Publicado en Tecnologia Lunes, 31 Diciembre 2018 05:18

Hace 100 años, el primer correo aéreo internacional comercial emprendió el vuelo

Escrito por

Estimado lector, esperamos que haya disfrutado con los suyos las fiestas decembrinas y que tenga un excelente año 2019. Entrando en materia y de acuerdo con la omnisapiente Wikipedia, considerando como un capítulo aparte que las palomas mensajeras habían sido utilizadas por largo tiempo para enviar mensajes “aéreos”, el primer correo en ser llevado por el aire en un vehículo hecho por el hombre fue el 7 de enero de 1785, en un vuelo en globo de Dover (Inglaterra) a Francia, cerca de Calais. Ocho años más tarde, durante el primer vuelo en globo en Estados Unidos en 1793, de Filadelfia a Deptford, Nueva Jersey, Jean Pierre Blanchard llevó una carta personal de George Washington para ser entregada al dueño de la propiedad, cualquiera que este fuere, en la que Blanchard aterrizara, convirtiendo a este vuelo en la primera entrega de correo aéreo de los Estados Unidos.

La primera entrega oficial de correo aéreo en los Estados Unidos se llevó a cabo el 17 de agosto de 1859, cuando John Wise piloteó un globo partiendo de Lafayette, Indiana con destino a Nueva York. Sin embargo, a causa de problemas meteorológicos se vio forzado a aterrizar en Crawfordsville, Indiana y el correo llegó a su destino final vía tren. Cien años más tarde, en 1959, el Servicio Postal de los Estados Unidos emitió un sello postal de 7 centavos conmemorando el evento. También se llevó correo de Paris y Metz en globo durante la Guerra Franco-prusiana (1870), volando sobre las cabezas de los alemanes que asediaban aquellas ciudades. El correo por globo también se utilizó en un vuelo en 1877 en Nashville, Tennessee.

La introducción del aeroplano en 1903 generó interés inmediato en su utilización como transporte para el correo, y el primer vuelo oficial de correo aéreo en avión se llevó a cabo el 18 de febrero de 1911 en Allahabad, India, cuando Henri Pequet trasladó 6,500 cartas a una distancia de 13 kilómetros. Después de este evento se establecieron por primera vez servicios de correo aéreo regulares en varios países. Al respecto, un estimado colega, piloto aficionado, nos envía un artículo escrito por Pascale Juilliard, publicado en París, Francia, el pasado 20 de diciembre por la Agence France-Presse (AFP) en sus sección de Arte y Cultura. Veamos que lo que nos dice este medio al respecto…

El 25 de diciembre de 1918, un atrevido industrial francés lanzó el primer servicio de correo aéreo internacional, volando entre la ciudad de Toulouse, al suroeste de Francia, y Barcelona, ​​en el noreste de España. Fue el comienzo de una aventura que pronto vería a pilotos pioneros de la compañía, mejor conocidos como Aeropostale, que entregarían cartas a Marruecos, Senegal en África y luego a América Latina.

El plan para un servicio regular de correo aéreo fue ideado en los últimos meses de la Primera Guerra Mundial por el visionario capitán de la industria, Pierre-Georges Latecoere. Si fuera a funcionar, tendría que construir aviones más eficientes en su fábrica de Toulouse. Parecía una locura en una época en la que los pilotos navegaban por la vista, sin sofisticados instrumentos a bordo, y ni siquiera tenían cabinas selladas, con la cabeza al aire libre a merced de los elementos.

"He rehecho todos los cálculos, y confirman la opinión de los especialistas. Nuestra idea es inalcanzable", dijo Latecoere. "Sólo nos queda una cosa por hacer, llevarlo a cabo".


'Insano' e 'irrazonable'


Cuando su biplano Salmson partió para Barcelona el día de Navidad de 1918, Latecoere se sentó detrás del piloto, René Cornemont, según el libro "Aeropostale" (2010). El avión hizo el viaje en dos horas y 20 minutos con su saco de cartas y paquetes. Así nació el correo aéreo civil.

