Sociedad

El collage de Antonia Guerrero.


Lectura 4 - 7 minutos
El collage de Antonia Guerrero.
El collage de Antonia Guerrero.
Sociedad
Lectura 4 - 7 minutos

El collage de Antonia Guerrero.

El collage de Antonia Guerrero.
  • (2 Likes)
  • Comentar

Sobresalen en sus alargados brazos bifurcaciones de un azul atenuado, bajo la epidermis serpentean hebras de sangre que corre y circula en su cuerpo. Tiene manos delgadas que concluyen en dedos con uñas cortas, su rostro vertical es lienzo con detalles luminosos, ojos y boca, mentón y pómulos cual colinas cubiertas con piel apiñonada. La silueta de Antonia se mueve lenta, pero ella gestualiza con sus manos cuando habla y entonces baila, su cuerpo y su voz son carboncillos que dibujan cordilleras y paisajes.

            Sabía de ella sin conocerla, me adentré y observé su trabajo acompañado de sus palabras, una charla improvisada fue nuestra guía para observar sus collages, dibujos, escuchar la voz de los migrantes al tiempo que las imágenes sobre los muros se alternan; un papel suspendido del techo encalla en el vacío, los hilos y trazos figurativos no pesan, sí nos provocan, y al mirar en su interior alguien nos mira. Recorro cada obra y descubro delicadas filigranas de papel, finos trazos e imágenes fijas y en movimiento construidas con dimensiones alternas; pequeños collages y papeles, unos apaisados y otros como rampas que terminan sobre el suelo, ella goza cuando dibuja, es la impronta de sus experiencias e historia.

            Accesos a lo entrañable es más que una exposición, es un escenario en el cual las obras cual protagonistas emiten argumentos con lenguajes diversos, el video, el audio, el dibujo y la pintura la conforman; los espectadores y la creadora son también parte de él. Este conjunto de piezas es, para mis ojos, un collage acotado en un espacio silencioso, porque así hay que adentrase en él, desnudos de expectativas y ávidos de asombros.

            La memoria y nuestras identidades, inmigrantes y grupos de comunidades indígenas, concheros y danzantes, revelaciones políticas, conciencia de nuestra naturaleza, viajes, artistas visuales, amigos y tantos otros personajes que han pululado su trasiego alimentan un bagaje simbólico, creativo. Las huellas de Antonia Guerrero provienen de recuerdos paternos, seres descalzos y rostros morenos, desplazamientos territoriales sin mayor objetivo que la de conocer la tierra que la vio nacer; alguna vez ella recorrió de niña su país de la mano de su madre, un perro las acompañaba y una gran energía por observar su entorno.

            Este año ella celebra cinco décadas de su primera exposición, esa iniciación dio buena cimiente y al poco tiempo nuestro gran promotor y museógrafo Fernando Gamboa la llamó “joven promesa”. Así logró exponer en una pequeña sala del Museo de Arte Moderno una individual. Eran otros tiempos en los cuales el arte buscaba salidas a las artes no tradicionales, elevar y consolidar la voz de la mujer y establecer una política pública de igualdad y equidad.

            El mismo año que Antonia exponía su primera muestra apareció otra mujer que tomaba las riendas para dar vida a una de las revistas más significativas de su tiempo, Carla Stellweg y el maestro Gamboa dieron a luz la revista Artes Visuales, esa publicación trimestral bilingüe que tuvo entre sus colaboraciones a plumas y creadores de la talla de Marta Traba, Vicente Rojo, Mathias Goeritz, Juan Downey, Felipe Ehrenberg, Juan Acha, Octavio Paz, Salvador Elizondo, Jorge Manrique, Carlos Monsiváis, Carlos Chimal, Manuel de Landa, Manuel Felguérez y Rita Eder entre muchos otros.

            La efervescencia por dar cauce al lenguaje de las mujeres tuvo su consecución en el “Salón Nuevas Tendencias, (1977/78)” que se realizó en el Museo de Arte Moderno de la Ciudad de México. En un sector denominado mujeres radicales expuso Mónica Mayer “El Tendedero”, Magali Lara sus “Ventanas” y Pola Weiss un video que llamó “Ciudad Mujer Ciudad”; tiempos en los cuales éstas y otras expresiones de mujeres artistas “resultarían fundamentales para los discursos visuales y performativos sobre lo femenino y el feminismo en la escena artística mexicana de la década de 1970.”

