Domingo, 26 Mayo 2019 05:11

Los paisajes rurales

El día internacional de los monumentos y sitios se celebra cada año para ser precisos el día 18 de abril de cada año desde 1983; esta celebración se dio como una iniciativa del Consejo Internacional de Monumentos y Sitios (ICOMOS) en asamblea plenaria en 1982, y fue aprobada por la asamblea General de la UNESCO en 1983, desde entonces se ha celebrado ininterrumpidamente. Cada año los comités internacionales de ICOMOS designan un tema específico para tomar conciencia de la vulnerabilidad del patrimonio en todo el mundo y de consolidar los trabajos de protección, preservación y conservación del patrimonio mundial; para este 2019 el tema central son los paisajes rurales, México como estado miembro no es la excepción a esta importante celebración.

 

Breve reflexión histórica cultural

Las civilizaciones a lo largo de la historia se han asentado sobre espacios con características particulares, dentro de estos espacios se configuran elementos naturales en relación a la geografía y los comportamientos del sistema solar, el hombre ha sido un factor de constante cambio en la transformación de ese espacio, al delimitarlo y configurar actividades inherentes al conocimiento y desarrollo tecnológico lo convierte en su territorio; en este ámbito de ideas mediante sus actividades puede llegar a transformarlo paulatinamente o bien conservarlo sin alterar los elementos propios del entorno, esto último requiere de una conciencia sumamente compleja de responsabilidad por no trastocar lo que la naturaleza otorga.

La UNESCO desde 1992 a través de la convención de patrimonio de la humanidad transformó en instrumento legal internacional el reconocimiento y la protección de los paisajes culturales (dentro de los cuales se podría considerar se inserta el paisaje rural), el comité asignado para trabajar reconocimientos de paisaje cultural en su 16ª. Reunión reconoció que los paisajes culturales representan las “Obras combinadas de la naturaleza y el hombre” designadas en el artículo 1º de la convención antes mencionada.

 

Significado de los paisajes rurales

Nuevamente a iniciativa de ICOMOS y desprendido  de la clasificación de los paisajes culturales y naturales es adoptada la clasificación por la Asamblea General de la UNESCO en 2017. Los paisajes rurales se definen como “Áreas terrestres y acuáticas coproducidas por la interacción entre los seres humanos y la naturaleza, utilizadas para la producción de alimento y otros recursos naturales renovables, a través de la agricultura, cría de animales y pastoreo, pesca y acuicultura, forestación, recolección de alimento, caza y extracción de otros recursos como la sal. Los paisajes rurales son recursos polivalentes (es decir, que tiene distintos valores y puede desempeñar varias funciones). Al mismo tiempo, todas las áreas rurales presentan significados culturales atribuidos a éstas por las personas y comunidades: todas las áreas rurales son paisajes.” Los paisajes rurales abarcan una acumulación creciente de patrimonio material e inmaterial que está en constante adaptación a las condiciones ambientales, culturales, sociales, políticas y económicas. Son la tipología más común de paisaje cultural actual.

Algunos paisajes rurales en el Estado de Morelos

Los campos o sembradíos de arroz en una franja central del territorio llevan un conocimiento implícito en el manejo de la producción de arroz con las bondades de una tierra fértil en el valle del Estado de Morelos, impresionantes son estos paisajes de producción agrícola con distintos tipos de arroz característicos.

Los sembradíos de maíz en esta región asumen el rango de herencia cultural ancestral, no solo es el intenso color verde de la planta, la conjugación entre el intenso azul del cielo le da las connotaciones especiales que en esta tierra morelense junto con sus habitantes contribuyen a crear un paisaje rural excepcional; tanto el arroz como el maíz y el sorgo forman en su conjunto un triángulo de calidad excepcional en la producción de paisajes que incentivan el flujo de visitantes para imprimir en imágenes digitales y análogas tales imágenes de ensueño.

La producción de la caña de azúcar es otro de los importantes paisajes rurales de nuestro territorio, indiscutiblemente las haciendas se conjugan como monumentos históricos, sin embargo son los extensos cañaverales los que por sus condiciones ambientales, históricas y culturales marcan una especial expresión de la herencia cultural agrícola desde la época colonial.

