YELOTLAXCALLI  Tlaxcales rosas rellenos de frijol con miel YELOTLAXCALLI Tlaxcales rosas rellenos de frijol con miel
Publicado en Sociedad Viernes, 04 Septiembre 2020 05:19

YELOTLAXCALLI Tlaxcales rosas rellenos de frijol con miel

Escrito por Chef Lynda C. Balderas

Queridos lectores, les comparto con mucho cariño del tesoro culinario de la cena ceremonial en la navidad del pueblo nahua de Santa Catarina Zacatepetl, ubicado al norte del estado de Morelos, en el municipio de Tepoztlán, una población que conserva todavía su lengua náhuatl.

Una labor de difusión del joven morelense Nicolás Cardona Gordillo, oriundo de Santa Catarina y quién se ha dado a la tarea de invitar a cocineros, promotores culturales y medios de comunicación para dar a conocer su pueblo y sus tradiciones, labor que también realiza a través de la página de Facebook Santa Catarina Zacatepetl y  que con el apoyo de la comunidad comparte con el mundo acerca de lo que sucede en Santa Catarina.

Todo inicia con el nombramiento de los nuevos mayordomos, el día 26 de noviembre en la tarde. Cada mayordomo (son tre) entrega a los nuevos mayordomos las imágenes de Santa Catalina de Alejandría y de nuestra Señora de Guadalupe. Se dicen unas palabras de despedida por parte del mayordomo saliente y de igual manera el mayordomo entrante dice unas palabras, recibiendo a la virgen con todo gusto.

Está ceremonia se realiza en la iglesia y al finalizar se acompaña al nuevo mayordomo con las imágenes que serán llevadas a su casa, acompañados por familiares, amigos, el anterior mayordomo, cohetes y la banda de viento.

Es ese momento oficialmente ya son mayordomos y serán los encargados de la salva de cohetes por los ocho días de la fiesta de Santa Catalina de Alejandría; su primer compromiso es la elaboración de los tlaxcales rosas, los días 23 y 24 de diciembre.

Para la elaboración de los tlaxcales se procede primero a la recaudación. Es necesario conseguir los recursos para adquirir los insumos requeridos.

Tres domingos antes del 24 de diciembre inicia la recaudación. A cada mayordomo le corresponde un día determinado para recaudar por todo el pueblo, lo que hace con el apoyo de los huehechique, recaudadores y listeros; cada uno ya tiene su calle asignada, que deberá recorrer para la recaudación. Ese dinero se ocupará para comprar los ingredientes de los tlaxcales rosas: el maíz azul variedad pitillo, frijol rojo variedad sangre de toro, tequesquite y miel de abeja. Cada mayordomo compra entre 50 y 70 cuartillos de maíz aproximadamente.

Se acerca la navidad y ha llegado la hora de la preparación de los tlaxcales rosa: el 23 de diciembre, en casa de cada mayordomo inician los preparativos para la elaboración de los yelotlaxcalli, aproximadamente entre las 3:00 y 4:00 am echan una salva de cuetes anunciando que ya inician los preparativos de los yelotlaxcalli, ponen a cocer el frijol rojo con tequesquite y ponen a remojar el maíz azul.

Aproximadamente al medio día lanzan otra salva de cohetes anunciando que se ha terminado de cocer el frijol.

Es importante conocer el término exacto de cocción ya que no se debe de cocer completamente, porque después de molerse se le agregará la miel y debe quedar una mezcla lo suficientemente consistente para que mantenga su forma el tlaxcal.

Una vez listo, el frijol se deja enfriar y se lleva al molino, para después mezclarlo con la miel y reservarlo en cazuelas de barro, poniendo una capa de miel encima para evitar la resequedad. Las cazuelas se colocan cerca del altar doméstico, donde están las imágenes de Santa Catalina de Alejandría y nuestra señora de Guadalupe; se sahumerea el altar y el frijol reservado en las cazuelas. Así concluyen los preparativos del día 23 de diciembre.

