Lunes, 11 Mayo 2020 04:44

COVID-19: Avances y perspectivas

La Dra. Georgina Hernández Montes es Química Farmacobióloga egresada de la Facultad de Química de la UNAM. Actualmente es parte de la Red de Apoyo a la Investigación (RAI) de la UNAM y se ha especializado en el área de bioinformática.

Esta publicación fue revisada por el comité editorial de la Academia de Ciencias de Morelos.

En diciembre de 2019 se describieron los primeros casos de una nueva enfermedad causada por un virus que hoy conocemos como SARS-CoV-2. Inicialmente se consideró una enfermedad respiratoria similar a la influenza. Sin embargo, al acumularse más evidencia, los médicos y científicos se están dado cuenta de que es una enfermedad mucho más compleja. Actualmente ya se encuentran muy bien descritos síntomas inflamatorios, la presencia de coágulos y una peligrosa disminución de oxígeno en sangre. Estos síntomas pasan desapercibidos por los pacientes, y lo que aparentemente es una recuperación exitosa, puede resultar en complicaciones que llegan a comprometer la calidad de vida de los afectados. Este hecho, sumado a que la enfermedad es altamente contagiosa y con una tasa de mortalidad elevada, ha impedido llevar a cabo más estudios debido a la saturación de los sistemas de salud. Para el poco tiempo que llevamos de contender con esta nueva enfermedad, se han logrado grandes avances que nos permiten comprender mejor el mecanismo de infección y explicar algunos de sus síntomas.

 

¿Qué sabemos hasta ahora?

Cuando el virus SARS-CoV-2 ingresa al cuerpo humano, infecta a las células con la ayuda de dos proteínas que encuentran en la superficie, ACE2 y TMPRSS2. Por un lado, la proteína ACE2 (por su nombre en inglés, Angiotensin-converting enzyme 2) participa en la regulación de la presión sanguínea, al unir un péptido vasoconstrictor llamado angiotensina II y convertirlo en angiotensina que es un vasodilatador. Por otro lado, la proteína TMPRSS2 (por su nombre en inglés, Transmembrane protease, serine 2) tiene la función de cortar a otras proteínas como parte de diferentes funciones fisiológicas en el organismo. Una de las primeras observaciones que hicieron los investigadores es que las células del pulmón y del intestino de algunas personas contienen una gran cantidad de las proteínas ACE2 y TMPRSS2. Sin embargo, debido a la gran diversidad de síntomas, se dieron a la tarea de ver en qué otras partes del cuerpo se encontraban este tipo de células. Gracias a la base de datos generada por el Human Cell Atlas (https://www.humancellatlas.org/), varios grupos de investigación se dieron cuenta que estas proteínas también se encuentran en las células epiteliales del corazón, la vejiga, el páncreas, riñón, la nariz, en el ojo y el cerebro. Incluso hubo un reporte que describe cómo se habían encontrado partículas de virus en el endotelio vascular, una capa delgada de células que recubren los vasos sanguíneos de varios órganos del cuerpo (Figura 1). Estas observaciones han llevado a los investigadores a afirmar que el virus no causa una neumonía común, sino que es en realidad causa una enfermedad nueva que apenas está siendo comprendida. En la medida en la que podamos comprender la forma en la que el virus causa la enfermedad, más fácil será que se tengamos un tratamiento o una vacuna que sean seguros y efectivos.

 

Figura 1. Esquema donde se observa la existencia de las proteínas ACE2 y TMPRSS2 en diferentes células de tejidos en el cuerpo humano. Se observa que al menos se encuentra una de estas dos proteínas en varios tipos celulares. Tomada de: https://www.the-scientist.com/news-opinion/receptors-for-sars-cov-2-present-in-wide-variety-of-human-cells-67496

 

¿Qué tan cerca estamos de una vacuna?

Actualmente hay más de 90 proyectos de vacunas contra el SARS-CoV-2 que están siendo desarrollados por diferentes grupos de investigación tanto en empresas como en universidades de todo el mundo (Figura 2). Al menos seis grupos ya han comenzado a inyectar formulaciones en voluntarios en ensayos de seguridad; otros han comenzado a probar en animales. Si bien todas buscan exponer al cuerpo a un antígeno que no causará enfermedad, para provocar una respuesta inmune que puede bloquear o matar el virus, no todas las vacunas están hechas con la misma tecnología, ni utilizan el mismo componente biológico como antígeno.

