Sociedad
Lectura 2 - 3 minutos

ILHUICALLI Medio centenario de historias de arte y tradición en el escenario

TXT Yessica Morales Vega
  • Like
  • Comentar

“La Casa de la Fiesta” es el significado de la palabra IIhuicalli, que proviene del náhuatl: ilkuitl, que quiere decir “fiesta” y “calli” que se interpreta como casa. El Auditorio Ilhuicalli de Tepoztlan cumplió el pasado mes de septiembre 50 años, que representan miles de historias por contar, afuera y dentro del escenario.

Fue en 1970 cuando se inauguró este espacio concebido para fomentar y fortalecer actividades socioculturales.

Existen pocos datos sobre el lugar donde fue construido. Se dice que el terreno donde se construyó el auditorio funcionaba como “corral de consejo”, es decir, era el terreno donde retenían al ganado dañero o mal parado en las calles del pueblo.

A finales de la década de los 60’s, la escuela primaria “Escuadrón 201”, ante la necesidad de un espacio para realizar sus actividades artísticas, cívicas y culturales, gracias a la participación de maestros, padres de familia, autoridades, gestionaron junto al arquitecto Ramiro González del Sordo la construcción del recinto. Este terreno fue donado a la SEP por el cabildo de ese entonces.

Desde el año pasado comenzaron las reuniones con el colectivo Macuilxochitl (“cinco flores”), responsable de realizar la programación de un año festivo. Se tenía organizado una programación marcada por el aniversario, cuyas actividades iniciarían en el mes de abril del 2020, pero por la pandemia quedaron truncos. Entre lo que se quería plasmar estaba una exposición fotográfica, la cual recorre momentos importantes en la vida de dicho espacio cultural.

Habría “la participación de los grupos que han dado vida y aprendizaje a través de la música, teatro, danza, coro y otras disciplinas, que enmarcara gran parte lo que se ha realizado sobre el escenario”, refirió el Lic. Jesús Sedano Hernández, director del Auditorio Ilhuicalli, un recinto que festeja su medio siglo de existencia a puerta cerrada.

Pero a lo largo de su historia, Ilhuicalli se ha constituido como espacio emblemático para el quehacer cultural y disfrute de las artes escénicas, así como también ha sido un lugar donde generaciones de niños, niñas y jóvenes de la comunidad han profesionalizado su formación educativa, ya sea jardín de niños, primaria, secundaria o preparatoria. Además, es sitio que alberga las asambleas de comuneros.

“Me hubiera gustado hacer una gran celebración, pero espero que para finales de año sea posible. Como director de Ilhuicalli, festejar a puerta cerrada por la pandemia no ha sido lo mejor que pudo pasar, pero es la realidad que nos tocó vivir. Contemplar el escenario y, pensar en un Vuelo Cultural por donde han pasado artistas, festivales, conciertos, encuentros, a nivel local, nacional e internacional nos permite tener una memoria colectiva, en la cambiante historia del municipio de Tepoztlán.”, agregó Sedano Hernández.

Finalmente, el director del Ilhuicalli resalta la importancia de revalorar un espacio emblemático, visibilizar un escenario con 685 butacas, ubicado en un pueblo místico, histórico y cultural.

“Promover, fomentar y divulgar la cultura en todas sus manifestaciones es mi mayor compromiso, en cordial cercanía con el patronato del Auditorio, los artistas, creadores y con la sociedad, que es finalmente hacia quien están dirigidos nuestros esfuerzos; con la finalidad de propiciar la formación de públicos responsables y atentos, interesados en participar activamente en las diversas muestras artísticas que oferta Auditorio Ilhuicalli”, concluyó.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Inicia sesión y comenta
Ant. El covid-19 le dejó con una deuda de 50 mil pesos
Sig. Servicios de comida a domicilio se incrementaron con la pandemia

Hay 6291 invitados y ningún miembro en línea

© 2024 LaUnión.News. All Rights Reserved. Design & Developed by La Unión Digital Back To Top

Publish modules to the "offcanvas" position.