Publicado en Vida y Estilo Martes, 23 Octubre 2018 11:04

¿Por qué tu perro te persigue hasta cuando vas al baño? La razón está en su instinto

Escrito por CARINA GIORDANO

Llegas del trabajo y tu perro está en la puerta, lo cual no te sorprende: te debe haber extrañado, ¿no? Vas a la cocina a ver qué hay para comer y él también va hacia ahí. Tampoco es ninguna sorpresa: probablemente querrá que le des un poco de lo que estás comiendo. Y cuando en un rato te levantes para ir al baño, querrá acompañarte… ¿y esto por qué?

¿Por qué mi perro me acompaña al baño?

Los perros son animales curiosos y guardianes por naturaleza, y quizá sea parte de su instinto protector. Podría haber muchas causas para que tu perro esté adoptando este comportamiento tan extraño: la mayoría son evolutivas.

Porque lo mimas demasiado

Tu perro no es tonto: si a donde quiera que vaya recibe tu atención (en forma de caricias y masajes en la panza), entonces querrá seguirte a todas partes, incluido el baño. Los perros aprenden a través de refuerzos, y quizá, sin darte cuenta, has estado reforzando este comportamiento de forma positiva.

Si cada vez que te levantas de algún lugar le das unos mimos en la cabeza, y luego cuando te sigue también refuerzas su actitud con alguna manera de atención, solo estarás aprobando su conducta. Esto vale aun si todo lo que haces es preguntarle «¿por qué me sigues?». Tu perro no entiende español; entenderá tu voz como una buena señal.

Porque eres parte de la manada

Es el instinto de los perros estar siempre en manada. Su manada son tú y tu familia, y si tú eres la líder quizá tenga más fijación contigo que con el resto. Esto es lo que explica la veterinaria Kathryn Primm en su columna Ask A Vet(Pregúntale a un veterinario): «Los perros están hechos para vivir en grupos, y [...] se sienten más calmados cuando están con su manada».

Es decir, cuando tú estás con tu perro, y estás en calma, él siente que no tiene nada que temer, que todo está bien. Incluso, dice Primm, esto hace que su cerebro libere químicos que lo hacen sentir bien, como la oxitocina (conocida como la hormona del amor). Dado que los perros están acostumbrados a siempre estar acompañados, pueden sentirse vulnerables o en peligro cuando están solos. Por eso suelen entristecerse cuando se quedan solos en una casa.

Es más, un estudio de la Universidad de Princeton comprobó que la tendencia de los perros a relacionarse con los humanos (y perseguirlos) está en sus genes. Este hallazgo surge de la comparación con genes de lobos. La conclusión a la que llegaron los investigadores: no fue el humano que eligió al perro por sus capacidades cognitivas (reconocer voces, rostros, olores), sino que el perro eligió al humano.

Porque cree que es su obligación

Dice Primm que, cuando caminas alrededor de tu casa, tu perro puede sentir que la estás patrullando y sentirse obligado a hacer el trabajo contigo. Naturalmente, tu perro siente que es importante cuidar aquello que tiene de valor: el territorio. Solo piensa en cómo se pone cuando alguien extraño toca el timbre.

Porque es curioso

«Los perros son naturalmente inquisitivos», escribe Primm. El hecho de que te muevas atrae su atención, y lo hace preguntarse qué vas a hacer. Además, los perros son oportunistas, y no querrán perderse la oportunidad de una caricia más, algún premio o que se te caiga comida al suelo.

Porque es inseguro

Una última razón para que tu perro se comporte como lo hace: estar separado de ti lo pone ansioso, nervioso o triste. Gayle Hickman, que ha estado investigando los comportamientos animales desde 2011, escribe para Petful que si tu perro no deja de seguirte y no sabe cuándo parar, quizá tenga trastorno de ansiedad por separación, una condición que además de los humanos, puede presentarse en perros.

 

¿Cómo hago para que deje de seguirme?

Si su comportamiento se ha vuelto molesto para ti, solo hay una solución: dejar de prestarle tanta atención. Tu atención puede estar reforzando el comportamiento de tu perro, sea su comportamiento por la razón que sea. No lo castigues, dale espacio libre, pero haz que sepa que no va a obtener lo que quiere.

Y si no deja de hacerlo, acéptalo, es el consejo de Primm: «no cuestiones su devoción, solo disfrútala».

Modificado por última vez en Martes, 23 Octubre 2018 11:10
Publicado en Vida y Estilo
Etiquetado como
logo
© 2018 La Unión de Morelos. Todos Los Derechos Reservados.