Los paisajes rurales no son permanentes, en su mayoría son perennes, acordes a fiestas patronales, a las actividades rituales o cotidianas propias  de un pueblo y a las estaciones climatológicas y temporal de lluvias, como ejemplo tenemos a uno de los paisajes rurales más representativos que pasa de manera tangencial durante la celebración de día de muertos y que atrae un importante número de visitantes tanto nacionales como extranjeros a nuestro país. El paisaje rural se da se da en el proceso del cultivo y el florecimiento del cempasúchil, flor característica de día muertos; campos alfombrados de un intenso amarillo que se conjugan del inigualable cielo morelense, no sólo eso, la fragancia que despiden estos campos es una experiencia inolvidable, pocos perciben la antesala a esta celebración, invito a vivir la experiencia del corte de la flor, previa a la celebración de día de muertos, es decir antes del 1 y 2 de noviembre, sólo habrá que internarse entre los campos de la mayoría de pueblos que rodean al Volcán Popocatépetl.

El paisaje rural es un término o clasificación relativamente nueva, sin embargo como todo aquello que se ha distinguido como un patrimonio cultural debe manejarse con responsabilidad de manera sustentable, el ICOMOS busca en su esencia que las expresiones del patrimonio tanto material como inmaterial deban tener un manejo integral, sin trastocar ni vulnerar los espacios o territorios donde estas se dan, reconozcamos pues a los paisajes rurales en nuestro estado y busquemos preservar desde nuestro propio ámbito de acción nuestra herencia cultural.

 

Dr. Miguel Ángel Cuevas Olascoaga

Profesor de la Escuela de Turismo UAEM

Fotografías: Lalo Archundia y Adalberto Ríos Szalay

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Publicado en Turismo

Enclavado en el corazón de la ciudad de Cuernavaca, muy  cerca de una de las avenidas principales, nos encontramos con uno de los barrios más antiguos y emblemáticos de la capital del estado de Morelos, “Gualupita”, y es ahí donde se localiza el Parque Melchor Ocampo, reconocido como Patrimonio Histórico Cultural de la ciudad.

Este hermoso parque fue inaugurado por el entonces presidente, Porfirio Díaz, el 11 de diciembre de 1897, con la finalidad de festejar la llegada del ferrocarril a la ciudad; éste fue un obsequio que el presidente le dio a su esposa, por lo que al inicio llevó el nombre de Doña Carmelita Romero Rubio. Posteriormente, y por esa influencia posrevolucionaria, se le conoció como Parque Emiliano Zapata, para finalmente llamarlo como actualmente se le conoce, Parque Melchor Ocampo.

A través del tiempo ha tenido diversas funciones, como un pequeño zoológico y alberca pública.

A la fecha se utiliza como sede de la feria de adopciones de animales, venta de productos artesanales elaborados en el estado, talleres de música, jardín de arte, sede de boys scouts, educatón, entre otros.

Ha logrado conservar -a pesar del tiempo y del crecimiento urbano- sus ojos de agua cristalina (famosa anteriormente por su inigualable sabor) y un gran número de árboles de ahuehuetes. Es un lugar donde es posible estar en contacto con la naturaleza, escuchar el sonido de las aves, a la vez que el agua va cayendo.

Al transitar por sus andadores nos encontramos con el kiosko, el cual se encontraba anteriormente en el puente Porfirio Díaz y fue reubicado a este lugar; siguiendo con el recorrido, encontramos una balaustrada estilo Porfiriano original, la cual -debido al paso de los años- se encuentra un poco deteriorada.

Este es nuestro Parque Melchor Ocampo, un sitio natural extraordinario que nos ofrece nuevos aprendizajes, la vivencia de nuestras tradiciones sociales y culturales, la oportunidad para que en un solo día podamos disfrutar y hacer un recorrido en familia.

Ahora te compartimos algunas ideas que podrán realizar, sin importar la edad de los integrantes de la familia.

VALORAR la vida silvestre, al hacer un recorrido por este jardín y poder observar, clasificar las flores, hojas e insectos, estableciendo características y diferencias entre unos y otros.

