Miércoles, 07 Octubre 2015 01:00

Servicios municipales

Escrito por

Más del Mando Único

1.- El secretario ejecutivo de la Comisión Estatal del Agua (CEA), Juan Carlos Valencia Vargas, emitió el 4 de abril 2013 la voz de alerta sobre la sequía que prevalecería aquel año. 

Entrevistado por este columnista, hizo un llamado a los diferentes sectores de usuarios de agua potable y de riego para economizar el uso del vital líquido. Aunque el tema fue abordado por dicho funcionario hace más de dos años, la problemática de fondo persiste: la disponibilidad del vital líquido ya se convirtió en un asunto de seguridad nacional. Algunas zonas de nuestra entidad, verbigracia Tlaquiltenango, enfrentan el riesgo de una crisis severa para el suministro de aguas superficiales y subterráneas. Me parece, pues, que llegó el momento de cristalizar las facultades que otorga el artículo 115 constitucional para la intermunicipalización y el desarrollo regional, en aras de que los ayuntamientos atiendan de manera eficaz los graves rezagos sociales, incluyendo por sobre todas las cosas la distribución de agua potable, el combate a la inseguridad, la recolección y confinamiento de la basura, el saneamiento de las aguas residuales, la conectividad, el alumbrado público y la reparación de calles. 

2.- Nadie desconoce que los 33 municipios de Morelos carecen de capacidad financiera y organizativa para atender a plenitud esos servicios de manera individual. El Plan Nacional de Desarrollo 2012-2018 propugnado por el presidente de la República indica algo muy importante dentro del capítulo dedicado al Desarrollo Regional Integral. El texto tiene estrecha relación con la búsqueda de un mejor posicionamiento de nuestro país en la globalización y la feroz competencia por los mercados, tendencia ya presente en determinadas entidades federativas caracterizadas por su alta productividad e imagen mundial. Este es el escenario del Distrito Federal, el Estado de México, Nuevo León, Aguascalientes y Querétaro. Para el presidente Peña Nieto “el desarrollo de México no puede lograrse sin el progreso de cada una de sus regiones. Hoy en día, las desigualdades regionales del país hacen evidente que no todas las entidades y localidades se han beneficiado de la misma forma del proceso de inserción en los mercados internacionales ni de los profundos cambios que se han emprendido en México durante las últimas dos décadas. Por ello, se requiere de una estrategia regional (ojo con este concepto) que permita afrontar los retos de empleo y bienestar de su población a todo lo largo del territorio nacional. Para ello, deberá promoverse la competitividad en cada región atendiendo a la vocación de cada una de ellas para explotar su potencial y una estrategia de equidad para atenuar o eliminar progresivamente las disparidades en los indicadores de bienestar social”.

3.- Lo anterior significa que el esfuerzo de los 33 municipios de Morelos debe ser compartido, ya que el éxito de la estrategia de desarrollo regional requiere de acciones por parte del gobierno federal, así como de los gobiernos estatales y municipales, alentando la formación de espacios que favorezcan la comunicación, la difusión, la innovación y las actividades productivas, creadoras de trabajo y de calidad de vida. No sólo es clave la relación del Gobierno Federal con los otros órdenes de gobierno, sino también la coordinación entre ellos para permitir un desarrollo que beneficie a todos. Los recientes encuentros de autoridades federales y estatales con presidentes municipales electos deben tener como objetivo la cristalización del desarrollo regional propugnado por el artículo 115 constitucional. La problemática municipal es común y, por lo tanto, las soluciones tendrán que surgir en común, a pesar de los colores partidistas e ideología de los respectivos alcaldes. Propios y extraños consideran que atrás quedaron las disputas electorales del 2012 y 2015. La problemática de la basura, en cualquiera de las regiones morelenses, debe ser atendida mediante acciones intermunicipales, donde la colaboración entre presidentes municipales sirva para promover nuevas inversiones, tanto federales, como estatales y privadas.

4.- Cambiemos de frecuencia. La presidenta de la Comisión de Derechos Humanos, Lucero Benítez, fue ayer al Congreso para reunirse con diputados que la convocaron a fin de que los ilustrara acerca del número y la gravedad de las quejas que ese organismo ha recibido por parte de ciudadanos morelenses en contra de elementos del Mando Único. La cita en la que participaron los panistas Carlos Alaniz y Alberto Mojica, junto con el aliancista Francisco Santillán y el priista Mario Chávez, se dio al nivel de comisiones legislativas y justo la víspera del encuentro que los 30 diputados tendrán con el comisionado estatal de Seguridad Pública, Jesús Alberto Capella Ibarra, a quien propios y extraños presumen que los legisladores quieren hacer objeto de un linchamiento político. La presidenta de la CDHEM les dio cifras a los diputados a puerta cerrada y más tarde, en entrevista con los medios de comunicación, advirtió que la institución que encabeza no tiene nada en particular contra el Mando Único, que les corresponde a los diputados calificarlo o descalificarlo y que ella solamente aporta datos sobre el modelo policial, el cual evidentemente es perfectible.

5.- Como no hay fecha que no se llegue ni plazo que no se cumpla, este día a las 11:00 en sesión plenaria de la legislatura 53 comparecerá el comisionado Jesús Alberto Capella Ibarra, para responder a los cuestionamientos de cada uno de los coordinadores parlamentarios, quienes llevarán la voz cantante en este ejercicio para el que más de uno se ha documentado con el fin de aparecer como amplio conocedor del tema. No es la primera vez en este sexenio que un titular de seguridad pública es llamado para presentarse ante el Congreso, y no será la primera vez en que el evento se trate de convertir en un espectáculo circense. En otros actos similares el saldo no fue favorable para los legisladores, pero por ahora la historia no está escrita para este nuevo Congreso que, con la enjundia característica de cada legislatura recién iniciada, muestra ánimos y bríos para erigirse, en cumplimiento estricto de esa obligación que les corresponde a los representantes populares, en defensores de la sociedad. Sea lo que resulte, es deseable que prive la cordura y reluzca la verdad.

6.- El alcalde de Cuernavaca, Jorge Morales Barud, finalmente tuvo oportunidad de defender los argumentos de la petición de refinanciamiento que por 658 millones de pesos hizo al Congreso local. El munícipe fue llamado por la Comisión de Hacienda a la que pertenecen diputados de todas las fuerzas políticas, con el ánimo de contribuir a desahogar, aunque sea en el último trecho de su gobierno que concluirá el 31 de diciembre, la difícil situación económica que padecen las finanzas municipales. El alcalde capitalino es un hombre con reconocimiento entre los actuales diputados, quienes le reconocen su condición de político experimentado, mesurado y con preparación, al que le tocó enfrentar el desastre económico derivado de la anterior administración municipal y quien ha demostrado, saneando las finanzas, su habilidad como administrador. Con esa imagen Morales Barud fue bien recibido al seno de la Comisión de Hacienda y recibió el compromiso de que su petición, en esta cuarta vez que la realiza, ahora sí recibirá apoyo de los congresistas. A ver.

 

 

Guillermo Cinta

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.
logo
© 2018 La Unión de Morelos. Todos Los Derechos Reservados.