Martes, 14 Febrero 2017 05:41

El hielo se sigue derritiendo, a gran velocidad…

Escrito por

Los fotógrafos que se dedican a tomar fotos del hielo, son testigos de los cambios en las zonas más frías del planeta. Sus tomas muestran el nivel alarmante del derretimiento constante del hielo alrededor del mundo.

El Extreme Ice Survey (EIS) tiene un sitio web dedicado a mostrar lo que captan sus cámaras, http://extremeicesurvey.org, a través del cual conocerás el trabajo tan importante que están realizando.

Fundado en 2007 por el fotógrafo James Balog, su objetivo es registrar los cambios en proceso actualmente en las zonas más frías, incluyendo por supuesto el Ártico y el Antártico, a través de la fotografía. Esta investigación sobre el estado del hielo, provee a los científicos y al público información vital sobre lo que ocurre en esas zonas de glaciares y de capas de hielo. Se trata de evidenciar el impacto del cambio climático; se trata de dar una voz al hielo como nunca antes.

Hay que recordar que la superficie de la Tierra ha estado conformada hasta ahora por agua en un 71%, hielo en un 10% y tierra en un 19%. La mayoría del hielo se encuentra en el Ártico y el Antártico y lo demás se encuentra en otros lugares en forma de glaciares en zonas montañosas. El cambio climático está afectando a tal grado estas zonas que las fotos que el EIS tome deben considerarse esenciales.

Esas fotos tan interesantes no están tomadas al azar, sino mediante 43 cámaras rápidas instaladas en sitios de alto valor científico. Para cuidar las cámaras de los movimientos de los glaciares y del hielo las montan en los acantilados, arriba del hielo. No es tan fácil instalarlas: vienen equipadas con paneles solares para mantener una fuente permanente de energía, están protegidas del frío y el polvo, y a través de un sistema complejo de anclas y de cables las cámaras están siempre fijas para llevar a cabo su trabajo. No sólo eso, sino que los sitios de instalación son muy diversos, su distancia y su inaccesibilidad hacen muy complicado llegar a revisar estas cámaras, requiriendo largos viajes bajo condiciones extremas. El trabajo es de alto riesgo, confiado a fotógrafos y científicos dedicados a lograr esas imágenes. Las fotos que toman son muestra de la belleza del hielo, además de ser de vital importancia para los científicos.

El hielo que se formó durante siglos desaparece en cuestión de años. Una vez que un glaciar empieza a deshacerse, el agua que resulta del hielo derretido, mezclada con el agua salada del mar, da velocidad a la destrucción del glaciar. La cantidad de hielo derretido es tal que aumenta de manera significativa el nivel del océano.

Como señala el EIS, podemos considerar las capas de hielo polar como una especie de aire acondicionado para el planeta. El estado de los glaciares es entonces el indicador temprano del impacto del calentamiento global: son los centinelas del cambio climático. Lo que le ocurra al hielo polar tendrá un impacto aplazado en otras partes de nuestro planeta. No sólo contribuye a aumentar el nivel del mar, sino que en la ausencia de la capacidad del hielo para reflejar los rayos de sol –manteniendo nuestro clima templado– la Tierra empieza a absorber el calor solar que, a su vez, contribuirá a elevar las temperaturas a nivel global.

Nuestro estilo de vida actual está basado en un clima moderado; es el único que conocemos. El futuro, entonces, implicará muchos cambios en nuestro modo de vivir para aguantar el calor, las inundaciones y la consecuente destrucción de las costas. Este récord fotográfico tan importante del hielo que está logrando el EIS es clave para entender los trastornos climáticos que están ocurriendo. Su trabajo merece nuestro respeto y atención porque es precisamente en las capas polares donde los cambios son más notorios.

Por ser hoy 14 de febrero, sería oportuno dar muestras de amor y de cuidado por nuestro planeta Tierra.

 

logo
© 2018 La Unión de Morelos. Todos Los Derechos Reservados.