CONCIENTIZAR acerca de la importancia de la contaminación del aire, agua y suelo, aprovechar este momento para tomar decisiones en familia de cómo podemos contribuir en el cuidado del planeta y que acciones ejercer.

TRABAJAR EN EQUIPO Dentro del inmueble existen espacios donde podemos por ejemplo decorar bolsas de tela u otros materiales para evitar las de plástico al hacer las compras, utilizando materiales diversos, aportando ideas entre los miembros de la familia.

PARTICIPAR en acciones dentro de la comunidad para detectar, apoyar en la preservación de especies en peligro de extinción.

VISITAR Dentro del parque se encuentra también la Biblioteca Pública Municipal Dr. José Félix Frías Sánchez, que ofrece diversos servicios en un horario extendido de lunes a sábado.

CONOCER la historia de la ciudad a través de la recuperación de la memoria histórica, por medio de relatos, leyendas y libros que permiten conocer la historia de este hermoso parque.

No podemos concluir la visita a este parque sin visitar el monumento a la Doña, María Félix, el cual se encuentra en la plaza lateral del parque y fue donado por ella misma, siendo este busto el único en el mundo que ella misma regaló. 

    

Profra. Maricela Gama Hernández

Escuela de Turismo de la UAEM                                                                                                                                                                                                                                                                                                               

Fotografías: Adalberto Ríos Szalay

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Publicado en Turismo

En el marco del Día Internacional de los Museos, develan placa conmemorativa.

El Centro Cultural Jardín Borda se incorpora al Consejo Internacional de Museos (ICOM, por sus siglas en inglés), en el marco de la celebración del Día Internacional de los Museos 2019, por lo que ahora contará con mayor proyección nacional e internacional, así como el intercambio de obras y acervos con diversos recintos de alto nivel.

Autoridades de las secretarías de Educación, y de Turismo y Cultura de Morelos, junto con miembros del ICOM, develaron la placa conmemorativa en la sala Manuel M. Ponce, donde también se realiza la serie de conferencias “Los museos como ejes culturales: el futuro de las tradiciones”.

Luis Arturo Cornejo Alatorre, secretario de Educación en la entidad, en representación del gobernador Cuauhtémoc Blanco Bravo, agradeció el apoyo de Maya Dávalos Camacho, titular del ICOM en México, por el apoyo y solidaridad del organismo internacional para permitir que el Centro Cultural Jardín Borda forme parte de los museos que integran a este organismo alrededor del mundo.

El funcionario aseguró que la incorporación de un museo morelense al ICOM representa un gran avance para el estado, ya que el desarrollo de la cultura va de la mano con el desarrollo social y la construcción de la paz.

Por su parte, Maya Dávalos, a nombre del Consejo Internacional, expresó su beneplácito por este logro de la Secretaría de Turismo y Cultura (STyC) y exhortó a las autoridades a seguir con la incorporación de más museos morelenses al ICOM.

Para finalizar, Helena González López, directora de Museos y Exposiciones de la STyC, enfatizó que el Centro Cultural Jardín Borda ahora forma parte de la celebración de los museos en el mundo, lo que genera una oportunidad inigualable para promover el intercambio de obras, información y, sobre todo, visibilizar la importancia de estos espacios públicos culturales de fácil acceso para todos los ciudadanos.

 

 

Publicado en Sociedad

Se realizará en la plaza cívica municipal los días 17,18 y 19 de mayo.

