Jueves, 10 Marzo 2016 05:15

Un doloroso desperdicio

Escrito por

Una de las cosas que más me llena de tristeza es ver que la gente tenga que vivir de lo que saca de la basura. Hasta hace poco pepenar en los desperdicios era un trabajo propio de ancianos, principalmente mujeres, pero en donde radico veo cada noche que el perfil ha cambiado y se ven jóvenes que abren las bolsas de basura para ver qué encuentran, como única alternativa honrada para sobrevivir.

Nadie debería estar ante esa disyuntiva pero el hecho de que se vuelva cada vez más común habla de lo mucho que nos falta hacer como sociedad.

Lo que cada noche observo en mi ciudad natal es a pequeñas hordas de gente de todas las edades que llegan a los sitios donde se amontonan los desperdicios a la espera de que llegue el camión recolector. Buscan lo mismo cartón que botellas de plástico, latas o cualquier otra cosa que pudiera ser aprovechable. Pero aunque alguien haya revisado las bolsas un minuto antes, el siguiente pepenador repite la maniobra, en un búsqueda desesperada de un ingreso.

Aunque de tanto verlo comienza a hacerse rutinario, no deja de ser triste que en esa forma se gaste la energía de nuestra gente. Y que su condición económica sea tan dura como para llegar a eso.

Oscar Davis

oscardavismtz.blogspot.com | Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.
Más en esta categoría: « ¿Mala cosecha? Políticos »
logo
© 2018 La Unión de Morelos. Todos Los Derechos Reservados.