Figura 2. Representación del número y tipo de vacunas en proceso de desarrollo a nivel mundial. Figura modificada de https://www.nature.com/articles/d41586-020-01221-y

 

Esencialmente se están desarrollando 4 tipos de vacunas con enfoques diferentes:

  • Virus atenuados: Estos virus son el resultado de infectar animales varias veces hasta que se obtiene una variante del virus con mutaciones que hacen que ya no pueda causar la enfermedad. O bien, se pueden tratar con algún compuesto químico para “debilitarlos” y volverlos no infecciosos
  • Vectores virales: Son fragmentos de la información genética del virus a estudiar, y que son insertados en otro virus artificial que no causa ninguna enfermedad.
  1. Fragmentos de ácidos nucleicos: Pueden ser ADN y ARN que contienen información genética del virus pero que se introducen desnudos dentro de la célula hospedera.
  • Proteínas o antígenos: Se introduce dentro de la célula una parte o subunidad de alguna proteína que se localice en la cápside del virus para que esta sea reconocida por el sistema inmune o bien se expresa la proteína en una partícula vitral sin material genético (Figura 3).

 

Figura 3. Representación de los tipos de vacunas que se están desarrollando. a) vacunas basadas en virus, b) vacunas basadas en vectores virales, c) vacunas basadas en ácidos nucleicos y d) vacunas basadas en proteínas.

Figura tomada de https://www.nature.com/articles/d41586-020-01221-y

 

El camino para obtener una vacuna

Ahora bien, no solo nos enfrentamos al reto de encontrar la vacuna eficaz, sino que hay que pasar ciertos controles que se denominan fases y que nos permitan asegurar que la vacuna sea segura, pues no queremos que cause más daño de lo que causa la enfermedad. Antes de iniciar cualquier estudio en humanos, se debe demostrar que la vacuna o fármaco que se está probando es seguro en animales. A esta etapa se le conoce como ensayo preclínico. Aquí se prueban factores como la mejor vía de administración y efectos de la vacuna. Una vez que se supera esta etapa se inician los estudios en humanos.

Si todo sale bien en la etapa anterior, se realiza la fase ,1 que es la prueba de seguridad. En este paso, la vacuna candidata se prueba en un pequeño grupo de entre 20 y 100 voluntarios sanos, las diferentes dosis para crear la respuesta inmune más fuerte usando la dosis más baja sin efectos secundarios graves.

Una vez que todo funcionó bien y se haya decidido por una dosis y una formulación, pasará a la fase 2, que indicará qué tan bien funciona la vacuna en las personas que están destinadas a obtenerla y se evalúan los efectos secundarios. Esta vez, cientos de personas reciben la vacuna. Esta cohorte o grupo de personas, debe incluir individuos de diferentes edades y estados de salud.

Luego, en la fase 3, se les administra la vacuna a miles de personas. Esta suele ser la fase más larga porque se le administra la vacuna a un grupo de personas que probablemente ya corren el riesgo de infección por el virus y se compara cómo evolucionan las personas que fueron vacunadas respecto a las que no y se recolectan datos estadísticos acerca de la efectividad y qué tan segura es la vacuna.

Después de que la vacuna pasa las tres fases de prueba, se inician los trámites ante la OMS y las agencias gubernamentales para su aprobación e iniciar el proceso de fabricación y distribución. Normalmente este proceso lleva alrededor de 5-15 años, pero en el caso del COVID-19 y dada la severidad y el impacto económico que está teniendo alrededor del mundo, se están diseñando estrategias de fabricación y distribución, que permitan producir alrededor de 7 billones de dosis.

 

¿Y qué hay de los tratamientos?

La otra estrategia para contender con la enfermedad, es encontrar un buen tratamiento que permita que las personas que contraigan el virus cursen la enfermedad con síntomas mínimos y se asegure su supervivencia.  En estrategia se cuenta con dos modalidades, el tratamiento con agentes biológicos y el tratamiento con fármacos o compuestos químicos.