La Secretaría de Turismo y Cultura (STyC) y el Ayuntamiento de Huitzilac invitan a la población a asistir a la XXI edición del Festival del Pulque y la Barbacoa, que se realizará del 17 al 19 de mayo en la plaza cívica, ubicada en el centro del municipio.
El evento ofrecerá a turistas y visitantes una gran variedad de platillos tradicionales, productos de arte popular de la región, bebidas artesanales y un programa artístico-cultural gratuito.
Abdiel Guerrero Rojas, director de Competitividad y Servicios Turísticos de la STyC, aseguró que los prestadores de servicios de la zona han recibido la debida capacitación, lo que permitirá tener un festival de calidad para satisfacer a todos los visitantes.
Por su parte, Francisco López Gálvez, director de Música y Festivales de la dependencia estatal, informó que se contará con un amplio repertorio artístico y cultural sin costo de acceso.
El programa incluye una plática sobre los orígenes prehispánicos del pulque, la presentación del libro “Pulque, antigua bebida mexicana”, de José Luna y Juan José Landa, así como declamación de poesía, bailes folklóricos, chinelos, marimba y show de comedia, todo sin costo alguno.
Como número principal, a las 17:00 horas del sábado 19 de mayo, se presentará la reconocida banda morelense de ska, La Bolonchona.
Por su parte, el alcalde Ulises Pardo Bastida apuntó que se contará con la participación de 90 productores con platillos típicos de la región, como la nieve de pulque. También se rifará un tractor, una yegua y un borrego entre los asistentes. 
El domingo 19 de mayo se realizará una cabalgata, que tiene como punto de salida la comunidad de Fierro del Toro, pasando por Tres Marías y finalizando en la cabecera municipal. 
Cabe destacar que esta festividad, que se realiza desde el año 1997, se ha convertido en un importante espacio de promoción cultural y fomento económico, que atrae más de dos mil turistas y visitantes diariamente.

 

 

Publicado en Sociedad

El Estado de Morelos tiene sorprendentes paisajes que muestran el paso del tiempo, el ambiente natural convive con los procesos de adaptación de sus pobladores. El paisaje cañero morelense tiene gran importancia histórico-cultural y presencia económica actual.

El aprovechamiento de la caña de azúcar ha derivado en distintos productos que se han mantenido en el uso de lo cotidiano por muchos años. Se conoce el azúcar como principal derivado de la producción de caña, teniendo como industrias productoras en el estado de Morelos actualmente el Ingenio Gral. Emiliano Zapata en Zacatepec (Fundado por el Ex Presidente Lázaro Cárdenas en 1938) y la Hacienda de San Pedro Mártir Casasano, conocido como Ingenio La Abeja, en el municipio de Cuautla.

Conocemos también algunos otros productos que se elaboran de manera artesanal como el alcohol de caña y el piloncillo, entre otros. Testigos de un conocimiento de  producción desde la época colonial y han perdurado hasta nuestros días.

¿Qué hay del piloncillo?

El piloncillo se utiliza principalmente como endulzante, aunque también acompaña a diferentes recetas y platillos. Un elemento esencial en la cocina tradicional en la zona cañera. 

Hoy en día poco se habla de la elaboración del piloncillo artesanal en el Estado, ya que la mayoría es comercializado y distribuido de estados aledaños, como Veracruz, lo cual generó la extinción en la producción local desde hace varias décadas, hasta hace un par de años que se comenzó a producir piloncillo de manera artesanal en un pequeño taller en el sureste del estado.

¿Producción de piloncillo en el Estado de Morelos?

En la comunidad de Huitchila, en el municipio de Tepalcingo, podemos encontrar a la familia Tenango Esteban. Es la señora Dominga junto con su esposo, el señor Antonio quienes desde hace 4 años elaboran piloncillo artesanal para comercializarlo en la zona. Cabe destacar que el pequeño taller se encuentra ubicado en el interior de su casa.

El proceso

El proceso del piloncillo artesanal comienza por colar la melaza en un ayate, para retirarle alguna basura que contenga (como bagazo de caña), para posteriormente calentar la melaza en un cazo de acero inoxidable por una hora hasta hervirla a una temperatura de aproximadamente 100°C. 

Mientras se hierve la melaza, la señora Dominga pone a remojar los moldes. En primer lugar para lograr despegar la pieza de melaza caliente una vez que se vierte en estos. En segundos, el agua hace que el barro no absorba la miel.

Una vez que la melaza alcanza una consistencia espesa, se retira del fuego (un detalle a destacar es el fogón alimentado por leña), mientras se sigue moviendo la melaza con la pala de madera. Al llegar al espesor correcto se prepara en jarras para vaciarse a los moldes de barro, todo esto se debe hacer en menos de 5 minutos para que no se seque y se torne dura antes de estar en el molde. En 10 minutos se retira el piloncillo para después dejarlo orear por 30 minutos para que se termine de secar y empaquetar.

