Martes, 08 Noviembre 2016 06:12

Parque marino y botellas biodegradables

Escrito por

Esta semana bajo la lupa de mi curiosidad está el océano. Sabemos que los océanos a nivel global están llenos de plástico, como resultado de nuestra terrible costumbre de no reciclar sino de tirar basura que, en su mayoría, consiste en productos de plástico. Sin embargo hoy tengo dos buenas noticias que compartirles: Una tiene que ver con la creación de un parque marino protegido y la otra con la producción de botellas 100% biodegradables.

 

El parque marino más grande del mundo fue designado en octubre de este año en el Océano Antártico. Amparados por un nuevo acuerdo, la Unión Europea y 24 países más se pusieron de acuerdo –después de cinco años de desacuerdo y largas negociaciones– para crear dicho parque marino, el mayor del mundo. Cubre un total de 1.55 millones de kilómetros cuadrados de océano, equivalentes a las superficies del Reino Unido, Francia y Alemania.

Esta noticia es verdaderamente extraordinaria. Haber logrado un acuerdo entre tantos países, incluyendo a Rusia, China y los Estados Unidos, es algo muy significativo. Es muestra de la aceptación, por fin, de parte de los gobiernos de los países que más dañan al planeta, que tienen que actuar para poner fin a la destrucción de los ecosistemas. Ubicada en el Mar de Ross, esta área es conocida como “el último océano”, ya que todavía tiene uno de los pocos ecosistemas marinos intactos que quedan en el planeta. Este océano es hogar para más de 10 mil especies, incluyendo pingüinos, ballenas, aves marinas, el calamar colosal y una variedad sinfín de peces. El acuerdo fue anunciado desde Hobart, en Australia, donde la Comisión para la Conservación de los Recursos Vivos Marinos Antárticos estuvo reunida. Lo maravilloso de esta noticia acerca de la creación del parque marino, es que recibirá la protección necesaria para prohibir la pesca comercial en la zona por los próximos 35 años.

Es interesante notar que los océanos también son la fuente de un ingrediente clave para la producción de botellas biodegradables. ¿Cuál ingrediente? Las algas. Un estudiante de diseño industrial de Islandia, Ari Jónsson, ha encontrado una solución muy innovadora. Preocupado por la cantidad terrible de botellas de plástico que tardan cientos de años en descomponerse y terminan en la basura con destino a los océanos, se puso a estudiar la problemática.

Jónsson comenzó a estudiar las fortalezas y debilidades de distintos materiales, hasta encontrar uno que tenía las cualidades ideales para ser transformado en una botella de agua. El polvo de agar, una sustancia hecha a base de algas, resultó ser el ingrediente clave. Lo interesante es que cuando se mezcla el agar con agua se convierte en un material gelatinoso, listo para ser moldeado en una botella. La botella, entonces, se fabrica con materias totalmente orgánicas y no tóxicas y mantiene su forma sólo cuando está llena de líquido; en el momento que queda vacía, empieza a descomponerse.

Si esta botella con tanta promesa llegara a ser desarrollada a nivel comercial, podemos imaginar su uso por las grandes embotelladoras. ¿Es un sueño? Tal vez sí, pero por lo menos la tecnología existe y las posibilidades de producción de botellas altamente biodegradables constituyen una realidad seria.

Somos nosotros quienes estamos envenenando a tal grado los océanos. Hay que dejar en paz los ecosistemas marinos y sólo recurrir al océano para buscar respuestas ecológicas a muchos de nuestros problemas…

Rosalind Pearson

Rosalind Pearson es ecologista, comunicóloga, maestra, escritora e instructora de yoga Kundalini. Actualmente trabaja para Ideograma, consultores de diseño e identidad corporativa, en Cuernavaca.

ecologiaentusmanos.blogspot.com | Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.