Jesús Antonio del Río Portilla

Jesús Antonio del Río Portilla

Cada día me convenzo más que tenemos que estamos en una encrucijada múltiple que debemos resolver colaborativamente. Como comenté la semana pasada, del 13 al 16 de junio se celebró en Mérida, Yucatán, la Cumbre Internacional de Estudiantes en Energía  (SES2017) y a ella asistieron más de 500 representantes de más de 80 países. Todos ellos mostraron una verdadera actitud de colaboración para propiciar sinergias desde cada lugar del mundo.

Este día martes 13 de junio se inauguró la cumbre internacional de estudiantes en energía (SES 2017) en la ciudad de Mérida, Yucatán. Esta cumbre es organizada principalmente por estudiantes de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) que ganaron la sede dentro de un concurso internacional, donde participaron universidades de todos los continentes. Para la comunidad del Instituto de Energías Renovables de la UNAM es muy importante este evento, ya que en él participa una porción importante de nuestros estudiantes de licenciatura. Recordemos que en el IER la proporción de estudiantes de licenciatura es la más pequeña de los estudiantes. Tenemos más estudiantes de posgrado que de la LIER. Además son los más jóvenes.

Miércoles, 07 Junio 2017 05:54

Paradigma de las energías sustentables

Al estar preparando una plática quedé muy sorprendido por encontrar la situación de pobreza extrema que estamos padeciendo en México. De acuerdo con los datos que se pueden acceder en el portal del Banco Mundial, en nuestro país hay más del 50% de la población por debajo de la línea de pobreza. Mi sorpresa fue mayúscula cuando comparé esta proporción en otros países, por ejemplo Brasil reporta menos del 10% de su población en esta deprimente situación, Perú menos del 25% y Venezuela menos del 40%. Realmente esto es lacerante y más cuando sabemos que nuestro país está dentro de los 20 países con mejor economía. La economía de nuestro país es casi el 2% de la economía del mundo, claramente por arriba de Perú y Venezuela.

Este lunes leí la noticia de los incentivos fiscales para las Zonas Económicas Especiales (ZEE) que se están implementando en ciertas regiones en el sur del país. Antes de discutir las bondades y las desventajas de estos incentivos, debemos reconocer que nuestro país tiene profundas diferencias y que mientras en el Bajío y en el norte la productividad ha crecido 47 veces en 20 años, en la zona sur es menor a diez veces. También debemos reconocer que las dificultades de un desarrollo sustentable parecen ser mayores en el sur que en el norte. En el centro sur del país la biodiversidad es mayor y también la diversidad cultural y la densidad de población es mayor. Esta situación implica que la conjunción de los factores naturales, económicos, sociales y organizacionales de la brújula de la sustentabilidad [1] resulta mucho más complicada.

La semana pasada comentamos de las deficiencias en la implementación del paso exprés de Cuernavaca. Este lunes Luis Mochán del Instituto de Ciencias Físicas de la UNAM también contribuyó con un cuidadoso análisis y resaltó que este paso incumple con algunas reglas de las vialidades en nuestro país.

Página 1 de 13