Todo este proceso se realiza en un tiempo de 2 horas y da un resultado de 30 kilogramos de piloncillo.

El piloncillo preparado artesanalmente es más limpio, tiene más sabor y además dura mucho más tiempo suave y fresco.

Puedes encontrar a la señora Dominga y a su exquisito producto cada tercer domingo de mes en el Mercado Verde dentro del parque Chapultepec, en Cuernavaca, o puedes visitarlos en su taller en Huitchila, así que prepara tu celular o cámara fotográfica y registra todo este proceso artesanal de elaboración y producción de piloncillo, visita estas localidades e impulsemos acciones de turismo rural en Morelos.

 

Mtro. Daniel Aragón Gaspar, Leticia Galvez Adán y David Gallardo Laguna.

Escuela de Turismo UAEM.

 

Fotografías de Leticia Gálvez Adán.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Publicado en Turismo

El estado de Morelos posee una ubicación geográfica que le favorece como atracción para el turismo nacional e internacional. Su cercanía y colindancia con otros estados, tales como: la Ciudad de México (CDMX), el Estado de México, Puebla y Guerrero, le permiten ser un puente entre dichos lugares que debería ser aprovechado al máximo.

No obstante, Morelos cuenta con diversos destinos turísticos de gran trascendencia cultural e internacional; entre los que destaca la Ciudad de Cuernavaca y los pueblos mágicos de Tepoztlán y Tlayacapan, así como dos sitios protegidos y reconocidos por la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (UNESCO), como Patrimonio de la Humanidad: La Zona Arqueológica de Xochicalco y la Ruta de los Conventos; este último, galardonado con el Premio al “Mejor Producto de Turismo Activo del mundo” en la Feria Internacional del Turismo (FITUR), realizado en España en el año 2012. Asimismo la adhesión del Día de Muertos del pueblo de Ocotepec a la lista de Patrimonio inmaterial de la UNESCO. Cabe señalar que, en el año 2017, también obtuvo el galardón al “Mejor producto de turismo activo categoría internacional” por el proyecto “Tepoztlán magia y cultura”. Por último, Morelos cuenta con dos declaratorias federales de Zona de Monumentos, avaladas por el INAH, -Tlayacapan y Cuautla- y actualmente se trabaja en coordinación con las escuelas de arquitectura y turismo de la UAEM en la declaratoria de Zona de Monumentos de Cuernavaca.

Sin embargo, para posicionarse como uno de los principales destinos turísticos en el país y a nivel mundial, Morelos aún tiene un largo camino por recorrer, por ello, se considera necesario impulsar el turismo desde un ámbito científico, es decir; formular y ejecutar programas de investigación y formación de recursos humanos a través de una sinergia entre diferentes instancias: instituciones gubernamentales, instituciones educativas y de investigación, asociaciones empresariales, prestadores de servicios, organizaciones, y demás sectores involucrados en el desarrollo del sector turístico de Morelos.

Para ejemplificar las potencialidades de la investigación que podría desarrollarse en Morelos, respecto al turismo, basta revisar los distintos tipos de oferta turística que hay en éste. Desde el ámbito cultural, se cuenta con diferentes pueblos con historia y tradición, tales como: Atlatlahucan, Tlaltizapán, Totolapan, Yecapixtla y Zacualpan de Amilpas.

Desde el ámbito deportivo, se han impulsado nuevas estrategias, tales como: Primer Nacional de Wakeboard 2019 y carreras motocross y endurocross, en Tequesquitengo y Yecapixtla, respectivamente. Al igual que éste último, el ecoturismo ha cobrado importancia a través de las Lagunas de Zempoala, Tepoztlán, Tres Marías, Amacuzac, Chalcatzingo, y otros lugares más. Los tipos de turismo aquí mencionados, son solo algunos ejemplos desde los cuales es posible desarrollar estrategias, estudios, programas y proyectos basados en la generación del conocimiento y fortalecimiento de la investigación turística. O bien, sería de utilidad impulsar el turismo científico desde los más de 40 Centros de Investigación que hay en Morelos.

