Publicado en Sin embargo se mueve ... Miércoles, 15 Enero 2020 05:31

Los costos del almacenamiento de energía van a la baja

Escrito por

En el ámbito internacional, las expectativas en el contexto energético es que las fuentes renovables sobrepasarán a las fósiles en los próximos años.
Para citar ejemplos podemos mencionar el caso de Estados Unidos, donde las energías solar y eólica están creciendo tan rápidamente y por primera vez este país obtendrá más energía renovable que del carbón para el año 2021, según las proyecciones del Instituto de Análisis Económico y Financiero de la Energía [1]. Esta situación se observa a pesar de la promesa del presidente Trump de salvar a la industria del carbón, que va en declive. Para documentar este hecho podemos citar la quiebra de la compañía minera privada más grande del EEUU, Murray Energy, hace tres meses.
Quiero enfatizar estos hechos e invitar a la reflexión sobre el hecho de que existe en México una presión para que instalemos más plantas generadoras de electricidad que usen gas natural o carbón, cuando los grandes inversionistas ya no las ven como una inversión para el futuro. Así, hoy en día las compañías eléctricas estadounidenses están retirando rápidamente las viejas plantas de carbón y reemplazándolas con parques eólicos y solares. Notemos que no las están reemplazando por plantas de ciclo combinado, sino por fuentes renovables de energía.
Otro ejemplo es el de Alemania, que se ha comprometido en obtener un nivel de penetración de energía renovable del 80 por ciento para el año 2050 [2]. Observemos que su meta es con energías renovables que descartan la inversión en energía nuclear.
Estos ambiciosos objetivos energéticos para cambiar las acciones que nos han conducido al deterioro ambiental y a una tremenda desigualdad social requieren de una gran flexibilidad del sistema energético, en particular para la electrificación de la demanda de energía.
Esta flexibilización en la demanda, como ya hemos mencionado, no es gratuita y requiere de inversión y soluciones innovadoras.
Una de las acciones que posibilitan flexibilizar la demanda es precisamente la instalación y conceptualización de sistemas de almacenamiento y así lograr una alta penetración de energía renovable. Uno de los principales inconvenientes que hay en el sector energético es el costo “adicional” de estos sistemas de almacenamiento; sin embargo se requiere de un estudio más profundo de los costos reales de operación, la capacidad de almacenamiento y el nivel de penetración renovable en conjunto con la valoración de los costos ambientales y sociales de la implementación de estos sistemas.
Para motivar la necesidad de estos análisis de los costos de los sistemas de almacenamiento, déjenme mencionar que los precios de las baterías han pasado de los $1,100 USD por kWh en 2010 a $156 USD/kWh (en 2019) es decir, los precios han sufrido una caída del orden del 87 por ciento.
Con esta tendencia, la estimación de Bloomberg para el precio del almacenamiento para dentro de cuatro años (2023) es en promedio de $100 USD/kWh [3]. Es más, este estudio prevé que para 2030 el costo de almacenamiento en baterías caerá hasta los $61 USD/kWh.
Estas reducciones en los precios se pueden lograr dado que las investigaciones en nuevos materiales para los cátodos, ánodos y empaquetamiento de las baterías tienden a mejorar el desempeño, la durabilidad y la sustentabilidad en general.
Sí, efectivamente, hoy en día los científicos no solamente se preocupan por desarrollar materiales más eficientes o con mejores propiedades para obtener las máximas ganancias; sino que también enfocan sus estudios hacia la fabricación amigable con el ambiente y, en su caso del reciclaje de ellos en la concepción de los dispositivos finales, como las baterías.
Todos estos cambios en las formas con las que podemos suministrar la energía, y más precisamente, en la forma en la que los usuarios podemos satisfacer nuestras necesidades energéticas, implica una mayor independencia y poder de decisión en las personas. Esta nueva forma de generación distribuida de energía está empezando a ser vislumbrada por las empresas o los gobiernos y las sociedades en los entornos acostumbrados a invertir con miras a producir productos con alto valor de intercambio. Nuestro sector empresarial requiere poner atención en estos tópicos para no perder competitividad en un entorno donde la forma de obtener energía está cambiando a pasos acelerados y cada vez es más barata obtenerla sin producir gases de efecto invernadero.
Es más, nuestro sector social también tiene la oportunidad de adoptar las fuentes de energía renovables para obtener independencia y ofrecer productos o servicios con alto valor de intercambio en lugares y situaciones donde el suministro de energía era complicado, pero ahora con cócteles de energías renovables es factible proveer de la energía necesaria para que las comunidades decidan su futuro.
En mi opinión, estamos en las vísperas de un cambio en que la energía puede ser generada, almacenada y, por lo tanto, utilizada; pero debemos construir conocimiento para ello y no dejar que otros nos lo vendan.
Deseo que en nuestro país tomemos las medidas necesarias para que con ayuda de la selección de las energías renovables mitiguemos el cambio climático y democraticemos el acceso a la energía limpia para construir bienestar social.

[1] https://edition.cnn.com/2019/11/26/business/renewable-energy-coal/index.html

[2] https://arxiv.org/pdf/1912.03476.pdf

[3] https://about.bnef.com/blog/battery-pack-prices-fall-as-market-ramps-up-with-market-average-at-156-kwh-in-2019/

 

 

Publicado en Sin embargo se mueve ...
Jesús Antonio del Río Portilla

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Lo último de Jesús Antonio del Río Portilla

logo
© 2018 La Unión de Morelos. Todos Los Derechos Reservados.