Sociedad

El conductor cuyo vehículo fue aplastado durante el sismo dejó el volante


Lectura 2 - 3 minutos
El conductor cuyo vehículo fue aplastado durante el sismo dejó el volante
El conductor cuyo vehículo fue aplastado durante el sismo dejó el volante
Sociedad
Lectura 2 - 3 minutos

El conductor cuyo vehículo fue aplastado durante el sismo dejó el volante


El conductor cuyo vehículo fue aplastado durante el sismo dejó el volante
Fotógraf@/ MAXIMO CERDIO
  • Like
  • Comentar

Ahora es checador; la reparación de la unidad costó más de 180 mil pesos pero volvió a circular.

“Que se haga tu voluntad, pero déjame salir de esta”, suplicó Jorge Duarte al ver que los escombros de la Torre Latino aplastaban el camión que conducía hace cinco años, cuando ocurrió el sismo de 7.1 grados en la escala de Richter que cobró la vida de varias personas en el país.

“Está temblando. Está temblando”, gritaban una y otra vez los pasajeros que viajaban en un camión de la empresa Autobuses OMSA Chapultepec. Aunque algunos lograron salir, otros quedaron atrapados dentro del camión aplastado por la torre.

Ese día Jorge cumplía con su recorrido de Ruiz Cortines hacia Civac y lo que recuerda es que se detuvo sobre la calle Degollado porque el semáforo estaba en color rojo.

A las 13:14 horas la “ruta” se meneó y varios pasajeros corrieron a buscar un lugar seguro para refugiarse, pero ocho personas no pudieron salir.

Tras el vaivén de la tierra Jorge se encomendó a Dios: “Que se haga tu voluntad, pero déjame salir de esta”, imploró y por una ventana de emergencia ayudó a salir a las personas atrapadas.

“Escuchaba cómo los escombros caían en el carro y vi que se hacían hoyos, me encomendé a Dios y le pedí que hiciera su voluntad. Ese día mi familia se enteró y llegó al lugar y agradecieron a Dios al ver que estaba asustado, pero con vida”.

Jorge -quien hasta el 2017 tenía una trayectoria de 12 años como operador del transporte colectivo- afirma que ha sido difícil superar esta situación, al grado de que tuvo que dejar el volante seis meses después del sismo y empezó a trabajar como checador de base.

El camión registró daños importantes: desde ventanas, espejos y asientos rotos, por lo que permaneció dos meses en el taller mecánico para su reparación.

La inversión para la compostura -afirma la dueña, quien pidió no consignar aquí su nombre- tuvo un costo de alrededor de 180 mil pesos y fue un proceso difícil, debido a que al ser modelo 2008 el mecánico tuvo dificultades para encontrar todas las piezas que necesitaba el camión.

“Fue una situación muy pesada porque el día del sismo hubo rapiña; se llevaron pertenencias de algunos pasajeros, la batería del camión y algunos espejos, pero gracias a que me ayudaron los compañeros de la empresa fue una carga ligera. Ellos no me dejaron sola y pusieron casi 80 por ciento del dinero que se necesitaba para la reparación; todos me apoyaron para salir adelante, fueron solidarios y eso siempre lo agradezco”, dijo.

Aunque ahora la actividad de Jorge Duarte es de oficina, relata que cada año, cuando escucha la alerta sísmica, su corazón se acelera como el día del temblor.

“Por el susto tomé varios días para descansar, pero tenía muchos problemas para dormir y brincaba en la cama; fue un proceso muy difícil y mejor decidí dejar la ruta, pero cada año me llega el recuerdo de ese día”, puntualizó. 

Inicia sesión y comenta

Antonella Ladino

1,403 Posts 8,179,278 Views
Enviar mensaje Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.
Ant. Difundirá SNTE información sobre nuevo plan de estudios
Sig. La reparación de las bóvedas del ALM iniciará este año

Hay 5721 invitados y ningún miembro en línea

© 2024 LaUnión.News. All Rights Reserved. Design & Developed by La Unión Digital Back To Top

Publish modules to the "offcanvas" position.