Con respecto a los agentes biológicos, uno de los tratamientos que está siendo probado es el uso de plasma de pacientes convalecientes (para) administrar plasma de un paciente recuperado a un paciente enfermo. Este tratamiento tiene la limitación de que los pacientes recuperados solo pueden donar una cantidad limitada de sangre. Es por ello que se está trabajando en la estrategia de anticuerpos monoclonales, que consiste en seleccionar los mejores anticuerpos y clonarlos para producir miles de copias que pueden ser administradas a los pacientes enfermos.

Para los tratamientos basados en fármacos se han planteado 2 estrategias: la primera es hacer uso de la inteligencia artificial (IA) y la segunda tiene que ver con el reposicionamiento de fármacos que ya se han utilizado en otras enfermedades.

En la primera estrategia hay investigadores que desarrollan algoritmos para hacer simulaciones de pruebas entre las proteínas de la superficie del virus y pequeñas moléculas que pudieran bloquear su unión con los receptores de las células humanas. Si bien estos algoritmos sumados a las computadoras de alto rendimiento son muy potentes, la cantidad de moléculas a ensayar es también abrumadora. La cantidad de moléculas a probar es del orden de un billón y la información biológica útil para alimentar a estos algoritmos se genera lentamente, lo que retrasa el descubrimiento de nuevos fármacos.

Otro enfoque que también utiliza IA combina esta estrategia con la medicina de redes. Esta disciplina busca comprender las interacciones genéticas y proteicas en el cuerpo y genera una red donde conecta esta información con los medicamentos ya existentes y su relación con las enfermedades conocidas. Los investigadores buscan la relación e interacción entre los genes y las proteínas involucrados en el COVID-19. Usando la técnica de redes, buscan las asociaciones para encontrar medicamentos existentes que podrían reutilizarse. A la fecha, se cuenta con una lista de 81 medicamentos aprobados que ahora están probando en el laboratorio para ver si interrumpen o no la infección por el SARs-CoV-2 y cómo podrían hacerlo. Algunos de los medicamentos, como el ritonavir, lopinavir y cloroquina, ya se están probando en ensayos clínicos con COVID-19.

A pesar de todos estos esfuerzos, hasta ahora el único fármaco aprobado por la FDA es el remdesivir (Figura 4), aunque su efecto es más bien modesto. Los estudios clínicos demuestran que el antiviral redujo la duración de los síntomas de 15 a 11 días y se propone que puede ayudar a la recuperación. Posiblemente este fármaco ayudaría a evitar que las personas tengan que ser tratadas en cuidados intensivos. Sin embargo, los ensayos no dieron ninguna indicación clara de si puede prevenir las muertes por coronavirus. Este fármaco es un antiviral que originalmente se propuso como tratamiento contra el ébola, una enfermedad que produce hemorragias y que afectó principalmente a países en África. Su mecanismo de acción es interferir con la capacidad de replicarse del virus

Figura 4. Estructura química del remdesivir.

Figura tomada de https://es.wikipedia.org/wiki/Remdesivir

 

¿Cuándo podremos volver a la normalidad?

Esta es una de las preguntas que más hace la ciudadanía a las autoridades y la respuesta no es sencilla. En realidad, depende de cuando tengamos la vacuna o un tratamiento, pero aun con estas herramientas tendríamos que esperar que al menos el 70% de la población tenga inmunidad para poder regresar a la normalidad. Mientras tanto tendremos que seguir utilizando estrategias como la sana distancia, el lavado de manos y quizá valga la pena utilizar algunas estrategias de monitoreo de casos sospechosos y confirmados a través de los teléfonos inteligentes para prevenir una nueva oleada de brotes. Finalmente es importante mencionar que a pesar de los recortes que ha sufrido la ciencia en México desde hace años, contamos con una plantilla de científicos de muy alto nivel que están participando en todas y cada una de las estrategias antes mencionadas, a la par de los grupos a nivel mundial. Es por ello que invitamos a la sociedad no solo a seguir apoyando a la ciencia, sino a beneficiarse de ella siguiendo las recomendaciones de los expertos y aprovechando la difusión del conocimiento que se hace constantemente.

 

Esta columna se prepara y edita semana con semana, en conjunto con investigadores morelenses convencidos del valor del conocimiento científico para el desarrollo social y económico de Morelos. Desde la Academia de Ciencias de Morelos externamos nuestra preocupación por el vacío que genera la extinción de la Secretaría de Innovación, Ciencia y Tecnología dentro del ecosistema de innovación estatal que se debilita sin la participación del Gobierno del Estado.