Lo hasta aquí mencionado, en relación con el desarrollo de la investigación científica del turismo, permitirá que el patrimonio cultural, gastronómico, histórico y natural del estado de Morelos se dirija bajo un desarrollo integral que considere la vinculación con todos los actores involucrados.

Como resultado de un trabajo sistematizado, organizado y comprobado, se podrán realizar otras acciones de utilidad para quienes participan en las diferentes ramas del turismo, puesto que con la información obtenida de las investigaciones sería posible generar bases de datos, realizar monitoreos e intercambios de información, mapeos de flujos y, en general, contar con estudios de investigación que permitan analizar el comportamiento de la actividad turística desde una perspectiva social, ambiental, económica y urbana, en aras de desarrollar una sustentabilidad turística basada en el aprovechamiento de recursos naturales, con innovación científica y tecnológica, y considerando el involucramiento de las comunidades receptoras y turísticas para trabajar de manera conjunta, a favor de un bien común.

Investigación histórica, metodológica, actuarial, diseño de patentes, administración y finanzas, desarrollo económico, problemas del agua, medio ambiente y cambio climático, estadística aplicada al turismo, certificación y normas de calidad, estudios territoriales, marco normativo, infraestructura turística, derrama turística, patrón de comportamiento, perfil y satisfacción del turista, estacionalidad, impacto social, planeación, entre otros tantos temas relacionados al turismo representan un gran nicho de oportunidad para impulsar la investigación científica.

 

Mtra. Pamela Estrellita Zúñiga Bello y Mtra. Ana Daniela Naranjo Acosta.

Profesoras Escuela de Turismo UAEM

 

 

 

 

 

 

Publicado en Turismo
Domingo, 28 Abril 2019 05:06

Coatetelco, pueblo indígena

Morelos tiene rincones ideales para hacer de los fines de semana, días inolvidables. Sin lugar a dudas, Coatetelco es uno de ellos. Es un hermoso lugar lleno de aventuras; dicho sitio se ubica en el Municipio de Miacatlán, sin embargo hoy en día se encuentra en proceso legal para ser uno de los nuevos municipios de Morelos, pues se considera un pueblo Indígena; en el cual podemos encontrar y descubrir desde una zona arqueológica con elementos prehispánicos muy interesantes, una laguna hermosa donde puedes pasear en familia y aprovechar para degustar la comida típica de este lugar, en especial las mojarras, ejemplos auténticos de arquitectura vernácula mostrados en bellas casitas de adobe con madera y tejas, así como templos y capillas de un ejemplar diseño arquitectónico religioso.

El camino para llegar a Coatetelco, está lleno de pequeños puestecitos que colocan en las puertas  de cada hogar, vendiendo chiles secos de la zona, jamaica, cacahuates recién cosechados y tamales de mojarra, entre otros productos. Son pequeñas curvas de un camino sinuoso que te llevan al centro de este lugar, donde descubres una zona arqueológica y museo de sitio que tuvo un importante auge entre los años 500 y 150 a. C.

Coatetelco fue edificado a la orilla de la laguna del mismo nombre. Es un sitio vinculado con Xochicalco, aunque su periodo más importante se dio hacia el Preclásico Tardío. Después de la hegemonía de Xochicalco, Coatetelco retoma importancia y pasa a ser el centro regional más importante. Para el Posclásico el vínculo con Tula se evidencia con la presencia de un Chac Mool. La zona arqueológica de este lugar, está abierta de lunes a domingo de 9:00 a 18:00 horas y tiene un costo de recuperación de $45.00.

Se cree y se comenta entre los pobladores que los cerros de Teponacillo y el Pie de Moctezuma son dos grandes pirámides que aún no han sido exploradas.

Los feligreses de la comunidad indígena de Coatetelco festejan cada año su fiesta patronal en honor a San Juan Bautista, que inicia la noche del 23 de junio en la iglesia del mismo nombre. Actualmente este templo se encuentra en restauración por parte del Centro INAH Morelos derivado de los daños sufridos por el sismo del 19s de 2017, sin embargo se espera que pronto esté listo para que de nueva cuenta pueda recibir a la población para sus actividades de culto.

