Deberás preparar una maleta para tí y otra para tu recién nacido, y hacerlo de forma meditada para no guardar más cosas de las necesarias. Aunque el contenido puede variar en función del tiempo que vayas a permanecer en el hospital, y de si vas a dar a luz en un centro público o privado, en general estos son los imprescindibles que no deberían faltar en la bosa de la mamá.

MALETA

Si no tienes una maleta pequeña, individual y fácilmente manejable es momento de hacerse con una. Piensa además que esta maleta podrás usarla posteriormente cuando salgas de paseo o de viaje con tu bebé.

Carpeta porta-documentos

Lo primero que deberás guardar en la maleta es una carpeta con toda la documentación y pruebas médicas que te hayan realizado durante el embarazo. En caso de haber hecho un plan de parto no olvides guardar una copia en tu maleta, tanto si ya lo has entregado en el hospital como si todavía no lo has hecho.

Camisón abierto por delante

Aunque lo más probable es que en el hospital donde des a luz te faciliten un camisón para el momento del parto, es recomendable que te lleves dos o tres camisones propios para que puedas cambiarte cuando hayas dado a luz.

Recuerda que el camisón debe ser cómodo, tanto para tí como para los profesionales sanitarios que te atienden, por lo que intenta elegir uno sencillo y abierto por delante para que te permita dar el pecho fácilmente a tu bebé. No se aconsejan pijamas de dos piezas, y personalmente recomiendo llevar un camisón de manga corta, porque normalmente la temperatura de la habitación suele ser elevada.

Bata

Considero que la bata es un prenda muy útil e imprescindible para la estancia hospitalaria, ya que te aportará comodidad y discreción para poder pasear y recibir a las visitas, además de calidez. Sin embargo, se trata de una prenda opcional que no a todo el mundo le resulta imprescindible.

Zapatillas cómodas

Otro de los imprescindibles que no debe faltar en tu maleta son unas zapatillas, cómodas, ligeras y abiertas por detrás para que te resulte fácil ponértelas y quitártelas sin necesidad de agacharte. Personalmente no recomiendo zapatillas tipo chanclas o con los dedos por fuera, ya que aparte de resultarme más incómodas ofrecen peor sujección.

Sujetador de lactancia

Si vas a dar el pecho a tu bebé no debes olvidar meter en tu maleta uno dos sujetadores de lactancia. Mi recomendación es que elijas un sujetador de tejido suave, sin costuras y preferiblemente sin aros, para que sea lo más cómodo posible.

Braguitas desechables

Las braguitas desechables son imprescidibles para el postparto, y a menudo es una de las recomendaciones que los ginecólogos dan a las mamás a la hora de preparar la bolsa del hospital.

Al ser ropa interior de un solo uso, resultan muy higiénicas para la ocasión, además de estar elaboradas con tejido suave, transpirable y sin costuras, que no molesta en caso de haber puntos o cesárea.

 

Otras cosas que no debes olvidar

Es importante también que valores si el día del alta vas a querer ponerte la misma ropa que llevarás el día del ingreso. Mi recomendación es que uses la misma, por lo que cuando el parto se haya desencadenado y te prepares para ir al hospital, elige prendas de ropa cómoda que puedas volver a ponerte con facilidad el día del alta.

No obstante, puedes dejar preparada en casa una muda de repuesto para que tu pareja o algún familiar te la acerque al hospital el día del alta, por si la ropa que llevas puesta se mancha o no puedes volver a utilizarla.

No olvides tampoco meter en la maleta objetos de aseo para la persona que te acompañe, así como el cargador de tu móvil y una cámara de fotos con la batería cargada.

Estos son mis imprescindibles para la bolsa de mamá, ¿echas en falta algo más?

Publicado en Vida y Estilo

Aprende cómo hacerlo en 5 sencillos pasos

Para las mamás primerizas el cambio de pañal es un tema que muchas veces preocupa por que no saben como hacerlo o por que no saben como explicar a su pareja la forma correcta en que tiene que realizarse para evitar derrames o irritación en el bebé.

