Ciencia
Lectura 3 - 6 minutos
 En Chile, enormes incendios forestales han quitado la vida al menos a 131 personas, pero un pueblo quedó intacto

En Chile, enormes incendios forestales han quitado la vida al menos a 131 personas, pero un pueblo quedó intacto

En Chile, enormes incendios forestales han quitado la vida al menos a 131 personas, pero un pueblo quedó intacto
  • Like
  • Comentar

Con relación al terrible impacto que el cambio climático está teniendo en diferentes ubicaciones del planeta, un estimado colega nos comparte el presente artículo escrito por Yasna Palmeiro Silva, publicado el 9 de febrero de 2024 en la revista The Converstation y traducido por nosotros para este espacio. Revisémoslo…

Chile ha experimentado uno de los peores desastres de su historia relacionados con incendios. Del primero al cinco de febrero de 2024 se presentaron una serie de enormes incendios forestales, dejando al menos 131 personas acaecidas. Esta cifra probablemente aumentará a medida que se localicen más personas que hayan sucumbido en el fuego durante estos terribles sucesos o fallezcan personas ahora gravemente heridas.

Pero incluso esto es sólo la punta del iceberg. Hay personas con quemaduras, estrés postraumático y otros trastornos de salud mental. Las enfermedades existentes se han visto exacerbadas por las interrupciones de algunos servicios públicos y por la pérdida de hogares y medios de vida de muchas personas. Adicionalmente, en el largo plazo, aún están por verse los efectos de la inhalación de humo.

Esto no es realmente un "desastre climático", ni siquiera un "desastre natural". Es un desastre causado principalmente por nuestras decisiones y la falta de preparación para hacer frente a un peligro climático más extremo. Como investigadora académica de desastres de Chile, creo que hay lecciones que podemos aprender de estos incendios.

Entonces, ¿por qué estos eventos se tornaron tan mortales?

 

Condiciones propensas a incendios

El clima, por supuesto, influyó. Las condiciones meteorológicas han hecho que Chile sea muy propenso a los incendios este verano, especialmente en la región central de este largo y delgado país, donde hace suficiente calor para que se produzcan incendios, pero lo suficientemente húmedo como para que haya vegetación que quemar.

 

Las temperaturas fueron altas, por encima de los 35°C durante más de tres días antes y durante los incendios en algunos lugares. Las condiciones eran secas, además de una mega sequía de más largo plazo, y la humedad relativa era baja. También hacía mucho viento.

 

Es muy probable que estas condiciones hayan sido influenciadas por El Niño, además del cambio climático inducido por el hombre. Sin embargo, incluso cuando el peligro de incendio es extremadamente alto, aún se puede evitar que ocurran, se expandan o sean mortales. Pero para lograrlo se necesitan otros factores en esta fórmula: factores sociales.

 

Fórmula para un desastre perfecto (no natural)

Mi colega Ilan Kelman ha definido estos desastres como "una situación en donde la capacidad de las personas para hacer frente a un peligro o sus impactos utilizando sus propios recursos, queda excedida". Esto es exactamente lo que sucedió en Chile: una combinación mortal de un peligro climático extremo y una preparación social inadecuada.

 

Además, las autoridades regionales y el gobierno nacional han sugerido que algunos incendios se iniciaron intencionalmente, ya que hubo cuatro focos simultáneos y un fiscal estatal afirma que se han descubierto aceleradores de incendios, parafina y bencina. No se han hecho arrestos.

Los incendios más devastadores ocurrieron en áreas urbanizadas con cambios significativos en el uso del suelo y donde la regulación de la planificación urbana siempre ha sido inadecuada, lo que dio lugar a casas sin regulación de construcción y calles estrechas con acceso limitado a servicios de emergencia cuando eran necesarios.

 

También hubo preparación limitada para la esperada temporada de calor, ya sea en forma de campañas públicas estacionales para olas de calor e incendios, o rutas y planes de evacuación.

El sistema nacional de alerta temprana de Chile, que envía una alerta masiva a través de texto, audio y vibración a todo aquel que utilice un dispositivo móvil compatible, también enfrentó desafíos. Varias antenas resultaron afectadas por los incendios y no funcionaban correctamente, por lo que muchas personas no recibieron el mensaje a tiempo. Y esos mensajes que se enviaban sólo decían “evacuar”, por lo que mucha gente no sabía adónde ir. Esto provocó atascos y embotellamientos, algunos de los cuales quedaron envueltos en medio de los incendios.

 

Los peligros relacionados con el clima no deberían volverse desastrosos

 

El cambio climático significa que es probable que Chile sea aún más propenso a sufrir grandes incendios en el futuro. Sin embargo, los riesgos para la salud humana que esto plantea pueden reducirse mediante planes adecuados de preparación y respuesta.

Villa Botania, cerca de la ciudad de Quilpué en el centro de Chile, surgió de estos incendios como un ejemplo interesante del que aprender. Este pequeño pueblo estuvo rodeado por las llamas pero casi no se vio afectado.

Eso se debe a que los residentes estaban preparados. Un proyecto liderado por la comunidad gestionó los residuos y controló la vegetación y las malas hierbas, para garantizar que hubiera menos material inflamable cuando pasara un incendio. Villa Botania demostró que un peligro relacionado con el clima no siempre termina en un desastre humano masivo, y se pueden aprender lecciones de ello.

 

Chile creó recientemente una política nacional sobre reducción del riesgo de desastres, pero aún necesita incluir el riesgo de desastres y el cambio climático en sus regulaciones de planificación. Esto puede salvar vidas, como lo demuestra el éxito desde los años 1970 de las normas de construcción antisísmicas en este país propenso a los terremotos.

En un clima cambiante, debemos preparar los sistemas que eviten que ocurra un desastre en primer lugar. A veces esto se olvida, ya que la mayoría de los recursos pasan a la fase de respuesta una vez que ha ocurrido. Sin embargo, los recientes incendios en Chile han demostrado una vez más que la doble amenaza del cambio climático y la preparación social inadecuada plantea un grave peligro para la salud y el bienestar de muchas personas.

Fuente: https://theconversation.com/in-chile-huge-wildfires-have-killed-at-least-131-people-but-one-village-was-almost-untouched-223034

Visto 1258 veces
Inicia sesión y comenta
Ant. Baterías recargables: ¿En realidad son una alternativa para combatir el cambio climático?
Sig. Colapso de la Corriente Atlántica podría desencadenar catástrofes en el planeta

Hay 7243 invitados y ningún miembro en línea

© 2024 LaUnión.News. All Rights Reserved. Design & Developed by La Unión Digital Back To Top

Publish modules to the "offcanvas" position.