Ciencia
Lectura 3 - 6 minutos
Opinión: Necesitamos discutir qué trabajos deben hacer los robots, antes de que se tome una decisión por nosotros

Opinión: Necesitamos discutir qué trabajos deben hacer los robots, antes de que se tome una decisión por nosotros

  • Like
  • Comentar

El presente artículo, compartido por un querido colega, fue escrito por Porthusha Rajendran, publicado el 28 de abril de 2023 en la revista The Conversation y traducido por nosotros para este espacio. Veamos qué se nos informa…

La separación social impuesta por la pandemia nos llevó a confiar en la tecnología hasta un punto que nunca hubiéramos imaginado, desde Teams y Zoom hasta aplicaciones de banca en línea y los estatus de vacunación.

Actualmente, la sociedad se enfrenta a un número cada vez mayor de decisiones sobre nuestra relación con la tecnología. Por ejemplo, ¿queremos que nuestras necesidades de mano de obra se satisfagan mediante la automatización, los trabajadores migrantes o una mayor tasa de natalidad?

En los próximos años, también necesitaremos equilibrar la innovación tecnológica con el bienestar de las personas, tanto en términos del trabajo que realizan como del apoyo social que reciben.

Y está la cuestión de la confianza. ¿Cuándo los humanos deben confiar en los robots, y viceversa?, es una pregunta que nuestro equipo de Trust Node está investigando como parte del Centro de Sistemas Autónomos Confiables de UKRI (UK Research Innovation Trustworthy Autonomous Systems hub). Queremos comprender mejor las interacciones entre humanos y robots, en función de la propensión de un individuo a confiar en los demás, el tipo de robot y la naturaleza de la tarea. Esto, y proyectos similares, en última instancia, podrían ayudar a informar el diseño de robots.

 

Robots como nuestros sirvientes

La palabra "robot" fue utilizada por primera vez por el escritor checo Karel Čapek en su obra de ciencia ficción de 1920 Rossum's Universal Robots. Proviene de la palabra "robota", que significa hacer el trabajo pesado o repetitivo. Esta etimología sugiere que los robots existen para hacer un trabajo que los humanos preferirían no hacer. Y no debería haber ninguna controversia obvia, por ejemplo, al asignar a los robots tareas para mantener plantas de energía nuclear o reparar parques eólicos marinos.

 

Sin embargo, algunas tareas de servicio asignadas a los robots son más controvertidas, porque se podría considerar que quitan trabajo a los humanos.

Por ejemplo, los estudios muestran que las personas que han perdido el movimiento en las extremidades superiores podrían beneficiarse del vendaje asistido por robot. Pero esto podría verse como la automatización de tareas que actualmente realizan las enfermeras. Del mismo modo, podría liberar tiempo para las enfermeras y los trabajadores de atención, actualmente sectores que cuentan con muy poco personal, para centrarse en otras tareas que requieren un aporte humano más sofisticado.

 

Figuras de autoridad

La película distópica de 1987 Robocop imaginó el futuro de la aplicación de la ley como autónomo, privatizado y delegado a cyborgs o robots.

Hoy, algunos elementos de esta visión no están tan lejos: el Departamento de Policía de San Francisco ha considerado desplegar robots, aunque bajo control humano directo, para matar a sospechosos peligrosos.

Pero tener robots como figuras de autoridad necesita una consideración cuidadosa, ya que la investigación ha demostrado que los humanos pueden depositar una confianza excesiva en ellos.

En un experimento, se asignó un "robot de bomberos" para evacuar a las personas de un edificio durante un incendio simulado. Los 26 participantes siguieron diligentemente al robot, aunque la mitad había visto anteriormente que el robot se desempeñaba mal en una tarea de navegación.

 

Robots como nuestros compañeros

Puede ser difícil imaginar que un vínculo entre humanos y robots tenga la misma calidad que entre humanos o con una mascota. Sin embargo, los crecientes niveles de soledad en la sociedad pueden significar que, para algunas personas, tener un compañero no humano es mejor que nada.

El robot Paro es uno de los robots de compañía de mayor éxito comercial hasta la fecha y está diseñado para parecerse a una cría de foca arpa. Sin embargo, la investigación sugiere que cuanto más humano parece un robot, más confiamos en él.

Un estudio también ha demostrado que diferentes áreas del cerebro se activan cuando los humanos interactúan con otro humano o con un robot. Esto sugiere que nuestros cerebros pueden reconocer las interacciones con un robot de manera diferente a las humanas.

La creación de compañeros robóticos útiles implica una interacción compleja de la informática, la ingeniería y la psicología. Una mascota robot puede ser ideal para alguien que no es físicamente capaz de tener un perro para hacer ejercicio. También podría detectar caídas y recordarle a alguien que tome su medicamento.

Sin embargo, la forma en que abordamos el aislamiento social plantea preguntas para nosotros como sociedad. Algunos podrían considerar los esfuerzos para "resolver" la soledad con la tecnología como la solución incorrecta para este problema generalizado.

 

¿Qué pueden enseñarnos la robótica y la Inteligencia Artificial (IA)?

La música es una fuente de observaciones interesantes sobre las diferencias entre los talentos humanos y robóticos. Cometer errores en la forma en que los humanos lo hacen todo el tiempo, pero los robots no, parece ser un componente vital de la creatividad.

Un estudio realizado por Adrian Hazzard y sus colegas enfrentó a pianistas profesionales contra un disklavier autónomo (un piano automatizado con teclas que se mueven como si las tocara un pianista invisible). Los investigadores descubrieron que, eventualmente, los pianistas cometían errores. Pero lo hicieron de maneras que resultaron interesantes para los humanos que escuchaban la actuación.

Este concepto de "fracaso estético" también se puede aplicar a cómo vivimos nuestras vidas. Ofrece una poderosa contranarrativa a los mensajes idealistas y perfeccionistas que recibimos constantemente a través de la televisión y las redes sociales, sobre todo, desde la apariencia física hasta la carrera y las relaciones.

Como especie, nos estamos acercando a muchas encrucijadas, incluida la forma de responder al cambio climático, la edición de genes y el papel de la robótica y la IA. Sin embargo, estos dilemas también son oportunidades. La IA y la robótica pueden reflejar nuestras características menos atractivas, como los sesgos raciales y de género. Pero también pueden liberarnos del trabajo pesado y resaltar cualidades únicas y atractivas, como nuestra creatividad.

Estamos en el asiento del conductor cuando se trata de nuestra relación con los robots; todavía no hay nada escrito en piedra. Pero para tomar decisiones educadas e informadas, debemos aprender a hacer las preguntas correctas, comenzando con: ¿qué queremos que los robots hagan por nosotros?

Fuente: https://theconversation.com/we-need-to-discuss-what-jobs-robots-should-do-before-the-decision-is-made-for-us-202279

Visto 11433 veces
Inicia sesión y comenta
Ant. Webb revela el origen del universo temprano en un enorme cúmulo de galaxias
Sig. Hallan indicios de vapor de agua en un exoplaneta examinado por telescopio Webb

Hay 4385 invitados y ningún miembro en línea

© 2024 LaUnión.News. All Rights Reserved. Design & Developed by La Unión Digital Back To Top

Publish modules to the "offcanvas" position.