Nueve meses después, en septiembre de 1919 y utilizando los aviones Breguet 14, se lanzó el enlace de correo aéreo entre Francia y su colonia Marruecos, dirigido por el ex piloto de caza Didier Daurat. Bajo un contrato con el estado francés, se realizarían ocho vuelos mensuales de Toulouse a Rabat.

Sin embargo, en octubre de 1920, la compañía perdió sus primeros pilotos, cuando su avión se estrelló. Más accidentes fatales se produjeron en los meses siguientes. La prensa escribió sobre una "empresa insana" y un "sacrificio irrazonable".


Drama de rehenes y leyendas literarias.


Pero a medida que los aviones y la organización evolucionaron, el enlace se extendió a Casablanca. A fines de 1923, la compañía, por entonces llamada Compagnie Generale d'entreprises Aeronautiques (CGA), usaba alrededor de 100 aviones y ya había transportado tres millones de cartas y 1,344 atrevidos pasajeros.

La compañía puso su mirada en Dakar en Senegal, también una colonia francesa. Eso implicaría volar sobre cientos de kilómetros de desierto, donde vivían tribus moras rebeldes. Esto significaba dos aviones para esa ruta, uno para proporcionar asistencia al otro en el caso de un aterrizaje forzoso.

En 1926, la compañía asignó a Jean Mermoz al enlace de correo aéreo Casablanca-Dakar.

Se convirtió en una leyenda cuando, después de una falla en el motor, Moors lo tomó como rehén y lo liberó luego de recibir un rescate varios días después.

Otra leyenda de la aviación postal internacional fue el autor francés Antoine de Saint-Exupery, quien escribió su primera novela "Courrier sud" (Correo del Sur) cuando trabajaba a fines de la década de 1920 en el aeródromo de Cape Juby, en la zona española del sur de Marruecos.

Fue allí, entre el océano Atlántico y las dunas ocres del Sahara, donde encontró el escenario para su futura obra "Le Petit Prince" (El Principito), que habla de un piloto cuyo avión se estrella en el Sahara, donde conoce a un chico joven.


Se alcanza Latinoamérica  

En 1927, Latecoere vendió la empresa al industrial francés Marcel Bouilloux-Lafont, que tenía su sede en América Latina, donde introdujo el servicio y cambió su nombre por Aeropostale. En mayo de 1930, Jean Mermoz realizó la primera travesía aérea comercial a través del Atlántico sur, entre Saint-Louis en Senegal y Natal en Brasil con un hidroavión de fines del 28.

 

Henri Guillaumet de Aeropostale cruzó regularmente las peligrosas montañas de los Andes, entregando correo entre Buenos Aires y Santiago en Chile. En junio de 1930, su Potez 25 hizo un aterrizaje de emergencia en las montañas. Fue recogido por un aldeano después de caminar durante varios días en la nieve. "Lo que hice, ningún idiota lo habría hecho", le dijo a Saint-Exupery cuando se encontraron varios días después.

Aeropostale estaba en este momento financieramente comprometido. En 1933, sus activos fueron comprados por un grupo de compañías de aviación que más tarde se convertirían en Air France.

Mermoz se perdió en el mar en 1936. Varias décadas después, su correspondencia con su familia y amigos se publicó bajo el título "Defricheur du ciel" (Pionero del cielo).

La saga Aeropostale fue sólo el comienzo de una larga lista de hazañas aéreas en todo el mundo entre las dos guerras mundiales.

Entre ellos se encontraba el primer vuelo transatlántico sin escalas de los aviadores británicos John Alcock y Arthur Brown en 1919. Las primeras aerolíneas nacionales importantes comenzaron a formarse ese año con el KLM holandés, seguido de la alemana Lufthansa en 1926 y la estadounidense Pan Am en 1927.


Fuentes:

https://es.wikipedia.org/wiki/Correo_a%C3%A9reo


https://www.thejakartapost.com/life/2018/12/20/100-years-ago-airmail-took-flight.html

Publicado en Tecnologia

Lo último de J. Arnoldo Bautista

logo
© 2018 La Unión de Morelos. Todos Los Derechos Reservados.