 

Ligas de interés

https://www.the-scientist.com/news-opinion/ai-is-screening-billions-of-molecules-for-coronavirus-treatments-67520

https://www.the-scientist.com/news-opinion/receptors-for-sars-cov-2-present-in-wide-variety-of-human-cells-67496

https://www.nature.com/articles/d41586-020-01221-y

 

Publicado en Ciencia
Martes, 07 Abril 2020 01:11

Lanzan campaña #CuarenCuerna

Con el respaldo de la Acmor, estudiantes buscan sensibilizar a la población sobre el coronavirus SARS-CoV-2 y las medidas para evitar su transmisión.

Estudiantes de posgrado de disciplinas científicas y sociales que laboran y radican en la entidad lanzaron -con el respaldo de la Academia de Ciencias de Morelos (Acmor)- una campaña de sensibilización e información a la población sobre el coronavirus SARS-CoV-2 y las medidas para evitar su transmisión. 

La Acmor informó a través de un comunicado que, derivado de una convocatoria que emitió para difundir información con sustento científico, se conformó el colectivo de jóvenes que estudian algún posgrado en diversos centros e institutos de investigación ubicados en Morelos.

El fin “es concientizar a la población sobre medidas urgentes que deben implementarse para desacelerar la propagación de contagio de COVID-19”. 

 “Los integrantes sesionan permanentemente mediante videoconferencias para trazar estrategias que atienden la demanda de información de primera mano para diferentes sectores de la sociedad ante la contingencia por COVID 19 y transmite sus mensajes a través de redes sociales, en grupos establecidos para mujeres emprendedoras y como asesores de autoridades como delegados y ayudantes municipales, por citar algunos ejemplos”, señala el referid comunicado.

Con la etiqueta “#CuarenCuerna” dicho grupo lanzó una campaña de comunicación. “Los estudiantes han desarrollado vídeos animados orientados a infantes y adolescentes y testimoniales con profesionales dedicados a la salud, para promover la revalorización del trabajo que se realiza en el sistema de salud, “ecards” (tarjetas digitales) informativas, artículos de divulgación para medios de comunicación e incluso memes y stickers para socializar de manera lúdica la importancia de quedarse en casa y evitar contagios, así como la cultura de cuidarse y cuidar a los demás durante la cuarentena.

De acuerdo con las acciones de #CuarenCuerna, se busca la identificación real de los factores de riesgo del contagio y del impacto que éste tiene en la comunidad, así como la desmitificación de noticias falsas, de productos y de dietas "milagro" que incluso pueden poner el riesgo la salud”.

“Para finalizar, la ACMor hace un llamado a seguir sus cuentas oficiales en redes sociales para seguir las publicaciones del colectivo #CuarenCuerna y no dejarse llevar por información de dudosa procedencia”, añade el documento.

 

 

 

Publicado en Sociedad

El objetivo es elaborar y desarrollar programas de capacitación docente en ciencia, tecnología e innovación.

Los expertos en salud apoyarán al Comité Municipal de Contingencia COVID-19 para tomar las mejores decisiones que salvaguarden la vida de las personas, sin afectación a la economía.

El presidente municipal de Cuernavaca, Antonio Villalobos Adán afirmó que la implementación de estrategias en contra del COVID-19, son decisiones y acciones respaldadas por expertos en salud que no deben ser minimizadas o menospreciadas.

Al firmar el convenio de colaboración para elaborar y desarrollar programas de capacitación docente en ciencia, tecnología e innovación entre el Ayuntamiento de Cuernavaca y la Academia de Ciencias de Morelos, explicó que el propósito también es disminuir la propagación del virus entre la comunidad, salvaguardar la salud y la vida con la menor afectación a la economía.

En el museo de la Ciudad,  pidió tomar las acciones necesarias para salvaguardarnos. “No hay un antecedente que nos determine qué hacer o qué no hacer. Tener a los verdaderos expertos en tratamientos de virus, no lo debemos descartar. Veo que las medidas las han menospreciado o minimizado pero lo que estamos a punto de vivir, les pido ser prudentes, no actuar en pánico, pero si actuar”.

