Ciencia
Lectura 3 - 6 minutos
Científicos descubren neuronas espejo en ratones y descubren que están sintonizadas con la agresión

Científicos descubren neuronas espejo en ratones y descubren que están sintonizadas con la agresión

Científicos descubren neuronas espejo en ratones y descubren que están sintonizadas con la agresión
  • Like
  • Comentar

Agradecemos a nuestro estimado colega que nos comparte el presente artículo escrito por Nina Bai, publicado el 16 de febrero de 2023 en el boletín de la Stanford University Medical Center y traducido por nosotros para este espacio. Veamos de qué se trata…

En la naturaleza, cuando dos animales pelean, rara vez están sin público. Mueva la cámara hacia un par de leones que se enfrentan entre si y verás a sus compañeros mirando.

Los investigadores del área médica de Stanford querían saber cómo los animales que se encuentran observando perciben estas interacciones agresivas. En un nuevo estudio en ratones, descubrieron que algunas neuronas en una parte del cerebro conocida como el "centro de la ira" se activan tanto cuando un ratón está peleando como cuando ve pelear a otros. Estas neuronas se conocen como neuronas espejo: están activas cuando un animal está realizando el comportamiento y cuando observa a otro animal realizar el mismo comportamiento.

El estudio es el primero en encontrar neuronas espejo en ratones y en el hipotálamo, una parte evolutivamente antigua del cerebro, lo que sugiere un origen más primitivo de las neuronas espejo de lo que se pensaba anteriormente.

El estudio fue publicado el 15 de febrero en la revista Cell.

 

Evaluación de la agresión

"La agresión en la naturaleza rara vez es un asunto privado", dijo Nirao Shah, MBBS, Ph.D., profesor de psiquiatría y ciencias del comportamiento y autor principal del estudio. “La agresión generalmente no es solo para derrotar al otro animal, sino también para decirle a otros en la vecindad: 'Oye, yo soy el jefe'. Es una exhibición pública".

El trabajo anterior en el laboratorio de Shah rastreó la agresión en ratones machos hasta un grupo de células cerebrales en una parte del hipotálamo ventromedial. (En los ratones hembra, las mismas neuronas no desencadenan la agresión). Apodadas como el "centro de la ira", estas neuronas podían activar la agresión, pero también parecían sensibles a la socialización de un ratón: los ratones alojados en comunidades eran menos agresivos. "Ese estudio nos hizo pensar, '¿A qué más son sensibles estas neuronas?'", dijo Shah.

Taehong Yang, Ph.D., becario postdoctoral en el laboratorio de Shah y primer autor del estudio, propuso que estas neuronas podrían ser sensibles a la agresión entre otros ratones.

"Y ese resultó ser el caso: están reflejando la agresión de otros animales", dijo Shah. "Estas neuronas en realidad están evaluando, '¿En qué tipo de situación agresiva estoy?'".

 

Espejos de rabia

Usando técnicas de imagen precisas, los investigadores registraron la actividad en el centro de la ira de los ratones machos que participaban en una pelea y los que presenciaban una pelea.

Provocar una pelea entre ratones machos es simple: los investigadores solo tenían que introducir un ratón macho en la jaula de otro. El ratón residente atacaría al intruso y mostraría un comportamiento amenazante, como hacer ruido con la cola. Para establecer un testigo, los investigadores permitieron que un ratón solitario observara estas peleas a través de una pared transparente.

Descubrieron que un conjunto casi idéntico de neuronas en el centro de la ira estaba activo tanto en los luchadores como en los observadores, calificándolos como neuronas espejo.

Encontrar neuronas espejo en ratones fue "bastante impactante", dijo Shah. La mayor parte de la investigación sobre las neuronas espejo se ha centrado en las que se encuentran en los primates, en la corteza, la parte evolutivamente más avanzada del cerebro.

Otra sorpresa fue que en un observador, las neuronas que reflejaban la agresión se activaron con la vista, mientras que en los ratones que luchaban, se activaron con el olor de las feromonas. Las grabaciones de video revelaron que las neuronas espejo se activaron solo en los momentos en que el observador estaba frente a los luchadores, no cuando estaba de espaldas. Y cuando los investigadores apagaron las luces, las neuronas espejo del observador no respondieron en absoluto a la pelea de al lado.

Los investigadores también encontraron que estas neuronas espejo parecían sintonizadas de forma innata para la agresión, incluso en ratones que nunca habían presenciado o participado en un comportamiento agresivo. No se dispararon cuando los ratones observaron otros comportamientos, como olfatear, acicalarse o correr sobre una rueda.

 

Esencial para la lucha.

A continuación, en una serie de experimentos, los investigadores demostraron que las neuronas que reflejan la agresión no solo detectan la agresión sino que la activan. Cuando inhibieron selectivamente estas neuronas, los ratones se molestaron menos por un intruso masculino e iniciaron solo un tercio de los ataques o ruidos de cola que los ratones normales.

A la inversa, cuando se activaron las neuronas espejo, los ratones se volvieron indiscriminadamente agresivos. No solo iniciaron tres veces más ataques a los intrusos masculinos de lo habitual, sino que atacaron incluso a las visitantes femeninas, que normalmente habrían provocado un comportamiento de pareja juguetón. No hace falta decir que tuvieron menos éxito en el apareamiento. Los ratones machos estaban tan irritados que incluso sacudieron la cola ante su propio reflejo en el espejo.

"Te dice que la actividad de estas neuronas es suficiente para la agresión, incluso cuando no hay provocación", dijo Shah.

Desde que se descubrieron en la década de 1990, las neuronas espejo han generado mucho interés en la cultura popular y especulaciones infundadas de que podrían ser la base de nuestra capacidad para imitar, empatizar, desarrollar la cultura e incluso apreciar el arte. Sin embargo, su verdadera función sigue siendo un misterio, en parte porque es difícil estudiarlos en primates.

El nuevo estudio en ratones proporciona la primera evidencia de que las neuronas espejo no solo responden a un comportamiento, en este caso, la agresión, sino que también lo controlan.

 

¿De ratones a hombres?

El hecho de que las neuronas que reflejan la agresión existan en una parte tan primitiva del cerebro indica que pueden haberse conservado a lo largo de la evolución, desde el ratón hasta el ser humano, dijo Shah.

"Esto sugiere que podríamos tener las mismas neuronas, y tal vez codifican algunas cualidades de agresión en nosotros mismos", dijo.

Los investigadores no ahondaron en cómo la observación del comportamiento agresivo afectó a los observadores, pero ofrecen su propia especulación: tal vez, como los boxeadores que estudian videos de los movimientos de sus oponentes, los ratones al margen aprenden a ser mejores luchadores.

Fuente: https://med.stanford.edu/news/all-news/2023/02/mirror-neurons-aggression.html

Visto 4353 veces
Inicia sesión y comenta
Ant. Rusia prevé enviar nave de rescate para traer a Tierra a tripulantes de ISS
Sig. Aminoácidos no naturales: pequeños cambios que pueden hacer una gran diferencia

Hay 5281 invitados y ningún miembro en línea

© 2024 LaUnión.News. All Rights Reserved. Design & Developed by La Unión Digital Back To Top

Publish modules to the "offcanvas" position.