Especialista del CITPsi de la UAEM señala que los pequeños sufren ansiedad.

Publicado en Sociedad

El estudio es para detectar organismos patógenos en el agua residual puede ser una alerta temprana, pues permitiría saber qué desechamos al entorno

Publicado en Ciencia

Perú es uno de los países más afectados por el coronavirus, tiene registradas más de 8 mil muertes

Publicado en Internacional

Ambas empresas han mostrado grandes avances en el desarrollo del fármaco, se comparan a 200 candidatas en vías de desarrollo de la cura

Publicado en Internacional

La pandemia ha propiciado que se incremente la actividad delictiva en contra de ese sector, señala transportista.

Cuautla.- Derivado de la pandemia por covid-19, desde hace más de dos meses, en la región oriente se ha incrementado de manera considerable el número de asaltos y robo de unidades del transporte público, lo que ha puesto en alerta al gremio, señaló César Yáñez Bustos, integrante de la Confederación del Transporte en el Estado de Morelos.

“Nosotros estamos temerosos; nos damos cuenta de lo que está pasando en otras partes, vemos cómo se incrementa la inseguridad. Entonces, al no circular la economía y la gente al no tener trabajo, aumentan los robos. No justificamos dichas acciones, pero es obvio que ante eso, tenemos que implementar acciones. Por lo que estamos tratando de tener medidas que nos ayuden a tener menos inseguridad, pero también son costosas y no tenemos el dinero para hacerlo en su totalidad”, recalcó.

Asimismo, Yáñez Bustos dijo que cuando se han presentado casos de inseguridad, como el robo de unidades o los asesinatos que se han tenido, la autoridad apoya implementando operativos, pero sólo por un día y después regresan a la misma situación.

“Yo siempre lo he dicho; uno de los sectores en nuestro estado, que es el transporte público, es uno de los más abandonados. Antes teníamos el robo de un taxi a la semana, uno o dos en rutas, lo que daba un promedio de tres a cuatro vehículos. Pero ahorita ha aumentado prácticamente al doble, los carros se los siguen robando, los asaltos están a la orden del día”, lamentó.

Finalmente, destacó que la inseguridad no debería tener ningún tipo de justificación si las autoridades competentes apoyaran al sector siempre, ya que sólo lo hacen de manera temporal.

 

Publicado en Cuautla

En algunos lugares el documento es ignorado.

Cuautla.- El nivel de alerta máxima por el semáforo epidemiológico, que se encuentra en color rojo en Morelos debido al número creciente de casos y muertes por covid-19, fue notificado a los 36 municipio por el gobierno del estado con el objetivo de que lleven a cabo los actos de autoridad necesarios para contener y mitigar la propagación del virus.

El objetivo es frenar la movilidad de personas que se ha disparado desde el 1 de junio, cuando el gobierno federal inició su “regreso a la nueva normalidad”, lo que se ha traducido en una aceleración en el número de casos positivos de coronavirus y en el índice de mortalidad.

Así lo reconocieron algunas autoridades municipales, quienes de inmediato endurecieron las medidas sanitarias para evitar la reanudación de actividades “no esenciales”, como fue la cancelación de tianguis que ya habían sido reabiertos y se reforzó la vigilancia para que en los mercados, tiendas y todo tipo de establecimientos fuera obligatorio el uso de cubre bocas y gel antibacterial, así como la sana distancia y el avado de manos.

Los ayuntamientos de la región oriente que respondieron de inmediato al llamado del gobierno del estado fueron Ayala, Tlayacapan, Axochiapan, Jantetelco, Zacualpan de Amilpas, Atlatlahucan y Yecapixtla, entre otros, mientras que en Cuautla la movilidad social no se ha reducido.

En el oficio enviado a los ayuntamientos, la Secretaría de Salud hace notar que después de concluir el acuerdo publicado el 12 de junio en el periódico oficial “Tierra y Libertad”, donde se establecían los lineamientos técnicos específicos para la apertura de actividades económicas, laborales, educativas, sociales, culturales, de transporte y públicas, a partir del 15 de junio deberá observarse la semaforización que marque el gobierno federal.

Se hace énfasis que en estos momentos la entidad se encuentra en alerta máxima, por lo que se debe continuar con la suspensión de actividades “no esenciales”.