Con la tradicional danza de los tecuanes, la banda de viento, ofrendas florales, cantos, rezos y ceras, los habitantes de este poblado indígena, sus visitantes y turistas celebran año con año la festividad más importante y representativa de Miacatlán.

En estas fiestas de turismo religioso se realizan actividades diversas, tales como eventos recreativos, bailes populares y jaripeos, así como la instalación de juegos mecánicos y puestos con venta de artesanías y dulces típicos, así como eventos culturales tradicionales de la comunidad indígena.

En el recorrido por la laguna, tienes más de veinte opciones de restaurantes, fondas y cocinas para saborear la comida típica de Coatetelco, encontrarás desde antojitos mexicanos, tamales de mojarra (uno de los platillos típicos más importantes), caldos de la región, sopes, quesadillas y la mojarra preparada de diferente manera. Los costos son muy accesibles para el visitante, ya que cuando estas comiendo en estos espacios, tienes la oportunidad de recorrer la laguna en pequeñas lanchas, todo ello promovido por la misma gente de este lugar.

Para finalizar la visita, se recomienda visitar y comprar pan artesanal y por último para vencer el calor de esta temporada una deliciosa nieve de Alpuyeca, donde existen sabores de frutos de temporada y mezclas únicas.

Coatetelco es un pueblo indígena de pescadores que aún entre su gente se escucha el náhuatl, tiene sus usos, costumbres y tradiciones bien arraigadas, gente hospitalaria, sencilla y fiestera, con una extraordinario patrimonio cultural y natural y una gran cocina tradicional, es por ello, que Coatetelco, es una gran oportunidad para poder hacer algo diferente para tu fin de semana, descubriendo así, más espacios históricos y recreativos de este bello Estado de Morelos.

 

Texto y fotografías:

Mtra. Marcela Lima Gómez

Profesora invitada de la Escuela de Turismo UAEM.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Publicado en Turismo

El secretario de Turismo municipal dice que hubo lleno en los negocios de la ciudad.

El secretario de Turismo y Desarrollo Económico de Cuernavaca, Andrés Remis Martínez, dio a conocer que -de acuerdo a información preliminar- hubo buena afluencia turística durante las festividades de Semana Santa.

El funcionario señaló que esperarán a que concluya la temporada vacacional para tener los resultados concretos sobre la afluencia turística que se registró en Cuernavaca.

Explicó que la semana pasada les fue bien, y en un pequeño muestreo realizado por la dependencia que tiene a su cargo, se mostró que viernes y sábado de la semana santa hubo un lleno en los sitios turísticos, y contabilizando el fin de semana completo se registró un promedio del 85 por ciento de ocupación; en restaurantes les informaron que tuvieron entre un 25 y 40 por ciento de incremento en las ventas, en relación al año pasado.

“Creemos que va bien la cosa y consideramos que mejorará la situación”, dijo Remis Martínez, quien explicó que durante las vacaciones de Semana Santa los paseantes buscan servicios, y por ello los primeros resultados que tienen son de esos sectores, aunque también muchas veces requieren los resultados de la afluencia en balnearios.

Señaló que en esta ocasión, el clima favoreció a la ciudad de Cuernavaca y confían en que continuará así en los próximos días y, aunque no esperan que haya pernocta, sí se prevé que acudan a la capital morelense un gran número de visitantes de los que vienen de entrada por salida.

 

Publicado en Sociedad

Los municipios más visitados son Cuernavaca, Cuautla, Jojutla y Tepoztlán.