Es por eso que a continuación te decimos cuáles son los pasos sencillos que debes seguir para cambiar el pañal de tu bebé.

1.- Prepárate: acerca todo lo que necesitarás al lugar donde vas a cambiarlo, así no tendrás que moverte y no lo dejarás solo. Quítale el pantalón o sube su mameluco hasta su pecho.

2.- Extiende el pañal limpio levantando al bebé por los tobillos, desliza el pañal por debajo de su espalda hasta la cintura, las cintas adhesivas debes quedar a la altura de su ombligo.

3.- Separa los adhesivos del pañal sucio doblándolos sobre sí mismos y baja la parte delantera del pañal y dóblala con cuidado.

4.- Limpia sus pompas de adelante hacia atrás con una toalla húmeda cuidado de no lastimarlo y aplica crema protectora para prevenir rozaduras.

5.- Para colocar el pañal limpio pasa la parte delantera entre las piernas del niño y comprueba que la parte delantera esta a la misma altura que la parte trasera antes de pegar la cinta adhesiva.

Publicado en Vida y Estilo

Rompiendo mitos

Puedes ejercitarse aunque estés embarazada. Claro, todo debe se controlado, y de la mano con tu doctor de cabecera. Todo dependerá del embarazo que estés atravesando pero con la información adecuada y los cuidados pertinentes no tienes limites.

Uno de los ejercicios favoritos que las futuras mamás eligen es la natación. La cual tiene un sinnúmero de beneficios. Éste es un ejercicio aeróbico que puedes realizar del tercer al noveno mes de embarazo.

5 Beneficios de la natación durante el embarazo

Aquí te presentamos algunas de las ventajas que tiene practicar este deporte durante el embarazo. ¡No pierdas la oportunidad de sentirte mejor de la manera más natural!

1.- Alivia las contracturas propias del embarazo
El propio  movimiento del agua ayuda a aliviar el estrés de las mamás y las contracturas musculares, las cuales son inevitables durante este proceso.

En el agua pesas menos y este hecho produce una alivio en la presión de ciertas partes del cuerpo.

2.- Adiós al dolor de espalda
Tener tantos kilos de más termina provocando fuertes dolores en la espalda de la mujer. Practicar natación significa una reducción del peso del niño dado que el cuerpo no está sujeto a la gravedad.

Esto se traduce a que las articulaciones no estén sobrecargadas y el alivio de la nueva madre es inmediato.

3.- El agua alivia la hinchazón
Es normal escuchar decir a las mujeres embarazadas lo hinchadas que se sienten durante este proceso. Esto es normal porque tienden a retener líquidos lo que ocasiona el hinchazón de los pies y los tobillos.

Por ello la natación durante el embarazo ayuda a la circulación sanguínea del cuerpo. Esto provoca que los pies y tobillos liberen la mayor parte de los fluidos.

4.- Te sentirás ligera
Promueve que las mujeres se sientan más ligeras, promueve la diuresis y alivia los trastornos generalizados que ayudan a alcanzar un bienestar físico.

5.- Te ayuda a mantenerte en línea
Subirás de peso, no hay más. No tienes que preocuparte por ello, solamente de comer lo necesario para mantenerte sana a ti y al bebé que estás esperando.

Sin embargo, puedes dar esa ayudadita para que bajar de peso después no cueste tanto trabajo. Quema calorías, relaja le cuerpo, alivia los síntomas propios del embarazo, quita el estrés, ¿alguna razón más para convencerte?

Publicado en Vida y Estilo

El embarazo puede ser una etapa llena de ilusiones pero también de inevitables malestares físicos

El dolor de espalda es común durante el embarazo y la mayoría de las mujeres lo experimenta durante cualquier punto del embarazo, aunque claro, es más probable que se de cuando ya es más avanzado.

Algunas mujeres comienzan a tener dolor lumbar con el inicio del embarazo. Las mujeres que tienen mayor riesgo de tener dolor de espalda son las que tienen sobrepeso o malestar antes del embarazo. Otras causas son:

-Aumento de hormonas: las hormonas liberadas durante el embarazo provocan que los ligamentos en el área pélvica se ablanden y que las articulaciones se aflojen.