El día 24 de diciembre, nuevamente entre las tres y cuatro de la mañana lanzan una salva de cohetes. las señoras se reúnen en las casas de cada mayordomo; algunas llevan flores y veladoras para las santas patronas, pequeñas imágenes de Santa Catalina de Alejandría y nuestra señora de Guadalupe, se persignan y colocan las flores y prenden las veladoras.

Si por alguna razón a las señoras que van a participar de la preparación de los tlaxcales rosas se les hace un poco tarde, ofrecen una disculpa al llegar y les hablan a los santos: "a ver si me recibe, se me hizo un poco tarde, pero ya estamos aquí".

Se inicia con el proceso de elaboración escurriendo el maíz y se lleva al molino.

Cabe destacar que para esta preparación no se le agrega cal al maíz y no se realiza la nixtamalización; esto siempre ha sido así y es la razón de la textura del tlaxcal. Se empiezan a poner los tlecuiles para colocar los comales de barro o en algunos casos utilizan planchas de metal. Cuando llegan las cubetas de masa, ésta se extiende en las mesas y se empieza a amasar, mientras una de las señoras empieza a formar los tlaxcales tomando la masa, extendiéndola en su mano y palmeándola como si fuera a hacer una gordita. Coloca en el centro la cantidad suficiente de la mezcla de frijol y miel, cierra el tlaxcal y le va dando su forma triangular con puntas redondeadas, ya por último lo coloca en el comal y se deja ahí hasta que el tlaxcal tenga una consistencia firme, como de tostada. Otra de las señoras se encarga de voltearlos y otra de ellas se dedica a extenderlos colocándolos en la mesa para que se vayan enfriando y para sahumerearlos. También hay otras señoras y señores que se encargan de preparar el tradicional mole rojo y el arroz, que serán el almuerzo para todos. En la elaboración de los tlaxcales rosas y el almuerzo participan tanto mujeres como hombres. Al término de la elaboración de los yelotlaxcalli, los mayordomos reparten entre una o dos docenas del yelotlaxcalli a las personas que ayudaron.

Cerca de la media noche la gente empieza a llegar a la iglesia, para la misa de gallo; algunos llevan a su niño Dios para a arrullarlo junto con el niño Dios del pueblo.

Casi al finalizar la misa salen a recorrer el atrio y al término de está lanzan una salva de cohetes.

Los padrinos del niño Dios del pueblo ofrecen aguinaldo y tinas, mientras que los mayordomos ofrecen a los asistentes los yelotlaxcalli acompañados con café de olla.

De unos años para acá se han empezado a preparar tamales, ya que a las nuevas generaciones no les gustan los tlaxcales rosas. Esperemos que está tradición no desaparezca por esa razón.

Al finalizar la repartición del yelotlaxcalli hay una quema de toritos y así finaliza el primer compromiso de los mayordomos con el pueblo.

Los adultos mayores de la comunidad dicen en sus testimonios orales que esta tradición data desde tiempos inmemoriales. Posiblemente sea una tradición que se ha preservado desde la época prehispánica.

Los yelotlaxcalli se elaboran en otros pueblos de Tepoztlán, incluyendo la cabecera municipal, pero a diferencia de Santa Catarina, este es el único pueblo donde los elaboran para la navidad, formando parte de las tradiciones de la cocina ritual morelense.

Muchas gracias a la señora María García, quien en compañía de su esposo y sus invitadas; Isabel Piedra Cedillo e Isabel Cedillo Ortiz, elaboraron la receta de tlaxcales rosas hace unos días para su registro y poder difundir así está tradición.

Muchas gracias al maestro Jesús Sedano, al maestro Jesús Zavaleta Castro, al chef Moisés Tapia Aguilar y al biólogo Feliciano García Lara por apoyar a Nico en este deseo suyo de que su pueblo sea conocido y reconocido. Muchas felicidades Nico. Necesitamos más jóvenes como tú para que nuestras tradiciones no desaparezcan.  

 

 

 

 

 

Publicado en Sociedad
Etiquetado como
logo
© 2018 La Unión de Morelos. Todos Los Derechos Reservados.