Publicado en Radiografia del Poder Miércoles, 07 Diciembre 2016 05:12

Cuau se mantiene firme pero…

Escrito por

Hoy podría Congreso decidir su destino

No desconocemos que en estos primeros 11 meses al frente de la alcaldía capitalina el presidente municipal Cuauhtémoc Blanco Bravo cometió algunos desaciertos, sin embargo, en un ambiente en el que lo menos que priva es el estado de derecho, se antoja exagerado que se llegue al extremo de separarlo del cargo por cuestiones, ya lo decíamos, mucho menos graves que las cometidas por otras figuras políticas.

Sin embargo, parece que la decisión está tomada y si algo importante no ocurre, el día de hoy pudiera concretarse el propósito, lo que mantiene en zozobra a muchos ciudadanos de la capital que advierten de tiempos difíciles, por los grados de ingobernabilidad en los que se entraría.

Uno de esos capitalinos preocupados es el asesor de la Cámara Nacional de Comercio en Pequeño (Canacope), José Salgado Patiño. Él menciona que “igual y políticamente procede el juicio sumario, pero jurídicamente no, porque hasta donde tenemos conocimiento, la instancia competente para tal efecto es el Instituto Morelense de Procesos Electorales y Participación Ciudadana y no el Legislativo”.

Pero más que eso, estima que “de hacerlo, se estaría ofendiendo a los ciudadanos de Cuernavaca porque ellos lo llevaron al cargo con su voto y entonces habría una violación a la voluntad popular”. Lo menos que se espera, agregó, “es un ambiente de ingobernabilidad, con una presidencia municipal tomada por los cuernavacenses, además de otros edificios gubernamentales”. También estima que se tendría que volver a comenzar de cero y la pobreza, rezago de obras y la marginación serán los efectos de una decisión de tal naturaleza.

Pero como micro empresario y parte de la Canacope, advierte que las cosas se pondrán difíciles para todos los que viven en esta ciudad, nadie querrá venir a invertir acá, en estos momentos de tanta necesidad de oportunidades, por eso el golpe no es menor.

Un funcionario de la Secretaría de Gobernación (Segob) decía que ante tanto conflicto que ha enfrentado el alcalde Blanco Bravo, esa dependencia ha tenido que intervenir en reiteradas ocasiones a fin de apaciguar las aguas y mantener la calma y sobre todo la armonía entre los diferentes niveles de gobierno.

Recordó por ejemplo, que cuando el hoy edil se preparaba para tomar protesta al cargo el primero de enero de este año, la Secretaría de Gobernación le tuvo que armar un operativo y dialogar con otras figuras políticas estatales a fin de que le permitieran asumir su responsabilidad, porque había amenazas de impedirlo. Luego, por un tiempo, se le asignaron elementos del ejército mexicano para resguardarlo mientras pasaba lo más crítico.

Pero también dejó ver que ya todos esos apoyos empezaron a retirarse y en el caso que nos ocupa, todo indica que la secretaría no intervendrá ni en pro ni en contra. No obstante, es políticamente entendible que tampoco el estado puede unilateralmente, decidir cortarle la cabeza al presidente municipal de la capital de una entidad federativa sin consultar al poder superior.

Finalmente, las consecuencias de algo así llevan a una inestabilidad e ingobernabilidad que contagia a buena parte de la entidad y lo menos que reclamaría el gobierno federal es que si no ayudan que no estorben. Es decir, que si se determinó llegar hasta el final en el caso de Blanco, es porque ya se tiene el visto bueno del centro y deberá haber alguna razón más poderosa que los delitos que se pretenden achacarle.

Éstos necesariamente son de carácter electoral, no podría ser de otra forma y todo debió surgir a partir de que se empezó a hablar de acercamientos del alcalde con el líder moral del Movimiento de Regeneración Nacional (Morena), Andrés Manuel López Obrador.

A nivel estado se han venido haciendo ya estudios sobre tendencias entre partidos y aspirantes y por lo que se supo hará cuestión de un mes, uno de esos reflejaba números fatales en contra de quienes tienen los monopolios de poder en la entidad. Si las elecciones para gobernador hubieran sido en esos momentos y el Cuau fuera candidato de algún partido, ganaría más fácil de que lo hizo en el 2015 en esta capital.

Claro, de ir por el PRI, PAN, PRD e incluso alguno de los partidos pequeños, igual y no habría mayor problema, sólo que por la vía de Morena el régimen de estado no lo va a permitir. Imagínese que Morelos fuera el primer estado ganado por el obradorismo, sería tanto como ir abriéndole paso para que en el futuro inmediato se adjudicara todo el corredor hacia la parte sur de la república mexicana.

Porque algo que no van a poder impedir, es que a partir del 2018, las huestes de Andrés Manuel se adueñen de la capital del país y entonces estarían agregando nuestro territorio. El paso siguiente, sería irse sobre Guerrero y estados aledaños, así que todo eso pone en riesgo el proyecto político de los grandes partidos y no se pueden arriesgar.

Para poder entender lo que está pasando, se tienen que analizar muchas vertientes que incluso escapan a lo local y es por eso que debió ser un tema incluso valorado desde la Secretaría de Gobernación y que, dadas sus posibles repercusiones, palomeado y autorizado.

Los dos partidos grandes PRI y PAN –el PRD ya se achicó- ven en AMLO una amenaza en el futuro inmediato, porque Morena ya se instaló como la tercera fuerza partidista y si continúa creciendo a costa del partido del sol azteca, muy pronto estará al parejo de azules y tricolores.

Nuestra entidad se ha significado en las más recientes elecciones presidenciales, por votar mayoritariamente por la izquierda, pero la impulsada por el tabasqueño, así ocurrió en las justas del 2006 y 2012, a él obedece que el PRD esté gobernando aquí, pero ahora viene ya con su propio partido y ahí es dueño del equipo y de la cancha, por lo tanto, habrá que reducirle los espacios de maniobra si se quiere contener su avanzada.

Blanco está citado hoy al Legislativo, para que muestre sus argumentos de defensa, entendemos que la ley le permite no asistir en persona y mandar a sus asesores legales, igual y quien da la cara es su abogado en el caso, Cipriano Sotelo Salgado, un buen profesional en la materia. Ojalá que lo salve de la guillotina y se menciona que ya irá amparado para impedir la remoción al fast track.

 

Publicado en Radiografia del Poder
Etiquetado como

Lo último de Daniel Alcaraz Gómez

logo
© 2018 La Unión de Morelos. Todos Los Derechos Reservados.