-Peso adicional: el embarazo en desarrollo y el bebé crean un peso adicional que tu espalda debe soportar. Esto también altera el centro de gravedad y la postura, por ende la manera en la que debes cargar tu propio peso.

-Estrés: el estrés generalmente se acumula en las áreas débiles del cuerpo y debido a los cambios en el área pélvica, puedes experimentar un aumento en el dolor de espalda durante los períodos estresantes de tu embarazo.

Todo lo anterior puede llegar a interrumpir su rutina diaria o interferir con una buena noche de sueño. La buena noticia es que hay pasos que puedes seguir para controlar los síntomas de dolor.
-Haz ejercicios que ayuden a liberar el estrés acumulado en el área. Esto también ayuda a fortalecer la espalda y el abdomen.

-¡No te agaches! Ponte en cuclillas para recoger algo en lugar de agacharte.

-Evita usar tacones altos y demás calzado que no te de el soporte adecuado.

-Evita dormir boca arriba. Esta posición es muy incómoda durante el embarazo y no es la mejor opción para tu bebé. Recuerda que además, debes descansar lo suficiente para reponer el desgaste de energía. Elevar los pies también es bueno para la espalda.

–Usa un cinturón de soporte especial debajo de tu abdomen inferior.

Publicado en Vida y Estilo

Las náuseas y los vómitos durante el embarazo son muy comunes

El embarazo puede ser un momento de mucha expectativa y alegría para las mujeres sin embargo, también está lleno de situaciones molestas como los bochornos, la pesadez o las náuseas matutinas.

Por lo general, las náuseas aparecen durante los primeros meses de embarazo. Mientras que para algunas los malestares podrían continuar a lo largo de las semanas 14 a 16 (tercer o cuarto mes). otras presentan náuseas y vómitos durante todo el embarazo.

Lo que parece sorprendente es que esto podría estar relacionada con el coeficiente intelectual del bebé, según estudios del The Journal Pediatrics, 

Tras realizar un test de inteligencia a los hijos de mamás que no padecían náuseas y compararlos con hijos de madres que las presentaban cada mañana, los resultados arrojaron que los niños de mamás con náuseas obtenían mejores resultados en los test. Mientras que los que no, se mostraban más lentos o despiertos.

También se llegó a la conclusión de que entre más fuertes eran las náuseas, mayor coeficiente presentaban.  Los hallazgos sugieren que "las náuseas y los vómitos en el embarazo no son dañinos y de hecho pueden mejorar favorablemente el desarrollo mental de los niños a largo plazo", explicó la doctora Irena Nulman, líder del estudio y especialista en el Hospital para Niños Enfermos de Toronto.

¿Qué ocurre? Las náuseas pueden estar relacionadas con una reacción de las madres a las hormonas que se segregan para obtener una placenta saludable, lo cual protege el cerebro del feto.

Las náuseas y los vómitos durante el embarazo son muy comunes y se debe a los cambios en la producción de hormonas que se necesitan para el desarrollo de la placenta, una teoría es que las náuseas del embarazo son un signo de un embarazo saludable.

Estudios anteriores han relacionado las náuseas matutinas con tasas más bajas de aborto espontáneo, muerte fetal y parto prematuro. No está claro si está relacionado con algún beneficio a largo plazo.

Publicado en Vida y Estilo
Sábado, 07 Abril 2018 11:07

¿Cuándo dejar de amamantar a un bebé?

Para empezar…¿qué significa dejar la lactancia materna?

Cuando tu bebé deja de la lactancia materna es porque toda su alimentación la puede obtener de otras fuentes aparte del seno. También se llama destetar a tu bebé, lo que está muy claro en el término.

A muchas mamás les cuesta trabajo porque creen que la intimidad entre ella y su bebé se puede terminar o nunca será de la misma manera. Pero ambos deben cambiar y el afecto simplemente evoluciona. 

Si no se trata de miedo, solo de dudas… ¿cuándo es ideal empezar a destetarlo?

Muchos doctores tienen un pleito entre entre cuándo es la edad recomendable, muchos creen que entre medio año y el año completo. La Academia Estadounidense de Pediatría recomienda que se dé el pecho al menos por un año. 