Por su parte Brenda Valderrama Blanco, presidenta de la Academia de Ciencias de Morelos dijo que ante esta prueba inédita en salud, la mejor estrategia es la prevención y la aplicación de tácticas basadas en la evidencia.

Explicó que de no tomarse medidas en la capital de Morelos, habría 280 mil infectados, de ellos 30 mil requerirían atención hospitalaria y al menos  cinco mil necesitarían terapia intensiva. “Se implementarán estrategias basadas en la evidencia, vamos a trabajar durante la crisis para que las autoridades tomen mejores decisiones y tener en cuenta que la prevención es la solución para la pandemia. Cuidemos de los adultos mayores y personas con deficiencias inmunológicas”. 

En tanto Rafael Baldovinos Galindo,  secretario de Bienestar Social y Valores, recordó que ya opera el Comité Municipal de Contingencia COVID-19 y comentó que ante la contingencia de salud que representa esta enfermedad, es importante contar con el apoyo de la Academia de Ciencias de Morelos que reúne a científicos e investigadores en diversas disciplinas y que en el caso concreto del  coronavirus van a respaldar y abonar en la implementación de medidas preventivas que permitan a nuestra población mantener la cantidad de contagios en su mínima expresión.

“Somos una administración responsable con la información que difundimos y en nuestra esfera de acción debemos sustentar con fuentes serias nuestras medidas de prevención, es por todo esto que agradecemos la presencia de la Academia de Ciencias de Morelos, y estaremos trabajando juntos para darle a Cuernavaca la mejor estrategia de contención frente a este virus que ha revelado la solidaridad entre mexicanos”.

Trabajarán con la administración de Villalobos Adán, la Dra, en Investigación Biomédica Básica por la UNAM, Brenda Valderrama; el Dr. Carlos Federico Arias Ortiz del Instituto de Biotecnología de la UNAM Campus Morelos; la Dra. Susana López Charretón en el Instituto Tecnológico de California (CalTech), en Estados Unidos. Actualmente, e investigadora del Instituto de Biotecnología de la UNAM;  el Dr. Fidel Alejandro Sánchez Flores licenciado en Investigación Biomédica Básica de la UNAM.

También el Dr.  Eduardo César Lazcano Ponce por la Universidad Autónoma de Puebla (UAP) con especialidad en medicina familiar por el Instituto Politécnico Nacional (IPN);  y la Dra. Ana Isabel Burguete licenciada en Medicina por la Universidad Autónoma de Guadalajara. Especialista en Inmunología clínica por el CMN 20 de noviembre, ISSSTE.

El objetivo del convenio es que se apliquen los conocimientos generados en los estudiantes  y formen generaciones que utilicen el método científico en la toma de decisiones.

De lo que se trata es definir y proponer los mecanismos necesarios para la colaboración en la difusión de las actividades que cada una de las partes realiza en materia de ciencia, tecnología, e innovación.

También, aportar los recursos humanos, materiales e infraestructura con que cuentan y que sean necesarios para llevar a cabo las actividades que les correspondan.

De igual forma, observar áreas de oportunidad de interés mutuo para la realización de proyectos y acciones.

 

Publicado en Sociedad

“El problema mayor no es el número de enfermos, sino el peligro de que el sistema de salud colapse”: Valderrama Blanco.

De no hacer nada, el riesgo de contagio por coronavirus Covid-19 en Cuernavaca podría llegar hasta el 70 por ciento de la población. El mayor riesgo es que las instituciones de salud colapsen y no haya capacidad para atender a pacientes.

Así lo advirtió la presidenta de la Academia de Ciencias de Morelos (Acmor), Brenda Valderrama, quien expuso que es fundamental que las decisiones gubernamentales, en este momento, ante la pandemia, sean tomadas con bases científicas reales, sin sesgos políticos o partidistas o de otra índole.

Este jueves la Acmor firmó un convenio de colaboración con el Ayuntamiento de Cuernavaca. La presidenta de la Acmor explicó que expertos en la materia han analizado la experiencia en otros países.

La Doctora en Investigación Biomédica Básica, investigadora del Instituto de Biotecnología de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), expresó que “con base en la experiencia de otros países, otras ciudades, se calcula que de no hacer nada, el 70 por ciento de la población se contagie”.

