Avatar de DZ. Avatar de DZ.
Publicado en Sociedad Viernes, 31 Julio 2020 06:05

No solo se escriben libros

Escrito por Daniel Zetina

Uno de los autores que más admiro es Juan Gabriel. Recuerdo —aunque la memoria no es un instrumento de trabajo— que él dijo que nunca escribiría su autobiografía, pero le recomendó a su amigo Joaquín que lo hiciera para ganar dinero. Sí publicó una biografía en una edición horrible pero popular. Juanga nunca escribió un libro, sin embargo, sus letras —poéticas, obvio— sus canciones, son del dominio popular (no legalmente, ojo), de la gente, que las lleva en su corazones tan arraigadas como sus deudas en Coppel.

Juan Gabriel (don Alberto Aguilera, pues) fue un escritor de canciones románticas y bien azotadas. Si juntáramos sus miles de canciones no haríamos un libro sino una enciclopedia.

Hace unos años un amigo me dijo que había escrito canciones para diferentes grupos de folclor mexicano. Me dejó pensando en la posibilidad y tiempo después tuve la oportunidad de participar en la creación de algunas letras de canciones, aunque en ninguna he sido el autor.

Una noche un amigo me invitó a un proyecto como guionista de un cómic de divulgación científica mexicano, que había alcanzado cierto éxito entre lectores jóvenes. Mandé mi propuesta, me entrevistó el jefe y me contrató para varios números. Ver mis historias de ese modo —con monitos, ilustraciones— fue una sorpresa. Lástima que cerró.

Algún tiempo colaboré en programas de radio, varias veces llegué a hacer el guion completo de los programas, lo que me hacía pensar en muchas cosas: música, entradas, salidas, temas, menciones, presentaciones de colaboradores. Me afanaba en que estuviera lo mejor posible la planeación y aunque casi nadie pelaba mis ondas, yo terminaba con varias páginas impresas para los 50 o 60 minutos al aire.

Cuando di clases de teatro en una escuela secundaria que a la distancia considero liberal y de muy buen nivel, no llegamos a un acuerdo con los estudiantes sobre qué piezas teatrales breves montaríamos, así que después de varias charlas, decidí escribir un par de obras pequeñas, que, según recuerdo —pero la memoria…— se titulaban El día de la bestia y Cuando el futuro nos alcance, porque no tuve gran imaginación para titular la fortuita dramaturgia que pude crear casi sobre las rodillas. A la gente le gustaron las representaciones, aunque perdí los textos.

Cuando falleció una maestra que yo admiraba y quería, la Dra. Alicia Puente Lutteroth, organizaron una especie de coloquio en su honor en la Facultad de Humanidades de la UAEMorelos, a donde asistí para leer un texto sin género, más cercano, obvio, a la elegía, esas obras dedicadas con cariño a quien muere. Esto lo he repetido algunas veces, con más o menos pena… Y creo que volveré a hacerlo. Claro que nunca se publicarán ni nada.

Ya lo he comentado (creo): alguna vez hice un monólogo del tipo comedia stand up, que presenté en un par de lugares. Lo hice en un mes y lo estuve puliendo otro tanto, por ahí está, porque hacer comedia de este tipo es algo que me llama la atención, aunque, según parece, no ha sido una prioridad. La comedia me gusta, el humor para el público en general. Buscar algo que pueda considerarse original sería el punto. Quizás tome un curso.

¿Qué más? ¿qué más? Ah, claro, en mi trabajo editorial he escrito ya una centena de textos para la contraportada o cuarta de forros de los libros que han pasado por mis manos, además de fichas de autor, colofones, páginas legales, prólogos, introducciones, aclaraciones, dedicatorias, advertencias, entre otros bichos editoriales.

También escribo cartas para mis seres queridos y en procesos de sanación. He redactado igualmente proyectos de financiamiento, justificaciones literarias o artísticas de mis obras, miles de comentarios para mis talleristas, esta columna y otras que ha habido, algunos grafitis en bardas y camiones, recados para mi hija en papelitos, cientos de miles de listas de todo tipo, en especial de pendientes, decálogos, consejos, entrevistas, recetas de cocina…

Eso es, uno es escritor, uno escribe, de todo, siempre, en cualquier lugar, si llueve o hace sol, con la frente en alto, con pasión y alegría, hasta el final.

#escribir #libros #literatura #danielzetina #escritormexicano

 

 

Publicado en Sociedad
logo
© 2018 La Unión de Morelos. Todos Los Derechos Reservados.