También se recomienda que no te preocupes por lo que otras personas dicen. El destete se tiene que hacer de la forma más natural posible. Pero si te estás comparando con todos no puede salir nada nuevo.

¿Cómo iniciarlo?

El deteste iniciado por el bebé empieza cuando se empieza a perder el interés en la lactancia materna. Esto puede ocurrir desde los 4 y 6 meses cuando se comienza a comer alimentos sólidos. 

Depende mucho de la personalidad del niño, éste se puede sentir más interesado en las papillas que en el pecho de manera casi inmediata. Tienes que escuchar lo que tu bebé quiere y también siempre ir acompañada del conocimiento de un doctor.

Entre más activo sea un bebé es probable que pierda más el interés, aunque cada niño es destino y no hay ninguna regla que lo establezca. La forma de saberlo es que ya no lo pide tanto el bebé, que se distraiga con facilidad, o que se impaciente mientras lo amamantas.

Si es decisión de la mamá…

Muchas veces las mamás ya deben regresar el momento o saben que es el momento de dejar de amamantar al niño. Si esto pasa pero tu hijo no está listo para querer hacerlo lo recomendable es hacerlo de manera gradual.

Se debe evitar interrumpir de golpe a la lactancia. Muchos expertos dicen que hacerlo abruptamente puede ser traumático para él.

Publicado en Vida y Estilo

La dieta durante la lactancia

Las nuevas mamás siempre terminan siendo un manojo de nervios, y de dudas por no saber qué se hace y qué no. Afortunadamente ahora existen varias plataformas de Internet que proporcionan los consejos adecuados para poder guíar a los nuevos padres.

Uno de los mayores miedos para las muejres es la lactancia. Un proceso del que hemos escuchado desde nuestra más tierna juventud pero del que poco sabemos. Tenemos el conocimiento que es una forma en donde la madre y el hijo crean un lazo inigualable. Asimimso, la leche materna tiene muchos beneficios nutrimenales, ¿pero qué otro consejo es necesario?

Bueno, el bebé se está alimentando literalmente de ti. Por ello debes de ser extremadamnete cuidadosa con aquello que consumes porque todo va directamente a tus hijas o hijos. Aquí te daremos las cuatro principales reglas que debes considerar. 

1.- Calcio
Parece obvio, pero mucho calcio siempre es la respuesta a una dieta adecuada. No solamente por la salud de tu bebé, también por la tuya. Dar pecho hace que la mujer pierda casi un 5% de su densidad ósea, por lo que debe aumentar considerablemente su ingesta de calcio a lo largo del día. Según HealthyChildren.org la cantidad ideal es de  1.000 miligramos por día. Leche, yogur, productos lácteos ¡todo es permitido!

Si eres intolerante a la lactosa, o vegano puedes optar por alimentos como tofu, verduras de hoja verde o frutos secos (almendra o leche de almendras).

2.- Proteínas
Siempre debemos incluir en nuestra dieta las proteínas, pero durante la lactancia es ¡totalmnete necesario! Ya que es necesario para alimentar adecuadamente al bebé y a la mamá: carnes magras, huevos, pescado, pollo, nueces, etc.

3.- Pon pausa a la cafeína
Bueno, no se trata de despedirte totalmente, solamente reduce un poco la ingesta de la cafeína ya que podrías pasársela al bebé a través de la leche. Según los expertos máximo puedes consumir unos 300 miligramos al día, y evitar el consumo en la noche. 

4. Dieta balanceada
Aunque normalmente no te alimentes de manera tan correcta como se supone que deberías, durante estos meses lo mejor es incorporar: vegetales, furtas, cereales, pescado. Es decir, una dieta que incorpore todos los grupos alimenticios. La variedad de alimentos permite introducir nuevos sabores a través de la leche materna, tu bebé lo agradecerá. También trata de evitar las cantidades fuertes de aliementos fritos, picantes o sabores muy fuertes.

