Martes, 12 Septiembre 2017 06:25

Es ahora posible generar electricidad de residuos no reciclables

Escrito por

He escrito en diversas ocasiones en esta columna sobre el plástico, la plaga moderna de nuestros tiempos que ha invadido nuestras vidas a tal grado que no resulta posible rechazarlo por completo. Podemos dejar de utilizar bolsas de plástico, pero es imposible evitarlo cuando envuelve no sólo alimentos y bebidas, sino juguetes, papelería, plumas, pilas… prácticamente todo lo que compramos. Se utiliza también en autos, en computadoras, en nuestros teléfonos. Invasivo y terrible, está en todas partes.

No basta con decir no al plástico. Tenemos que buscar la manera de convencer a las grandes empresas y a las autoridades de lo nocivo que es. Parte del problema es la botella de PET, un millón de las cuales se venden alrededor del mundo cada minuto. Sí, cada minuto un millón de seres humanos compramos una botella de plástico. Al ser depositadas en la basura la mayoría de ellas termina en los océanos y allí se da una consecuencia muy grave para nosotros. Se ha descubierto que la sal de mesa que utilizamos en nuestros platillos todos los días, está contaminada con partículas microscópicas de plástico. Esto quiere decir que estamos consumiendo plástico sin darnos cuenta. No vemos esas partículas. El problema es agudo porque en general agregamos demasiada sal a nuestra comida. Tal vez al leer esto ya no utilices tanta…

Una solución para manejar el problema de qué hacer con el plástico y otros residuos no reciclables es aprovecharlos para generar electricidad, a través de una planta de termovalorización. ¿Suena práctica esta idea? Pues sí, y ya está en construcción en la Ciudad de México. Se trata de utilizar los residuos inorgánicos no reciclables en lugar de mandarlos a rellenos sanitarios. “Se recibirán en un patio cerrado, para evitar la salida de olores, que tendrá capacidad para recibir 20 camiones de manera simultánea. Luego, los residuos serán transportados mediante grúas hasta las calderas térmicas y de ahí pasarán al proceso de termovalorización”, reporta la revista Expansión. A través de “hornos especiales se incineran los residuos a temperaturas de más de mil grados centígrados. El aire de la combustión, junto con la fuerza del agua, generará vapor que alimentará las turbinas que producirán energía eléctrica, la cual irá a la red nacional. (…) La energía generada equivale a la energía utilizada por toda la red del metro de la Ciudad de México o a la que necesitan 120 mil viviendas. Al final del proceso habrá unos condensadores que recuperarán el agua para volverla a utilizar en el proceso”.

Ésta sí es una buena noticia. Será la primera planta de termovalorización en América Latina y la más grande a nivel mundial. La obra está ubicada en los terrenos federales del Bordo Poniente en la CDMX. Al iniciar su operación, después de la etapa de construcción que durará 18 meses, la planta tendrá la capacidad de procesar diariamente 4 mil 500 toneladas de residuos. Muchas de esas toneladas serán el plástico, en todas sus formas, sacado para siempre de rellenos sanitarios, ríos, barrancas, calles y océanos. Seguiremos de cerca esta planta cuando entre en operación.

Sólo con la aplicación de nuestro conocimiento podremos lidiar contra el problema del plástico. Esperemos que esta planta sea sólo la primera de muchas que contribuirán a resolver un problema tan terrible. Mientras tanto, nos toca a nosotros seguir diciendo NO al plástico y sobre todo dejar de comprar bebidas en botellas de plástico PET. Por favor.

 

Fuentes de información:

http://www.veolia.com.mx/

www.theguardian.com

http://expansion.mx/

 

 

 

 

logo
© 2018 La Unión de Morelos. Todos Los Derechos Reservados.