Martes, 31 Enero 2017 05:38

No podemos ni debemos tirar la toalla

Escrito por

Después de dos semanas de sólo malas noticias provenientes del país vecino Estados Unidos, me di a la tarea de encontrar algo positivo para compartir hoy con ustedes.

La verdad me cuesta mucho trabajo, ya que todo lo que está haciendo ese nuevo presidente está en contra de lo que me motiva a escribir esta columna. Las decisiones que toma no consideran el impacto al medio ambiente, ni el efecto negativo en las vidas no sólo de los ciudadanos estadounidenses sino de los mexicanos, los canadienses y el resto de los habitantes del planeta.

Los próximos cuatro años se ven muy, pero muy retadores y depende de nosotros el reconocer, aplaudir y apoyar los esfuerzos de las empresas e individuos que siguen trabajando para lograr un futuro digno. Esfuerzos como el de una importante empresa estadounidense que está organizando la colecta de residuos de plástico de las playas para reciclarlos y convertirlos en frascos para shampoo: la marca Head & Shoulders, fabricada por Procter & Gamble, anunció la semana pasada que lanzará en Francia un nuevo empaque sustentable este año. Gracias al apoyo de miles de voluntarios, suficiente plástico ha sido entregado para la producción de este frasco innovador, creado en colaboración con TerraCycle (www.terracycle.com) y Suez (www.suez-environnement.com).  Ejemplos como éste son, sin duda, precisamente los que queremos escuchar, los que debemos agradecer, los que tenemos que apoyar.

Hay que reconocer que somos muchos los que estamos preocupados, aún más preocupados ahora con la llegada de este hombre a la Casa Blanca. Es una persona tan egocéntrica, con tan poca visión de futuro, tan ignorante diría yo, que esperamos con temor el impacto negativo de sus políticas mal pensadas en torno al medio ambiente. El miedo es tanto, y compartido por muchísimas personas no sólo en Estados Unidos sino en cada país del planeta, que los científicos que controlan el Reloj del Apocalipsis (también llamado “del Juicio Final”) lo han avanzado 30 segundos. El reloj ahora indica que faltan 2 minutos y 30 segundos para la medianoche. Según Wikipedia, se trata de un reloj simbólico, mantenido desde 1947 por la junta directiva del Bulletin of the Atomic Scientists (Boletín de Científicos Atómicos) de la Universidad de Chicago. Utiliza la analogía de la especie humana estando siempre a minutos de la medianoche, donde la medianoche representa la destrucción total y catastrófica de la humanidad. Originalmente se tomaba en cuenta la amenaza de una guerra nuclear global, pero desde hace tiempo incluye también el cambio climático, además de cualquier otra cosa que pudiera infligir algún daño irreparable a nuestro planeta. ¿A qué se refiere con “otra cosa”? Es, precisamente, este nuevo gobierno de los Estados Unidos.

La nueva hora adelantada del reloj apocalíptico refleja qué tan seria es ahora la situación. Ha dicho no sólo ese presidente sino casi todo su equipo que no creen en el cambio climático, que cualquier acontecimiento climático inesperado que ocurre no es causado por nosotros y nuestras acciones. Ésa es una clara indicación de una visión corta, de una ignorancia total, de un egoísmo nunca antes visto ni tolerado en el país vecino.

Con más razón tenemos entonces que seguir. No podemos ni debemos perder la esperanza. Sigamos apoyando a las empresas que invierten en reciclaje y en la creación de nuevos empaques sustentables. Nos toca actuar con aún mayor convicción y continuar nuestros esfuerzos por lograr un mundo sustentable, invertir en energías renovables y limpias, y luchar fuertemente por un futuro digno para nuestros hijos y nuestro planeta. Es la única manera…

logo
© 2018 La Unión de Morelos. Todos Los Derechos Reservados.