Publicado en Vida y Estilo

Uno de los errores más comunes que acompañan a toda embarazada es la falsa idea de que la cantidad de alimento que consume debe duplicarse. ¿Conoces otros mitos sobre esta etapa?

¿De dónde vienen los bebés? Esta pregunta fue un misterio incluso para las mentes más brillantes de la Antigüedad, el Medievo y buena parte de la Edad Moderna. A pesar de que se sospechaba que el sexo estaba ampliamente relacionado con el embarazo, el mecanismo a través del cuál se desarrolla un nuevo ser en el vientre materno fue una total incógnita hasta finales del siglo XIX, cuando Oscar Hertwig descubrió que el óvulo (antes era conocido como “huevo femenino”) requería de los espermatozoides que contenía el semen para fertilizarse y comenzar el complejo y maravilloso proceso de crear vida.

A pesar de que en la actualidad todos los rincones de la anatomía humana han sido estudiados con atención y conocemos en términos generales el mecanismo biológico para crear un nuevo ser vivo, existen algunos mitos que se mantienen presentes con respecto al embarazo. Aquí los más difundidos y que debes dejar de creer para disfrutar tu embarazo sin preocupaciones:

 -
“Tengo que comer por dos”

Uno de los errores más comunes que acompañan a toda embarazada es la falsa idea de que la cantidad de alimento que consume debe duplicarse, pues es imperativo “comer al doble” por el ser que se desarrolla dentro de ellas.

A pesar de que la demanda alimenticia de las mujeres embarazadas aumenta naturalmente en los primeros meses y es necesario un mayor aporte nutricional, la idea de “comer por dos” es errónea y puede provocar un aumento de peso que lejos de beneficiar, dificultará el trabajo de parto y la condición general de la madre. Lo mejor es comer con moderación y hasta sentir saciedad natural, ni más ni menos.

-
Las náuseas y el sexo del bebé

Uno de los síntomas más aludidos por las mujeres embarazadas son las náuseas y una sensación de malestar general, común desde los primeros días y hasta las 16 semanas de gestación. La creencia popular afirma que esto se debe al sexo del bebé, asegurando que las niñas causan más molestias que los niños debido a que generan más hormonas; sin embargo, no existe evidencia científica para afirmar lo anterior. Tampoco es posible determinar el sexo a través de calendarios, dietas o la forma del vientre materno.

 -
La Luna, los eclipses y el embarazo

La noción de que el comportamiento de los astros tiene alguna influencia en el embarazo es aún motivo de preocupación y dudas en el consultorio médico. En realidad, se trata de un mito cuyos orígenes se remontan a la Antigüedad, cuando distintos pueblos encontraban en el movimiento de los astros una especie de calendario que les daba certeza sobre distintos fenómenos como el tiempo de lluvias, cosechas o la llegada de una estación.

Otros mitos asociados con la bóveda celeste afirman que una mujer embarazada no debe ser expuesta a un eclipse, pues puede perjudicar al bebé, o que es más sencillo quedar embarazada en Luna Llena. Todas estas creencias son parte del origen de la astrología (la práctica pseudocientífica de que los astros influyen en la vida de las personas y es posible adivinar el futuro), pero de ninguna manera se trata de una influencia real.

 -
Tu cuerpo no volverá a ser el mismo

Una inquietud estética común relacionada con el embarazo es la forma del físico. A pesar de que en el embarazo el cuerpo femenino se transforma radicalmente, es enteramente posible recuperar el mismo aspecto físico que antes de estar embarazadas con una alimentación balanceada acompañada de actividad física recurrente. El embarazo no ensancha las caderas ni provoca acumulación de grasa de forma permanente en los pechos, el abdomen o cualquier otra parte del cuerpo. Estos cambios son propios de la edad, no del embarazo ni del parto.

Publicado en Vida y Estilo

Un embrión fertilizado hace 24 años fue dado a luz por una mujer de 25 años de edad.

Publicado en Ciencia
Miércoles, 04 Octubre 2017 13:14

¿Qué es un embarazo de riesgo?

Publicado en Vida y Estilo
Página 4 de 7
logo
© 2018 La Unión de Morelos. Todos Los Derechos Reservados.