De ese total, se estima que aproximadamente el 20 por ciento requeriría atención médica y hospitalización y un cinco por ciento necesitaría servicios de terapia intensiva.

La también integrante del Sistema Nacional de Investigadores (SIN), nivel II, confirmó lo expuesto por algunos de sus colegas que han dado su opinión a La Unión de Morelos, en el sentido de que el problema mayor no es el número de enfermos, sino el peligro de que el sistema de salud colapse, que los recursos médicos sean insuficientes.

“Esta crisis ha desbordado la capacidad hospitalaria, no de Cuernavaca, del mundo, y en ese contexto es la razón más importante de las acciones de distanciamiento social, que desaceleren la transmisión de enfermos”. Posiblemente, el número de enfermos sea el mismo, pero en lugar de tenerlos en un mes, se tendrían en seis meses, y eso permitiría que los enfermos sean mejor atendidos, que las unidades hospitalarias sean mejor administradas y haya más posibilidades de supervivencia, abundó.

La representante de la Acmor – que agrupa a los investigadores más connotados que trabajan en la entidad, con gran reconocimiento nacional e internacional-, aseguró que no se busca caer en la psicosis, pero tampoco en crisis como la de Italia, que no tomó las medidas a tiempo. Consideró que en México se está a muy buen tiempo para adoptar las medidas adecuadas oportunas.

Se requiere tomar acciones que podrían ser poco populares, pero que serían necesarias y fundamentales.

 

 

Publicado en Sociedad

En una ceremonia realizada en su plantel escolar, la docente fue homenajeada.

En el marco del Día Internacional de la Mujer, la Academia de Ciencias de Morelos y La Unión de Morelos entregaron el premio como profesora distinguida a la maestra Maricela Orozco Bahena, docente del Centro de Bachillerato Tecnológico Industrial y de Servicios 223 por su destacada labor de promoción de la investigación con jóvenes de la comunidad de Galeana, municipio de Zacatepec.

Brenda Valderrama Blanco, presidenta de la Academia de Ciencias de Morelos, señaló que desde hace más de una década esta asociación distingue ejemplos como el de esta docente. En este sentido, invitó a los profesores a continuar promoviendo la formación académica de estudiantes con talento en diferentes disciplinas científicas.

La investigadora agradeció a La Unión de Morelos por confiar en el proyecto de divulgación y comunicación de la ciencia que lleva a cabo la ACMor, así como por ser co organizadores del Premio al Profesor Distinguido.

Por su parte, el representante de esta casa editorial señaló que la colaboración con la Academia de Ciencias de Morelos se debe al apoyo entusiasta del director fundador, el ingeniero Mario Estrada, y el apoyo de los actuales directivos encabezados por el ingeniero Ricardo Estrada, que ha llevado a concretar interesantes y variados proyectos encaminados a la divulgación científica.

“Precisamos que las niñas y jóvenes reciban la motivación necesaria para continuar disminuyendo la brecha de género y derribar los obstáculos que dificultan la inserción femenina en la investigación y para ello queremos que padres y madres de familia también se sumen a la labor que ya hacen los docentes en el aula”, destacó.

Entre los logros de Maricela Orozco se encuentra su participación en el XX Concurso Nacional de Prototipos 2018, donde ganó con sus equipos de estudiantes el tercer lugar con el prototipo “Deditos al Corte” en la modalidad Tecnológico y el segundo lugar con el prototipo “El Balserito ceresed” en la modalidad Emprendedor, así como el primer lugar en el “Primer encuentro de emprendedores”, celebrado en Toluca, Estado de México, motivo por el cual fue invitada a participar en el evento internacional Ja Global Youth Forum celebrado en Cocoyoc, Morelos.

En la ceremonia se contó con la asistencia de Francisco Rodríguez Benítez, director del CBTIS 223; de Cristina Hernández Cervantes, responsable de la Unidad de Educación Media Superior Tecnológica, Industrial y de Servicios; de los doctores María Luis Villarreal Ortega, Mariano López de Haro y Kurt Bernardo Wolf Bogner, miembros de la mesa directiva de la ACMor. Así como de familiares, colegas y estudiantes de la profesora distinguida.

 

 

Publicado en Sociedad
logo
© 2018 La Unión de Morelos. Todos Los Derechos Reservados.