También se señala que con base en el artículo 26, fracción IV, de la Ley de Salud del Estado de Morelos, el municipio es el ente encargado de vigilar y hacer cumplir en su esfera de su competencia los ordenamientos legales correspondientes emitidos por los gobiernos estatal y federal.

Al tiempo que advierte que por lo que el incumplimiento de dicha obligación lo hará directamente responsable de las consecuencias que ello genere, también ordena que las acciones contundentes que tenga a bien emitir para evitar la propagación del coronavirus deberá darlo a conocer al Consejo de Salud Municipal para que estén enterados y para que puedan generar nuevas acciones en el ámbito de su competencia.

 

 

Publicado en Cuautla

Son ya 17 colonias recorridas por brigadas de Bienestar Social y Valores, Protección Civil y DIF Cuernavaca.

Publicado en Sociedad

La reactivación económica en la ciudad estará en observación por 21 días, acuerdan.

“Con la reactivación económica no estamos invitando a la gente a que salga a las calles, sino a revitalizar las actividades comerciales en forma gradual, segura, ordenada y responsable ante la nueva normalidad”, enfatizó el presidente municipal de Cuernavaca, Antonio Villalobos Adán.

Durante la sesión ordinaria del Cabildo de este día, el alcalde expresó al cuerpo edilicio que el Ayuntamiento toma acciones de gobierno no sobre las personas, sino aplicadas a los establecimientos, comercios y negocios, en beneficio de sí mismos y de la población.

En ese espacio de trabajo y decisión, se aprobó por unanimidad la suspensión de la actividad comercial en la vía pública de los llamados “tolerados”, y se anunció la reorganización del comercio informal en la vía pública, como parte de las acciones para la reactivación económica gradual, segura, ordenada y responsable.

Algunas de las observaciones de los regidores fueron en el sentido de que la actividad comercial en la vía pública era ya una alternativa antes de la contingencia, y con mayor razón lo será, toda vez que el confinamiento ha incrementado el cierre de negocios y el desempleo; pero que ante el riesgo de saturar los hospitales con enfermos de COVID-19 es necesario regular el comercio callejero.

Villalobos Adán manifestó que, ante las circunstancias graves y especiales propiciadas por la pandemia, la administración municipal ha evitado a toda costa convertirse en un gobierno impositivo y sancionador, y que por el contario ha sido propositivo, para no violentar los derechos humanos de las personas ni pasar por encima de la Constitución General de la República.

Recordó que tanto el sector comercial, de productos y servicios, como la población y la misma administración municipal estarán a prueba durante 21 días a partir del anuncio de la reactivación económica, y que deberán medirse tanto la corresponsabilidad social como el desarrollo epidemiológico de la ciudad.

El edil capitalino concluyó que días antes del anuncio de la reactivación, el Ayuntamiento inició la campaña intensiva de educación y concientización en la adopción y adaptación de las medidas preventivas de constante lavado de manos, uso de gel, de cubre-bocas y el llamado para que clientes y compradores no ingresen a establecimientos que no apliquen protocolos de sanitización y sana distancia.

“La población de Cuernavaca deberá hacer su parte y estar capacitada en el cuidado de su salud; vamos juntos en el “Tú me cuidas, yo te cuido” y saldremos adelante con el apoyo de las familias pero también de comercios, empresas y negocios”, concluyó Villalobos Adán.

 

Publicado en Sociedad

Derivado de la crisis financiera, se desfasa por primera vez en la actual administración el pago de nómina del día 25 al 30 de junio para trabajadores de base, sindicalizados, jubilados, pensionados e incapacitados.

La Secretaria de Administración de la comuna dialogó con los cinco sindicatos y las dos asociaciones de jubilados y pensionados, que representan a cerca de 2 mil 500 trabajadores en activo y en retiro para informárselo oportunamente

“El alcalde Antonio Villalobos Adán, es amigo y aliado de quienes laboran y han servido al Gobierno Municipal, y ha sido respetuoso en cuanto a sus derechos, prestaciones y salarios”, así se expresó Alejandro Flores Archer, Secretario de Administración de la comuna, al tiempo de dar a conocer que de común acuerdo con los cinco sindicatos de trabajadores del Ayuntamiento y las dos asociaciones de jubilados, por ocasión extraordinaria, el pago de nómina a estos empleados municipales se desfasa para el 30 de junio. La causa, explicó, es la severa crisis económica que sufre, como muchos otros entes públicos y privados, la comuna cuernavacense.

