Martes, 06 Octubre 2015 01:00

Mando Único (II y ya)

Escrito por

Los ruteros belicosos

1.- En la columna anterior transcribí la primera parte de un análisis que me envió un policía activo describiendo el fondo de la problemática latente en las corporaciones policíacas municipales, a pesar de haber sido absorbidas por el Mando Único a cargo de la Comisión Estatal de Seguridad Pública (CES), a cuyo frente se encuentra Jesús Alberto Capella.

 Es importante recordar que la implementación de dicho sistema de prevención del delito comenzó a tener vigencia en enero de 2014, a escasas semanas de que Capella se hiciera cargo del conflictivo sector. La víspera transcribí lo siguiente: “Los policías municipales siguen un estricto camino de indiferencia y relajamiento porque la mayoría de sus elementos llegó a la corporación por ser el último de los recursos que había para llevar unas monedas a su casa. Los requisitos eran mínimos y no importaba la vocación. Además, en la mayoría de los municipios existen vicios añejos como el hecho de que los elementos policiacos ocupen patrullas o motopatrullas a cambio de una cuota”. A continuación la segunda parte del análisis.

2.- La famosa cuota o moche. “Algunos elementos policiacos están convencidos de que nacieron para estar confinados en un módulo y hasta recurren a medios de presión con funcionarios del cabildo para no ser removidos. En esos módulos instalan hogares alternos, con las comodidades que tienen en casa y se olvidan de sus principales funciones. Es decir, hacen a un lado la seguridad. Otros más gozan de permisos especiales por ser amigo o compadre de un funcionario y se pueden retirar a la hora que les agrade y también pueden pedir el servicio que más les acomode. Algunos pueden llegar con aliento alcohólico o inclusive en estado de ebriedad, pero con la simple cuota o moche todo queda arreglado. El deterioro de las patrullas se debe en gran medida al mal uso que los propios elementos les dan y algunos deciden aprender a manejar en los mismos vehículos. El argumento: el automóvil no es tuyo, tú no pagas las composturas y no le pones gasolina. Que más se puede pedir”.

3.- “En los patrullajes, durante el día, algunos buscan la sombra de un buen árbol y reportan patrullajes amplios por calles que no recorren. Por las noches algunos policías tienden a trabajar un poco y dormir un poco más. El cobro del servicio que brindan los elementos policiacos se ve reflejado con la coperacha para el refresco que dan las rutas del transporte colectivo, el moche a los conductores infractores con el ‘choro’ de poner a disposición del Ministerio Público a los ciudadanos que desconocen la ley, a los comercios de cada localidad pidiendo regalos cada año, y cuando se hace una detención y el infractor lleva objetos de valor que no son reportados y que son repartidos entre los mismos policías. También le sumamos a esto la aplicación indiscriminada de correctivos disciplinarios a los elementos que no quieren entrar al círculo establecido y a las mujeres policías que no acceden a las peticiones de sus superiores para tener mejores condiciones de trabajo. El salario promedio de los policías municipales de Morelos es de $5,000.00 mensuales. No cuentan con seguridad social, créditos personales, derecho a vivienda, horarios flexibles, capacitación constante, y sobre todo un ambiente armónico para hacer mejor su trabajo. De ahí que en algunas corporaciones se da el robo hormiga en la gasolina de las patrullas y algunos objetos propios de oficina, o bien la venta de sus propios uniformes”.

4.- “La llegada del Mando Único representa sacar de su zona de confort al policía municipal, de quitarles los beneficios a los presidentes municipales y de realizar un trabajo sin distingo con todos los ciudadanos. Las exigencias son al doble, de ahí que algunos elementos no tengan el suficiente criterio para realizar su trabajo. El Mando Único lo exige. El trabajo que hoy se está llevando a cabo implica un proceso largo para el MU: 1.- Aprobar los exámenes de control y confianza. 2.- La exigencia de estudios de preparatoria. 3.- Que todos los elementos policiacos cuenten con la formación inicial. 4.- Que cuenten con la formación de un diplomado en mando único. 5.- Aprobar los exámenes de habilidades y destrezas. 6.- Que todos los policías conozcan el sistema acusatorio adversarial. Y por último, gracias a todo lo anterior, la homologación de sueldos en todo el estado. Este conjunto de inconvenientes representa, para algunos policías municipales, que el Mando Único no funcione. Para los alcaldes significa que sigan pagando su salario a los policías y no tengan el mando operativo de los elementos para repetir los antiguos vicios. El Mando Único puede crear desenfrenos y excesos que se volverán añejos si no se pone atención al pasado. La pregunta está en el aire: ¿Seguir con el Mando Único o seguir repitiendo el pasado?”. Hasta aquí el análisis de nuestro lector, a quien le agradezco sobremanera su aportación, aunque seguramente es una postura interesada, porque en los últimos días se han gastado muchos recursos en promocionar esa forma de organización policiaca, al grado que cada vez se disimula menos y eso hace desconfiar a los ciudadanos.

5.- Cambiemos de frecuencia. La fiscalía especializada para atender violencia contra la mujer y trata, que está incluida en la iniciativa preferente que con relación a la violencia contra las féminas envió el gobernador Graco Ramírez a principios de septiembre pasado, al parecer no será considerada en los cambios que finalmente apruebe el Congreso estatal en los próximos días. Como se sabe, la condición de Preferente de esa iniciativa, obliga a los legisladores a desahogarla en un plazo de 40 días naturales a partir de su recepción, los que estarán cumpliéndose el fin de semana. Por ello ayer muy temprano se reunieron los diputados que integran las Comisiones Unidas (Equidad de Género y Salud entre ellas), encabezados por la panista Norma Alicia Popoca, para avanzar en este trabajo. La iniciativa gubernamental en términos generales concita apoyos de los legisladores, pero en el caso particular de la fiscalía propuesta, se preguntan si acaso el ente encargado de la atención de los casos de feminicidio no puede absorber la tarea general de la violencia contra las mujeres y, por tanto, no es imperativo crear una nueva fiscalía. Al tema le faltan muchas aristas por atender, pero los legisladores mostraron ayer que están ocupados en sacarlo adelante; veremos si a final de cuentas no les agarran las prisas.

6.- Las organizaciones Rutas Unidas y Federación Auténtica del Transporte, encabezadas por Aurelio Carmona Sandoval y Dagoberto Rivera Jaimes, respectivamente, prevén que será largo y difícil el enfrentamiento que ya mantienen con el Poder Ejecutivo para evitar la puesta en marcha del proyecto del Morebús. Las añejas organizaciones estiman que el nombramiento de Jorge Messeguer como nuevo titular de la Secretaría de Movilidad y Transporte, se ha dado con la consigna de impulsar este nuevo sistema de transporte que ha sido promovido desde el inicio del actual gobierno morelense. En ese contexto, para la FAT es una trampa la encuesta impulsada para conocer la situación del servicio de transporte público, porque aún antes de realizarla estaba claro que los transportistas serían reprobados y que ello será usado para dar sustento al proyecto del Morebús. Por eso los líderes de ruteros han buscado acuerdos con integrantes de la legislatura 53 que los arropen y defiendan ante el propósito gubernamental de afectar, dicen, a 150 mil familias que dependen directa e indirectamente del transporte colectivo. Por lo pronto, el secretario de Movilidad ha sido emplazado a presentar un informe sobre el nuevo proyecto de transporte a los diputados. A ver qué surge de este emplazamiento legislativo, pero dudo de que en el Ejecutivo haya intenciones de dar marcha atrás.

 

 

Guillermo Cinta

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.
logo
© 2018 La Unión de Morelos. Todos Los Derechos Reservados.