La Secretaría de Turismo y Cultura confirmó que hubo una ocupación hotelera del 85 por ciento durante la Semana Santa y una afluencia turística  de 500 mil personas, entre visitantes, excursionistas y quienes permanecieron en Morelos durante la Semana Santa. 
Margarita González Saravia, titular de la dependencia estatal, informó que se prevé que los números en cuanto a ocupación hotelera se mantengan durante esta semana, que aún es de asueto para muchos ciudadanos. 
De acuerdo con la secretaria de Turismo, la derrama económica registrada durante la Semana Mayor fue superior a los 332 millones de pesos. 
Además, dijo que los municipios con mayor afluencia de turistas son Cuernavaca, Cuautla, Jojutla -principalmente en el lago de Tequesquitengo- y en el pueblo mágico de Tepoztlán. 
Explicó que de acuerdo a sondeos realizados en las calles se pudo comprobar que cerca de 250 mil turistas son los que permanecieron en Morelos y otra cantidad igual sólo visitó el estado como excursionistas o por uno o dos días para estar con sus familiares
Estos visitantes procedían principalmente de la Ciudad de México, Guerrero, Puebla, Tlaxcala y Guanajuato. 

 

Publicado en Sociedad
Domingo, 21 Abril 2019 05:18

Semana Santa en Morelos

Las celebraciones de la Semana Santa o Semana Mayor son de gran importancia en el mundo católico; los actos asociados a ella suelen incluir procesiones, representaciones y ceremonias que llegan a atraer a miles de visitantes, que dan lugar a importantes corrientes de turismo religioso. Tal es el caso de Sevilla, en España, la Antigua Guatemala e Iztapalapa, Taxco, Iguala  o Zacatecas en México.

Las Semanas Santas citadas versan sobre los últimos días de Jesús, su pasión, muerte y resurrección, por eso llama la atención que en algunas comunidades indígenas, por ejemplo, rarámuris o tarahumaras, coras, mayos y yaquis, en las mismas fechas y con la misma denominación, se celebren eventos sincréticos, con un fuerte contenido basado en la cosmovisión de dichas culturas.

La vida indígena gira alrededor de los ciclos agrícolas, sin ellos no se entendería la Semana Santa, que se celebra asociada a ritos propiciatorios de fertilidad, como la petición de lluvias. En las celebraciones indígenas hay una mezcla de referencias cristianas, como la inclusión de “fariseos y judíos” con otras relacionadas a la conquista, la lucha entre el bien y el mal y connotaciones sexuales cuyo origen se pierden en el tiempo.

En Morelos las celebraciones de Semana Santa son una muestra del mestizaje, comprende la práctica de teatralizaciones, introducidas durante la colonia para efectos de evangelización, procesiones y una serie de eventos de participación comunitaria donde se demuestra la capacidad dramática de las mismas.

Por todo el estado se celebra la Semana Santa pero destacan la representación del vía crucis en Ocotepec, cuyos pobladores memorizan largos parlamentos, vistiendo brillantes y coloridos atuendos, en escenarios construidos para las diferentes etapas que culminan en el Calvario con la crucifixión. Esto sucede el jueves y viernes santo.

En Yecapixtla que hay representaciones del juicio de Jesús y procesiones con cientos de personas ataviadas a la usanza de romanos y judíos. Figura importante son los matacueros que remedan a los conquistadores y acompañan las procesiones.

En Tetela del Volcán las celebraciones de Semana Santa tienen la tradición de Los Sayones que se remonta a más de cien años.

Se trata de personajes que representan a los soldados que flagelaron a Jesús y acompañan las procesiones desde el jueves santo hasta el domingo de pascua.

Los Sayones utilizan capas multicolores con imágenes religiosas botas, máscaras y un enorme tocado de papel de china que ha ido creciendo conforme pasan los años.

Al danzar con flautas y tambor pasan entre una valla de personas que les lanzan fósforos para incendiar sus tocados que llegan a medir más de dos metros, incendiando lo trabajado con tanto esmero.

La tradición de sayones ha ido creciendo con la incorporación de mujeres y niños. Es motivo a celebrar que sea la juventud la que ha tomado y renovado con gran fuerza esta tradición morelense.

 

Adalberto Ríos Szalay

Profesor de la Escuela de Turismo UAEM.

 

Imágenes: Archivos Compartidos UAEM-3Ríos

(Adalberto, Ernesto y Adalberto) Profesores de la Escuela de Turismo.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Publicado en Turismo
logo
© 2018 La Unión de Morelos. Todos Los Derechos Reservados.