Martes, 27 Junio 2017 05:16

El cambio climático impacta nuestras vidas cada vez más

Escrito por

No cabe duda que las señales del cambio climático están por todos lados. Sólo las personas ignorantes, egoístas o que hayan quemado todas las células de su cerebro, pueden seguir negando los evidentes trastornos climáticos que actualmente sufre cada país del mundo.

Acabo de regresar de visitar a mi familia y mis amigos en la Gran Bretaña, país conocido –incluso famoso– por su constante lluvia e infrecuentes días soleados. Pues ésta ya no es su realidad. Sigue lloviendo, claro, pero ya no de manera garantizada como antes. Ahora es normal que pasen días enteros sin lluvia y, como consecuencia, el campo sufre. También, en los últimos años, hace calor inesperadamente, como fue el caso en Londres este mes de junio. La semana pasada, la ciudad capital sufrió temperaturas arriba de los 30°C. A la vez, ocasionalmente hace más calor en Escocia que en el sur de Inglaterra y este último invierno nevó poco, algo fuera de lo común para los escoceses. Todo esto implica no sólo cambios en el ecosistema, sino también en los hábitos y costumbres de las personas. ¿Cuándo podía uno estar en peligro de deshidratarse en Inglaterra? Pues ahora sí. Para mucha gente, aprender a tomar suficiente agua todos los días les cuesta trabajo, sobre todo los niños y los ancianos que están en mayor riesgo cuando suben las temperaturas.

En toda Europa las estaciones se están alterando y la industria del esquí sobre nieve está en peligro. Es un hecho que ya no nieva como antes y desde hace años los centros turísticos de esquí han tenido que invertir fuertemente en máquinas que fabrican la nieve artificialmente. Esto con el fin de no terminar en la bancarrota total y para garantizar a los miles de turistas fanáticos del esquí que sí les es posible practicar este deporte de invierno, como de costumbre. Pero tal vez no por muchos más años; eso lo tendremos que ver… De la misma suerte, ¿qué pasará con los Juegos Olímpicos de Invierno? Sin nieve no nos será posible admirar a los esquiadores descendiendo las montañas a velocidades impensables. ¿Será que pronto este tipo de deporte quedará vivo sólo en la memoria colectiva?

Leí el otro día que hizo tanto calor en Phoenix, Arizona, la semana pasada que las autoridades tuvieron que cerrar el aeropuerto. El calor fue tan desmedido que prohibieron a los aviones despegar y aterrizar porque era demasiado peligroso. No sólo la tripulación y los pasajeros estaban en riesgo, sino que también el mismo avión y la superficie de la pista, que se derretía… Una situación que se volverá cada vez más común, seguramente.

Estamos viviendo tiempos turbulentos, sin duda alguna. Por un lado, tenemos que lidiar con las consecuencias del cambio climático y, por el otro, estamos experimentando fuertes cambios en los partidos políticos, conociendo nuevas formas de gobernar y contemplando nuevos agentes políticos que están llegando al poder ser votados por ciudadanos que están diciendo: ¡ya basta! Sin embargo, los resultados son variados. No tenemos que buscar mucho más lejos que del otro lado de nuestra frontera norte para darnos cuenta de algunas decisiones irresponsables, como la de retirase del Acuerdo de París sobre el Cambio Climático. Sí, totalmente inadmisible e irresponsable. No tenemos el lujo de actuar de manera egoísta porque las acciones de gobiernos como el del actual presidente norteamericano tendrán un impacto negativo sobre el resto del planeta. Esperemos que haya suficientes personas en Estados Unidos comprometidas con el cuidado del medio ambiente para evitar que el efecto sea demasiado adverso.

No importa cuál sea la situación actual, tenemos que seguir buscando la manera de contribuir a cuidar nuestro ambiente, nuestros árboles, nuestros ecosistemas. Depende de todos nosotros más que nunca actuar por –y exigir– el futuro sustentable de nuestro planeta Tierra. Es el tema más crítico hoy día para nosotros y debería estar en el primer lugar de cualquier campaña política. ¿Será así en México en 2018? Ojalá.

 

 

 

logo
© 2018 La Unión de Morelos. Todos Los Derechos Reservados.