Cuernavaca, Jiutepec, Yautepec y los municipios de la región sur son los más afectados.

En lo que va del presente año, el robo con violencia en la capital del estado se incrementó en más del 47%, reflejándose -sobre todo- en lo que se refiere al robo de vehículos, de acuerdo a cifras proporcionadas por el Consejo Ciudadano de Seguridad.

Conforme a lo anterior, solamente en la noche del pasado 25 de octubre, fueron reportados como desaparecidas tres unidades, pero se advierte que como ocurre en el resto de los delitos, la mayoría de los casos no son denunciados ante las instancias competentes, por la desconfianza que se da ante las instituciones gubernamentales.

Se destaca que si bien se habla de recuperación de unidades, la absoluta mayoría de los automotores que son robados logran salir de la ciudad y hasta del estado, independientemente de que acorde con datos de la Fiscalía General de Justicia del estado, en algunas zonas del norte de la capital hay talleres y espacios en donde son desvalijados o encerrados durante el tiempo necesario, a fin de lograr sacarlos posteriormente y ponerlos a la venta en otros lugares de la república.

Pero el reporte agrega que del mismo modo, se cuenta con evidencias en el sentido de que no pocos autos van a parar a países centroamericanos, donde son refacturados y utilizados sin mayores problemas. No obstante, el señalamiento es que en particular, ese tipo de acciones se han visto agravadas en Cuernavaca, Jiutepec, Yautepec, o la mayor parte de los municipios de la zona surponiente de la entidad.

En lo que a esta parte de Morelos respecta, se atribuyen las acciones a grupos de la delincuencia organizada que, además, con suma facilidad logran trasladar las unidades a lugares previamente dispuestos para tal efecto en el vecino estado de Guerrero.

Cualquier despojo al respecto cometido en la parte sur de la ciudad, en Temixco o Xochitepec, termina en la entidad vecina y sin ninguna posibilidad de poder ser recuperados, ya que además se presume de protección y complicidad con las corporaciones policiacas tanto municipales como estatales, se destaca.

 

 

Publicado en Sociedad

También en la Secretaría de Desarrollo Sustentable encontraron numerosas anomalías.

La Secretaría de Desarrollo Sustentable ha iniciado liquidación de personal, por considerar que formaron parte de una amplia red de corrupción en la administración anterior y hasta el momento son unos 30 espacios los que han tenido que ser desocupados por ésos y otros motivos, señaló el titular de la dependencia Constantino Maldonado Krinis.

“Hemos tenido que iniciar una limpia, porque tras algunas revisiones, encontramos que algunos funcionarios menores fueron cercanos al titular anterior y se presume que están involucrados en malos manejos, mismos que se investigan”, abundó.

Incluso adelantó que una vez que se tengan todos los elementos al respecto, se presentarán las denuncias ante las instancias competentes, ya que no se permitirá dejar sin castigo esas arbitrariedades y sostuvo que “en materia ambiental, nos dejaron una secretaría de cabeza”.

Con base en los primeros datos, reveló que en la absoluta mayoría de los proyectos que se “trabajaron”, se dio prioridad al negocio de ciertos personajes, incluso se observa una especie de triangulación de fondos que llegaban a la SDS, pero luego eran devueltos a la Secretaría de Obras, hasta que se les perdía de vista y se desconocía a dónde fueron a parar”.

Maldonado Krinis puso el ejemplo de lo que ocurrió en relación al programa de los centros de verificación vehicular. “En primera instancia se les monopolizó, dejándolos en manos de un solo personaje de la capital del país, asociado con uno de la familia en el gobierno pasado; y segundo, nunca se operó cabalmente, haciendo de ello un tema fallido”.

En lo que se refiere al saneamiento de afluentes acuíferos, jamás se aplicó un proyecto de rescate; ni siquiera se puso a funcionar al total de plantas de tratamiento construidas en la administración del ex gobernador Marco Adame Castillo, por eso la contaminación de los principales ríos y arroyos es dramática.

Eso sí, mencionó, se presentan como ejercidos cientos de millones de pesos que no se tradujeron en nada y entonces en todo lo que tiene que ver con medio ambiente, se tendrá que comenzar casi de cero. Ya que ni en lo relacionado a la preservación de bosques y áreas naturales se hizo nada, la tala fue abierta y descarada y el daño causado es inmenso, consideró el funcionario. Quien también abundó en el sentido de que ya se articula un plan de rescate, que sin embargo requerirá de un presupuesto que es difícil alcanzar, dadas las circunstancias que privan en materia financiera.

Publicado en Sociedad
logo
© 2018 La Unión de Morelos. Todos Los Derechos Reservados.