De manera oportuna, apuntó el servidor público, se dialogó con los cinco organismos sindicales, así como con los organismos que representan a los compañeros jubilados, para explicarles que si bien es cierto su pago se programa los días 10 y 25 de cada mes, en esta fecha no se cuenta con los recursos para dispersar sus salarios, comprometiéndose a cumplirlo a más tardar el día 30 de junio cuando ingresan a las arcas municipales los recursos provenientes de las participaciones federales, o antes, de ser posible. Con el apoyo del Tesorero Municipal, Jose Reynold Quiñones, se ha hecho un esfuerzo para priorizar el pago a jubilados, pensionados e incapacitados, que son los compañeros más vulnerables, en la medida de la disponibilidad de flujo, agregó.

“Hemos tratado de afectar lo menos posible a nuestra base trabajadora, pero la falta de ingresos derivado de la crisis económica ante la pandemia por COVID-19 ya nos alcanzó y por ello en esta ocasión y por primera vez en lo que va de la presenta administración, no ha sido posible cumplir con el pago de nómina de más de mil 300 trabajadores de base y sindicalizados, y de más de mil 200 jubilados, pensionados e incapacitados”, reconoció el funcionario.

En conjunto, la erogación para estos pagos representa cerca de 14 millones de pesos a la quincena. Por ello, como se informó oportunamente, se autorizó por parte del Cabildo, la contratación de una línea de crédito hasta por 93 millones de pesos, recursos con los que aún no se cuenta, para paliar la falta de liquidez de las arcas municipales, como consecuencia de la poca recaudación obtenida a raíz de la crisis sanitaria que se vive globalmente.

Pese a lo anterior, los derechos, salarios y prestaciones de los trabajadores del ayuntamiento de Cuernavaca están garantizados, y el compromiso del presidente municipal Antonio Villalobos es proteger tanto la salud como la economía de las familias que dependen del fruto de su trabajo para la ciudad capital, concluyó Flores Archer.

 

Publicado en Sociedad

Hay jornadas de trabajo en las que no sale dinero para llevar a casa, lamenta Emilio.

Desde que empezó la contingencia sanitaria por el Covid-19 (marzo pasado), Emilio Gama registró una disminución del 70 por ciento en el dinero que percibía como chofer de taxi.

Antes de la pandemia sus ingresos eran de 600 a 700 pesos diarios, lo que le alcanzaba para comprar comida para su familia, entregar la cuenta a su patrón y comprar gasolina para su vehículo. Hoy, si bien le va termina su jornada con 230 pesos.

Por lo anterior, afirma, hay días que entrega 100 pesos de cuenta o nada, como la única forma para poder llevar dinero para alimentar a su familia.

Su jornada laboral empieza a las seis de la mañana y termina a las cuatro de la tarde, pero en ocasiones trabaja más tiempo porque en los últimos días el precio de la gasolina alcanzó los 18 pesos por litro, cuando en días anteriores se compraba hasta en 14 pesos.

El chofer de taxi refiere que han visto mayor movimiento de transeúntes en las calles de la ciudad pero eso no se ha reflejado en el número de servicios que logra, ya que la gente prefiere usar el transporte colectivo, porque es más económico.

“Nosotros estamos sobreviviendo con el poco servicio que hay porque no hemos visto apoyos ni de dinero ni en especie, eso que nos prometieron no llegó, además, la gasolina está subiendo y cada día que pasa el dinero rinde menos; yo le ponía 150 pesos de gasolina al carro y me alcanzaba al menos para cuatro viajes y hoy ni lo del combustible se recupera porque la gente quiere viajes más baratos”.

 “Queremos que le paren a todo esto, que saquen la vacuna o algo que acabe con esta enfermedad y también que el ayuntamiento permita la apertura de negocios para que la gente pueda trabajar y tenga dinero, porque si los negocios siguen cerrados habrá más violencia y robos en diferentes tiendas”, afirma el desesperado trabajador del volante.

 

 

  

Publicado en Sociedad
logo
© 2018 La Unión de Morelos. Todos Los Derechos Reservados.