Publicado en Andanzas en Femenino Domingo, 10 Julio 2016 05:36

Tijuana, la frontera cosmopolita de México

Escrito por

Conocida como ‘la frontera más visitada del mundo’, esta ciudad plagada de atractivos para todas las edades es en sí misma, una invitación al disfrute

Tijuana es la segunda ciudad más grande de la costa oeste de Norteamérica y durante muchos años, el mayor referente que la cultura norteamericana tuvo de México. Internacionalmente conocida como la "frontera más visitada del mundo", esta ciudad cuenta con una extensa variedad de atractivos y actividades. Desde sus restaurantes de calidad mundial y sus lugares para disfrutar la vida nocturna, hasta su Centro Cultural y museos, sus campos de golf, las corridas de toros y el galgódromo.

Un visitante que llega a esta ciudad no puede dejar de recorrer la Avenida Revolución llena de colores y sabores, pero si quieres una cena especial, los mejores lugares están en la deslumbrante Zona Río donde encontrarás a los mejores chefs de la región. La oferta hotelera es amplia y para todos los bolsillos pero lo más atractivo de la ciudad es la calidez y amabilidad de su gente.

En esta zona también se ubican los principales bancos, oficinas de gobierno y el centro cultural.

En materia de cultura, Tijuana también tiene mucho que ofrecer. Es famosa por su Fiesta Brava o su tradicional feria que tiene un formato cien por ciento familiar que incluye uno de los palenques con mejor cartel del país.

Si te gustan las alternativas diferentes, la recomendación es el Festival Binacional de Mozart, el Festival de Aniversario de la Ciudad, así como el Festival Hispanoamericano de Guitarra, cuya calidad musical incluye artistas de nivel internacional. Así mismo, se realizan eventos de carácter gastronómico como el famoso y ya tradicional Festival del Pescado y el Marisco, al igual que el Festival del Platillo Mexicano.

Si eres de los que gusta de conocer las ciudades a través del paladar, esta ciudad fronteriza cuenta con una amplia gama de restaurantes que van desde la alta cocina mexicana, pasando por la meditaránea, italiana, japonesa, china e internacional.

Pero no todo es cien por ciento urbano pues a escasos 15 minutos en auto podrás encontrar las hermosas playas de Rosarito, a las que te puedes escapar para pasar un día siendo acariciado por las olas del mar. O bien, si prefieres ir de compras, también a 15 minutos pero en dirección contraria, es decir, rumbo al norte, está la ciudad de San Diego, California.

También encontrarás playas dentro de Tijuana, en cuya zona costera encontrarás un tradicional malecón que bien amerita una deliciosa caminata vespertina o un café compartido. Ahí también puedes encontrar lugares donde disfrutar de la música típica norteña en vivo, o bien de platillos hechos a base de frescos mariscos.

Es importante que si quieres meterte a nadar a la playa consideres que en este lado del océano pacífico el agua es muy fría y además no siempre es seguro pues hay corrientes peligrosas. Eso sí, es un lugar muy visitado por surfistas de todo el mundo, que pueden ser todo un espectáculo gratuito incluido en el paisaje de las playas tijuanenses.

Como el clima es cálido y seco, tal vez para la mañana o el medio día la mejor opción sea visitar el Centro Cultural Tijuana (Cecut) donde cada mes hay exposiciones temporales itinerantes de pintura, escultura, dibujos y otras piezas de arte. En este lugar también puedes ver películas en formato IMAX. La sala de video siempre tiene ciclos de cine alternativo, como anime, películas B, infantiles, arte, etc. También hay 2 cafés, uno dentro de la bola y el otro debajo del Museo de las Californias, que por cierto es muy interesante, sobre la historia de la Península de Baja California, y Tijuana. La Sala de Lectura ofrece una buena variedad de libros y revistas interesantes que puedes leer ahí mismo. Casi a diario hay diversos eventos.

Ahora que si lo que quieres es ver y que te vean, debes caminar por la avenida Revolución, que es la calle más famosa de Tijuana. Esta famosa avenida se construyó en 1889 y ofrece a los paseantes artesanías, restaurantes y centros de diversión nocturna. También hay excelentes restaurantes mexicanos, italianos, orientales, y de comida rápida americana.

Si viajas con niños te recomendamos llevarlos al Parque Morelos, que es el más grande de la ciudad. Tiene área de toboganes abiertos en verano, un mini zoológico, muchas áreas verdes con asadores, andadores temáticos con replicas de esculturas prehispánicas, colección de fósiles, teatro al aire libre, lago artificial con renta de lanchas, y área de juegos infantiles. Una excelente opción como para pic-nic o descansar.

 Si sólo quieres un poco de descanso y romper la rutina, visita el Parque de la amistad donde podrás recostarte debajo de alguno de los muchos árboles que adornan los miles de metros cuadrados de césped de este lugar. También tiene un lago donde podrás observar diversas aves migratorias y rentar lanchas de pedales.

Dos de las joyas imperdibles en un viaje a esta ciudad son Mexitlán y los Estudios Fox. El primero es un recinto que reúne 200 miniaturas de ciudades, templos, plazas y otros monumentos arquitectónicos y artísticos que sintetizan la historia del país. Un viaje a través del tiempo que permite maravillarse ante las réplicas del Palacio del Gobernador, el Templo del Adivino y el Cuadrángulo de las Monjas de la ciudad prehispánica de Uxmal; o las maquetas del Observatorio, el Juego de la Pelota, el Castillo y el Cenote Sagrado de Chichén Itzá, y el Centro Ceremonial de Tenochtitlán.

Preciosidades coloniales como la Catedral Metropolitana y el Zócalo de México DF; la Catedral de Zacatecas y las iglesias de Tepozotlán, Santa Prisca de Taxco; San Francisco Acatepec de Puebla y la misión de Loreto, entre otras, comparten lugares estelares con obras del siglo XIX y XX, como el Paseo de la Reforma o el edificio del Banco de México. En este museo lleno de sorpresas el visitante es testigo de la única "ola humana" en miniatura, cuando los 30,000 muñequitos sentados en las tribunas del estadio de la Ciudad Universitaria de México se levantan, alzan los brazos y vuelven a su posición inicial.

Gracias al trabajo de un ingeniero mexicano, hábil en el uso de la fibra óptica y los rayos láser, también puede observarse en miniatura el desfile inaugural de los juegos Olímpicos del 68, realizados en la capital del país. El museo, localizado en la Línea Internacional de San Isidro, ocupa un área de 15,000 metros cuadrados. En su construcción se invirtieron 23 millones de dólares, así que bien vale una visita.

 Los Estudios Fox se localizan a 30 minutos del centro de la ciudad pero si eres amante del cine no querrás perder la oportunidad de conocer los entretelones de la industria cinematográfica y enterarte cómo se filmaron grandes películas como Pearl Harbor y Farest Part Of The World y Titanic que tiene su propia expo donde se puede observar la escenografía original de la película.

Publicado en Andanzas en Femenino

Lo último de Elizabeth Palacios

logo
© 2018 La Unión de Morelos. Todos Los Derechos Reservados.