            Nada es casual y Antonia Guerrero no fue la excepción, de su época de trabajos figurativos que llegarían a agotar sus exploraciones, ella indagó otros lenguajes y asimiló con sentido creativo la influencia de Robert Rauschenberg, la escuela neoyorquina hizo el resto, abonar en su imaginario para que nacieran nuevos frutos.

            Como a muchos otros artistas, a Antonia Guerrero le afectó el grave problema de salud pública que vivimos recientemente, sin embargo, ella vio en él un singular efecto, nuestra relación o distanciamiento con la naturaleza. Resultó paradójico ver a los animales salir a las calles en un ciudad como Nueva York, urbe abandonada por nosotros y recuperada por la vida silvestre. Estos y otros fenómenos la han conducido a no cejar en una especie de investigación estética, ella lo nombra un portal de conocimientos pues a través de ello nos abrimos a otras reflexiones, conceptualismos, resignificación de los valores e innovadores cuestionamientos.

            Por ello en su quehacer visual hay singulares obsesiones como las cordilleras de Oaxaca vistas desde Monte Albán, esa sinuosa línea fronteriza que nos recuerda el tiempo y la necesidad de conectarse con la fuerza vital de la naturaleza; la vieja efigie de estos escarpados y serranías despierta los recuerdos de nuestros orígenes, nuestra tierra como matriz y madre, el viento y el sol como testigos, nosotros que la labramos, la destruimos o la cuidamos, es esta cordillera también nuestra raíz, y su presencia son un recordatorio de nuestra relación con la memoria, la distancia y la frontera, el horizonte que nos circunde.

            De estas y otras fuentes abreva la obra de Antonia Guerrero, ya sea en hermosas y delicadas composiciones o en papeles intervenidos, la multimedia como herramienta, las voces como testimonios perpetuos, la imagen en movimiento repetido una y otra vez hasta que se nos agote el cansancio para entonces despertar y observar nuestro entorno, nuestra realidad.

            Durante nuestro recorrido señalé que los niños deberían ver esta muestra, nos regocijábamos con la idea, y como la vida es una sorpresa constante en ese momento la puerta del espacio se abrió despacio y un ser pequeño asomó su figura; en breves instantes una cuadrilla de niños inundó la sala, Antonia se regocijó con el regalo y yo miré sus rostros, las mujeres que los acompañaban los tomaban de las manos, unos se soltaron y miraron los papeles de Antonia, fue un instante que nutrió la esperanza de que nuestras nuevas generaciones no deben olvidar de dónde venimos, qué nos rodea y cómo, en voz de Antonia, el arte genera cambios.

            Los niños se alejaron y nosotros pasamos a las mesas de la terraza del Museo de Arte Indígena de Arte Contemporáneo que atinadamente dirige Wilfrido Ávila, bebimos café y nos ilusionamos con hacer un libro antológico de Antonia, hablamos de Carla Stellweg y su presencia, su valioso apoyo. De David Vera y su atinada curaduría, de la acertada museografía y los artilugios que hay que hacer para presentar una exposición de gran calado.  La exposición Accesos a lo entrañable permanecerá en el Museo Universitario de Arte Indígena Contemporáneo hasta el 18 de marzo.

            Reitero que el corredor que comprende la avenida Morelos y otras calles aledañas en la ciudad de Cuernavaca pueden y deben trastocar la cruenta realidad morelense, pues ciertamente es con el arte y la cultura que podemos abonar para hacer mejores seres humanos, para cambiar.

            Esa tarde ya agotado dirigí mis pasos y llegué a la galería del Edificio Victoria, ahí tuve el gusto de mirar el montaje de otra exposición que abrirá en fechas próximas, evento que convoca el Centro Morelense de las Artes. Estemos atentos a la labor cultural en Morelos, nada mejor que asistir a estas actividades.

 

Inicia sesión y comenta

Francisco Moreno

37 Posts 162,985 Views
Enviar mensaje Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.
Ant. El escritor y las librerías (Segunda parte)
Sig. Invitan a disfrutar oferta de productos y servicios del mercadito verde Morelos

Hay 5477 invitados y ningún miembro en línea

© 2024 LaUnión.News. All Rights Reserved. Design & Developed by La Unión Digital Back To Top

Publish modules to the "offcanvas" position.